MU­RIÓ BETTY ELI­ZAL­DE

Fue una de las vo­ces más em­ble­má­ti­cas de la ra­dio ar­gen­ti­na. Te­nía 78 años y su­frió un cán­cer de pul­món.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - San­dra Com­mis­so scom­mis­[email protected]­rin.com

La pe­rio­dis­ta y locutora Betty Eli­zal­de mu­rió ayer a los 78 años, tras dar ba­ta­lla con­tra un cán­cer.

En 2015 ha­bía de­ci­di­do no ha­cer más ra­dio. “No me in­te­re­sa pa­ra na­da vol­ver a los me­dios. El con­te­ni­do ya no es el mis­mo, y esa lla­ma en­cen­di­da

mía se apa­gó. Me sien­to re­ti­ra­da por vo­lun­tad pro­pia. Es una eta­pa su­pe­ra­da”, re­la­tó en ese mo­men­to a Cla­rín.

Eli­zal­de fue una de las vo­ces clá­si­cas de la ra­dio ar­gen­ti­na, y tu­vo a su car­go va­rios pro­gra­mas de ra­dio y televisión, en­tre ellos Siem­pre Betty, que creó en 1996. En los años '70 co- man­dó des­ta­ca­dí­si­mos éxi­tos ra­dia­les, co­mo El buen día (Ra­dio Del Plata), La bur­bu­ja (Ra­dio Bel­grano), Stu­dio Fiat, Y a mí... ¿por qué me es­cu­cha? (Ra­dio Splen­did).

En televisión con­du­jo no­ti­cie­ros e in­for­ma­ti­vos du­ran­te dos dé­ca­das en lo que hoy es la TV Pú­bli­ca y en Ca­nal 9.

Es au­to­ra del li­bro Per­fi­les (edi­ta­do en 1999) y ga­nó, en­tre otros ga­lar­do­nes, dos Mar­tín Fie­rro, un Ko­nex, la Cruz de Plata Es­quiú y tres ve­ces el Pre­mio Cla­rín.

Con la muer­te de Betty Eli­zal­de se apa­gó una de las vo­ces más em­ble­má­ti­cas. Su ca­rre­ra abar­ca na­da me­nos que 60 años de ra­dio­fo­nía lo­cal, a la que ella mar­có con su se­llo. “La voz es un ins­tru­men­to fan­tás­ti­co que te da la na­tu­ra­le­za y des­pués te­nés que tra­ba­jar­lo”, ha­bía di­cho al­gu­na vez en una de tan­tas en­tre­vis­tas.

Sus co­mien­zos no fue­ron na­da fá­ci­les, por­que a su fa­mi­lia, muy con­ser­va­do­ra, no le gsu­ta­ba na­da que Deo­lin­da qui­sie­ra ser locutora. Ese era su ver­da­de­ro nom­bre: Deo­lin­da Bea­triz Bis­tag­nino, la que a los 15 años, en un au­di­to­rio de ra­dio en un pro­gra­ma de pre­gun­tas y res­pues­tas, sin­tió una rá­fa­ga ins­pi­ra­do­ra. Y su­po que que­ría ser locutora.

Po­co me­nos que una pros­ti­tu­ta. Eso es lo que pen­sa­ba su fa­mi­lia de lo que Betty ha­bía ima­gi­na­do pa­ra su fu­tu­ro. Pe­ro no se rin­dió, se anotó en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de En­se­ñan­za Ra­dio­fó­ni­ca, del que egre­só en 1959 con el car­né de locutora. Y nun­ca más pa­ró.

Fue par­te de pro­gra­mas que que­da­ron en la his­to­ria de la ra­dio­fo­nía ar­gen­ti­na co­mo Adán y yo, La ga­lli­na ver­de y El buen día, ade­más del ya mí­ti­co Las sie­te lu­nas de Cran­dall, un ci­clo noc­turno por Ra­dio Con­ti­nen­tal, que en los '70 fue fu­ror y la em­pe­zó a ubi­car en­tre los gran­des en su ru­bro.

Tam­bién con­du­jo va­rios pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos (no só­lo en ra­dio sino tam­bién en televisión), co­mo Siem­pre Betty, al que lle­gó a fi­nan­ciar ella mis­ma pa­ra no que­dar­se fue­ra del ai­re.

“Es­toy las 24 ho­ras en­gan­cha­da con la ra­dio. Ten­go un ano­ta­dor y un lá­piz al la­do de la ca­ma, y me des­pier­to a la ma­dru­ga­da pa­ra ano­tar co­sas que se me ocu­rren. Es­cu­cho bas­tan­te AM, so­bre to­do me in­tere­san los pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos, don­de ha­ya una per­so­na que tie­ne co­sas pa­ra con­tar­me”, de­cía so­bre su gran pa­sión.

Así, en­tre la pe­rio­dis­ta se­ria y la locutora sexy, ella nun­ca que­dó en­ca­si­lla­da. Siem­pre fue Betty Eli­zal­de, un nom­bre con el que al­can­za­ba pa­ra sa­ber de quién se es­ta­ba ha­blan­do.

“La televisión nun­ca me des­per­tó tan­to in­te­rés co­mo la ra­dio. Es lin­do que te ma­qui­llen, te pon­gan lin­da. Sos una Ce­ni­cien­ta, por­que cuan­do ter­mi­na el pro­gra­ma es­tá el ves­tua­ris­ta es­pe­rán­do­te en la puer­ta, te sa­ca los za­pa­tos, la bi­joute­rie, te des­nu­da, te sa­ca to­do”, con­tó, di­rec­ta y sin me­dias tin­tas. “La ra­dio es el uno a uno: uno que ha­bla, uno que es­cu­cha. La televisión, en cam­bio, es la mul­ti­tud, el rui­do”.

Fue­ra del éter, te­nía otro gran amor: era fa­ná­ti­ca de Ri­ver. Tan­to que, fren­te a la re­cien­te fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre Ri­ver y Bo­ca, los ju­ga­do­res de su amado equi­po le man­da­ron una ca­mi­se­ta y un vi­deo ar­ma­do es­pe­cial­men­te pa­ra ella, sa­bien­do por la si­tua­ción que es­ta­ba pa­san­do. “Te man­da­mos mu­cha fuer­za. Es­ta­mos con vos apo­yán­do­te en to­do mo­men­to”, le di­je­ron Ja­vier Pi­no­la, En­zo Pé­rez, Exe­quiel Pa­la­cios, Jo­na­tan Mai­da­na y Ra­fael San­tos Bo­rré. Y ella, des­de el Sa­na­to­rio Ota­men­di don­de es­ta­ba in­ter­na­da, agra­de­ció con mu­cha emo­ción. “Es el me­jor re­ga­lo que me hi­cie­ron en mi vi­da”, ase­gu­ró.

Du­ran­te to­da su ca­rre­ra, fue­ron mu­chas las fi­gu­ras de Ri­ver que tu­vie­ron en­tre­vis­tas en­tra­ña­bles con Betty. Y tam­bién guar­da­ba con es­pe­cial ca­ri­ño una ca­mi­se­ta del Mun­dial '78 que le ha­bía ob­se­quia­do el go­lea­dor de aquel equi­po cam­peón de la Ar­gen­ti­na, Ma­rio Kem­pes.

Ha­ce tres años, em­pu­ja­da por la en­fer­me­dad se ha­bía re­ti­ra­do del ai­re, pe­ro se­guía in­tere­sa­da en to­dos los te­mas, co­mo lo es­tu­vo to­da su vi­da.

Va­rias de las en­tre­vis­tas que reali­zó a lo lar­go de su vi­da a per­so­na­li­da­des de la cul­tu­ra y de la política in­ter­na­cio­nal fue­ron re­co­pi­la­das en un li­bro, Per­fi­les, que se pu­bli­có en 1999.

Ma­dre de dos hi­jos y gran co­no­ce­do­ra de su ofi­cio, se mo­vía co­mo pez en el agua en el mun­do ra­dial. “Yo creo en el tra­ba­jo con el so­ni­do, creo que hay un pri­mer plano, que hay un se­gun­do plano y que es muy lin­do ha­cer esa pues­ta en el ai­re de que se abra la puer­ta del estudio, en­tre el in­vi­ta­do, yo le di­ga ‘¿có­mo es­tás?’, y el in­vi­ta­do me sa­lu­de des­de la puer­ta”, ase­gu­ra­ba. “Co­mo se ha­cía en el ra­dio­tea­tro. El que es­tá es­cu­chan­do se va for­man­do una idea real de lo que ocu­rre en el estudio. No se lo ten­go que con­tar, el so­ni­do se lo es­tá trans­mi­tien­do”.

Se ha­bía re­ti­ra­do en 2015: “El con­te­ni­do de los me­dios ya no es el mis­mo”, ex­pli­có.

Inol­vi­da­ble Betty. Su ca­rre­ra abar­ca ca­si 60 años de la ra­dio­fo­nía ar­gen­ti­na. Pe­ro tam­bién tra­ba­jó en televisión y es­cri­bió un li­bro, “Per­fi­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.