Ciu­da­des Im­per­di­bles

TO­KIO

Ciudades Imperdibles - - Portada -

Es la ca­pi­tal de Ja­pón, lo­ca­li­za­da en el cen­tro-es­te de la is­la de Hons­hu, con­cre­ta­men­te en la re­gión de Kan­to. En con­jun­to for­ma una de las 47 pre­fec­tu­ras de Ja­pón, aun­que su de­no­mi­na­ción ofi­cial es me­tró­po­lis o ca­pi­tal. La ciu­dad es el cen­tro de la po­lí­ti­ca, eco­no­mía, edu­ca­ción, co­mu­ni­ca­ción y cul­tu­ra po­pu­lar del país.

Cuen­ta tam­bién con la ma­yor con­cen­tra­ción de se­des cor­po­ra­ti­vas, ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, uni­ver­si­da­des y co­le­gios, mu­seos, tea­tros, y es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les y de en­tre­te­ni­mien­to de to­do Ja­pón.

Con una po­bla­ción que su­pera los 13 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, se sub­di­vi­de en 23 ba­rrios, 26 ciu­da­des, un dis­tri­to, sub­di­vi­di­do en tres pue­blos y una vi­lla y cua­tro sub­pre­fec­tu­ras sub­di­vi­di­das en dos pue­blos y sie­te vi­llas, que re­pre­sen­tan a va­rias pe­que­ñas is­las al sur de Hons­hu que se ex­tien­den más allá de 1800 km de Shin­ju­ku, ca­pi­tal de la me­tró­po­li y se­de de la go­ber­na­ción. El cen­tro de To­kio, con sus 23 ba­rrios, ocu­pa un ter­cio de la me­tró­po­li, con una po­bla­ción cer­ca­na a los 13,23 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes; es­ta área es lo que se co­no­ce in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo la ciu­dad de To­kio. En su área me­tro­po­li­ta­na vi­ven más de 36 mi­llo­nes

de ha­bi­tan­tes, lo que la con­vier­te en la ma­yor aglo­me­ra­ción ur­ba­na del mun­do.

His­to­ria de la ciu­dad

Se con­si­de­ra que la fun­da­ción for­mal de To­kio fue en 1457, cuan­do un va­sa­llo del clan Ue­su­gi,

eta De­kan cons­tru­yó el Cas­ti­llo Edo, así el área que ro­dea­ba el cas­ti­llo se co­men­zó a lla­mar Edo (li­te­ral­men­te “es­tua­rio”). El sho­gu­na­to To­ku­ga­wa, que ha­bía to­ma­do el cas­ti­llo en 1590 y que te­nía el con­trol ca­si ab­so­lu­to de Ja­pón, es­ta­ble­ció su go­bierno en Edo en 1603, he­cho que dio ini­cio al Pe­río­do Edo en la his­to­ria ja­po­ne­sa. La nobleza, jun­to con el Em­pe­ra­dor de Ja­pón, per­ma­ne­cie­ron en Kio­to, que si­guió sien­do la ca­pi­tal ofi­cial, aun­que só­lo de ma­ne­ra pro­to­co­lar.

Edo su­frió in­nu­me­ra­bles desas­tres, en­tre los que se en­cuen­tran cen­te­na­res de incendios, des­ta­cán­do­se el Gran In­cen­dio de Edo (Edo Tai­ka) de 1657, don­de mu­rie­ron al­re­de­dor de cien mil per­so­nas. La ra­zón de los cons­tan­tes incendios era que to­das las vi­vien­das de Edo eran ma­chi­ya o vi­vien­das ur­ba­nas de ma­de­ra. Otros desas­tres que su­frió Edo fue­ron la erup­ción del mon­te Fu­ji en 1707, el Te­rre­mo­to del Gran Edo en 1855 y otros te­rre­mo­tos me­no­res en 1703, 1782 y 1812.

A fi­nes de 1868, con el oca­so del sho­gu­na­to en to­do el Ja­pón y el ini­cio de la Res­tau­ra­ción Mei­ji, el Em­pe­ra­dor se mu­dó al Cas­ti­llo Edo, con­vir­tién­do­lo en el gran Pa­la­cio Im­pe­rial de Ja­pón y es­ta­ble­ció allí mis­mo el cam­bio de nom­bre de Edo a To­kio, “la ca­pi­tal del es­te”. Sin em­bar­go, el Em­pe­ra­dor no de­jó sen­ta­do de ma­ne­ra le­gal que To­kio era la nue­va ca­pi­tal de Ja­pón, por lo que se cree po­pu­lar­men­te que Kio­to sea aún la ca­pi­tal ofi­cial o co-ca­pi­tal del país. En 1871 se abo­lie­ron los han

o feu­dos, y for­mal­men­te se crea­ron las pre­fec­tu­ras, en­tre ellas la pre­fec­tu­ra de To­kio; y al año si­guien­te la pre­fec­tu­ra se ex­pan­dió al área ocu­pa­da por los 23 Ba­rrios Es­pe­cia­les que ac­tual­men­te com­pren­de.

A par­tir de 1872, co­men­zó a cons­truir­se la pri­me­ra lí­nea de fe­rro­ca­rril y en­tre 1885 y 1925 se cons­tru­yó la Lí­nea Ya­ma­no­te, lí­nea de fe­rro­ca­rril ur­bano que es la más im­por­tan­te de To­kio en la ac­tua­li­dad. En 1889 se es­ta­ble­ció la Ciu­dad de To­kio con 15 ba­rrios, lue­go en 1893 los dis­tri­tos de Ta­ma se unie­ron a la pre­fec­tu­ra. En 1914 se

inau­gu­ró la Es­ta­ción de To­kio y en 1927 se inau­gu­ró el pri­mer me­tro sub­te­rrá­neo en la Lí­nea Gin­za.

El Gran te­rre­mo­to de Kant gol­peó To­kio en 1923, con un sal­do de apro­xi­ma­da­men­te 143.000 per­so­nas fa­lle­ci­das. Tras la tra­ge­dia se ini­ció un plan de re­cons­truc­ción que no pu­do ser com­ple­ta­do de­bi­do a su al­to cos­to. A pe­sar de es­to, la ciu­dad con­ti­nuó su desa­rro­llo has­ta el co­mien­zo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

En 1943 la pre­fec­tu­ra y la ciu­dad de To­kio se unie­ron pa­ra for­mar la Me­tró­po­lis de To­kio, tam­bién co­no­ci­da sim­ple­men­te co­mo To­kio, que en ese mo­men­to con­sis­tía en 35 ba­rrios. A par­tir de es­ta fe­cha no exis­te ciu­dad en Ja­pón que se lla­me To­kio.

Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, To­kio fue in­ten­sa­men­te bom­bar­dea­da a par­tir de 1942 has­ta 1945. A cau­sa de es­to, en 1945 la po­bla­ción de To­kio era la mi­tad que en 1940. Al ter­mi­nar la gue­rra, en sep­tiem­bre de 1945, To­kio fue ocu­pa­da mi­li­tar­men­te y pa­só a ser go­ber­na­da por las Fuer­zas Alia­das. El ge­ne­ral Dou­glas Ma­cArt­hur es­ta­ble­ció los cuar­te­les de la ocu­pa­ción en lo que aho­ra es el edi­fi­cio DN To­wer 21 (an­te­rior­men­te co­no­ci­do co­mo Dai-Ichi Sei­mei), fren­te al Pa­la­cio Im­pe­rial. En la se­gun­da mi­tad del siglo XX, Es­ta­dos Uni­dos apro­ve­chó a To­kio co­mo un cen­tro im­por­tan­te de lo­gís­ti­ca du­ran­te las gue­rras de Co­rea y Viet­nam.

To­kio ex­pe­ri­men­tó el lla­ma­do “mi­la­gro eco­nó­mi­co” du­ran­te las dé­ca­das de 1950 y 1960. En 1947 To­kio fue re­es­truc­tu­ra­do con la re­duc­ción de 35 a 23 ba­rrios. En 1954 se creó la se­gun­da lí­nea de me­tro con la Lí­nea Ma­ru­nou­chi y en 1961 con la Lí­nea Hi­bi­ya. En 1958 se cons­tru­yó la To­rre de To­kio y en 1964 se inau­gu­ró la pri­me­ra lí­nea de Shin­kan­sen, coin­ci­dien­do con la ce­le­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1964. Es­ta pros­pe­ri­dad trans­for­mó a un país de­vas­ta­do por la gue­rra en la se­gun­da eco­no­mía del mun­do en me­nos de 20 años. Du­ran­te es­te pe­río­do, el go­bierno ja­po­nés dio prio­ri­dad a la in­fra­es­truc­tu­ra e in­dus­trias de ma­nu­fac­tu­ra. Co­mo re­sul­ta­do, Ja­pón do­mi­nó un am­plio ran­go de in­dus­trias co­mo la del ace­ro, la au­to­mo­triz, de se­mi­con­duc­to­res y elec­tro­do­més­ti­cos.

To­kio pro­vee de más pues­tos de tra­ba­jo y lu­ga­res de re­crea­ción cul­tu­ral que cual­quier otra ciu­dad de Ja­pón, lo que atrae a mu­chas per­so­nas del res­to del país (es­pe

cial­men­te jó­ve­nes). Su den­si­dad de po­bla­ción es ex­tre­ma­da­men­te al­ta: 14 mil per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do, ca­si dos ve­ces más que Nue­va York, al ser la ciu­dad más po­bla­da del mun­do.

Me­tro y red fe­rro­via­ria

El trans­por­te pú­bli­co in­tra­ur­bano se ba­sa prin­ci­pal­men­te en la red fe­rro­via­ria y de me­tro. Com­bi­na­dos, reúnen más de 70 lí­neas, for­man­do la red fe­rro­via­ria ur­ba­na más ex­ten­sa del mun­do. Es­ta for­ma de trans­por­te es la más uti­li­za­da por los ha­bi­tan­tes de To­kio; con 20 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros dia­rios es­ti­ma­dos, y más de un mi­llar de es­ta­cio­nes. El Me­tro de To­kio, el úni­co en el mun­do to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­do, co­lum­na ver­te­bral del trans­por­te en la ciu­dad, es el cuar­to más gran­de del mun­do de­bi­do a su ex­ten­sión y al vo­lu­men dia­rio de via­jes, el más usa­do, con 2800 mi­llo­nes de usua­rios anua­les. De­lan­te de Mos­cú y Nue­va York, a ni­vel na­cio­nal va de­lan­te del Me­tro de Osa­ka. La red es ope­ra­da ca­si en su to­ta­li­dad por Tok­yo Me­tro Co. Las ex­cep­cio­nes son el Me­tro Toei y la lí­nea Ara­ka­wa de tran­vías, cu­yo due­ño y ope­ra­dor es el Go­bierno Me­tro­po­li­tano de To­kio.

Co­mo apo­yo al me­tro, la ciu­dad dis­po­ne de sie­te es­ta­cio­nes de tren que atien­den a mi­llo­nes de per­so­nas que se des­pla­zan des­de to­do Ja­pón has­ta la ca­pi­tal, a tra­vés de tre­nes ope­ra­dos por seis com­pa­ñías pri­va­das. La com­pa­ñía Ja­pan Rail­ways ope­ra la Lí­nea Ya­ma­no­te, tren ur­bano que co­nec­ta es­tas es­ta­cio­nes en­tre ellas y con la red de me­tro. La Es­ta­ción de To­kio es, ade­más, el pun­to de con­ver­gen­cia de seis de las ocho lí­neas Shin­kan­sen (tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad) de Ja­pón: To­kai­do, Toho­ku, Joet­su, Na­gano, Ya­ma­ga­ta, y Aki­ta.

Au­to­bu­ses ur­ba­nos

Pa­ra via­jes de cor­to al­can­ce y pa­ra ac­ce­der a la red fe­rro­via­ria y de me­tro, To­kio dis­po­ne de un sis­te­ma pú­bli­co y pri­va­do de trans­por­te te­rres­tre de pa­sa­je­ros.

Ca­rre­te­ras

To­kio es atra­ve­sa­do por ru­tas me­tro­po­li­ta­nas, de la pre­fec­tu­ra y na­cio­na­les. Al­gu­nas de las más gran­des au­to­pis­tas ja­po­ne­sas co­mien­zan en To­kio, me­di­das a par­tir de Nihon­bas­hi. Des­ta­can la Ru­ta 1 a Osa­ka, las Ru­tas 4 y 6 a Sen­dai y Ao­mo­ri, la Ru­ta 14 a la pre­fec­tu­ra de Chi­ba, y la Ru­ta 16 que co­nec­ta a To­kio con Yo­koha­ma, Yo­ko­su­ka, Chi­ba y Sai­ta­ma. La Ru­ta 17 par­te de To­kio ha­cia la pre­fec­tu­ra de Nii­ga­ta.

En To­kio con­ver­gen mu­chas au­to­pis­tas ex­pre­sas. So­bre­sa­len las au­to­pis­tas

ex­pre­sas de To­mei, Chuo, Kan’et­su y Tho­ku.

Trans­por­te aé­reo

To­kio cuen­ta con dos ae­ro­puer­tos in­ter­na­cio­na­les: El Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Na­ri­ta, en la ve­ci­na pre­fec­tu­ra de Chi­ba, es usa­do prin­ci­pal­men­te pa­ra vue­los in­ter­na­cio­na­les; co­nec­ta­do con To­kio por el tren Na­ri­ta Ex­press. El Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de To­kio (o Ae­ro­puer­to Ha­ne­da), se usa con fi­nes más lo­ca­les, aun­que tam­bién re­ci­be vue­los in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, el ae­ro­puer­to de Ch­fu, lo­ca­li­za­do en la ciu­dad de Ch­fu, ma­ne­ja el trans­por­te aé­reo con los tres ae­ro­puer­tos de las is­las Izu (Os­hi­ma, Ha­chi­jo­ji­ma y Mi­ya­ke­ji­ma). To­kio cuen­ta con la ma­yor flo­ta pri­va­da de he­li­cóp­te­ros, los cua­les uti­li­zan el He­li­puer­to de To­kio co­mo su ba­se pa­ra abas­te­ci­mien­to y man­te­ni­mien­to. El he­li­puer­to es uti­li­za­do ade­más co­mo ba­se pa­ra ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo po­li­cía y bom­be­ros.

Edu­ca­ción primaria y se­cun­da­ria

En 2004 exis­tían al­re­de­dor de 1400 es­cue­las pri­ma­rias en To­kio, con 573.000 es­tu­dian­tes re­gis­tra­dos. Las au­to­ri­da­des lo­ca­les de ca­da ba­rrio ad­mi­nis­tran el sis­te­ma de es­cue­las pri­ma­rias pú­bli­cas. El cur­so nor­mal por una es­cue­la primaria du­ra seis años, y los ni­ños in­gre­san con seis años de edad.

La es­cue­la se­cun­da­ria se di­vi­de en “Se­cun­da­ria Bá­si­ca” y “Se­cun­da­ria Su­pe­rior”; ca­da una du­ra tres años. To­das las es­cue­las de edu­ca­ción se­cun­da­ria bá­si­ca y su­pe­rior, son ad­mi­nis­tra­das de for­ma cen­tra­li­za­da por la Jun­ta de Edu­ca­ción del Go­bierno Me­tro­po­li­tano de To­kio. En 2014, To­kio te­nía re­gis­tra­do 836 es­cue­las Se­cun­da­rias Bá­si­cas, con 295.000 es­tu­dian­tes y 445 es­cue­las de en­se­ñan­za Se­cun­da­ria Su­pe­rior, con 325.000 es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos. Es obli­ga­to­rio in­gre­sar de la Es­cue­la Se­cun­da­ria Bá­si­ca.

En to­do el país, el por­cen­ta­je de egre­sa­dos que avan­za ha­cia una es­cue­la su­pe­rior, ha ido cre­cien­do con los años. En la pre­fec­tu­ra de To­kio, el 97,5 % de los in­gre­sa­dos de las es­cue­las se­cun­da­rias bá­si­cas avan­zó ha­cia es­cue­las se­cun­da­rias su­pe­rio­res o al­gún otro ti­po de en­tre­na­mien­to for­mal; mien­tras que el 0,6 % se asi­mi­ló en la fuer­za la­bo­ral tras su gra­dua­ción, y el res­to (1,9 %) se de­di­có a otras ac­ti­vi­da­des. En con­tras­te, so­la­men­te el 49 % de los hom­bres y el 57 % de las mu­je­res que in­gre­sa­ron de la en­se­ñan­za se­cun­da­ria su­pe­rior avan­za­ron ha­cia ni­ve­les más al­tos de edu­ca­ción. El res­to, en­con­tra­ron in­me­dia­ta­men­te em­pleo (8 y

5 % res­pec­ti­va­men­te), o se de­di­ca­ron a otras ac­ti­vi­da­des (43 % y 38 % res­pec­ti­va­men­te).

Edu­ca­ción su­pe­rior

Con más de 150 uni­ver­si­da­des, To­kio tie­ne la más al­ta con­cen­tra­ción de uni­ver­si­da­des de to­do el país, y sus ma­tri­cu­la­dos su­man el 30 % de la po­bla­ción es­tu­dian­til de ni­vel su­pe­rior de Ja­pón. La edu­ca­ción pú­bli­ca es me­nos cos­to­sa y más pres­ti­gia­da en com­pa­ra­ción con la edu­ca­ción pri­va­da. Sin em­bar­go, es de ac­ce­so más di­fí­cil. Anual­men­te, es nor­mal que una fa­mi­lia pa­gue del 20 al 25 % de sus in­gre­sos por la edu­ca­ción de un es­tu­dian­te en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, mien­tras que en ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das la su­ma lle­ga al 30 % del in­gre­so anual.

Las seis uni­ver­si­da­des más pro­mi­nen­tes se co­no­cen co­mo Las Seis

Uni­ver­si­da­des de To­kio:

las Uni­ver­si­da­des de Kei, To­kio, Wa­se­da, Ho­sei,

Mei­ji, y Rikk­yo. Las Seis su­man cer­ca de cien mil ma­tri­cu­la­dos, y son a me­nu­do com­pa­ra­das con las uni­ver­si­da­des del Ivy Lea­gue, so­bre to­do por sus es­tu­dian­tes y egre­sa­dos. La Uni­ver­si­dad de To­kio es la más pres­ti­gio­sa; en 2005, fi­gu­ró en la po­si­ción 16 en­tre las me­jo­res 200 uni­ver­si­da­des del mun­do.

Cul­tu­ra

La ma­yor par­te de la po­bla­ción de To­kio es bu­dis­ta. Cen­te­na­res de tem­plos bu­dis­tas pue­blan la pro­vin­cia, aun­que mu­chos de los ha­bi­tan­tes van a es­tos tem­plos só­lo en ce­re­mo­nias muy es­pe­cia­les co­mo bo­das y fu­ne­ra­les, y pre­fie­ren prac­ti­car sus ac­tos re­li­gio­sos en ca­sa. Mu­chas de las re­si­den­cias es­tán amue­bla­das al es­ti­lo ja­po­nés, aun­que otras si­guen un pa­trón más oc­ci­den­tal. La ma­yor par­te de la gen­te usa ves­ti­men­tas oc­ci­den­ta­les en su vi­da co­ti­dia­na. Al­gu­nas per­so­nas más an­cia­nas —es­pe­cial­men­te mu­je­res— usan el ki­mono, una ro­pa tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa. Los ves­ti­dos tra­di­cio­na­les ja­po­ne­ses só­lo se usan, ge­ne­ral­men­te, en días o even­tos es­pe­cia­les.

Mu­chos de los ar­tis­tas ja­po­ne­ses más pres­ti­gio­sos tra­ba­jan en To­kio. Al­gu­nos aún usan mé­to­dos y téc­ni­cas ja­po­ne­ses de sus an­te­ce­so­res, que han pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Otros ar­tis­tas pre­fie­ren usar mé­to­dos y téc­ni­cas oc­ci­den­ta­les. To­kio es el cen­tro na­cio­nal de la mú­si­ca, dra­ma y del tea­tro ja­po­nés.

El Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de To­kio (co­no­ci­do co­mo TIFF: Tok­yo In­ter­na­tio­nal Film Fes­ti­val), se lle­va a ca­bo ca­da oc­tu­bre o no­viem­bre des­de 1985. En él se pro­yec­tan más de tres­cien­tas pe­lí­cu­las, sien­do el ma­yor en­tre los fes­ti­va­les asiá­ti­cos de ci­ne, y, jun­to con el Fes­ti­val de Shang­hai, en Chi­na, es uno de los dos fes­ti­va­les de Asia acre­di­ta­dos por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Pro­duc­to­res de Ci­ne (FIAPF).

Tu­ris­mo

Al ser uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de his­to­ria y cul­tu­ra en Ja­pón, la pre­fec­tu­ra de To­kio re­ci­be más de la mi­tad de los tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les que lle­gan al país, con el 58,3 %. Anual­men­te, ca­si 2,6 mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­tan To­kio, re­pre­sen­tan­do un in­gre­so anual de dos mil mi­llo­nes de dó­la­res. Es­te flu­jo de vi­si­tan­tes la con­vier­te en la sex­ta ciu­dad del mun­do con más vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les, de­trás de Lon­dres, Pa­rís, Nue­va York, Hong Kong y Sin­ga­pur. Al ser la principal en­tra­da al país, To­kio es una re­gión de desa­rro­llo crí­ti­ca pa­ra el fo­men­to del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. En­tre los vi­si­tan­tes que lle­gan a la ciu­dad, el 63,8 % pro­vie­ne de paí­ses asiá­ti­cos, el 18,5 % de Amé­ri­ca del Nor­te, el 12,7 % de Eu­ro­pa, y el res­tan­te 5 % pro­vie­ne de otros paí­ses.

Las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas en la pre­fec­tu­ra son nu­me­ro­sas, y es­tán ad­mi­nis­tra­das o su­per­vi­sa­das por el Go­bierno Me­tro­po­li­tano de To­kio.

Vis­ta noc­tur­na de la ciu­dad

Par­que Kin­ka­ku­ji

La gas­tro­no­mía, otro de los atrac­ti­vos de la ciu­dad

Cen­tro ur­bano

shin­ju­ku-ka­bu­ki­cho

Vis­ta del Mon­te Fu­ji

Puer­ta de la cul­tu­ra

Oto­ño en To­kio

Au­to­pis­tas en la ciu­dad

An­te­na de la to­rre

Tí­pi­co bos­que ur­bano de To­kio

Par­que ja­po­nés

Cen­tro de To­kio

El co­li­seo de no­che El tren ba­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.