Una nue­va for­ma de con­ce­bir la vi­da

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE -

al mis­mo tiem­po que da­ba cla­ses de es­pa­ñol. Una vez que ob­tu­vo el ni­vel ne­ce­sa­rio, co­men­zó a ha­cer tra­ba­jos de tra­duc­to­ra e in­tér­pre­te. Fue pre­ci­sa­men­te en es­te pe­rio­do –a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción en dan­za– que Es­tel Vi­lar se in­tere­só nue­va­men­te por el qi­gong. Es­ta­ba bus­can­do un mar­co con­cep­tual pa­ra lo que es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do su cuer­po y el qi­gong se con­vir­tió en su res­pues­ta, cuen­ta la ca­ta­la­na.

Des­cu­brió el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Qi­gong de Shang­hai (SQRI, por sus si­glas en in­glés), per­te­ne­cien­te a la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal China de Shang­hai, en 2013, cuan­do se abría la pri­me­ra pro­mo­ción del pro­gra­ma de for­ma­ción in­ter­na­cio­nal de qi­gong. Allí pa­só los si­guien­tes cin­co años, pri­me­ro en ca­li­dad de alum­na y lue­go co­mo pro­fe­so­ra.

“El en­fo­que de SQRI me gus­tó mu­cho des­de el prin­ci­pio por­que to­dos los pro­fe­so­res son ex­ce­len­tes y tie­nen una gran pro­fun­di­dad en su prác­ti­ca. Tra­ba­jan en equi­po den­tro de un mar­co aca­dé­mi­co ri­gu­ro­so y en una ins­ti­tu­ción con más de 30 años de ex­pe­rien­cia en la in­ves­ti­ga­ción del qi­gong”, re­la­ta.

Es­tel Vi­lar de­fi­ne el qi­gong co­mo una he­rra­mien­ta teó­ri­ca y prác­ti­ca pa­ra aden­trar­se en el co­no­ci­mien­to de la vi­da y de uno mis­mo. Co­mo otras co­rrien­tes tra­di­cio­na­les del Es­te de Asia, con­ci­be al ser hu­mano co­mo una uni­dad in­di­vi­si­ble con­for­ma­da por tres par­tes: la for­ma tan­gi­ble, la fuer­za vi­tal y la cons­cien­cia in­tan­gi­ble, una tri­ni­dad que en chino se co­no­ce co­mo xing- qi- shen. Asi­mis­mo, el qi­gong pres­ta un gran én­fa­sis a la per­cep­ción in­te­rior del cuer­po y al es­ta­do de la men­te du­ran­te la prác­ti­ca, que se re­su­me en las Tres Re­gu­la­cio­nes del Qi­qong (del cuer­po, de la res­pi­ra­ción su­til y del es­ta­do men­tal).

Pe­ro los do­ce años en China no so­lo le en­tre­ga­ron a la ca­ta­la­na los fun­da­men­tos prác­ti­cos y teó­ri­cos del qi­gong, sino que tam­bién le en­se­ña­ron im­por­tan­tes lec­cio­nes de vi­da. Por un la­do, le sir­vie­ron pa­ra desechar mu­chas “creen­cias y pa­tro­nes inú­ti­les” y, por el otro, pa­ra dar­se cuen­ta – al ob­ser­var cons­tan­te­men­te los con­tras­tes so­cia­les y cul­tu­ra­les de Shang­hai– de que exis­ten in­fi­ni­tas ma­ne­ras de ver la vi­da, sin que nin­gu­na sea me­jor o peor que la otra.

“Una de las co­sas que ad­mi­ro de la so­cie­dad china, al me­nos de las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res, es la na­tu­ra­li­dad con que bai­lan, can­tan y prac­ti­can ejer­ci­cios, so­los o en gru­pos, sin nin­gún re­pa­ro ni ver­güen­za. Es­to me hi­zo dar cuen­ta del gran mie­do al ri­dícu­lo que yo te­nía y que pre­va­le­ce en mi so­cie­dad na­tal”, cuen­ta Vi­lar.

Di­fun­dien­do el en Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.