Lars von Trier o el mar­ke­ting de la vio­len­cia

Clarín - Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pa­blo O. Scholz ps­[email protected]­rin.com

Los dis­tri­bui­do­res es­ta­dou­ni­den­ses del nue­vo fil­me de Lars von Trier, The Hou­se That Jack Built, so­bre un cruel ase­sino en se­rie en­car­na­do por Matt Di­llon, se en­fren­tan a las san­cio­nes de la jun­ta de cla­si­fi­ca­ción de los EE. UU. (MPPA), lue­go de que ex­hi­bie­ran una ver­sión “no au­to­ri­za­da” de la pe­lí­cu­la.

El tér­mino “no au­to­ri­za­da” tie­ne que ver con que la pe­lí­cu­la, que se pa­só fue­ra de com­pe­ten­cia en la úl­ti­ma edi­ción del Fes­ti­val de Can­nes, ob­tu­vo una ca­li­fi­ca­ción, “R” , o Res­trin­gi­da, pe­ro la que se ex­hi­bió el miér­co­les en sa­las de cien ciu­da­des, no la te­nía. Era un cor­te del di­rec­tor, dis­tin­to al que es­tre­na­rá el 14 de di­ciem­bre en sa­las y pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. ¿Cuál es el pro­ble­ma? La Mo­tion Pic­tu­re As­so­cia­tion of Ame­ri­ca fue fun­da­da ha­ce ca­si un si­glo, en 1922. Es una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, cu­ya ra­zón de ser es “ve­lar por los in­tere­ses de los es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos”. Sus miem­bros son los seis ma­yo­res es­tu­dios de Holly­wood: Walt Disney Pic­tu­res, Sony Pic­tu­res, Paramount Pic­tu­res, 20th Cen­tury Fox, Uni­ver­sal Stu­dios y War­ner Bros.

¿Qué ha­ce la MPAA? Los es­tu­dios se au­to­rre­gu­lan en cuan­to a las ca­li­fi­ca­cio­nes que una jun­ta le otor­ga a las películas, que van del G (Ge­ne­ral Au­dien­ces), pa­san­do por PG (Pa­ren­tal Gui­dan­ce, o se re­co­mien­da la com­pa­ñía de un adul­to) PG 13 (los me­no­res de 13 só­lo en­tran a las sa­las acom­pa­ña­dos por un adul­to), R (me­no­res de 17, acom­pa­ña­dos por adul­to) y NC-17 (no ap­ta pa­ra me­no­res de 17 años).

De he­cho, The Hou­se That Jack Built, en sus pro­yec­cio­nes del miér­co­les, de­bió en­cua­drar­se en es­ta ca­li­fi­ca­ción.

Hay mu­chas películas in­de­pen­dien­tes que de­ci­den es­tre­nar sin pa­sar por la ca­li­fi­ca­ción de la MPAA, pe­ro sa­ben que el nú­me­ro de pan­ta­llas que las ex­hi­bi­rán se re­du­ci­rá de ma­ne­ra no­to­ria. Sue­len ser fil­mes de fuer­te con­te­ni­do vio­len­to o se­xual, y las ca­de­nas es­ta­dou­ni­den­ses no las ven con buenos ojos, por pu­ri­ta­nis­mo o por­que des­cu­brie­ron que su pú­bli­co no com­pra po­cho­clo y ga­seo­sa, que es el ver­da­de­ro ne­go­cio de las sa­las.

Pe­ro la ver­sión del di­rec­tor es esen­cial­men­te la mis­ma que se pre­sen­tó en el Fes­ti­val de ci­ne de Can­nes y que pro­vo­có en su pre­miè­re una es­tam­pi­da ma­si­va.

En una de­cla­ra­ción a The Holly­wood Re­por­ter, la MPAA sos­tu­vo: “Co­mu­ni­ca­mos al dis­tri­bui­dor, IFC Films, que la pro­yec­ción de una ver­sión no ca­li­fi­ca­da del fil­me tan cer­ca del lan­za­mien­to de la ver­sión sí ca­li­fi­ca­da, sin so­li­ci­tar una exen­ción, es una vio­la­ción de las re­glas del sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción… El in­cum­pli­mien­to de las re­glas pue­de crear con­fu­sión en­tre los pa­dres y so­ca­var el sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción, y pue­de re­sul­tar en la im­po­si­ción de san­cio­nes con­tra el pre­sen­ta­dor de la pe­lí­cu­la”.

Es­to es: un pa­dre no avi­sa­do lle­va a su hi­ji­to de 7 años sin sa­ber que el pro­ta­go­nis­ta ma­sa­cra mu­je­res, dis­pa­ra a ni­ños y co­me­te otras atro­ci­da­des.

Las po­si­bles san­cio­nes in­clu­yen can­ce­lar la ca­li­fi­ca­ción R de la pe­lí­cu­la, lo que sig­ni­fi­ca­ría per­der gran par­te de sus in­gre­sos de ta­qui­lla, o ex­cluir a IFC del pro­ce­so de ca­li­fi­ca­ción por un má­xi­mo de 90 días.

Pe­ro ¿no fue, tal vez, co­no­cien­do al po­lé­mi­co rea­li­za­dor de Dog­vi­lle, una me­di­da de mar­ke­ting?

Va­ya­mos a la pe­lí­cu­la, que en prin­ci­pio no se es­tre­na­rá en sa­las en nues­tro país. Jack es un in­ge­nie­ro que so­ña­ba ser ar­qui­tec­to, que pla­nea una ca­sa, pe­ro que no ter­mi­na de con­ven­cer­se de có­mo se­ría. Tam­bién es un ase­sino se­rial con un TOC, que es el de la lim­pie­za. Pa­ra él, ca­da ase­si­na­to es una obra de ar­te. Y di­ce ha­ber co­me­ti­do no me­nos de 60.

Ya lo con­ta­mos cuan­do la vi­mos en Can­nes -tras ha­ber­le per­do­na­do su exa­brup­to en 2011, cuan­do di­jo que “sim­pa­ti­za­ba con Hitler”-. Uma Thur­man es gol­pea­da con un cric­ket. A otra mu­jer la ahor­ca y lue­go le cla­va un pu­ñal; una ter­ce­ra es atro­pe­lla­da con su ca­mio­ne­ta; a dos ni­ños los ma­ta a ba­la­zos de ri­fle, lo mis­mo que a su ma­dre. A una jo­ven (Ri­ley Keough) le cor­ta los se­nos. ¿Qué ha­ce con los ca­dá­ve­res? Van a una cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca, don­de, ro­dea­do de pie­zas con­ge­la­das, Jack ha­rá un experimento. Y así.

Lars von Trier te­me a los avio­nes, por lo que ca­si no via­ja a los es­tre­nos, y da muy po­cas en­tre­vis­tas. “Es muy im­por­tan­te no ser amado por to­dos, por­que en­ton­ces es que has fa­lla­do -di­jo tras la pre­sen­ta­ción del fil­me-. Sin em­bar­go, no es­toy se­gu­ro de si lo odia­ron lo su­fi­cien­te. Si se vuel­ve de­ma­sia­do po­pu­lar, ten­dré un pro­ble­ma. Pe­ro creo que la re­cep­ción me pa­re­ció per­fec­ta”, sos­tu­vo so­bre los que hu­ye­ron.

Y al pre­gun­tar­le so­bre su in­ves­ti­ga­ción pa­ra la pe­lí­cu­la, Von Trier di­jo que ha­bía leí­do mu­cho a Patricia Highs­mith. Y que si bien su co­no­ci­mien­to de los ase­si­nos en se­rie era in­com­ple­to, fue con­tun­den­te: “Sé un po­co de psi­có­pa­tas. Nun­ca he ma­ta­do a na­die. Si lo ha­go, pro­ba­ble­men­te se­rá un pe­rio­dis­ta”.

Es­ta­mos avi­sa­dos.

Ca­dá­ver in­clui­do. Matt Di­llon en “The Hou­se That Jack Built”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.