Ci­ne Li Zi­qi y sus vi­deos cor­tos

Número de vi­deos pu­bli­ca­dos: 110 (hasta me­dia­dos de ju­lio de 2020) Con­te­ni­do: pre­sen­ta­ción de pla­ti­llos y de la vi­da cam­pes­tre Du­ra­ción: de 4 a 22 mi­nu­tos ca­da vi­deo

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE -

En lo pro­fun­do de las mon­ta­ñas de la pro­vin­cia de Si­chuan (su­r­oes­te de Chi­na) vi­ve la blo­gue­ra Li Zi­qi jun­to con su abue­la, quien tie­ne un her­mo­so jar­dín con flo­res en fren­te de la ca­sa y ve­ge­ta­les en la par­te de atrás. Li Zi­qi fil­ma su vi­da dia­ria en el cam­po y la com­par­te con mi­llo­nes de se­gui­do­res en In­ter­net. La pro­duc­ción de la te­la azul con

di­se­ño en blan­co: En el ve­rano de 2019, Li siem­bra las se­mi­llas de índigo chino, las cua­les tras­plan­ta­rá cuan­do ger­mi­nen. En el oto­ño del mis­mo año, co­se­cha las plan­tas y las su­mer­ge en agua lim­pia hasta que el agua sea azul. Agre­ga agua de cal viva en el agua azul y la mez­cla. Acla­ra y fil­tra el ex­ce­so de agua pa­ra con­den­sar el índigo. Lo con­ser­va le­jos de la luz du­ran­te to­do un in­vierno. En la pri­ma­ve­ra del año si­guien­te, agre­ga vino de arroz y agua de ce­ni­za de ma­de­ra al índigo con­den­sa­do. Ti­ñe va­rias ve­ces las te­las con los pa­tro­nes di­bu­ja­dos con el lí­qui­do men­cio­na­do. Co­ci­na las te­las y las tien­de ba­jo el sol. La pro­duc­ción del co­lo­re­te con flo

res fres­cas: Agre­ga flor de Ja­mai­ca, rosa y grom­well púr­pu­ra en aceite de oliva y las re­mo­ja por más de diez días. In­cor­po­ra ce­ra de abe­ja en el lí­qui­do pre­pa­ra­do y lo co­ci­na hasta que la ce­ra se de­rri­ta. Aña­de ha­ri­na de rosa, per­la y maíz en el flui­do men­cio­na­do, y ya es­tá pre­pa­ra­do el co­lo­re­te pa­ra los ros­tros.

Acom­pa­ña­da por una mú­si­ca clá­si­ca chi­na de fondo, Li, ves­ti­da de ro­pa tra­di­cio­nal chi­na, pre­sen­ta un oasis de paz que ha cons­trui­do con su in­creí­ble sa­bi­du­ría: ha­ce mue­bles de bam­bú, pre­sen­ta los de­no­mi­na­dos “cua­tro te­so­ros del es­tu­dio” (el pin­cel, el pa­pel, la tin­ta y el tin­te­ro), pro­du­ce aceite de col­za, pre­pa­ra una va­rie­dad de pla­ti­llos con los in­gre­dien­tes que ella mis­ma cul­ti­va, etc. Fren­te a la len­te, Li Zi­qi lu­ce co­mo una mu­jer om­ni­po­ten­te.

Cua­tro es­ta­cio­nes al año, ara­do en pri­ma­ve­ra y co­se­cha en oto­ño. Son las re­glas de la na­tu­ra­le­za y es lo que Li Zi­qi obe­de­ce. Nun­ca se plan­tea qué va a filmar el día de hoy, sino que le bas­ta con sa­lir de ca­sa y apre­ciar qué flo­res es­tán bro­tan­do y qué ver­du­ras es­tán lis­tas pa­ra co­mer. Es así co­mo se le ocu­rre una idea pa­ra un vi­deo. Por ejem­plo, en mar­zo, cuan­do apa­re­cen las flo­res de me­lo­co­tón, ella las re­co­ge pa­ra pre­pa­rar vino de flo­res de me­lo­co­tón; cuan­do las ce­re­zas ma­du­ran en ma­yo, ella las usa pa­ra ha­cer sal­sa de ce­re­za; en oc­tu­bre, cuan­do los gui­san­tes es­tán ma­du­ros, ella los uti­li­za pa­ra pre­pa­rar un ta­zón de ge­la­ti­na de gui­san­tes.

En el cam­po, a unos 2200 km de Bei­jing, Li Zi­qi vi­ve su vi­da co­mo ella quie­re, con una gran pa­sión, con una sa­bi­du­ría ex­tra­or­di­na­ria, con mu­cho co­ra­je y con una se­rie de ha­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia, las cua­les ya no se ven en es­te mun­do de bos­ques de ce­men­to.

Co­mo es­cri­bió uno de sus se­gui­do­res ex­tran­je­ros en You­Tu­be: “Zi­qi me ha­ce dar­me cuen­ta de que no ne­ce­si­to un tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do pa­ra ga­nar­me la vi­da y cui­dar de mis se­res que­ri­dos, de que no ne­ce­si­to un idio­ma pa­ra en­ten­der el mun­do, de que no ne­ce­si­to una ciu­dad que me brin­de to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra te­ner una vi­da her­mo­sa, de que no ne­ce­si­to de otra per­so­na que me cui­de. To­do lo que ne­ce­si­to es co­no­ci­mien­to y fuer­za de vo­lun­tad pa­ra tra­ba­jar”.

Cuan­do uno se atre­ve a des­ha­cer­se de to­da su car­ga pe­sa­da, es cuan­do co­mien­za a ver la ori­gi­na­li­dad de la vi­da.

Li Zi­qi re­co­ge fru­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.