La im­por­tan­cia del Có­di­go Ci­vil de China

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - *Pan Deng es pro­fe­sor ti­tu­lar en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y De­re­cho de China.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, di­ver­sas ge­ne­ra­cio­nes de aca­dé­mi­cos en el cam­po del de­re­cho ci­vil tu­vie­ron el an­he­lo de for­mu­lar un Có­di­go Ci­vil chino, si­guien­do la tra­di­ción de co­di­fi­ca­ción in­trín­se­ca del sis­te­ma de de­re­cho en Eu­ro­pa. Hoy, un có­di­go ci­vil que es­té al día con el desa­rro­llo de China es una ne­ce­si­dad pa­ra me­jo­rar la go­ber­nan­za na­cio­nal. de China que ri­ge el com­por­ta­mien­to de la gen­te es re­la­ti­va­men­te com­ple­to, ya que abor­da la in­ter­ac­ción so­cial de las per­so­nas ba­sa­da en re­glas. Co­mo re­sul­ta­do, los de­re­chos e in­tere­ses de los ciu­da­da­nos no que­dan en el lim­bo por fal­ta de le­yes. Des­de en­ton­ces, el tra­ba­jo prin­ci­pal de la le­gis­la­tu­ra na­cio­nal ha si­do re­de­fi­ni­do co­mo “le­gis­lar, en­men­dar, de­ro­gar e in­ter­pre­tar le­yes”. Có­mo me­jo­rar la sis­te­ma­ti­za­ción e in­te­gra­ción de las le­yes y los re­gla­men­tos ci­vi­les a tra­vés de la pro­mul­ga­ción de un Có­di­go Ci­vil, el cual reúna ade­más dis­po­si­cio­nes de de­re­cho ci­vil com­ple­jas, no sis­te­má­ti­cas pe­ro in­he­ren­te­men­te or­gá­ni­cas, ha si­do un pro­ble­ma ur­gen­te por re­sol­ver pa­ra los le­gis­la­do­res chi­nos.

En la cuar­ta se­sión ple­na­ria del XVIII Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de China, en 2014, los de­le­ga­dos hi­cie­ron una pro­pues­ta cla­ra so­bre la ne­ce­si­dad de com­pi­lar un Có­di­go Ci­vil. Pos­te­rior­men­te, se adop­tó una es­tra­te­gia de “dos pa­sos”, en la cual la Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal (APN) emi­ti­ría pri­me­ro los Prin­ci­pios Ge­ne­ra­les de De­re­cho Ci­vil, se­gui­do de la re­vi­sión de ca­da sec­ción del Có­di­go Ci­vil por el Co­mi­té Per­ma­nen­te de la APN y, fi­nal­men­te, com­bi­nar los Prin­ci­pios Ge­ne­ra­les con los bo­rra­do­res de las sec­cio­nes in­di­vi­dua­les pa­ra ela­bo­rar el bo­rra­dor del Có­di­go Ci­vil que se pre­sen­ta­ría a la APN pa­ra su de­li­be­ra­ción fi­nal.

Es­te en­fo­que no so­lo ha es­ta­do en lí­nea con el es­pí­ri­tu y los prin­ci­pios de la le­gis­la­ción, sino que tam­bién re­fle­ja la fi­lo­so­fía china de ha­cer las co­sas pa­so a pa­so, co­men­zan­do con las ta­reas más fá­ci­les an­tes de pa­sar a las más di­fí­ci­les. Tal en­fo­que ha es­ta­ble­ci­do un pre­ce­den­te en la his­to­ria de la com­pi­la­ción de có­di­gos ci­vi­les en el mun­do.

Tan­to una en­ci­clo­pe­dia co­mo una de­cla­ra­ción

Den­tro del sis­te­ma le­gal chino, el Có­di­go Ci­vil es la pri­me­ra ley con el nom­bre de “có­di­go”. Da­do que el de­re­cho ci­vil se apli­ca prin­ci­pal­men­te a la gen­te común, es­te có­di­go ha re­ci­bi­do mu­cha aten­ción por par­te del pú­bli­co en ge­ne­ral.

El Có­di­go Ci­vil de­fi­ne el “de­re­cho de ha­bi­ta­ción” por pri­me­ra vez en China, lo que des­man­te­la las ba­rre­ras pa­ra los pro­pie­ta­rios en co­mu­ni­da­des

re­si­den­cia­les ur­ba­nas y pro­te­ge así sus de­re­chos e in­tere­ses le­gí­ti­mos, res­pon­dien­do, a su vez, al cre­cien­te lla­ma­do del pue­blo por un en­torno de vi­da es­ta­ble. Otra prio­ri­dad ra­di­ca en el mo­vi­mien­to pa­ra co­di­fi­car los de­re­chos de la per­so­na­li­dad co­mo una sec­ción in­de­pen­dien­te, lo que se ha con­ver­ti­do en un pun­to cul­mi­nan­te den­tro de las le­gis­la­cio­nes ci­vi­les en el mun­do. Es­to per­mi­te que el Có­di­go Ci­vil no so­lo otor­gue a las per­so­nas el de­re­cho a su pro­pie­dad, sino que tam­bién pres­te la de­bi­da aten­ción a abor­dar lo que nos ha­ce hu­ma­nos en la vi­da so­cial, ha­cién­do­lo más hu­mano que los có­di­gos ci­vi­les de otros paí­ses.

Ade­más, con el rá­pi­do desa­rro­llo de las apli­ca­cio­nes de co­mu­ni­ca­ción mó­vil y de al­ta tec­no­lo­gía en China, las per­so­nas es­tán ca­da vez más preo­cu­pa­das por el uso de su in­for­ma­ción pri­va­da en las com­pras en lí­nea, el tra­ba­jo mó­vil y los pa­gos elec­tró­ni­cos. La de­fi­ni­ción tra­di­cio­nal del de­re­cho a la pri­va­ci­dad tam­bién ha si­do am­plia­da en es­ta ley. No so­lo se tie­nen en cuen­ta las di­fe­ren­tes for­mas de pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad en las di­fe­ren­tes re­des so­cia­les, sino que tam­bién se re­vi­sa la mi­sión fun­da­men­tal pa­ra es­ta­ble­cer es­te de­re­cho, es de­cir, per­mi­tir que las per­so­nas ten­gan paz en sus vi­das.

El Có­di­go Ci­vil, que na­ció du­ran­te la lucha con­tra el CO­VID-19, tam­bién ha adop­ta­do dis­po­si­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra el con­trol de en­fer­me­da­des. Por ejem­plo, si el tu­tor no pue­de cum­plir tem­po­ral­men­te con sus obli­ga­cio­nes y la vi­da de la per­so­na ba­jo su tu­te­la que­da des­aten­di­da, las au­to­ri­da­des de ni­vel pri­ma­rio o el de­par­ta­men­to de asun­tos ci­vi­les don­de re­si­de el su­je­to tu­te­la­do se ha­rán car­go de los cui­da­dos tem­po­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra su vi­da. Ade­más, es­ti­pu­la las res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes de las em­pre­sas de ser­vi­cios de pro­pie­dad y de los pro­pie­ta­rios du­ran­te una pan­de­mia.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de com­pi­lar el Có­di­go Ci­vil no ha si­do sim­ple­men­te el de so­lu­cio­nar al­gu­nas la­gu­nas le­ga­les. No so­lo se pres­ta aten­ción a man­te­ner la con­ti­nui­dad y es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma le­gal ci­vil ori­gi­nal, sino que tam­bién tie­ne un gra­do mo­de­ra­do de pre­vi­sión y aper­tu­ra, a la vez que armoniza la re­la­ción con va­rias re­glas y dis­po­si­cio­nes ba­jo otros sis­te­mas le­ga­les ci­vi­les. Su ver­da­de­ro pro­pó­si­to es uti­li­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos ci­vi­les co­mo ins­tru­men­to pa­ra ha­cer del Có­di­go Ci­vil una en­ci­clo­pe­dia me­jor adap­ta­da a la vi­da so­cial y una de­cla­ra­ción que pro­te­ja los de­re­chos ci­vi­les de las per­so­nas en la nue­va era.

Mo­der­ni­zar la go­ber­nan­za na­cio­nal

El de­re­cho ci­vil es co­no­ci­do tam­bién co­mo el de­re­cho pri­va­do. La au­to­no­mía en el de­re­cho pri­va­do, que sig­ni­fi­ca la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pun­tos de vis­ta pro­pios y el ma­ne­jo de los asun­tos per­so­na­les, es la pie­za cen­tral del sis­te­ma de de­re­cho ci­vil.

En China, un país con una gran po­bla­ción, un vas­to te­rri­to­rio, una es­truc­tu­ra so­cial com­ple­ja y di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas de desa­rro­llo re­gio­nal, la re­gu­la­ción es­ta­tal ha de­mos­tra­do ser in­dis­pen­sa­ble a lo lar­go de su his­to­ria. Co­mo re­sul­ta­do, el sis­te­ma de de­re­cho pri­va­do de China es­tá mu­cho me­nos desa­rro­lla­do que el de los paí­ses oc­ci­den­ta­les. En las dé­ca­das de 1950, 1960 y 1970, los tres in­ten­tos de China de com­pi­lar un Có­di­go Ci­vil no lle­ga­ron a nin­gu­na par­te, lo que tu­vo que ver con la reali­dad na­cio­nal de en­ton­ces y la for­ma en la que el país se re­gía. Des­de 2012, la cre­cien­te ca­pa­ci­dad del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de China, la me­jo­ra de la go­ber­nan­za es­ta­tal, los sis­te­mas le­ga­les más com­ple­tos y una ma­yor con­cien­cia de la ciu­da­da­nía sig­ni­fi­ca­ron avan­ces que fue­ron sen­tan­do las ba­ses pa­ra el nue­vo pa­ra­dig­ma de pen­sar en “mo­der­ni­zar la go­ber­nan­za na­cio­nal”.

Cuan­do la au­to­no­mía jun­to con el “Es­ta­do de de­re­cho” y el “Es­ta­do de vir­tud” se re­co­no­cen co­mo el úni­co ca­mino que con­du­ce a una go­ber­nan­za mo­der­na, la pre­gun­ta que sur­ge es có­mo lo­grar la au­to­no­mía. La vi­da so­cial con in­ter­ac­cio­nes en­tre su­je­tos igua­les an­te la ley es, sin du­da, el área prin­ci­pal en la que la au­to­no­mía se vie­ne ex­pan­dien­do aho­ra y lo se­gui­rá sien­do en el fu­tu­ro.

A la luz de es­ta pro­yec­ción, ba­jo el gran dis­cur­so po­lí­ti­co de re­for­mar el sis­te­ma de go­ber­nan­za na­cio­nal, el Có­di­go Ci­vil –adop­ta­do el 28 de ma­yo pa­sa­do por la ter­ce­ra se­sión de la XIII Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal– in­yec­ta­rá más fac­to­res de au­to­no­mía del de­re­cho pri­va­do en el Go­bierno na­cio­nal y se con­ver­ti­rá en un com­po­nen­te cla­ve de la vi­da de los ciu­da­da­nos du­ran­te la con­ti­nua mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma de go­ber­nan­za, agre­gan­do una sus­tan­cia más sig­ni­fi­ca­ti­va al desa­rro­llo de China aho­ra y en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.