Tsam­pa

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD -

Se tra­ta de uno de los ali­men­tos tra­di­cio­na­les que for­man par­te de la die­ta bá­si­ca de los pas­to­res ti­be­ta­nos. Tam­bién se le co­no­ce co­mo “ha­ri­na de qing­ke” ( el qing­ke es una ce­ba­da de la me­se­ta), la cual se ob­tie­ne tras la­var, se­car y tos­tar di­cho ce­real.

La tsam­pa que se co­me es, en reali­dad, una mez­cla de fi­deos fri­tos de qing­ke, man­te­qui­lla, azú­car, quark, té de man­te­qui­lla, en­tre otros in­gre­dien­tes. Pa­ra la pre­pa­ra­ción, se de­ben co­lo­car fi­deos fri­tos de qing­ke y man­te­qui­lla en un ta­zón, ver­ter té de man­te­qui­lla y lue­go aña­dir más fi­deos. Des­pués, se gi­ra el ta­zón con la mano iz­quier­da y se mez­clan los tres in­gre­dien­tes con el de­do ín­di­ce de la mano de­re­cha. Pa­ra ter­mi­nar, se ha­cen pe­que­ñas bo­li­tas del ta­ma­ño de un hue­vo de co­dor­niz con la mez­cla. Ya que no se usan pa­li­llos pa­ra co­mer la tsam­pa, sino las pro­pias ma­nos, es lla­ma­da la “tsam­pa cap­tu­ra­da a mano”.

La me­jor tsam­pa es aque­lla he­cha con qing­ke blan­co, pro­ve­nien­te del dis­tri­to de Nye­mo en Lha­sa. La tsam­pa de Nye­mo es blan­ca y lus­tro­sa, así co­mo más de­li­ca­da y fra­gan­te que aque­lla pro­du­ci­da en otros lu­ga­res.

Al ser fá­cil de ela­bo­rar y trans­por­tar, la tsam­pa es una de las co­mi­das pre­di­lec­tas de las po­bla­cio­nes nó­ma­das. Tam­bién es ri­ca en nu­trien­tes y ca­lo­rías, ya que se mez­cla con man­te­qui­lla, quark y otros in­gre­dien­tes ri­cos en pro­teí­nas y gra­sas, por lo que es ideal pa­ra sa­tis­fa­cer el ham­bre en las re­gio­nes mon­ta­ño­sas frías.

Té de man­te­qui­lla

Se tra­ta de una be­bi­da ca­rac­te­rís­ti­ca del Tí­bet, con un fuer­te aro­ma y un pe­cu­liar gus­to, que nor­mal­men­te se be­be al co­mer la tsam­pa.

Se ha­ce con man­te­qui­lla y té bien car­ga­do. La man­te­qui­lla se ela­bo­ra de for­ma ar­te­sa­nal con le­che de yak o ca­bra. En el pri­mer ca­so, es de co­lor do­ra­do y con­si­de­ra­da de me­jor calidad, y en el se­gun­do, de co­lor blan­co. Pa­ra su ela­bo­ra­ción, se re­quie­re co­lo­car man­te­qui­lla en un re­ci­pien­te

de­ma­sia­do al­ta, el yo­gur re­sul­ta­rá muy áci­do, mien­tras que si la tem­pe­ra­tu­ra es más ba­ja, es­te se­rá más dul­ce. Por ello, su sa­bor va­ría en­tre un ho­gar y otro, pe­ro una ca­pa li­ge­ra­men­te ama­ri­lla, un tono blan­co y una su­per­fi­cie li­sa son las tres ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les que un ex­ce­len­te yo­gur ar­te­sa­nal de­be te­ner.

En ti­be­tano se le dice “nie­ve” al yo­gur y su im­por­tan­cia es tal que, in­clu­so, hay un fa­mo­so fes­ti­val del yo­gur to­dos los años lla­ma­do Sho Dun. Du­ran­te la ce­le­bra­ción, la gen­te sue­le es­cu­char ópe­ra ti­be­ta­na y sa­le al jar­dín a co­mer yo­gur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.