Soft­wa­re

China Today (Spanish) - - ECONOMÍA - *Liu Shaohua es pe­rio­dis­ta de del

Un mun­do, un

Una es­ce­na pa­re­ci­da se re­pi­te en va­rios lu­ga­res del mun­do. Cua­tro usua­rios en Bei­jing, Nue­va Del­hi, Seúl y Ma­ni­la uti­li­zan Ali­pay, Paytm, Ka­kao Pay y Gcash, res­pec­ti­va­men­te, pa­ra ha­cer una com­pra es­ca­nean­do un có­di­go QR.

En tan­to, la pri­me­ra app de la com­pa­ñía New­born­town desa­rro­lla­da en 2013 fue la que ocu­pó el pri­mer pues­to en la lis­ta de des­car­gas de apli­ca­cio­nes per­so­na­li­za­das de las tien­das de 89 paí­ses. Des­de en­ton­ces, la em­pre­sa ha se­gui­do cre­cien­do y ha desa­rro­lla­do más de 40 apli­ca­cio­nes mó­vi­les –des­de aque­llas re­la­cio­na­das con la música y la to­ni­fi­ca­ción del cuer­po, has­ta vi­deo­jue­gos– con más de 700 mi­llo­nes de usua­rios en apro­xi­ma­da­men­te 200 paí­ses y re­gio­nes. De es­tos, el 40 % pro­vie­nen de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que el res­to se en­cuen­tra en el su­r­es­te de Asia, In­dia, Me­dio Orien­te y el nor­te de Áfri­ca.

Liu Chun­he, fun­da­dor y pri­mer di­rec­tor eje­cu­ti­vo de New­born­town, re­sal­ta que las apps uti­li­za­das en China ha­yan si­do re­pli­ca­das en el ex­te­rior. KEEP, por ejem­plo, es la ver­sión ex­tran­je­ra pa­ra to­ni­fi­car el cuer­po, mien­tras que en el te­rreno de la música es­tá mu­sic.163. com. “Nues­tros usua­rios ac­ti­vos han so­bre­pa­sa­do los 35 mi­llo­nes, ci­fra que re­fle­ja la pre­fe­ren­cia por los pro­duc­tos chi­nos por par­te de los con­su­mi­do­res ex­tran­je­ros”, se­ña­ló el em­pre­sa­rio en una en­tre­vis­ta.

Con­for­me las em­pre­sas han ido ex­pan­dien­do sus ho­ri­zon­tes ha­cia el mer­ca­do ex­te­rior, tam­bién se han re­gis­tra­do im­por­tan­tes avan­ces en el área de la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo (I+D), lo cual ha sig­ni­fi­ca­do un pa­so fun­da­men­tal con un con­si­guien­te au­men­to de tec­no­lo­gías y ta­len­tos hu­ma­nos, una me­jor com­pren­sión del mer­ca­do lo­cal y un ma­yor so­por­te téc­ni­co.

En ese sen­ti­do, las em­pre­sas chi­nas de­di­can ca­da vez más fon­dos a la I+D, co­mo es el ca­so del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y es­tu­dio de la em­pre­sa au­to­mo­triz CCAG ( China Chang’an Au­to­mo­bi­le Group), ubi­ca­do en Bir­ming­ham (Reino Uni­do), que reúne di­se­ño, ex­plo­ta­ción de obras, in­te­gra­ción de lo­co­mo­to­ras, aná­li­sis de si­mu­la­ción, en­tre otras áreas. Por su par­te, Hua­wei es­ta­ble­ció un cen­tro en Lon­dres de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te

a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que in­clu­ye vi­sión por or­de­na­dor, tra­ta­mien­to, to­ma de me­di­das e in­fe­ren­cia de len­gua­jes na­tu­ra­les. Es­tas tec­no­lo­gías no so­lo ayu­dan a me­jo­rar los pro­duc­tos y ser­vi­cios de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, sino que tam­bién sir­ven al acer­vo tec­no­ló­gi­co co­mu­ni­ta­rio del mun­do.

Qi Zhen­hong, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les de China, sos­tie­ne que pa­ra se­guir pro­fun­di­zan­do el desa­rro­llo en el cam­po de In­ter­net, las em­pre­sas de­ben in­ter­na­cio­na­li­zar­se cuan­to an­tes pa­ra ob­te­ner ma­yo­res be­ne­fi­cios.

China a la van­guar­dia

El 44.° In­for­me so­bre el Desa­rro­llo de In­ter­net en China, ela­bo­ra­do por el Cen­tro de In­for­ma­ción de In­ter­net de China (CNNIC, por sus si­glas en in­glés), mues­tra que has­ta ju­nio de 2019 ha­bía un to­tal de 854 mi­llo­nes de ci­ber­nau­tas chi­nos, de los cua­les 847 mi­llo­nes se co­nec­ta­ban a In­ter­net des­de sus ce­lu­la­res.

El enor­me mer­ca­do de In­ter­net mó­vil, con su am­plia ga­ma de pro­duc­tos desa­rro­lla­dos a lo lar­go de va­rios años, ade­más de los pro­fe­sio­na­les de­trás –di­se­ña­do­res, ope­ra­do­res téc­ni­cos, desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re, en­tre mu­chos otros–, ha sen­ta­do ba­ses só­li­das pa­ra que las em­pre­sas chi­nas del sec­tor lo­gren in­ter­na­cio­na­li­zar­se.

El mer­ca­do chino ofre­ce nu­me­ro­sos es­ce­na­rios de apli­ca­ción, pues se ubi­ca en el pri­mer lu­gar del mun­do en lo que res­pec­ta al nú­me­ro de ci­ber­nau­tas, transac­cio­nes elec­tró­ni­cas y pa­gos mó­vi­les. Gra­cias a sus 1400 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, una cla­se me­dia en continuo cre­ci­mien­to, y la es­ca­la y rit­mo de los cam­bios eco­nó­mi­cos que se re­gis­tran año a año, China se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da economía del mun­do, el pri­mer pro­duc­tor y el pri­mer so­cio co­mer­cial a ni­vel mun­dial, de tal mo­do que el cam­po pa­ra el sec­tor de In­ter­net es ca­si in­fi­ni­to.

En 2018, Fa­ce­book lan­zó Lasso, una app de vi­deo de for­ma­to cor­to, con­si­de­ra­da la com­pe­ten­cia de Ti­kTok. Es­to de­mues­tra el gran éxi­to que ha ob­te­ni­do es­ta úl­ti­ma apli­ca­ción, jun­to con otras co­mo Kwai y Vi­go Vi­deo, so­bre to­do en el sud­es­te de Asia.

Los vi­deos cor­tos se han con­ver­ti­do en una nue­va ten­den­cia, por lo que las em­pre­sas de In­ter­net chi­nas han tra­ta­do de pe­ne­trar más en es­te ni­cho a la ho­ra de in­ter­na­cio­na­li­zar­se. Los da­tos pro­por­cio­na­dos por el cen­tro de in­for­ma­ción www.hai­wai­net.cn del Dia­rio del Pue­blo re­ve­lan que, du­ran­te los pri­me­ros nue­ve me­ses de 2019, los re­por­ta­jes so­bre vi­deos de for­ma­to cor­to pro­ve­nien­tes de China ocu­pa­ban un 53 % del to­tal de re­por­ta­jes so­bre apps

de vi­deos a ni­vel mun­dial. Asi­mis­mo, la can­ti­dad de re­por­ta­jes en el ex­te­rior re­gis­tró un au­men­to del 63,5 % en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­rio­do de 2018.

En oc­tu­bre de 2016, Ali­ba­ba acu­ñó el tér­mino city brain, con el que se em­pe­za­ron a po­ner en mar­cha pro­yec­tos uti­li­zan­do un “ce­re­bro di­gi­tal ur­bano” en Hangz­hou. De es­te mo­do, a tra­vés de da­tos ur­ba­nos mó­vi­les se pu­die­ron op­ti­mi­zar re­cur­sos pú­bli­cos, rec­ti­fi­car a tiem­po de­fec­tos del fun­cio­na­mien­to de la ciu­dad y ges­tio­nar una se­rie de ser­vi­cios y el desa­rro­llo in­dus­trial.

Tras es­te exi­to­so ca­so en China, el mo­de­lo fue re­pli­ca­do en el ex­te­rior. El 29 de enero de 2018, el Gru­po Ali­ba­ba y la Cor­po­ra­ción de Economía Di­gi­tal de Ma­la­sia (MDEC, por sus si­glas en in­glés), jun­to con el ayun­ta­mien­to de Kua­la Lum­pur, im­ple­men­ta­ron un ce­re­bro di­gi­tal ur­bano que cu­bría los te­rre­nos de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, pro­tec­ción me­dioam­bien­tal, ges­tión de co­mu­ni­ca­cio­nes, en­tre otros. El 24 de ma­yo de 2019, Ali­ba­ba Cloud vol­vió a anun­ciar un pro­yec­to de coope­ra­ción con una co­no­ci­da em­pre­sa ma­la­sia de co­mu­ni­ca­ción pa­ra cons­truir un sis­te­ma in­te­li­gen­te de con­trol de trá­fi­co en Kua­la Lum­pur, ca­paz de trans­for­mar las ins­ta­la­cio­nes pa­ra su ges­tión en la ciu­dad y eco­no­mi­zar el tiem­po de des­pla­za­mien­to en un 12 %.

Yu Hong, eje­cu­ti­va del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de GGV Ca­pi­tal, con­si­de­ra que la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de em­pren­de­do­res chi­nos ha per­mi­ti­do re­pro­du­cir el mo­dus ope­ran­di chino exi­to­sa­men­te. Ade­más, ya no son so­lo las gran­des em­pre­sas las que lo­gran con­quis­tar mer­ca­dos ex­tran­je­ros, sino tam­bién las start-ups re­cien­te­men­te es­ta­ble­ci­das.

La ex­pe­rien­cia co­mo pi­lar fun­da­men­tal

Los vi­deo­jue­gos en Me­dio Orien­te desa­rro­lla­dos por equi­pos chi­nos tam­bién es­tán mar­can­do ten­den­cia, y mu­chos de ellos fi­gu­ran en los pri­me­ros pues­tos en la lis­ta de tien­das de apps de iPho­ne.

El éxi­to se de­be, en­tre otras co­sas, al uso de pro­duc­tos y tec­no­lo­gía de la nu­be de Ali­ba­ba co­mo ba­se. An­tes de que es­ta en­tra­ra al mer­ca­do en Me­dio Orien­te, mu­chas em­pre­sas de­bían pa­sar pri­me­ro por Eu­ro­pa pa­ra con­fi­gu­rar sus ser­vi­do­res, mien­tras que co­rrían con los ries­gos an­te po­si­bles fa­llas de se­gu­ri­dad.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, el Go­bierno chino ha im­pul­sa­do enér­gi­ca­men­te nue­vas in­dus­trias que es­tán cam­bian­do su mo­de­lo eco­nó­mi­co. En­tre ellos des­ta­ca el cam­po de la economía di­gi­tal, ade­más de ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad, la ener­gía eléc­tri­ca, las ope­ra­cio­nes ban­ca­rias, en­tre otros, que han im­pul­sa­do a una se­rie de em­pren­de­do­res a bus­car nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios pa­ra lle­var es­tas tec­no­lo­gías y re­pro­du­cir­las en el ex­te­rior.

En Ru­sia, la pla­ta­for­ma de lo­gís­ti­ca in­te­li­gen­te Green Hand de Ali­ba­ba abrió un ca­nal es­pe­cial de en­víos pa­ra pro­duc­tos con un va­lor de has­ta 10 yua­nes. El país im­por­ta una gran can­ti­dad de ar­tícu­los de uso dia­rio del ex­tran­je­ro y los jó­ve­nes ru­sos tie­nen una par­ti­cu­lar pre­di­lec­ción por las re­des chi­nas al mo­men­to de ha­cer com­pras. Mu­chos co­mer­cian­tes chi­nos per­ci­bie­ron es­ta opor­tu­ni­dad, pe­ro el mar­gen de ga­nan­cia era muy ba­jo. De es­te mo­do, en 2018 Green Hand y el Co­rreo de Ru­sia au­na­ron fuer­zas pa­ra la coope­ra­ción en da­tos di­gi­ta­les y en la ad­mi­nis­tra­ción di­gi­tal de pa­que­tes, con el fin de abrir un ca­nal pa­ra en­víos de ba­jo cos­to, con lo cual se ha con­se­gui­do el en­vío de más de 100.000 pa­que­tes al mes.

Por otro la­do, se­gún un in­for­me emi­ti­do por App An­nie, em­pre­sa que pro­por­cio­na da­tos de mer­ca­do de apps, en la pri­me­ra mi­tad de 2019, los dis­tri­bui­do­res chi­nos de vi­deo­jue­gos ocu­pa­ban el 16 % del to­tal mun­dial (sin in­cluir la par­te con­ti­nen­tal de China), mien­tras que la des­car­ga de vi­deo­jue­gos au­men­tó un 2 %.

To­do ello de­ja en evi­den­cia que, a me­di­da que China si­gue avan­zan­do en los cam­pos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, ca­de­na de blo­ques, cálcu­lo en la nu­be y ma­cro­da­tos, las em­pre­sas de­di­ca­das a la cien­cia y tec­no­lo­gía es­tán en­con­tran­do ca­da vez más opor­tu­ni­da­des en el ex­te­rior, con la po­si­bi­li­dad de ex­pan­dir sus ne­go­cios ha­cia mer­ca­dos emer­gen­tes, ade­más de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca.

Cam­bian­do la vi­da de la gen­te

Las apli­ca­cio­nes pa­ra ce­lu­la­res es­tán cam­bian­do la vi­da de la gen­te. En In­dia, la gen­te uti­li­za una app pa­ra en­viar ar­chi­vos; en Tur­quía, otra lla­ma­da

Mi­co pa­ra en­con­trar pa­re­ja; y en Bra­sil, PUBG MO­BI­LE se ha con­ver­ti­do en el vi­deo­jue­go pa­ra ce­lu­lar más po­pu­lar y ven­di­do. To­dos es­tos soft­wa­res han si­do desa­rro­lla­dos en China.

En oc­tu­bre de 2018, Ti­kTok so­bre­pa­só a Fa­ce­book, Ins­ta­gram, Snap­chat y YouTu­be y lle­gó a ser la apli­ca­ción con ma­yor nú­me­ro de des­car­gas men­sua­les en las tien­das de apps es­ta­dou­ni­den­ses. Asi­mis­mo, los vi­deos de Ti­kTok son re­pro­du­ci­dos en pla­ta­for­mas so­cia­les co­mo Twit­ter e Ins­ta­gram, y el nú­me­ro de vis­tas pue­de su­pe­rar fá­cil­men­te el mi­llón.

Ti­kTok se ha in­tro­du­ci­do pro­fun­da­men­te en la vi­da co­ti­dia­na de mu­chos paí­ses. En Ale­ma­nia, la ban­da de música elec­tró­ni­ca Scoo­ter sube vi­deos de sus shows a Ti­kTok; en Francia, mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción han abier­to cuen­tas ofi­cia­les pa­ra lle­gar a un pú­bli­co más am­plio, so­bre to­do a los jó­ve­nes; y en el Reino Uni­do, un gru­po de in­fluen­cia­do­res han al­can­za­do la fa­ma gra­cias a la apli­ca­ción.

Por otro la­do, el pro­duc­to es­tre­lla de New­born­town, So­lo Laun­cher, ha re­ci­bi­do al­tas va­lo­ra­cio­nes por par­te de los usua­rios tras su lan­za­mien­to al mer­ca­do, mien­tras que en los paí­ses de la Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Sud­es­te Asiá­ti­co ubi­ca­dos a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta, la pe­ne­tra­ción de es­tos soft­wa­res chi­nos ha im­pul­sa­do, in­clu­so, el desa­rro­llo lo­cal y me­jo­ra­do os­ten­si­ble­men­te la vi­da de los ciu­da­da­nos.

Has­ta no­viem­bre de 2019, la nu­be de Ali­ba­ba ha­bía es­ta­ble­ci­do 56 zo­nas de uso apli­ca­ble en 19 paí­ses y re­gio­nes co­mo Sin­ga­pur, In­dia, Ma­la­sia, In­do­ne­sia, Aus­tra­lia, Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos, la Unión Eu­ro­pea, en­tre otros, con más de un mi­llón de clien­tes. El úl­ti­mo in­for­me de Gart­ner, un or­ga­nis­mo de in­ves­ti­ga­ción y es­tu­dio de Es­ta­dos Uni­dos, re­ve­la que Ali­yun ha ocu­pa­do du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos el ter­cer pues­to en­tre to­das las nu­bes pú­bli­cas del mun­do.

De es­te mo­do, el “He­cho en China” vie­ne to­man­do una nue­va dimensión, con­vir­tién­do­se ca­da vez más en una eti­que­ta pre­fe­ren­cial por par­te de la gen­te en el glo­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.