In­tro­duc­ción:

China Today (Spanish) - - CULTURA -

Es 1937 y la ba­ta­lla de Shang­hai es­tá a pun­to de aca­bar. En tres me­ses de lu­cha a san­gre y fue­go, la tro­pa chi­na su­fre de­rro­ta tras de­rro­ta has­ta que que­da una úl­ti­ma po­si­ción de de­fen­sa: el al­ma­cén Sihang, ubi­ca­do al nor­te del río Suz­hou, el cual lo se­pa­ra de la Con­ce­sión In­ter­na­cio­nal de Shang­hai. Unos 400 sol­da­dos (aun­que ellos ma­ni­fies­tan que son 800) re­ci­ben la or­den de de­fen­der es­te lu­gar ais­la­do. La tro­pa es­tá com­pues­ta por com­ba­tien­tes for­ma­les, en des­ban­da­da y de­ser­to­res, to­dos li­de­ra­dos por Xie Jin­yuan, co­ro­nel del 524. Re­gi­mien­to de la 88. Di­vi­sión.

Pri­mer día. El Ejér­ci­to ja­po­nés lan­za una pri­me­ra ofen­si­va en la cual uti­li­za gas mos­ta­za y, por la no­che, ata­ca por sor­pre­sa el al­ma­cén a tra­vés del ca­nal de dre­na­je. La tro­pa chi­na re­pe­le con te­són es­tos dos ata­ques. En la lu­cha, los sol­da­dos en des­ban­da­da y los de­ser­to­res, te­me­ro­sos de dis­pa­rar, se es­con­den en las es­qui­nas, mien­tras que la po­bla­ción que re­si­de en la Con­ce­sión si­gue apos­tan­do y ju­gan­do a las car­tas, co­mo si la gue­rra al otro la­do del río Suz­hou no tu­vie­ra na­da que ver con ellos.

Se­gun­do día. Los in­va­so­res ja­po­ne­ses ad­vier­ten que de­rri­ba­rán el al­ma­cén en tres ho­ras y lan­za­rán lue­go un vio­len­to ata­que. Sol­da­dos ja­po­ne­ses, con pla­cas de ace­ro le­van­ta­das para cu­brir sus ca­be­zas, se acer­can al edi­fi­cio con la in­ten­ción de co­lo­car ex­plo­si­vos y des­truir los mu­ros de car­ga. Cuan­do los de­fen­so­res chi­nos des­cu­bren que sus gra­na­das no pue­den me­llar las pla­cas de ace­ro ja­po­ne­sas, el sol­da­do Chen Shus­heng, con ex­plo­si­vos ata­dos a su cuer­po, sal­ta des­de el edi­fi­cio ha­cia el cam­pa­men­to enemi­go, a fin de ha­cer­los ex­plo­tar allá. Otros sol­da­dos si­guen su ejem­plo e in­ten­tan aca­bar así con el ad­ver­sa­rio. Emo­cio­na­dos por di­cha es­ce­na de he­roi­ci­dad, la po­bla­ción chi­na en la Con­ce­sión co­mien­za a lan­zar su­mi­nis­tros al al­ma­cén. Por la no­che, el co­ro­nel Xie Jin­yuan re­ci­be la or­den de de­fen­der con fir­me­za el al­ma­cén dos días más, a fin de ga­nar el apo­yo in­ter­na­cio­nal en la Con­fe­ren­cia del Tra­ta­do de las Nue­ve Po­ten­cias.

Ter­cer día. En el te­cho del al­ma­cén, los de­fen­so­res chi­nos ce­le­bran la ce­re­mo­nia de iza­mien­to de la ban­de­ra na­cio­nal, lo cual enfurece a los in­va­so­res ja­po­ne­ses. Dos avio­nes de com­ba­te de la fuer­za aé­rea ja­po­ne­sa son en­via­dos a ata­car el te­cho. Los sol­da­dos chi­nos de­fien­den la ban­de­ra na­cio­nal con sus cuer­pos y re­sis­ten múl­ti­ples rá­fa­gas de fue­go.

Cuar­to día. A fin de sal­var a los sol­da­dos de éli­te para las si­guien­tes ba­ta­llas y des­pués de ha­ber­se per­ca­ta­do de la fal­ta de vo­lun­tad de los paí­ses oc­ci­den­ta­les para ac­tuar co­mo me­dia­do­res, el en­ton­ces go­bierno de la Re­pú­bli­ca de Chi­na lan­za la or­den de re­ti­ra­da. No obs­tan­te, el Ejér­ci­to ja­po­nés ha­bía pre­pa­ra­do una em­bos­ca­da y los dos ban­dos li­bran una ba­ta­lla en el ex­tre­mo nor­te de un puen­te. En el ex­tre­mo sur, la po­bla­ción ci­vil es­tá an­sio­sa por ayu­dar a los com­ba­tien­tes chi­nos.

Es una re­sis­ten­cia con­de­na­da al fra­ca­so. Al prin­ci­pio, los re­si­den­tes de la Con­ce­sión, los sol­da­dos en des­ban­da­da y los de­ser­to­res no desean pe­lear. Sin em­bar­go, an­te el pe­li­gro que co­rre la na­ción e ins­pi­ra­dos por el sa­cri­fi­cio de otros sol­da­dos, la gen­te co­mien­za a des­per­tar. A un la­do del río, la tro­pa chi­na re­sis­te va­le­ro­sa­men­te, mien­tras que al otro, la due­ña de un ca­sino do­na una va­lio­sa can­ti­dad de mor­fi­na y una pros­ti­tu­ta en­tre­ga di­ne­ro para la lu­cha. En ese mo­men­to no hay dis­tin­cio­nes, to­dos son chi­nos y Chi­na no pue­de per­der su in­de­pen­den­cia. La de­ter­mi­na­ción de so­bre­vi­vir es re­em­pla­za­da por la de de­fen­der la dig­ni­dad. Las es­ce­nas de caos en la pe­lí­cu­la le per­mi­ten a uno sen­tir esas ci­ca­tri­ces que de­ja una gue­rra, así co­mo la lu­cha y la glo­ria en el ser hu­mano.

Da­tos del di­rec­tor:

Guan Hu es el re­pre­sen­tan­te de una sex­ta ge­ne­ra­ción de di­rec­to­res chi­nos. Ob­tu­vo el pre­mio a me­jor di­rec­ción en el 20. Fes­ti­val de Cine de Es­tu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios de Bei­jing por la pe­lí­cu­la De­sign of Death. Fue ga­lar­do­na­do tam­bién co­mo me­jor di­rec­tor en la 7. edi­ción de los Pre­mios del Gre­mio de Di­rec­to­res de Cine de Chi­na y en la 20. edi­ción de los Pre­mios Hua­ding por la cin­ta Mr. Six.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.