Una can­ción de es­pe­ran­za pa­ra la et­nia wa

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE -

He­mos ini­cia­do una nue­va eta­pa y lle­va­mos una vi­da có­mo­da en una nue­va ca­sa. Los ni­ños pue­den ir a la es­cue­la y la gen­te tie­ne co­sas que ha­cer. Las per­so­nas de la et­nia wa can­tan te­mas acer­ca de la fe­li­ci­dad y hay ca­da vez más opor­tu­ni­da­des de ca­ra al fu­tu­ro”, se­ña­la Wei Jin­long, de­le­ga­do de la XIII Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal, miem­bro de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te del Co­mi­té del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh) del dis­tri­to de Xi­meng y en­car­ga­do de los tra­ba­jos ju­di­cia­les.

Wei, de 43 años, pro­vie­ne del dis­tri­to au­tó­no­mo de la et­nia wa de Xi­meng, en la pro­vin­cia de Yun­nan. Du­ran­te mu­chos años ha es­ta­do tra­ba­jan­do en la pri­me­ra línea de la lu­cha con­tra la po­bre­za en el con­da­do, por lo que ha si­do tes­ti­go de los cam­bios en las con­di­cio­nes de vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

“La po­bre­za es un do­lor en el al­ma”

La et­nia wa, con­for­ma­da por unas 430.000 per­so­nas que vi­ven prin­ci­pal­men­te en los dis­tri­tos au­tó­no­mos de Xi­meng y Cang­yuan, en Yun­nan, pa­só di­rec­ta­men­te de una sociedad primitiva a una so­cia­lis­ta. “Ca­da pue­blo to­ca los tam­bo­res y en­to­na nue­vas can­cio­nes”, dice la le­tra del tema La nue­va can­ción del pue­blo wa, que en la dé­ca­da de 1960 ex­pre­sa­ba, pre­ci­sa­men­te, la ale­gría que to­dos ellos sen­tían an­te una nue­va vi­da que se ave­ci­na­ba.

“To­dos co­no­ce­mos esa can­ción, la cual re­su­me nues­tros an­he­los de una me­jor vi­da, ya que no es fá­cil cuan­do te fal­ta ro­pa o co­mi­da”, se­ña­la Wei Jin­long. De he­cho, cuan­do Wei era ni­ño, lo nor­mal era no te­ner su­fi­cien­te co­mi­da o in­clu­so pa­sar frío. La car­ne es­ta­ba re­ser­va­da úni­ca­men­te pa­ra el Año Nue­vo. Aun así, Wei pu­do ter­mi­nar la es­cue­la se­cun­da­ria e ins­cri­bir­se en el ejér­ci­to, don­de pa­só cin­co años, pa­ra lue­go re­gre­sar a su pue­blo a tra­ba­jar.

En 2003, cuan­do co­men­za­ba a tra­ba­jar en la ad­mi­nis­tra­ción dis­tri­tal de asun­tos ci­vi­les, Wei Jin­long vi­si­tó la al­dea de Long­kan, en el po­bla­do de Wen­ga­ke, don­de co­no­ció a una ni­ña en­fer­ma cu­yos pa­dres no te­nían su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra pa­gar un tra­ta­mien­to. Su si­tua­ción le con­mo­vió pro­fun­da­men­te.

“La fa­mi­lia real­men­te no po­día pa­gar el tra­ta­mien­to. En ese en­ton­ces, no es­ta­ba ma­si­fi­ca­da la asis­ten­cia mé­di­ca coope­ra­ti­va en el cam­po, por lo que mu­chos no te­nían ac­ce­so a la sa­lud. La gen­te te­mía en­fer­mar­se y no po­der pa­gar los cos­tos mé­di­cos, de tal for­ma que mu­chas per­so­nas ma­yo­res sim­ple­men­te se que­da­ban en ca­sa aguar­dan­do la muer­te. Aque­llos que han pa­sa­do por es­to pue­den en­ten­der que la po­bre­za es un ver­da­de­ro do­lor en el

al­ma”, ma­ni­fies­ta.

Gra­cias a la ayu­da re­ci­bi­da, aque­lla ni­ña pu­do ser lle­va­da a un hos­pi­tal y re­ci­bir un tra­ta­mien­to opor­tuno. Sin em­bar­go, de­bi­do al ais­la­mien­to, la pre­ca­rie­dad del trans­por­te y la fal­ta de educación, sa­lir de la po­bre­za es mu­chas ve­ces un obs­tácu­lo ca­si in­sal­va­ble.

Un cam­bio de men­ta­li­dad

Yan­gua, de 25 años, es sub­di­rec­tor de la al­dea de Ga­lou, en el po­bla­do de Zhong­ke. Gra­cias al ar­chi­vo de da­tos, se tie­ne do­cu­men­ta­da la si­tua­ción de la po­bla­ción, que du­ran­te mu­chos años tu­vo que afron­tar una pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca y una fal­ta de desarrollo cul­tu­ral y tecnológic­o. “Cuan­do éra­mos jó­ve­nes tam­bién su­fri­mos la po­bre­za, al igual que Yan­gua”, dice Wei Jin­long. “Nues­tros an­te­pa­sa­dos vi­vían de ese mo­do en las mon­ta­ñas y la po­bre­za in­ter­ge­ne­ra­cio­nal se vol­vió un círcu­lo vi­cio­so”. Las cau­sas de la po­bre­za son di­ver­sas, por lo que es ne­ce­sa­rio eva­luar con pre­ci­sión y apli­car po­lí­ti­cas se­gún las cir­cuns­tan­cias de ca­da ho­gar.

Tras un en­ten­di­mien­to ca­bal de la si­tua­ción que atra­ve­sa­ba Yan­gua, el go­bierno lo­cal de­ci­dió ca­pa­ci­tar­lo en cier­tas la­bo­res agrí­co­las, jun­to con su es­po­sa. “Gra­cias a la ins­truc­ción ofre­ci­da por el de­par­ta­men­to de tec­no­lo­gía agrí­co­la, am­bos co­men­za­ron a plan­tar gui­san­tes, jen­gi­bre, nueces, en­tre otros cul­ti­vos”, re­cuer­da Wei. “Sus in­gre­sos as­cen­die­ron a 65.000 yua­nes al año en 2017, per­mi­tién­do­les su­pe­rar la po­bre­za”. Yan­gua, quien tam­bién es al­ba­ñil, se ha con­ver­ti­do en un lí­der en la lu­cha con­tra la po­bre­za y aho­ra vi­ve con su fa­mi­lia en una ca­sa nue­va.

De los 375 ho­ga­res de la al­dea de Yong­bu­luo, en el po­bla­do de Zhong­ke, 179 es­ta­ban con­si­de­ra­dos co­mo po­bla­ción po­bre. “En 2008 era una al­dea en don­de ape­nas se cul­ti­va­ba arroz y maíz, o es­po­rá­di­ca­men­te fruc­tus amo­mi y col­za. Aquel año, el in­gre­so ne­to per cá­pi­ta de to­da la

al­dea su­peró ape­nas los 1100 yua­nes, lo cual re­ve­la­ba un pro­fun­do gra­do de po­bre­za li­ga­do prin­ci­pal­men­te a la fal­ta de in­dus­tria­li­za­ción”, ex­pli­ca Wei Jin­long, quien des­de 2006 se ha en­fo­ca­do en que el pe­que­ño po­bla­do de Zhong­ke, ubi­ca­do en me­dio de las mon­ta­ñas, su­pere es­ta di­fí­cil si­tua­ción.

“La in­dus­tria­li­za­ción es uno de los prin­ci­pa­les vehícu­los pa­ra sa­lir de la po­bre­za, se­gún los li­nea­mien­tos tra­za­dos por el Go­bierno cen­tral es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años. He­mos in­tro­du­ci­do la api­cul­tu­ra y una serie de pro­yec­tos de cooperació­n con al­gu­nas com­pa­ñías pa­ra el cul­ti­vo de le­gum­bres, gui­san­tes, ajíes y brotes de so­ja. He­mos cons­trui­do así una ba­se só­li­da pa­ra el desarrollo industrial y he­mos consolidad­o bue­nos re­sul­ta­dos en la lu­cha con­tra la mi­se­ria”, agre­ga Wei.

Zha­po es un ejem­plo del es­fuer­zo de su­pera­ción. Na­ci­do en 1975, su fa­mi­lia vi­vía en la po­bre­za en la al­dea de Yong­bu­luo. “No le gus­ta­ba tra­ba­jar y era pe­re­zo­so. Te­nía en men­te de­pen­der siem­pre del sub­si­dio del Es­ta­do y no ga­nar­se la vi­da a tra­vés del es­fuer­zo”, re­cuer­da Wei.

Sin em­bar­go, gra­cias una serie de vi­si­tas do­mi­ci­lia­rias y a una ins­truc­ción re­ci­bi­da, la si­tua­ción de la fa­mi­lia de Zha­po fue me­jo­ran­do, so­bre to­do cuan­do él co­men­zó a cul­ti­var. “En 2018, el in­gre­so anual de la fa­mi­lia au­men­tó en más de 40.000 yua­nes y el in­gre­so ne­to de ca­da uno de sus miem­bros su­peró los 14.000 yua­nes”, de­ta­lla Wei. “Su ca­sa era ya de 80 m2 y, ade­más, te­nían una te­le­vi­sión, un so­fá, una la­va­do­ra y otros mue­bles”. Zha­po de­jó el des­gano de la­do y, me­dian­te su tra­ba­jo, pu­do cam­biar su reali­dad. Por ello, el rol que pue­den te­ner cier­tas per­so­nas den­tro de una comunidad es cla­ve pa­ra con­du­cir a otros a sa­lir de la po­bre­za. El cam­bio de men­ta­li­dad se ha con­ver­ti­do, de es­ta for­ma, en una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar el pro­gre­so.

En 2015, el dis­tri­to de Xi­meng ini­ció un pro­yec­to de trans­for­ma­ción de vi­vien­das, con el fin de acon­di­cio­nar­las pa­ra re­sis­tir te­rre­mo­tos. Un to­tal de 14.739 per­so­nas se vie­ron be­ne­fi­cia­das, lo que de­ri­vó en que to­das ellas se tras­la­da­ran a vi­vien­das más mo­der­nas, am­plias y lu­mi­no­sas.

“Ca­si to­do el po­bla­do de Zhong­ke se en­cuen­tra en una zo­na mon­ta­ño­sa, mien­tras que los bos­ques cu­bren el 69,59 % de la su­per­fi­cie”, pre­ci­sa Wei. La po­bla­ción lo­cal es­tá di­vi­di­da en 5 al­deas y 50 gru­pos, 45 de los cua­les per­te­ne­cen a la et­nia wa. En los úl­ti­mos años se han pues­to en mar­cha va­rios pro­gra­mas im­pul­sa­dos por el Go­bierno y en­fo­ca­dos en la api­cul­tu­ra y el sem­bra­do de cau­cho, ca­ña de azú­car, nueces, en­tre otros cul­ti­vos de al­to ren­di­mien­to. “Sus re­si­den­tes no so­lo han lo­gra­do una vi­da más có­mo­da, sino que tie­nen tam­bién un in­gre­so es­ta­ble. El in­gre­so dis­po­ni­ble per cá­pi­ta al año ha as­cen­di­do a 8000 yua­nes”, dice Wei Jin­long.

El 30 de abril de 2019, el Co­mi­té del PCCh de Yun­nan y el go­bierno provincial anun­cia­ron que los dis­tri­tos de Xi­meng y Cang­yuan ha­bían su­pe­ra­do ofi­cial­men­te el um­bral de la po­bre­za. “La gen­te ha co­men­za­do una nue­va eta­pa, en la que la et­nia wa po­drá en­to­nar nue­vas can­cio­nes”.

Un lar­go ca­mino ha­cia la re­vi­ta­li­za­ción ru­ral

En el In­for­me so­bre la La­bor del Go­bierno de es­te año, el pri­mer mi­nis­tro Li Ke­qiang plan­teó la ne­ce­si­dad de con­ti­nuar el pro­yec­to con­jun­to en­tre la lu­cha con­tra la po­bre­za y la re­vi­ta­li­za­ción ru­ral, sin es­ca­ti­mar nin­gún ti­po de es­fuer­zo, a fin de que la gen­te lo­gre efec­ti­va­men­te al­can­zar una vi­da más prós­pe­ra. “Es­to es un es­tí­mu­lo pa­ra nues­tro tra­ba­jo a fu­tu­ro. La su­pera­ción de la po­bre­za no es el fin, sino el pun­to de par­ti­da, y to­da­vía te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te”, re­cal­ca Wei.

Por otro la­do, Wei en­fa­ti­za que, an­te la pan­de­mia de COVID- 19, el sis­te­ma de sa­lud y pre­ven­ción ha co­bra­do una im­por­tan­cia es­pe­cial en las zo­nas fron­te­ri­zas más po­bres. En vis­ta de que Xi­meng y otros dis­tri­tos ve­ci­nos se en­cuen­tran en los con­fi­nes de la pro­vin­cia de Yun­nan, la red de trans­por­te no es­tá aún ple­na­men­te desa­rro­lla­da, lo cual afec­ta el flu­jo de per­so­nas, la lo­gís­ti­ca y el tras­la­do de mer­can­cías y, por con­si­guien­te, va tam­bién en de­tri­men­to de la re­vi­ta­li­za­ción ru­ral y el desarrollo eco­nó­mi­co. Por ello, en las se­sio­nes de es­te año de la Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal y del Co­mi­té Na­cio­nal de la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Po­lí­ti­ca del Pue­blo Chino se hi­cie­ron dos re­co­men­da­cio­nes pun­tua­les: (1) la re­co­men­da­ción pa­ra apo­yar la cons­truc­ción del sis­te­ma de pre­ven­ción y con­trol de en­fer­me­da­des en los dis­tri­tos fron­te­ri­zos, y ( 2) la re­co­men­da­ción pa­ra ace­le­rar la cons­truc­ción de la au­to­pis­ta fron­te­ri­za Rui­meng. Con es­tas me­di­das se es­pe­ra atraer la aten­ción tan­to del Es­ta­do co­mo de los de­par­ta­men­tos com­pe­ten­tes, a fin de que la po­bla­ción pue­da sen­tir­se más se­gu­ra.

Ven­tas de vehícu­los de nue­va ener­gía cre­cen un 19,3 % en ju­lio

Las ven­tas de vehícu­los de nue­va ener­gía ( NEV, por sus si­glas en in­glés) en Chi­na re­gis­tra­ron un só­li­do cre­ci­mien­to en ju­lio, ya que el mer­ca­do au­to­mo­tor más gran­de del mun­do ex­pan­de cons­tan­te­men­te su re­cu­pe­ra­ción, se­gún mos­tra­ron da­tos de la in­dus­tria.

En di­cho mes se ven­die­ron un to­tal de 98.000 au­tos de nue­va ener­gía, un au­men­to in­ter­anual del 19,3 %, se­gún la Aso­cia­ción Chi­na de Fa­bri­can­tes de Au­to­mó­vi­les (CAAM, si­glas en in­glés).

En los pri­me­ros sie­te me­ses se ven­die­ron 486.000 NEV, lo que sig­ni­fi­có una dis­mi­nu­ción del 32,8 % año tras año.

Los da­tos de la CAA M tam­bién mos­tra­ron que el mer­ca­do au­to­mo­triz de Chi­na man­tu­vo el im­pul­so de re­cu­pe­ra­ción en ju­lio, ya que la cre­cien­te de­man­da y el for­ta­le­ci­mien­to de los in­cen­ti­vos han im­pul­sa­do un cre­ci­mien­to po­si­ti­vo del mer­ca­do.

Bei­jing fi­gu­ra co­mo la prin­ci­pal ciu­dad en nú­me­ro de fir­mas uni­cor­nio

Bei­jing fi­gu­ra co­mo la “ca­pi­tal del uni­cor­nio” del mun­do, con un nú­me­ro lí­der de 93 fir­mas uni­cor­nio, que son las nue­vas em­pre­sas va­lo­ra­das en 1000 mi­llo­nes de dó­la­res o más y que aún no co­ti­zan.

El Hu­run Glo­bal Uni­corn In­dex 2020, pu­bli­ca­do el 4 de agos­to por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Hu­run en aso­cia­ción con el nue­vo dis­tri­to de Suz­hou en la pro­vin­cia de Jiang­su, in­clu­yó a 586 fir­mas uni­cor­nio en to­do el mun­do, 92 más que el año pa­sa­do.

Chi­na tie­ne 227 com­pa­ñías uni­cor­nio que fi­gu­ran en el in­for­me, un au­men­to de 21 res­pec­to a 2019, de­trás de Estados Unidos, que tie­ne 233. Los dos paí­ses re­pre­sen­tan cer­ca del 80 % de las com­pa­ñías uni­cor­nio co­no­ci­das a ni­vel mun­dial.

Chi­na tie­ne cin­co ciu­da­des en­tre las diez prin­ci­pa­les que al­ber­gan fir­mas uni­cor­nio: Bei­jing, Shang­hai, Shenz­hen, Hangz­hou y Nan­jing.

Un hom­bre pro­du­ce miel ecológica en una gran­ja en las mon­ta­ñas. Gra­cias a es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, sus in­gre­sos, así co­mo los de mu­chas per­so­nas de la et­nia wa, han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te.

Un vehícu­lo de nue­va ener­gía car­ga elec­tri­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.