Gi­se­la y las va­cu­nas: la ver­dad de las men­ti­ras

Clarín - Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­[email protected]­rin.com

Ca­da tan­to apa­re­cen -no que­da cla­ro si por es­tu­pi­dez, por ig­no­ran­cia, o por al­gu­na inex­tri­ca­ble y os­cu­ra mo­ti­va­ción -vo­ces tras­no­cha­das ma­ni­fes­tán­do­se en con­tra de las va­cu­nas. El úl­ti­mo in­ten­to pro­vino de una ex ¿ve­det­te?, ¿mo­de­lo?, de­ve­ni­da locutora y pre­sen­ta­do­ra de TV y ra­dio, co­mo se pre­sen­ta en Twit­ter, la in­cla­si­fi­ca­ble Gi­se­la Ba­rre­to. Ya se­ma­nas atrás se ha­bía de­di­ca­do a “ilus­trar” acer­ca de los pe­li­gros del se­xo anal. Pe­ro es­ta vez fue mu­cho más le­jos. Jun­to a re­fe­ren­cias a Lu­ci­fer y otras de­cla­ra­cio­nes por el es­ti­lo ha­bló de un pro­yec­to de “ex­ter­mi­nio” de la po­bla­ción, y de las va­cu­nas co­mo sus mor­ta­les agen­tes. Pues bien: más allá de la enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer una afir­ma­ción se­me­jan­te, se tra­ta de una men­ti­ra ba­sa­da so­bre un enor­me en­ga­ño.

Un tra­ba­jo pu­bli­ca­do por el Co­le­gio de Mé­di­cos de Fi­la­del­fia, ade­más de sos­te­ner que pa­ra los aca­dé­mi­cos de la sa­lud y la me­di­ci­na la va­cu­na­ción es uno de los diez má­xi­mos lo­gros de la sa­lud pú­bli­ca du­ran­te el si­glo XX, des­me­nu­za los mi­tos y creen­cias so­bre las va­cu­nas en dis­tin­tos mo­men­tos de la his­to­ria, y el af­fai­re que dio ori­gen más re­cien­te­men­te al desa­tino de opo­ner­se a ellas. Y que fue cual­quier co­sa me­nos inocen­te.

La con­tro­ver­sia se desató, bá­si­ca­men­te, con la va­cu­na del sa­ram­pión, las pa­pe­ras y la ru­béo­la en 1998 en In­gla­te­rra, de la mano de un mé­di­co de ese ori­gen, An­drew Wa­ke­field, quien re­co­men­dó que se in­ves­ti­ga­ra más en pro­fun­di­dad la po­si­ble re­la­ción en­tre la men­cio­na­da va­cu­na y el au­tis­mo. Unos años des­pués afir­mó que las pruebas rea­li­za­das an­tes de su apli­ca­ción no ha­bían si­do su­fi­cien­tes. La pres­ti­gio­sa re­vis­ta cien­tí­fi­ca The Lan­cet se hi­zo eco de los ar­gu­men­tos del pro­fe­sio­nal, y pu­bli­có en sus pá­gi­nas sus con­clu­sio­nes. La des­con­fian­za y el mie­do ya ha­bían cun­di­do en­tre la po­bla­ción. Seis años des­pués, en 2004, la pu­bli­ca­ción de­cla­ró que no de­bía ha­ber pu­bli­ca­do los tra­ba­jos de Wa­ke­field y, en 2010, se re­trac­tó for­mal­men­te y pi­dió dis­cul­pas a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca: a esa al­tu­ra el Con­se­jo Mé­di­co Ge­ne­ral Bri­tá­ni­co ya se ha­bía ex­pe­di­do so­bre el frau­de co­me­ti­do por el pro­fe­sio­nal. Se com­pro­bó que le ha­bían ofre­ci­do di­ne­ro pa­ra orien­tar las in­ves­ti­ga­cio­nes y se de­ter­mi­nó que hu­bo un “fa­tal con­flic­to de in­tere­ses”, ya que un gru­po de pa­dres, con­ven­ci­dos de que la va­cu­na ha­bía pro­vo­ca­do da­ños en sus hi­jos, lo ha­bía con­tra­ta­do pa­ra que lo de­mos­tra­ra.

Un pe­rio­dis­ta, Brian Deer, si­guió los pa­sos de Wa­ke­field y com­pro­bó la es­ta­fa: ha­bía fal­si­fi­ca­do da­tos y una re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca lo es­pe­ra­ba al ca­bo de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Fue ex­pul­sa­do de la en­ti­dad mé­di­ca de Gran Bre­ta­ña y se le prohi­bió el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión. Nin­gu­na de las in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res de­mos­tró que la va­cu­na pu­die­ra cau­sar al­gún da­ño. So­bre la sar­ta de men­ti­ras fi­nal­men­te des­ba­ra­ta­das se mon­tó la cam­pa­ña an­ti­va­cu­nas, que ha con­vo­ca­do, in­só­li­ta­men­te, ad­he­ren­tes en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do: de acuer­do con The Con­ver­sa­tion, 1 de ca­da 5 per­so­nas cree que la va­cu­na pro­du­ce au­tis­mo. De he­cho, el año pa­sa­do, el sa­ram­pión, una en­fer­me­dad per­fec­ta­men­te pre­ve­ni­ble, se desató en Eu­ro­pa de la mano de quie­nes se nie­gan a va­cu­nar a sus hi­jos.

La ac­ti­tud, que no só­lo po­ne en ries­go la sa­lud de quie­nes no se va­cu­nen sino la de to­dos los que es­tén a su al­re­de­dor, con­tri­bu­yó a la apa­ri­ción de más de 21 mil ca­sos de la in­fec­ción con un sal­do de 35 muer­tos. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, la apli­ca­ción de la tri­ple vi­ral re­dun­da­ría en la erra­di­ca­ción de la en­fer­me­dad que, co­mo que­dó di­cho, pue­de lle­gar a ser mor­tal. La con­clu­sión es ob­via: cuan­ta más gen­te in­mu­ni­za­da ha­ya, me­nor po­si­bi­li­dad de que el vi­rus cir­cu­le y con­ta­gie.

¿Có­mo si­guió la his­to­ria del mé­di­co ines­cru­pu­lo­so? Des­pués de mu­dar­se a Te­xas y tras­la­dar allá su pré­di­ca -bien vis­ta por el pre­si­den­te Trump-, las úl­ti­mas no­ti­cias so­bre Wa­ke­field pro­vi­nie­ron de la pren­sa del co­ra­zón: en agos­to pa­sa­do se lo vio pa­sean­do por Mia­mi de la mano de la ex sú­per­mo­de­lo Elle Mcp­her­son. En cuan­to a Gi­se­la, cu­rio­sa su pa­ra­do­ja: bre­ga “por las dos vi­das”a la ho­ra de opo­ner­se al abor­to, pe­ro con­de­na las va­cu­nas, des­ti­na­das a sal­var tan­tas.

Se de­mos­tró el frau­de del mé­di­co que ata­ca­ba a la va­cu­na por pro­vo­car au­tis­mo: fue ex­pul­sa­do del re­gis­tro y no pue­de ejer­cer la pro­fe­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.