Qi­gong

China Today (Spanish) - - EXTRANJERO­S EN CHINA -

Es­te l Vi­lar tu­vo sus pri­me­ros con­tac­tos con el qi­gong du­ran­te su ni­ñez, sin sa­ber que con el tiem­po se con­ver­ti­ría en su pa­sión, ade­más de su pro­yec­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

Pri­me­ras in­cur­sio­nes con China

“Des­de pe­que­ña he te­ni­do ras­gos asiá­ti­cos, aun­que no ten­go an­ces­tros de Asia. Al­gu­nas per­so­nas creían in­clu­so que era adop­ta­da, pe­ro soy hi­ja bio­ló­gi­ca de mis pa­dres”. Tal es la co­ne­xión que sien­te Es­tel Vi­lar, oriun­da de Ca­ta­lu­ña, Es­pa­ña, con es­te la­do del mun­do. El li­bro El ter­cer ojo –una au­to­bio­gra­fía del mon­je ti­be­tano Lob­sang Ram­pa– que le­yó cuan­do te­nía ape­nas 12 años, jun­to con al­gu­nas cla­ses de qi­gong a las cua­les asis­tió acom­pa­ñan­do a su ma­dre, ca­la­ron pro­fun­da­men­te en su es­pí­ri­tu. “Me atraía mu­cho la for­ma de en­ten­der el mun­do de las tra­di­cio­nes del es­te de Asia”, re­cuer­da.

Qui­zá por eso, su lle­ga­da a China no fue en ab­so­lu­to un ca­so for­tui­to. Vi­lar es­tu­dió Tra­duc­ción e In­ter­pre­ta­ción mien­tras es­ta­ba en la uni­ver­si­dad, op­tan­do por el man­da­rín co­mo se­gun­da len­gua ex­tran­je­ra. “La len­gua china ha si­do pa­ra mí un por­tal por don­de aden­trar­me en la vi­sión de la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción china”.

Su gol­pe de suer­te lle­gó en 2006, cuan­do su uni­ver­si­dad es­tre­nó un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio con China. “Me bus­ca­ron una fa­mi­lia que me alo­ja­ra y me ma­tri­cu­la­ron en la Uni­ver­si­dad Nor­mal del Es­te de China. A cam­bio, yo da­ba cla­ses de es­pa­ñol a alum­nos chi­nos”. El pro­gra­ma te­nía una du­ra­ción de seis me­ses, pe­ro Es­tel Vi­lar ter­mi­nó que­dán­do­se 12 años.

El co­mo vehícu­lo pa­ra el au­to­co­no­ci­mien­to

Aun ha­bien­do es­tu­dia­do man­da­rín du­ran­te me­ses – y en al­gu­nos ca­sos años–, al ate­rri­zar en China la ma­yo­ría de los ex­tran­je­ros se da cuen­ta de que sus co­no­ci­mien­tos del idio­ma son in­su­fi­cien­tes. Y el ca­so de Vi­lar tam­po­co fue la ex­cep­ción. Por ello, se de­di­có los pri­me­ros dos años de su es­ta­día en Shang­hai a per­fec­cio­nar­lo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.