Rou­yan

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD -

Es­te pla­to es co­no­ci­do tam­bién co­mo tai­ping­yan ( tai­ping sig­ni­fi­ca “paz”) y es ofre­ci­do en fies­tas, bo­das, fu­ne­ra­les y reunio­nes fa­mi­lia­res y de ami­gos, pues sim­bo­li­za la fe­li­ci­dad y la bue­na suer­te en Fuz­hou.

La al­bón­di­ga y la piel cons­ti­tu­yen el rou­yan. La al­bón­di­ga es fá­cil de pre­pa­rar: se de­be pi­car la car­ne de pes­ca­do y de cer­do en pu­ré, pi­car el ca­ma­rón se­co y la chu­fa, y aña­dir cal­do de hue­so, un hue­vo ba­ti­do, glu­ta­ma­to, vino de Shao­xing y sal. Se de­be mez­clar bien al ha­cer el re­lleno. La piel es­tá he­cha de car­ne de cer­do con al­mi­dón y me­dian­te un com­pli­ca­do pro­ce­so es pre­pa­ra­da en for­ma de pa­pel.

Se di­ce que du­ran­te el rei­na­do del em­pe­ra­dor Jia­jing (1522-1566) de la di­nas­tía Ming, un fun­cio­na­rio re­ti­ra­do del dis­tri­to de Pu­cheng, per­te­ne­cien­te a Fu­jian, es­ta­ba abu­rri­do de co­mer man­ja­res ex­qui­si­tos. Un día, el co­ci­ne­ro de su ca­sa sa­có car­ne ma­gra de una pier­na de cer­do y con un pa­lo hi­zo un pu­ré, al que aña­dió una ade­cua­da can­ti­dad de al­mi­dón y ali­só en pa­pel fino. Ade­más, lo cor­tó en pie­zas cua­dra­das de 10 cm. Des­pués, me­tió el re­lleno de car­ne y lo co­ci­nó en una sopa. Atraí­do por su fra­gan­cia y sa­bor tierno, el fun­cio­na­rio le pre­gun­tó có­mo se lla­ma­ba ese pla­ti­llo. Co­mo su for­ma ex­te­rior se pa­re­cía a la de una go­lon­dri­na vo­lan­do, pe­ro es­ta­ba he­cho de car­ne, el co­ci­ne­ro le res­pon­dió: rou­yan (“go­lon­dri­na de car­ne”, en es­pa­ñol).

Tiem­po des­pués, la gen­te co­men­zó a pre­pa­rar el rou­yan jun­to con hue­vos de pa­to. En vis­ta de que la pro­nun­cia­ción de “pa­to” en chino se pa­re­ce a la de la fra­se “cal­mar el caos”, el pla­to co­men­zó a sim­bo­li­zar la paz. De ahí tam­bién su nom­bre de tai­ping­yan.

Pu­ré de ma­lan­ga o co­lo­ca­sia

Es un pos­tre tra­di­cio­nal de Fuz­hou y es ser­vi­do siem­pre al fi­nal de los ban­que­tes. Se de­be her­vir la ma­lan­ga, pe­lar­la y des­cas­ca­ri­llar­la en pu­ré, y aña­dir man­te­ca de cer­do, azú­car, es­pe­cias, sé­sa­mo, en­tre otros in­gre­dien­tes. El pu­ré de­be ser bien

1. Pe­lar las ma­lan­gas y cor­tar ca­da una en cua­tro pie­zas. Po­ner­las en un ja­rro con 150 mi­li­li­tros de agua lim­pia. Her­vir­las una ho­ra en olla, lue­go sa­car­las y po­ner­las en una ta­bla de co­ci­na. Aplas­tar­las con un cu­chi­llo en for­ma de mo­go­te.

2. Pe­lar dá­ti­les ro­jos y qui­tar sus se­mi­llas. Pi­car­los y po­ner­los en un ta­zón. Aña­dir 50 gra­mos de azú­car y her­vir to­do en una olla du­ran­te cin­co mi­nu­tos. Des­pués, sa­car­lo y mez­clar­lo en pu­ré. Ver­ter­lo al pu­ré de ma­lan­ga. Con las pe­pi­tas de ca­la­ba­za o de gi­ra­sol y las ce­re­zas, de­co­rar la su­per­fi­cie, lo que le da­rá una pre­cio­sa ima­gen.

3. Aña­dir 25 gra­mos de man­te­ca de cer­do y co­cer­la a fue­go len­to. Lue­go po­ner la man­te­ca co­ci­da en la su­per­fi­cie del pu­ré de ma­lan­ga. Y ya es­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.