Ja­ne Fon­da se es­tre­na co­mo di­se­ña­do­ra

Clarín - Clarin - Spot - - Desde Hollywwod - Sil­via Maes­trut­ti Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Lo ha he­cho en mu­chos mo­men­tos de su vi­da, por al­go su hi­ja la pin­ta co­mo a un ca­ma­león. A pun­to de cum­plir los 81, Ja­ne Fon­da se rein­ven­ta otra vez, ins­pi­ran­do a las mu­je­res ma­yo­res de 50 a las que tam­bién quie­re ofre­cer­les su lí­nea de ro­pa de­por­ti­va. No só­lo eso, pla­nea abrir­les la ca­be­za a to­do un es­ti­lo de vi­da, in­clu­yen­do pro­duc­tos de nutrición y apa­ra­tos pa­ra ha­cer gim­na­sia.

Con­ven­ga­mos, lo que sea que ella ha­ce pa­ra ver­se sa­lu­da­ble y fe­liz a los 80 le fun­cio­na, de eso no hay du­das. Y si bien es cier­to que se ha he­cho al­gu­nas ci­ru­gías es­té­ti­cas es jus­ta­men­te lo que más se re­pro­cha, jun­to a ha­ber­se sen­ta­do en un tan­que del Viet­cong cuan­do es­ta­ba de vi­si­ta en Viet­nam, tra­tan­do de con­cien­ti­zar so­bre las muer­tes a ci­vi­les que pro­vo­ca­ban los ata­ques de su país.

De las ci­ru­gías re­fle­xio­na­ba ha­ce po­co que le gus­tan las ca­ras en las que se vea la edad. “En un pun­to odio ha­ber sen­ti­do la ne­ce­si­dad de al­te­rar­me fí­si­ca­men­te pa­ra sen­tir­me bien con­mi­go mis­ma. Me hu­bie­ra gus­ta­do ser más co­ra­ju­da, pe­ro... soy quien soy”. Eso fue en el do­cu­men­tal que HBO es­tre­nó es­te mes, Ja­ne Fon­da en cin­co ac­tos, al­ta­men­te re­co­men­da­ble pa­ra en­ten­der a una mu­jer que ne­ce­si­tó sa­lir­se de la tu­te­la de su fa­mo­so pa­dre ac­tor y de ha­ber pa­sa­do por tres ma­tri­mo­nios y sub­se­cuen­tes di­vor­cios con tres hom­bres muy re­co­no­ci­dos, des­de 1965 has­ta 2001, pa­ra em­pe­zar a en­con­trar su pro­pia voz. Su fo­co de aten­ción aho­ra es el de em­po­de­rar a las mu­je­res. Con­fie­sa ha­ber­se da­do cuen­ta de que no ne­ce­si­ta es­tar con un hom­bre pa­ra es­tar bien.

“To­da la vi­da he te­ni­do pa­sión por el ejer­ci­cio y la sa­lud, no só­lo por­que me ha­ce lu­cir me­jor, sino por­que me ha­ce sen­tir y pen­sar me­jor”, di­jo es­tos días lue­go de fir­mar un con­tra­to con una em­pre­sa que tie­ne un ca­nal de ca­ble pa­ra ha­cer shopping, Evi­ne Li­ve Inc., y que tam­bién po­see un ecom­mer­ce on­li­ne. Los pri­me­ros ar­tí- cu­los van a es­tar dis­po­ni­bles en el oto­ño ar­gen­tino. Por pri­me­ra vez se va a lan­zar a di­se­ñar ro­pa de­por­ti­va (“ca­sual y so­fis­ti­ca­da a la vez”) y va a ha­cer­lo aten­dien­do to­do el pro­ce­so, des­de el di­se­ño y la elec­ción de las te­las has­ta la fa­bri­ca­ción in­dus­trial.

Ja­ne se hi­zo muy fa­mo­sa en 1982 con un vi­deo ca­se­ro de wor­kout que ter­mi­nó ven­dien­do 17 mi­llo­nes de co­pias y con­vir­tién­do­se en el más ven­di­do de to­dos los tiem­pos. Ex­pli­ca aho­ra que fue ca­si por ca­sua­li­dad. Es­ta­ba tra­tan­do de ayu­dar la cam­pa­ña de su se­gun­do es­po­so, el po­lí­ti­co pro­gre­sis­ta Tom Hay­den (el pri­me­ro ha­bía si­do el cineasta Ro­ger Va­dim, el ter­ce­ro se­ría el mo­gul Ted Tur­ner) cuan­do de­ci­dió que pa­ra jun­tar fon­dos po­día ha­cer lo que mas sa­bía, fil­mar­se ha­cien­do ejer­ci­cios. Es­cri­bió ella mis­ma el guión y el vi­deo la con­vir­tió en gu­rú.

Su­frió bu­li­mia y re­co­no­ce que to­mar el con­trol de su cuer­po la hi­zo su­pe­rar esa adic­ción. Le es­cri­bían pa­ra de­cir­le que se sen­tían más fuer­tes. Una que le di­jo que ha­bía des­cu­bier­to un nue­vo múscu­lo al ce­pi­llar­se los dien­tes y que eso la hi­zo en­fren­tar­se a su je­fe al lle­gar a la ofi­ci­na.

El mes pa­sa­do, en oca­sión de re­ci­bir en Fran­cia el pre­mio Lu­mié­re, Ja­ne Fon­da re­co­no­ció que las es­tre­llas co­mo ella tie­nen el mis­mo rol de las an­te­nas en las ci­mas de las mon­ta­ñas, am­pli­fi­car las vo­ces de los que no son es­tre­llas.

Ac­ti­vis­ta política, aho­ra em­pre­sa­ria, tam­bién si­gue vi­gen­te co­mo ac­triz, En enero se po­drá ver la quin­ta tem­po­ra­da de Gra­ce and Fran­kie en Net­flix, una co­me­dia pa­ra dar­le voz a las mu­je­res ma­yo­res co­mo ella y su co­pro­ta­go­nis­ta, Lily Tom­lin. “Que­re­mos aca­bar con el es­te­reo­ti­po de que al lle­gar a de­ter­mi­na­da edad to­do es cues­ta aba­jo y ya no hay di­ver­sión ni se­xo. No hay que ren­dir­se, hay que se­guir ha­cien­do lo que a una le gus­ta”, de­cía Ja­ne cuan­do la co­me­dia se es­tre­na­ba. Pa­ra ser fe­liz, acon­se­ja­ba, hay que en­con­trar­le un sen­ti­do a la vi­da.

Fon­da. Es­te mes cum­ple 81 y de­bu­ta co­mo di­se­ña­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.