Al­for­fón

China Today (Spanish) - - CULTURA - *Qiu Xin­nian fue uno de los pri­me­ros es­tu­dian­tes de es­pa­ñol en­via­dos por el Go­bierno chino a Cu­ba. Pos­te­rior­men­te tra­ba­jó co­mo di­plo­má­ti­co en Cu­ba, Ar­gen­ti­na, Perú, en­tre otros paí­ses his­pa­noha­blan­tes.

El al­for­fón es dul­ce en su sa­bor y frío en su na­tu­ra­le­za, se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal china. Tam­bién co­no­ci­do co­mo tri­go sa­rra­ceno, el al­for­fón es un grano ex­ce­len­te, aun­que sea una plan­ta her­bá­cea per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las po­li­go­ná­ceas. Sin em­bar­go, ha­bía caí­do en el ol­vi­do de mu­cha gen­te. Aho­ra vuel­ve a ser muy de­man­da­do y lo se­rá mu­cho más en el fu­tu­ro, gra­cias a sus gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud.

Es una plan­ta de cor­ta tem­po­ra­da de cul­ti­vo, muy pro­duc­ti­va y po­co exi­gen­te en cuan­to a la ca­li­dad del sue­lo, por lo que pue­de cre­cer en aque­llos más di­fí­ci­les. Su ci­clo de vi­da es re­la­ti­va­men­te cor­to, así que fue un sal­va­vi­das pa­ra la po­bla­ción agrí­co­la cuan­do es­ta su­fría de gra­ves ca­la­mi­da­des na­tu­ra­les, co­mo se­quías, inun­da­cio­nes o gra­ni­zos, los cua­les des­truían to­da la co­se­cha es­ti­val u oto­ñal. Co­mo yo na­cí en el cam­po del nor­te de China, he co­no­ci­do de cer­ca es­tos desas­tres.

El al­for­fón era muy im­por­tan­te pa­ra la po­bla­ción, pe­ro fue es­tig­ma­ti­za­do, so­bre to­do des­de que co­men­zó a me­jo­rar el ni­vel de vi­da de la gen­te. Se vol­vió un sím­bo­lo de po­bre­za. Mu­chos creían que so­lo los po­bres y los más des­fa­vo­re­ci­dos lo con­su­mían y otros lo con­si­de­ra­ban un pas­to. No po­día ser usa­do en ri­tos re­li­gio­sos ni ser ofre­ci­do co­mo co­mi­da a los in­vi­ta­dos en ca­sa, a pe­sar de que era mu­cho más ba­ra­to que el tri­go y otros ce­rea­les. ¡Qué ri­dícu­lo! Cla­ro, eso se de­bía prin­ci­pal­men­te a la ignorancia de la gen­te por aquel en­ton­ces. En es­te sen­ti­do, los ru­sos han si­do más in­te­li­gen­tes. Nun­ca lo des­pre­cia­ron, sino que siem­pre lo han te­ni­do en su co­ci­na co­mo uno de sus prin­ci­pa­les pla­tos ve­ge­ta­ria­nos.

Un ali­men­to del pa­sa­do, con mu­cho fu­tu­ro

Hoy en día, de­bi­do a los in­ce­san­tes avan­ces de la cien­cia, la gen­te vie­ne to­man­do más con­cien­cia de su die­ta y bus­ca ali­men­tar­se de ma­ne­ra más sa­na, por lo que se ha da­do cuen­ta de las mag­ní­fi­cas

pro­pie­da­des del al­for­fón. Sin em­bar­go, la­men­ta­ble­men­te hoy en China se pro­du­ce mu­cho me­nos que an­tes. El al­for­fón so­lo es sem­bra­do en zo­nas de sue­los bal­díos, don­de no se dan otros ce­rea­les. Co­mo es ca­da vez más bus­ca­do por sus sa­lu­da­bles nu­trien­tes, aho­ra es mu­cho más ca­ro que el tri­go y otros ce­rea­les.

Las per­so­nas co­no­ce­rán ca­da vez más al al­for­fón y se­rá mu­cho más re­que­ri­do. De he­cho, sus be­ne­fi­cios ya lo es­tán vol­vien­do un ali­men­to muy de­man­da­do. Por eso de­ci­mos que es un ali­men­to del pa­sa­do, pe­ro con mu­cho fu­tu­ro.

No obs­tan­te, los chi­nos, par­ti­cu­lar­men­te los del nor­te del país, no han de­ja­do de apro­ve­char las cás­ca­ras del al­for­fón pa­ra ela­bo­rar al­moha­das o co­ji­nes de asien­to. La al­moha­da lle­na de es­tas cás­ca­ras apor­ta mu­chas ven­ta­jas en com­pa­ra­ción con aque­llas con­ven­cio­na­les. La cás­ca­ra del al­for­fón, co­mo no con­tie­ne nu­trien­tes, no atrae in­sec­tos y es hi­poa­ler­gé­ni­ca. Es un ma­te­rial ma­lea­ble y mo­ve­di­zo, por lo que se adap­ta per­fec­ta­men­te a la for­ma de la ca­be­za y del cue­llo, per­mi­tien­do así que to­dos los múscu­los re­la­cio­na­dos se re­la­jen y se pue­da dis­fru­tar de un buen sue­ño.

Otro de los be­ne­fi­cios de es­ta al­moha­da es la dis­mi­nu­ción de los ron­qui­dos, ya que los pa­sa­jes de ai­re en el cue­llo que­dan más re­la­ja­dos y abier­tos. Ade­más, no exi­ge cam­biar tan­to la po­si­ción al dor­mir, lo cual con­tri­bu­ye a un sue­ño mu­cho más re­cu­pe­ra­dor. Más aún, la cás­ca­ra no to­ma la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal, por lo que re­sul­ta fres­ca en ve­rano y ti­bia en in­vierno.

Pro­pie­da­des y nu­trien­tes

Los es­tu­dios han con­fir­ma­do ya el po­der nu­tri­ti­vo del al­for­fón. Otor­ga más pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad que el arroz, el tri­go, el mi­jo, el maíz y otros ce­rea­les. Ade­más, no po­see el glu­ten que preo­cu­pa a mu­chas per­so­nas.

Cien­tí­fi­ca­men­te ha­blan­do, el al­for­fón no es un ce­real. No es una plan­ta gra­mí­nea co­mo el tri­go, sino que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las po­li­go­ná­ceas, así que po­dría­mos de­cir que es un pseu­do­ce­real. Sin em­bar­go, la gen­te lo con­si­de­ra un ce­real y por eso lo lla­ma tri­go sa­rra­ceno.

Es ri­co en hi­dro­car­bo­nos, con un 70 % de su con­te­ni­do. Con­tie­ne fa­go­mi­na, un azú­car que re­gu­la el ham­bre y el ape­ti­to, y es muy im­por­tan­te pa­ra los dia­bé­ti­cos.

Ape­nas con­tie­ne gra­sas, por lo que es un ali­men­to muy sa­lu­da­ble pa­ra quie­nes pre­sen­tan pro­ble­mas vas­cu­la­res y de co­les­te­rol. Es ri­co en fi­bras so­lu­bles y mi­ne­ra­les, ta­les co­mo zinc, mag­ne­sio, po­ta­sio, hie­rro, se­le­nio, pe­ro con es­ca­so con­te­ni­do de so­dio, lo que le con­fie­re una pro­pie­dad diu­ré­ti­ca.

En cuan­to a las vi­ta­mi­nas, des­ta­ca su apor­te de las del gru­po B, par­ti­cu­lar­men­te B2, B3, B5, B6 y áci­do fó­li­co o B9. Tam­bién po­see áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos y ami­noá­ci­dos esen­cia­les. En­tre los fla­vo­noi­des que con­tie­ne des­ta­ca la ru­ti­na, que ayu­da a re­gu­lar el co­les­te­rol en la san­gre y a pre­ve­nir la hi­per­ten­sión ar­te­rial. Su pro­pie­dad vi­ta­mí­ni­ca P es tam­bién muy va­lio­sa y pue­de au­men­tar la re­sis­ten­cia ca­pi­lar y dis­mi­nuir su per­mea­bi­li­dad, por lo que es an­ti­ede­ma­to­sa.

Su con­su­mo fre­cuen­te au­men­ta la in­mu­ni­dad. Es un ali­men­to ba­lan­cea­do que, en­tre otras ven­ta­jas, tie­ne la de no ha­cer en­gor­dar.

El al­for­fón me­re­ce un pues­to en su me­nú. No lo con­su­ma en gran­des can­ti­da­des, pues es de len­ta di­ges­tión. No se re­co­mien­da co­mer­lo mu­cho por la no­che, ni tam­po­co si tie­ne pro­ble­mas es­to­ma­ca­les. Re­cuer­de que es me­jor con­sul­tar a su mé­di­co an­tes de cam­biar su die­ta ali­men­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.