Bri­lló Bran­ford Mar­sa­lis

Con su cuar­te­to, el sa­xo­fo­nis­ta desa­rro­lló un con­cier­to de al­to ni­vel, don­de la me­lo­día fue pro­ta­go­nis­ta .

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Cé­sar Pra­di­nes Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Atrin­che­ra­do en una sec­ción rít­mi­ca con­tun­den­te, el sa­xo­fo­nis­ta Bran­ford Mar­sa­lis desa­rro­lló el jue­ves 29 en el Teatro Co­li­seo un con­cier­to en el que, fiel a sus prin­ci­pios, le dio el rol pro­ta­gó­ni­co a la me­lo­día. E hi­zo lu­gar en su mú­si­ca tan­to pa­ra im­pro­vi­sa­cio­nes exu­be­ran­tes co­mo pa­ra su in­ne­ga­ble li­ris­mo, tan fi­na­men­te ex­pues­to en las ba­la­das.

A tra­vés de un re­per­to­rio va­ria­do de at­mós­fe­ras en­ga­ño­sa­men­te sen­ci­llas y con el que ho­me­na­jeó a dos ge­nios del jazz co­mo The­lo­nious Monk y Sonny Ro­llins, el ar­tis­ta y su cuar­te­to, de asom­bro­so ajus­te, to­ca­ron de ma­ne­ra abier­ta, sin ce­rrar­se so­bre el rit­mo, lo que nos per­mi­te pen­sar en to­do el es­pa­cio que hay en el jazz pa­ra se­guir com­po­nien­do.

La sen­sa­ción que trans­mi­tió el sa­xo­fo­nis­ta, de una tra­yec­to­ria ex­tra­or­di­na­ria, es que sa­be exac­ta­men­te qué va a to­car en ca­da mo­men­to. No se per­ci­be, co­mo ocu­rre en el ca­so de otros mú­si­cos del gé­ne­ro, esa bús­que­da a ve­ces sin rum­bo de­fi­ni­do. Cuan­do Mar­sa­lis es­tá en el es­ce­na­rio, la du­da no ace­cha. Sus so­los fue­ron a ve­ces so­fis­ti­ca­dos rom­pe­ca­be­zas con tra­ta­mien­to ex­qui­si­to del es­pa­cio y del tiem­po.

La sec­ción rít­mi­ca es de com­bus­tión in­me­dia­ta. Tan­to el pia­nis­ta Joey Cal­de­raz­zo, con pa­sa­jes sen­ci­lla­men­te her­mo­sos, co­mo el ba­te­ris­ta Jus­tin Faulk­ner y el con­tra­ba­jis­ta Eric Re­vis, res­pon­die­ron de ma­ne­ra vi­go­ro­sa a los di­fe­ren­tes cam­bios pro­pues­tos por el lí­der. La fa­ci­li­dad con que ar­man el groo­ve mues­tra el ni­vel de in­te­gra­ción de la ba­se que ha­ce seis años fun­cio­na de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da, y sin ser un ré­cord de du­ra­ción, se no­ta lar­ga­men­te las bon­da­des de es­ta con­vi­ven­cia mu­si­cal.

De al­gún mo­do, el gru­po con­ser­va al­gún bos­que­jo de aquel ca­lor de los Mes­sen­gers, de Art Bla­key, don­de Bran­ford hi­zo sus pri­me­ras ar­mas en los años '80, y el neo­cla­si­cis­mo que el sa­xo­fo­nis­ta ayu­dó a pa­rir en los años '90.

El con­cier­to abrió con una com­po­si­ción de Mar­sa­lis in­ter­pre­ta­da con no­to­ria ru­de­za; una cam­bian­te lí­nea me­ló­di­ca ro­dea­da por un en­vol­ven­te rit­mo crea­do por la po­li­rrít­mia Faul­ker jun­to con el piano de Cal­de­raz­zo que lle­ga­ron a un ni­vel de efer­ves­cen­cia con­ta­gio­so. El Co­li­seo no res­pi­ró fren­te a tan­ta adre­na­li­na sur­gi­da de los so­los de piano y sa­xo ca­si com­pi­tien­do por el pro­ta­go­nis­mo, mien­tras que la ba­te­ría no les da­ba res­pi­ro y ame­na­za­ba con aplas­tar­los. Un te­ma de una fuer­za singular que sa­có al au­di­to­rio de su co­mo­di­dad.

El gru­po si­guió con una ba­la­da a me­dio tiem­po, de un li­ris­mo co­ol, ca­si frío y de res­pi­ra­ción re­la­ja­da. El mo­ti­vo me­ló­di­co en el so­prano de Mar­sa­lis pla­neó so­bre una sec­ción rít­mi­ca ca­si ca­lla­da, con un piano que fue sur­gien­do en ca­da com­pás has­ta con­ver­tir­se en la voz prin­ci­pal del te­ma.

Lue­go hi­cie­ron el per­so­nal tri­bu­to a Monk, con Sp­he­re, te­ma del sa­xo­fo­nis­ta, que tie­ne to­da la gra­cia rít­mi­ca de las com­po­si­cio­nes del le­gen­da­rio pia­nis­ta. La me­lo­día atra­vie­sa un rit­mo que­bra­do, en el que las di­so­nan­cias del pia­nis­ta re­pi­ten esa cos­mo­go­nía mon­kia­na. El tra­ba­jo de Cal­de­raz­zo fue bri­llan­te, ya que sin re­cu­rrir a los lu­ga­res co­mu­nes se ale­jó pa­ra po­der dar­le su pro­pio en­fo­que con tex­tu­ras más es­ti­li­za­das y de un sa­lu­da­ble swing que Mar­sa­lis to­mó co­mo una pos­ta pa­ra desa­rro­llar un so­lo de tono hard­bop­per, muy an­cla­do en el rit­mo.

La ba­la­da The Last Goodb­ye, tam­bién de Mar­sa­lis, nos re­cor­dó el va­lor de la me­lo­día an­te tan­ta ca­li­dad téc­ni­ca des­ple­ga­da so­bre el es­ce­na­rio. La idea de es­te úl­ti­mo adiós to­mó la for­ma de un la­men­to en el te­nor mien­tras que el piano lo trans­mi­tió con otra emo­ción, me­nos sen­ti­men­tal, y así es­la­bo­na­ron un dis­cur­so de ma­yor ri­que­za ex­pre­si­va.

Mar­sa­lis se des­pi­dió con una ver­sión más len­ta de St. Tho­mas, em­ble­má­ti­ca com­po­si­ción del ge­nial Sonny Ro­llins. Tras las pri­me­ras no­tas son­rió, cóm­pli­ce, mien­tras de­ba rien­da al te­ma, con sa­bor is­le­ño y ro­dea­do por los in­ter­va­los de la ba­te­ría, en el que el swing la­tino del sa­xo te­nor to­mó dis­tan­cia de la idea ori­gi­nal pa­ra crear un so­lo con sa­bo­res más clá­si­cos, más cer­cano a la tra­di­ción de los gran­des sa­xo­fo­nis­tas del hard bop.

El bis, It Don´t Mean A Thing (If It Ain´t Got That Swing), te­ma de Du­ke Elling­ton, de 1932, que re­fle­jó el es­pí­ri­tu del jazz en la Era del Swing, fue una sor­pre­sa. Mar­sa­lis lo to­có so­lo has­ta que se fue in­cor­po­ran­do el gru­po. En es­ta des­pe­di­da hu­bo so­los de Cal­de­raz­zo y tam­bién de Re­vis, un con­tra­ba­jis­ta só­li­do en lo rít­mi­co y de un li­ris­mo atra­yen­te. Tam­bién Faul­ker tu­vo su mo­men­to, me­dian­te unos breaks de un ar­ma­do crea­ti­vo y de fan­tas­mal ve­lo­ci­dad.

Fue un show que mos­tró a Mar­sa­lis co­mo uno de los mú­si­cos em­bar­ca­dos en se­guir cre­cien­do des­de la tra­di­ción.

Sin du­das. Cuan­do to­ca, se per­ci­be que Brand­ford Mar­sa­lis sa­be ha­cia dón­de va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.