El mun­do se rin­de a su ta­len­to

China Today (Spanish) - - DEPORTES - *Jor­ge Ra­mí­rez Cal­za­di­lla es un pe­rio­dis­ta cu­bano que re­si­de en Bei­jing des­de 2007. Ha co­la­bo­ra­do con pu­bli­ca­cio­nes y me­dios au­dio­vi­sua­les na­cio­na­les y ex­tran­je­ros por más de una dé­ca­da.

Una se­rie de vi­deos vi­ra­les le han bas­ta­do pa­ra ro­bar­se el co­ra­zón de mi­llo­nes de in­ter­nau­tas que aho­ra si­guen asi­dua­men­te sus pu­bli­ca­cio­nes, ad­mi­ra­dos por la per­se­ve­ran­cia de un ni­ño que no se ha ami­la­na­do an­te la ad­ver­si­dad que su­pu­so per­der el bra­zo de­re­cho en un ac­ci­den­te a los 5 años. Más de 50 mi­llo­nes de vi­si­tas ha­bían re­gis­tra­do a me­dia­dos del mes pa­sa­do las imá­ge­nes que subió a Wei­bo, el Twit­ter chino, en las que apa­re­cía des­ple­gan­do par­te de su re­per­to­rio so­bre una can­cha de ba­lon­ces­to, elu­dien­do con­tra­rios con la maes­tría de un con­su­ma­do pro­fe­sio­nal.

Des­de Step­hen Curry, el me­jor ti­ra­dor de tres pun­tos en la his­to­ria de la NBA, has­ta Yi Jian­lian, má­xi­mo ano­ta­dor de to­dos los tiem­pos de la CBA (la li­ga pro­fe­sio­nal de ba­lon­ces­to de China) y prin­ci­pal ex­po­nen­te del ba­lon­ces­to en el gi­gan­te asiá­ti­co tras el re­ti­ro de Yao Ming, pa­san­do por otros tan­tos ju­ga­do­res na­cio­na­les y fo­rá­neos, en ac­ti­vo o re­ti­ra­dos, a to­dos Zhang Jia­cheng ha ro­ba­do elo­gios y men­sa­jes alen­tán­do­lo pa­ra que no ce­se en su em­pe­ño.

Y no se tra­ta de la ha­bi­tual con­mi­se­ra­ción que des­pier­ta al­guien que en­tra en la ca­te­go­ría de per­so­na con li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas, esa con­des­cen­den­cia que po­dría ins­pi­rar un ni­ño al que le fal­ta un bra­zo y se afa­na en prac­ti­car un de­por­te. Zhang jue­ga y lo ha­ce in­creí­ble­men­te bien. Se des­pla­za co­mo un re­lám­pa­go en­tre los de­fen­so­res ri­va­les y maneja el es­fé­ri­co con una pe­ri­cia que a mu­chos re­cor­da­rá a Ma­gic John­son, Isiah Tho­mas o Allen Iver­son, en sus años mo­zos, y más re­cien­te­men­te, Ky­rie Ir­ving o el pro­pio Step­hen Curry.

No en bal­de el ba­se or­ga­ni­za­dor de los Gol­den Sta­te Wa­rriors, en­can­di­la­do an­te la bri­llan­tez de Zhang, ex­cla­mó en su cuen­ta de Wei­bo, en la que, por cier­to, tie­ne 4,5 mi­llo­nes de se­gui­do­res: “¡¿Quién es es­te ni­ño?! ¡Ayú­den­me a en­con­trar­lo!”.

Y a la ta­rea se die­ron va­rios re­por­te­ros, que lo­ca­li­za­ron al nue­vo fe­nó­meno de las re­des so­cia­les en una pe­que­ña lo­ca­li­dad a unos 200 km de Guangz­hou, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Guang­dong. Es­pe­cí­fi­ca­men­te en el po­bla­do de Gao­cun, en la ciu­dad de Yun­fu, co­men­zó a fra­guar­se el ím­pe­tu sin lí­mi­tes de Zhang.

El común de los mor­ta­les ha­bría acon­se­ja­do a es­te chi­co, por mie­do a que se sin­tie­ra frus­tra­do y ca­ye­ra en un es­ta­do de­pre­si­vo se­ve­ro, que se to­ma­ra con cal­ma el asun­to y no hi­cie­ra de su de­seo una fi­ja­ción. Po­drían tam­bién ha­ber­le es­pe­ta­do, con más o me­nos ma­qui­lla­je, que se afe­rra­ba a un sue­ño im­po­si­ble: eso de ju­gar al ba­lon­ces­to con una so­la mano. O que sí po­dría ha­cer­lo, pe­ro a ni­vel pa­ra­lím­pi­co co­mo má­xi­mo, com­pi­tien­do con­tra otros atle­tas con dis­ca­pa­ci­da­des si­mi­la­res, y has­ta ahí.

Sin em­bar­go, pa­ra sor­tear con éxi­to las gran­des tra­bas que la vi­da nos co­lo­ca en el ca­mino, se de­be es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, y Zhang, que no que­pa la me­nor du­da, po­see una gran­de­za in­na­ta que ha cul­ti­va­do des­de que no le­van­ta­ba un pal­mo del sue­lo e hi­zo de su pe­que­ña ca­sa su pro­pia can­cha de ba­lon­ces­to, de las pa­re­des los ta­ble­ros con­tra los que en­sa­ya­ba la ca­ram­bo­la per­fec­ta y de la pe­lo­ta su ob­se­sión.

Esos no tan le­ja­nos días de au­to­di­dac­ta han que­da­do atrás y hoy, ya re­gis­tra­do co­mo de­por­tis­ta ju­ve­nil en Guang­dong, se en­tre­na sis­te­má­ti­ca­men­te en su es­cue­la de Yun­fu con ni­ños de su edad a los que aven­ta­ja con di­fe­ren­cia en las ar­tes del ba­lon­ces­to.

Un ejem­plo co­mo po­cos

En tiem­pos en los que la mo­da ci­be­res­pa­cial tien­de a los con­te­ni­dos tri­via­les y has­ta vul­ga­res, y las ba­na­li­da­des más ab­sur­das con­vier­ten a un sin­nú­me­ro de mal lla­ma­dos lí­de­res de opi­nión –o in­fluen­cers– en per­so­nas con cier­ta po­pu­la­ri­dad en­tre gran­des gru­pos ho­mo­gé­neos de se­gui­do­res, que las re­des so­cia­les sir­van pa­ra enal­te­cer la fi­gu­ra de un chi­co co­mo Zhang Jia­cheng, to­do te­na­ci­dad y en­tu­sias­mo, es al­go que cier­ta­men­te a mu­chos (in­clui­do un ser­vi­dor) arran­ca­rá un sus­pi­ro de ali­vio.

Po­cos co­mo él, en­tre de­ce­nas de mi­llo­nes que di­cen go­zar de in­fluen­cia o ejer­cer una fuer­za mo­ral so­bre su club de ad­mi­ra­do­res, pue­den real­men­te con­si­de­rar­se mo­ti­vos de ins­pi­ra­ción, su­je­tos que con su ejem­plo de vi­da, in­clu­so a tan tem­pra­na edad, trans­mi­ten op­ti­mis­mo, ga­nas de nun­ca ame­dren­tar­se por fas­ti­dio­sos que sean los obs­tácu­los y fe en el fu­tu­ro por más tur­bio que se per­fi­le.

Si­mi­lar éxi­to al de sus vi­deos en Wei­bo han te­ni­do los que pos­te­rior­men­te pu­bli­ca­ra en una cuen­ta que creó en Dou­yin, la ver­sión china de Ti­kTok. Por mi­llo­nes se cuen­tan las vi­si­tas a ca­da uno de sus high­lights en un mes de ju­nio en el que Zhang sa­lió del ano­ni­ma­to, de­jan­do a su pa­so un efec­to lu­mi­no­so si­mi­lar al de los me­teo­ros cuan­do atra­vie­san la at­mós­fe­ra te­rres­tre.

El re­vue­lo me­diá­ti­co lo lle­vó a vi­si­tar tam­bién el co­li­seo de Dong­guan, cuar­tel ge­ne­ral de la fran­qui­cia más lau­rea­da en la his­to­ria de la CBA, los Guang­dong Sout­hern Ti­gers, que li­de­ra uno de sus ído­los, Yi Jian­lian. El pro­pio Yi, al co­no­cer­lo en per­so­na, re­su­mió la pa­sión de es­te ni­ño me­jor que na­die: “El co­ra­zón es siem­pre el múscu­lo más fuer­te del cuer­po hu­mano”.

Se­gu­ra­men­te de Zhang con­ti­nua­re­mos es­cu­chan­do en el fu­tu­ro, ya sea por­que res­pon­dien­do a la in­vi­ta­ción de los cam­peo­nes de­fen­so­res de la CBA asis­te a sus par­ti­dos en la reanu­da­ción de la tem­po­ra­da, tras el pa­rón por el bro­te pan­dé­mi­co de CO­VID-19, o por­que si­gue pro­gre­san­do co­mo ju­ga­dor y pu­bli­can­do vi­deos que lo ates­ti­guan en las re­des so­cia­les.

Ocu­rra lo que ocu­rra en lo ade­lan­te, nos cons­ta que su men­sa­je de es­pe­ran­za, ese echar mano a la ilu­sión co­mo blin­da­je a prue­ba de de­sen­can­tos, no ne­ce­si­ta de un cu­rrí­cu­lum de­por­ti­vo co­mo el de Yao Ming o Jim Ab­bott pa­ra ga­nar en va­li­dez.

“Ren­dir­se o in­ten­tar­lo. Yo ele­gí lo se­gun­do”, es la fra­se con la que Zhang ha acom­pa­ña­do mu­chas de sus pu­bli­ca­cio­nes, el es­lo­gan de un ni­ño de 13 años del que mu­chos adul­tos que se de­jan ago­biar por pe­que­ñe­ces de­be­rían apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.