Xi­jin­du, un an­ti­guo y prós­pe­ro em­bar­ca­de­ro

China Today (Spanish) - - TURISMO -

El em­bar­ca­de­ro Xi­jin­du, si­tua­do al pie de la montaña Yun­tai, en el oes­te de la ciu­dad, ad­qui­rió su en­ver­ga­du­ra du­ran­te cin­co di­nas­tías, des­de la Tang (618-907) has­ta la Qing (16441911). Pa­sear por la ca­lle an­ti­gua es co­mo vi­si­tar un mu­seo a cie­lo abier­to. Los ca­mi­nos de pie­dra pa­vi­men­ta­dos en las di­nas­tías Tang y Song, la Pa­go­da de Pie­dra de la di­nas­tía Yuan, el quios­co de las pos­tri­me­rías de la di­nas­tía Qing, así co­mo las ins­crip­cio­nes ta­lla­das en las puer­tas cuen­tan a la gen­te la pros­pe­ri­dad de ata­ño.

En el ex­tre­mo es­te de la ca­lle ha­cia el em­bar­ca­de­ro hay 53 es­ca­lo­nes pa­vi­men­ta­dos a am­bos la­dos, mien­tras que el me­dio del ca­mino es una pen­dien­te que fa­ci­li­ta el trans­por­te de mer­can­cías y el dre­na­je del agua de la llu­via. Tras mi­les de años, el trán­si­to de las ca­rre­ti­llas ha de­ja­do una hue­lla pro­fun­da en la pen­dien­te.

Su­bien­do por las es­ca­le­ras se lle­ga a Zhao­guan, la pa­go­da cons­trui­da con pie­dras en­te­ras por en­ci­ma de la ca­lle me­jor con­ser­va­da y más an­ti­gua de China, que da­ta de las pos­tri­me­rías de la di­nas­tía Yuan y prin­ci­pios de la Ming. Se­gún el bu­dis­mo, la pa­go­da re­pre­sen­ta a Bu­da, por lo ca­da vez que uno pa­sa por de­ba­jo de ella es una ado­ra­ción ri­tual que trae ben­di­cio­nes. Al nor­te de la pa­go­da se en­cuen­tra la an­ti­gua se­de de la Aso­cia­ción de Sal­va­vi­das de Zhen­jiang, una or­ga­ni­za­ción de ca­ri­dad que asis­te a quie­nes se aho­gan en el río. Da­das las fun­cio­nes es­pe­cia­les del trans­por­te flu­vial y mi­li­tar, el fo­men­to de la se­gu­ri­dad es muy im­por­tan­te. Du­ran­te la di­nas­tía Song, los go­ber­nan­tes con­si­de­ra­ron a la ciu­dad co­mo un pa­so vi­tal del Gran Ca­nal. Cai Guang, en­ton­ces go­ber­na­dor de Zhen­jiang, es­ta­ble­ció la aso­cia­ción de sal­va­vi­das en el em­bar­ca­de­ro Xi­jin­du.

Pa­san­do la Pa­go­da de Pie­dra se ve la an­ti­gua se­de del Con­su­la­do del Reino Uni­do, que es ac­tual­men­te el Mu­seo de Zhen­jiang. En 1858, China y el Reino Uni­do fir­ma­ron el Tra­ta­do de Tian­jin y Zhen­jiang fue abier­to co­mo puer­to co­mer­cial. Unos años des­pués, los bri­tá­ni­cos es­ta­ble­cie­ron su con­su­la­do en la montaña Yun­tai y la zo­na de la an­ti­gua ca­lle Xi­jin­du fue par­te de la con­ce­sión bri­tá­ni­ca. A prin­ci­pios de 1888, al­gu­nos chi­nos fue­ron gol­pea­dos has­ta la muer­te por po­li­cías bri­tá­ni­cos en Zhen­jiang, lo que pro­vo­có el in­cen­dio del con­su­la­do y la es­ta­ción de po­li­cía. Al año si­guien­te, el go­bierno de la di­nas­tía Qing ofre­ció una ig­no­mi­nio­sa com­pen­sa­ción y re­cons­tru­yó el con­su­la­do tal co­mo lu­ce hoy.

Las tres mon­ta­ñas de Zhen­jiang

La zo­na ur­ba­na de Zhen­jiang no es gran­de y los lu­ga­res pin­to­res­cos es­tán re­la­ti­va­men­te cer­ca uno del otro. Las “tres mon­ta­ñas (Jins­han, Jiaos­han y Bei­gu) y un em­bar­ca­de­ro (Xi­jin­du)” son los más fa­mo­sos. Las tres mon­ta­ñas, do­ta­das de di­fe­ren­tes pai­sa­jes, han si­do un lu­gar de atrac­ción des­de los tiem­pos an­ti­guos. Mu­chos per­so­na­jes no­ta­bles y poe­tas no se can­sa­ron de ex­pre­sar su pre­fe­ren­cia por es­tos pai­sa­jes na­tu­ra­les. A ellos les en­can­ta­ban la ma­jes­tuo­si­dad de la montaña Bei­gu, la se­re­ni­dad de la montaña Jiaos­han y la trans­cen­den­cia de la montaña Jins­han.

La montaña Jins­han so­lía ser una is­la en el río Yangt­sé. Pos­te­rior­men­te, de­bi­do al cam­bio en el cur­so del río, se co­nec­tó con la ori­lla sur

del Yangt­sé du­ran­te el rei­na­do del em­pe­ra­dor Dao­guang de la di­nas­tía Qing (1821-1850). La montaña, de 44 me­tros de al­tu­ra y 520 me­tros de cir­cun­fe­ren­cia, es fa­mo­sa por el Tem­plo Jins­han, el cual fue cons­trui­do a lo lar­go de la la­de­ra, ha­cien­do po­si­ble que los quios­cos y pa­be­llo­nes es­tén per­fec­ta­men­te in­te­gra­dos con el en­torno geo­grá­fi­co.

Jins­han es un lu­gar lleno de le­yen­das ro­mán­ti­cas, co­mo lo ex­pre­sa un pro­ver­bio chino: “La fa­ma de la montaña no se de­be a su al­tu­ra, sino a las dei­da­des”. Lu Yu, un gran co­no­ce­dor del té, eva­luó la ca­li­dad del agua del arroyo Nan­ling, fue­ra del Tem­plo Jins­han. En la no­ve­la Pe­re­gri­na­ción al Oes­te, el pa­dre del mon­je

Xuan­zang es ase­si­na­do y su ma­dre, des­pués de dar a luz, po­ne al be­bé en una ces­ta de ma­de­ra y lo arro­ja al río con la es­pe­ran­za de sal­var­le la vi­da. Afor­tu­na­da­men­te, el mon­je Fa­ming del Tem­plo Jins­han sal­va al pe­que­ño Xuan­zang. Se di­ce tam­bién que el em­pe­ra­dor Qian­long de la di­nas­tía Qing vino en va­rias oca­sio­nes al tem­plo pa­ra bus­car a su pa­dre. Asi­mis­mo, Su Dong­po, el re­nom­bra­do li­te­ra­to de la di­nas­tía Song, al no po­der res­pon­der las pre­gun­tas de un ve­te­rano mon­je, de­jó en el tem­plo el cin­tu­rón de ja­de re­ga­la­do por el em­pe­ra­dor. Más aún, en la Le­yen­da de la ser­pien­te blan­ca, la pro­ta­go­nis­ta Bai Suz­hen, una ser­pien­te trans­for­ma­da en mu­jer, lucha con el mon­je

Fahai y ha­ce inun­dar la montaña Jins­han.

Hoy se re­quie­re un via­je en fe­rri pa­ra lle­gar a Jiaos­han, una is­la pin­to­res­ca en el río Yangt­sé. La montaña tie­ne unos 70 me­tros de al­tu­ra y 2000 me­tros de cir­cun­fe­ren­cia, y es fa­mo­sa por el er­mi­ta­ño Jiao Guang. Se di­ce que Jiao, quien vi­vió en las pos­tri­me­rías de la di­nas­tía Han del Oes­te, re­cha­zó tres edic­tos im­pe­ria­les pa­ra evi­tar tra­ba­jar en la cor­te co­rrup­ta y eli­gió vi­vir en re­clu­sión en la montaña. A mo­do de ho­me­na­je, las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res de­ci­die­ron dar­le a la montaña su ape­lli­do. Jiaos­han al­ber­ga nu­me­ro­sas re­li­quias cul­tu­ra­les co­mo mo­nu­men­tos, ins­crip­cio­nes ca­li­grá­fi­cas en el acan­ti­la

do, así co­mo un bos­que de lá­pi­das, el más gran­de de su ti­po al sur del río Yangt­sé, y que com­pi­te con el fa­mo­so Bos­que de Lá­pi­das de Xi’an.

La montaña Bei­gu, si­tua­da en­tre Jins­han y Jiaos­han, es de 50 me­tros de al­tu­ra. La ma­yo­ría de sus pun­tos de in­te­rés tu­rís­ti­co es­tán re­la­cio­na­dos con la no­ve­la El ro­man­ce de los tres reinos. En­tre ellos fi­gu­ra el Tem­plo Gan­lu, don­de Liu Bei, fun­da­dor del reino Han, fue in­vi­ta­do al reino Wu y co­no­ció a su fu­tu­ra es­po­sa, Sun Shang­xiang, la her­ma­na del rey. El quios­co Bei­gu­ting, que se en­cuen­tra de­trás del tem­plo, es el me­jor lu­gar p a r a c o n t e m p l a r l a s mo n t a ñ a s Jins­han y Jiaos­han y el río Yangt­sé.

Una gas­tro­no­mía es­pe­cial

Las ciu­da­des de­ben a me­nu­do su fa­ma a su cul­tu­ra cu­li­na­ria y Zhen­jiang no es la ex­cep­ción. En­tre las es­pe­cia­li­da­des lo­ca­les so­bre­sa­len tres pe­cu­lia­ri­da­des fa­mo­sas: el vi­na­gre, las pa­tas de cer­do gui­sa­das y los fi­deos de ta­pa de olla.

Ha­ce cin­co años, cuan­do via­ja­ba por Zhen­jiang con un pre­su­pues­to li­mi­ta­do, co­mí ca­si to­dos los días fi­deos de ta­pa de olla, lo cual de­jó un sa­bor es­pe­cial en mi me­mo­ria. Huo­mian es el nom­bre ori­gi­nal de es­tos fi­deos. Se di­ce que cuan­do el em­pe­ra­dor Qian­long ins­pec­cio­na­ba el sur del país, fue a co­mer fi­deos en el res­tau­ran­te de la se­ño­ra Zhang. Ella, muy ner­vio­sa al pre­pa­rar los ta­lla­ri­nes pa­ra el em­pe­ra­dor, arro­jó una pe­que­ña ta­pa de olla den­tro una olla gran­de. Por ca­sua­li­dad, los fi­deos co­ci­dos con la ta­pa de la olla en la sopa re­sul­ta­ron muy de­li­cio­sos. Cuan­do el em­pe­ra­dor pre­gun­tó por el nom­bre del pla­ti­llo, la due­ña del res­tau­ran­te no se atre­vió a de­cir­le la ver­dad y sim­ple­men­te le res­pon­dió que se lla­ma­ba “fi­deos de ta­pa de olla”.

El vi­na­gre, por su par­te, es co­mo la tar­je­ta de pre­sen­ta­ción de Zhen­jiang. Se di­ce que fue in­ven­ta­do por Hei Ta, el hi­jo de Du Kang, un gran ex­per­to en la ela­bo­ra­ción de li­co­res en China.

Mien­tras que las pa­tas de cer­do gui­sa­das tie­nen un sa­bor muy es­pe­cial acom­pa­ña­das con jen­gi­bre y vi­na­gre. Se di­ce que una vez, cuan­do el due­ño de un pe­que­ño res­tau­ran­te gui­sa­ba pa­tas de cer­do, en vez de usar sal pu­so el ni­tro com­pra­do por su es­po­sa pa­ra pren­der fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Se dio cuen­ta del error, pe­ro de­ci­dió se­guir co­ci­nan­do. Al día si­guien­te, el sa­bor de las pa­tas gui­sa­das atra­jo a un ser ce­les­tial que pa­sa­ba por la zo­na, pe­ro el due­ño le di­jo que no ha­bía co­mi­da, sino so­lo té pa­ra ser­vir. Sin em­bar­go, el ser ce­les­tial in­sis­tió en pro­bar las pa­tas de cer­do. Te­mien­do que su in­vi­ta­do es­pe­cial se en­fer­ma­ra, el due­ño pre­pa­ró un pe­que­ño pla­to de jen­gi­bre con vi­na­gre pa­ra acom­pa­ñar las pa­tas de cer­do. Al su­mer­gir­las en la sal­sa, el ser ce­les­tial des­cu­brió que el pla­ti­llo es­ta­ba de­li­cio­so. Así fue co­mo ac­ci­den­tal­men­te na­ció es­te pla­to fa­mo­so.

Los re­cuer­dos y el sa­bor de Zhen­jiang no so­lo vi­ven en la me­mo­ria de la gen­te, sino que lo­gran tam­bién que el vi­si­tan­te quie­ra vol­ver a es­tas tie­rras.

Re­si­den­cia de Ciz­hou, quien fue un abad bu­dis­ta del Tem­plo Jins­han.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.