La mues­tra de Fola

Un Su­per­man que ha­ce man­da­dos en Mé­xi­co, un au­to des­tar­ta­la­do o el pop la­tino, pa­ra ver es­te fin de se­ma­na.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Mar­ce­lo Dan­sey Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La Re­pú­bli­ca, El Mun­do, La Vic­to­ria… to­do es­cri­to así, en le­tras ca­pi­ta­les, co­mo es­tá es­cri­to en los car­te­les oxi­da­dos que de­jó la re­vo­lu­ción en La Habana Vie­ja, que el ar­tis­ta Car­los Ga­rai­coa fo­to­gra­fió a prin­ci­pios de es­te si­glo cuan­do la uto­pía so­cia­lis­ta no era más que eso, una uto­pía. Así arran­ca Con la luz de Amé­ri­ca La­ti­na, una mues­tra que reúne una se­lec­ción de obras de la Co­lec­ción Fola rea­li­za­da por el cu­ra­dor Ro­dri­go Alon­so.

Gran­des pa­la­bras -gran­des de­seos que, pa­so se­gui­do, se con­tra­po­nen con dos imá­ge­nes del pe­ruano An­drés Ma­rro­quín: una de un au­to de­por­ti­vo mo­de­lo 1970 de­te­ni­do en me­dio de un pa­ra­je de­sér­ti­co; otra de un au­to si­mi­lar es­ta­cio­na­do -cho­ca­do, sin rue­das- en los pa­si­llos de una vi­lla mi­se­ria de Li­ma o de cual­quier otra ciu­dad al­can­za­da por el es­tán­dar glo­ba­li­za­dor. De nue­vo, dos fo­tos con­tun­den­tes que más allá de las an­sias ci­vi­li­za­to­rias, ha­cen fo­co en la geo­gra­fía, es­pe­cí­fi­ca­men­te en dos agen­tes: la tie­rra y el sol, o si uno fue­ra me­nos be­ne­vo­len­te, el pol­vo y el ca­lor.

El pri­mer seg­men­to de la mues­tra -la pri­me­ra pa­red de la ga­le­ría- cul­mi­na con una fo­to de la me­xi­ca­na Dul­ce Pin­zón: un cha­vo ves­ti­do de Sú­per­man ha­cien­do un bi­ci-man­da­dos por las ca­lles del Dis­tri­to Fe­de­ral. Per­fec­to ejem­plo del pop la­tino que hi­zo fa­mo­so al ar­gen­tino Mar­cos Ló­pez -ve­cino de Pin­zón en la col­ga­da­pe­ro que a di­fe­ren­cia de Ló­pez -cu­yas fo­tos es­tán me­ticu­losa­men­te com­pues­tas de an­te­mano- pa­re­cen sí re­gis­trar la real reali­dad. Va­le acá un pa­rén­te­sis: una de las gra­cias de es­ta La­ti­noa­mé­ri­ca que nos to­ca es que nun­ca se sa­be a cien­cia cier­ta qué es­tá ar­ma­do y qué no. La mues­tra si­gue así, pen­du­lan­do en­tre pun­tos de vis­tas so­bre lo que no fue y lo que muy a su pe­sar to­da­vía es.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va pa­re­ce­ría que to­da fo­to es política, y que no ha­bría me­jor me­dio que el fo­to­grá­fi­co pa­ra plas­mar la si­tua­ción con­ti­nen­tal. Has­ta ha­ce po­co, di­ga­mos 30 años, no se du­da­ba de es­to, co­mo tam­po­co de que la vo­ca­ción de es­ta prác­ti­ca era re­gis­trar -¡de­nun­ciar!- la si­tua­ción política, eco­nó­mi­ca y so­cial.

Mu­cho lí­qui­do re­ve­la­dor co­rrió des­de en­ton­ces. Cuan­do Fola abría sus puer­tas ha­ce tres años en un es­pa­cio ce­di­do por el pa­seo co­mer­cial Los Ar­cos; Alon­so, que más que un con­se­je­ro es un pa­drino ar­tís­ti­co de la co­lec­ción, de­cía que se tra­ta­ba de un si­tio ne­ce­sa­rio “ya no por lo que pu­die­ra re­ve­lar­nos so­bre es­te va­go y pro­ble­má­ti­co te­rri­to­rio, sino más bien por las pre­gun­tas que abre con ca­da una de es­tas imá­ge­nes”. Ya no se ha­bla­ba de una fo­to­gra­fía la­ti­noa­me­ri­ca­na, eran la­ti­noa­me­ri­ca­nos sa­can­do fo­tos, y ya.

Las fo­tos de Al­fre­do Jaar, par­te de un re­por­ta­je so­bre Se­rra Pe­la­da, una mi­na de oro si­tua­da en la Ama­zo­nía bra­si­le­ña, que el chi­leno pre­sen­tó en la Bie­nal de Ve­ne­cia de 1986, son las imá­ge­nes más cru­das de la ex­hi­bi­ción y que sir­ven co­mo re­fe­ren­cia di­rec­ta pa­ra ubi­car cual­quier otro jue­go con­cep­tual. Mi­les de hom­bres des­cal­zos, se­mi­des­nu­dos de­jan­do la vi­da en lo que pa­re­ce ser un hor­mi­gue­ro hu­mano. Imá­ge­nes cru­das, de­ci­mos, y sin em­bar­go pre­va­le­ce el se­pia, co­lor pro­pio de la gre­da que ti­ñe los cuer­pos has­ta na­tu­ra­li­zar­los al pai­sa­je, el mis­mo se­pia de las pri­me­ras fo­tos de las cam­pa­ñas an­tro­po­ló­gi­cas que na­tu­ra­li­za­ban al ori­gi­na­rio de Amé­ri­ca en la en­ci­clo­pe­dia uni­ver­sal. Na­die du­da de que el re­cur­so ex­pre­si­vo de Jaar, le­jos de ser un ca­pri­cho es­té­ti­co, sir­ve co­mo dis­pa­ra­dor pa­ra lecturas de ma­yor com­ple­ji­dad.

“El con­cep­to 'Fo­to­gra­fía La­ti­noa­me­ri­ca­na' tu­vo que atra­ve­sar to­do ti­po de cues­tio­na­mien­tos. Sin em­bar­go, es­tos no fue­ron me­no­res a lo que su­frió el con­cep­to de 'fo­to­gra­fía' a se­cas, en re­la­ción al im­pe­ra­ti­vo de re­gis­trar la reali­dad. Es sin­to­má­ti­co que la re­for­mu­la­ción de am­bas no­cio­nes se pro­duz­ca de ma­ne­ra si­mul­tá­nea”, di­ce Alon­so.

La obra de Vik Mu­niz, ar­tis­ta bra­si­le­ño ra­di­ca­do en Nue­va York y uno de los pe­sos pe­sa­dos de la co­lec­ción, es un au­to­rre­tra­to, de es­pal­das, rea­li­za­do con pe­que­ños tro­zos de pa­pe­les de re­vis­tas que crean la ilu­sión óp­ti­ca en el es­pec­ta­dor. Es­ta no es una fo­to y no se sa­be bien de qué ha­bla, más que del es­pí­ri­tu elu­si­vo del crea­dor. Al la­do de la obra de Mu­niz se ven tra­ba­jos igual­men­te lú­di­cos: las imá­ge­nes ca­la­das de Mi­guel Rots­child y las ma­que­tas de Es­te­ban Pas­to­rino, dos ar­gen­ti­nos que ha­cen del jue­go una iden­ti­dad. La ale­gría no se ne­go­cia, cla­ro es­tá. La co­lec­ción com­par­te un po­co es­te áni­mo. Gas­tón De­leau, su ini­cia­dor, fue jun­to con Die­go Costa Peu­ser uno de los fun­da­do­res de Buenos Aires Pho­to, en 2005.

“Las obras de la co­lec­ción son ca­si to­das de ar­tis­tas de la re­gión, hay mu­chos ar­gen­ti­nos, y de he­cho creo que sir­ve pa­ra po­der ar­ti­cu­lar las pro­duc­cio­nes lo­ca­les con el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, pe­ro co­mo es­pa­cio no nos ce­rra­mos a nin­gu­na de­ter­mi­na­ción a prio­ri”, di­ce De­leau. “Com­par­ten un te­rri­to­rio”, si­gue Alon­so, pe­ro “res­pon­den a in­ves­ti­ga­cio­nes per­so­na­les, a mi­ra­das fun­da­das en las ex­pe­rien­cias más di­ver­sas. Arro­jan cier­ta luz so­bre el mun­do con­tem­po­rá­neo des­de el lu­gar que a ca­da uno le ha to­ca­do o ha de­ci­di­do ocu­par”.

FOLA

De­li­very de un su­per­hé­roe. Retrato to­ma­do por la me­xi­ca­na Dul­ce Pin­zón en las ca­lles de la ca­pi­tal az­te­ca.

Clá­si­co sin rue­da. Cap­tu­ra del pe­ruano An­drés Ma­rro­quín en Li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.