CRE­CER SIN CA­RI­CIAS

Lle­gó a dormir en co­lec­ti­vos, fue se­reno, pe­ro se im­pu­so en el ca­mino de la ac­tua­ción. His­to­ria de vi­da del ac­tor que com­po­ne a Ma­rio Bor­ges en “El mar­gi­nal 2”.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­[email protected]­rin.com

Clau­dio Ris­si, el ac­tor de “El mar­gi­nal”, cuen­ta su du­ra his­to­ria fa­mi­liar has­ta con­ver­tir­se en un ac­tor con­sa­gra­do.

De có­mo un ser que ja­más fue abra­za­do du­ran­te su in­fan­cia, en­cuen­tra en la téc­ni­ca tea­tral un mo­do pa­ra sen­tir­se pro­te­gi­do. De có­mo un tor­ne­ro aban­do­na la má­qui­na pa­ra tra­ba­jar con la “he­rra­mien­ta” más per­fec­ta, el cuer­po hu­mano. Clau­dio Ris­si, el hom­bre tri­pli­ca­do “den­tro” de Netflix hoy (El mar­gi­nal, El pun­te­ro y Los si­mu­la­do­res) es la me­tá­fo­ra del sín­dro­me del ac­tor: trans­for­mar una ca­ren­cia en arte.

No lo apren­dió me­dian­te li­bre­tos. La vi­da real lo pu­so fren­te a una pa­le­ta de ro­les la­bo­ra­les de los que se nu­trió, sin sa­ber­lo, pa­ra cons­truir al ar­tis­ta. Fue tor­ne­ro, co­bra­dor, en­cues­ta­dor, en­so­bra­dor, se­reno. Pu­so el cuer­po a tra­ba­jos sin nom­bre, co­mo “evi­ta­dor de ro­bos de mue­bles” en ve­re­das co­pa­das por mue­ble­rías. De­jó la vi­gi­lan­cia noc­tur­na de la Ca­ja de In­dus­tria en 1982, an­te un lla­ma­do des­de el San Mar­tín. En ese mí­ti­co tea­tro lle­gó a cuer­pear tres obras a la vez.

To­da la bra­vu­ra y el sa­dis­mo de Ma­rio Bor­ges, su per­so­na­je de El mar­gi­nal 2, “due­ño” del pe­nal, des­en­to­na con es­te sen­si­ble san­lo­ren­cis­ta, ex fu­ma­dor de 62 años que in­to­xi­có sus pul­mo­nes du­ran­te 47 años, pe­ro un día di­jo ‘bas­ta’ an­te la ne­ce­si­dad de le­vi­tar en el es­ce­na­rio co­mo pro­ta­go­nis­ta de Te­rre­nal, de Mau­ri­cio Kar­tun.

El lu­gar de es­ta char­la lo de­ci­de él: el bar Mar­got, ese na­ci­do en 1904 y por don­de se pa­sea­ban el “Mono” Ga­ti­ca y los in­te­lec­tua­les del gru­po de Boe­do. Es que es­te es­pa­cio na­rra a la per­fec­ción a Ris­si. Cre­ció en Boe­do, en el an­gos­to pa­sa­je An­ga­co, con una ma­dre “obre­ra del ves­ti­do”, lle­ga­da des­de Ca­ta­mar­ca, y un pa­dre em­plea­do de hipódromo y al­ma­ce­ne­ro.

Mu­da­do a Cogh­lan a los 17, la cer­ca­nía con Ri­ver Pla­te lo lle­vó a la es­cue­la de tea­tro del club, don­de se con­vir­tió en “ac­tor clan­des­tino”, a es­con­di­das de su Don Ra­fael, su pa­dre. Lue­go pa­só un año en la Es­cue­la de arte dra­má­ti­co, pe­ro el mas­ter más po­ten­te ya lo te­nía cur­sa­do, el de las an­dan­zas ca­lle­je­ras.

Ris­si no es el ape­lli­do que fi­gu­ra en su do­cu­men­to na­cio­nal de iden­ti­dad. El ver­da­de­ro pi­de que no sal­ga pu­bli­ca­do. “Se­ría co­mo re­ve­lar la iden­ti­dad de Bat­man”. Clau­dio Da­niel un día mi­ra­ba un par­ti­do de la Se­lec­ción ita­lia­na de fút­bol y al es­cu­char el re­la­to pen­só que Ros­si (por el de­lan­te­ro Pao­lo Ros­si) era ins­pi­ra­dor. Fi­nal­men­te cam­bió una vo­cal. Ris­si so­na­ba me­jor.

“En mis pri­me­ros años mi seu­dó­ni­mo ar­tís­ti­co era Clau­dio Va­quel, pe­ro me pa­re­ció de­ma­sia­do tan­gue­ro”, se ríe. “Yo era muy ad­mi­ra­dor del di­rec­tor ita­liano Dino Ri­si, que di­ri­gió al gran Vit­to­rio Gass­man. To­do ce­rra­ba. In­clu­so el hi­jo de Dino es Clau­dio Ri­si”, ilus­tra”. -Al­gu­nos ac­to­res sos­tie­nen que se ac­túa pa­ra des­can­sar de uno mis­mo. ¿Es tu ca­so? -Es pro­ba­ble. De­jás de es­tar pen­dien­te de vos pa­ra es­tar pen­dien­te de vos en otro. Es ra­ro. Es co­mo un chis­te es­to del tra­ba­jo del ac­tor. Yo apren­dí a pen­sar: ¿Qué ne­ce­si­ta de mí ese per­so­na­je? ¿Có­mo des­can­sar de qué ha­cer pa­ra que me quie­ran? Una vez char­lan­do con Hugo Ara­na ha­bló so­bre el sín­dro­me de in­vi­si­bi­li­dad. La pri­me­ra mi­ra­da en la que uno se re­fe­ren­cia es en la de la ma­dre. A mí ni la te­ta me dio mi vie­ja. Tal vez uno es ac­tor pa­ra sen­tir que exis­te. De chi­co mi vie­jo nun­ca me abra­zó. -¿Nun­ca te dio abra­zo?

-Cuan­do mu­rió mi tía Car­men, en 1979. Lo abra­cé yo y en­ton­ces se de­jó abra­zar. Siem­pre me tra­tó de us­ted. Po­cas ve­ces me lla­mó por mi nom­bre. Pa­ra lla­mar­me usa­ba el ‘oi­ga’ o el ‘us­ted’. No tu­ve en la fa­mi­lia gran­des acer­ca­mien­tos afec­ti­vos. -¿Y por par­te de tu ma­dre?

-Una vez me aca­ri­ció. Yo ya era gran­de y es­ta­ba en te­le­vi­sión con Car­lín Calvo ha­cien­do Só­lo un hom­bre. Ella pa­só y me aca­ri­ció la ca­be­za. Nun­ca más lo olvidé. Tal vez fue­ron otras las ve­ces que re­ci­bí ca­ri­cias, pe­ro no ten­go re­gis­tro. Mi pa­dre tu­vo mu­cho des­tra­to con­mi­go y no quie­ro en­trar en de­ta­lles. -¿Có­mo se cría uno sin ca­ri­cias? ¿Eso cons­tru­yó cier­to es­cu­do?

-Creo que sí. Me cues­ta mu­cho pe­dir. Aún hoy me cues­ta lla­mar a mis ami­gos, pien­so que los es­toy mo­les­tan­do. El tea­tro me en­se­ñó el ejer­ci­cio de en­tre­gar­se al abra­zo del otro, a con­fiar en el otro, a per­mi­tir el con­tac­to fí­si­co. Hoy soy “abra­ce­ro”. Hi­ce te­ra­pia, fui vol­ví, pe­ro la co­ne­xión des­de lo cor­po­ral la apren­dí des­de el tea­tro. La pa­la­bra sir­ve pa­ra ocul­tar ver­da­des: en el cuer­po eso no ocu­rre. Cuan­do el cuer­po ne­ce­si­ta abra­zar, no mien­te. -¿Cuán­do em­pe­zas­te a sen­tir­te que­ri­do?

-Cuan­do hi­ce te­le­vi­sión, pe­ro du­ra lo que du­ra un to­ma­te, cuan­do ter­mi­na el pro­gra­ma te pe­gás el pa­lo. Des­pués ese ca­ri­ño del público em­pe­zó a ex­ten­der­se en el tiem­po y em­pe­zó la ad­mi­ra­ción y el res­pe­to. Em­pe­zó a pa­sar­me en Po­li­la­dron. Y con El mar­gi­nal fue co­mo el re­des­cu­bri­mien­to de Clau­dio Ris­si en el mun­do del es­pec­tácu­lo. Mi re­lan­za­mien­to. -En ese lar­go ca­mino por vivir de la vo­ca­ción, ¿atra­ve­sas­te pe­nu­rias eco­nó­mi­cas?

-Sí, hoy me es­toy pa­gan­do mi ca­si­ta, pe­ro fue­ron épo­cas lar­gas de va­cas fla­cas. Fue di­ver­ti­do. Era más jo­ven. He te­ni­do que co­mer arroz so­la­men­te, por­que sue­lo ele­gir bas­tan­te. Pe­qué si tu­ve que pa­gar al­gu­na deu­da, pe­ro de lo con­tra­rio pre­fie­ro ser selecto en mis tra­ba­jos. He te­ni­do que dormir en co­lec­ti­vos. -¿Có­mo fue eso?

-Vi­vía de pres­ta­do en lo de al­gún ami­go y cuan­do lle­ga­ba la no­via de ese ami­go los de­ja­ba so­los. To­ma­ba el 60 y me iba al Ti­gre, ida y vuel­ta. Y así se pa­sa­ba la no­che. -¿El hambre en­se­ña al­go o eso es só­lo “ro­man­ti­zar” la po­bre­za?

-El hambre due­le, el frío due­le, el sue­ño due­le. Al­go ten­drás que apren­der, pe­ro el hambre no es al­go jus­to. Me­nos cuan­do sos un ti­po con sue­ños.

-¿El tiem­po te hi­zo más tierno o en­du­re­cis­te aún más tu ca­rác­ter? -Hay una ima­gen de la du­re­za que ven los de­más. A ve­ces me sa­le la du­re­za, pe­ro a ve­ces co­nec­to con otra co­sa. Aho­ra de gran­de me doy cuen­ta de que me con­mue­ve un día la lu­na o la son­ri­sa de un be­bé me emo­cio­na. Aun­que pa­rez­ca un pe­lo­tu­do. -¿Te hu­bie­ra gus­ta­do ser pa­dre?

-Sí. Hu­bo un mo­men­to en que yo te­nía una re­ve­la­ción, co­mo un pa­rá­me­tro pa­ra sa­ber si es­ta­ba enamo­ra­do o no. La ima­gen de ellas, ca­da pa­re­ja de en­ton­ces, em­ba­ra­za­das, pa­seán­do­se an­te mí. Si las ima­gi­na­ba así es­ta­ba enamo­ra­do, te­nía pro­yec­to a lar­go pla­zo. Tu­ve tres gran­des amo­res. Hoy re­co­noz­co mo­men­tos de fe­li­ci­dad, no exis­te una fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta, pe­ro ten­go gra­ti­tud con de­ter­mi­na­das cues­tio­nes. Soy un ti­po afortunado a pe­sar de lo que pu­de pa­de­cer. Ya no te­ner cri­sis vo­ca­cio­nal es una for­tu­na. -”Yo era un pe­rro ma­lo y me trans­for­mé”, di­ce Roly Se­rrano. ¿Te pa­só al­go pa­re­ci­do?

-No. Yo no era un pe­rro ma­lo, era un pe­rro tal vez ca­lle­je­ro, ca­brón, pe­ro no te­nía mal­dad. Es­ta­ba sí a la de­fen­si­va, de­fen­día mi es­pa­cio. -¿Y cuán­do ba­jas­te la guar­dia?

-No po­dría de­tec­tar en qué mo­men­to pun­tual. Pe­ro sen­tí la mi­ra­da de una mu­jer que me con­mo­vió, Mó­ni­ca, gran amor que ya fa­lle­ció, y me de­jé que­rer. Yo qué sé si me enamo­ra­ré de nue­vo. Aho­ra es­tá to­do muy con­fu­so. -¿Con­fu­so?

-Ya no sa­bés si se acer­can más por el in­te­rés de verte co­no­ci­do, de verte en la te­le. Si sos el amor o sos una fan­ta­sía.w

AL­FRE­DO MARTÍNEZ

“Tal vez uno es ac­tor pa­ra sen­tir que exis­te”. Ris­si (62), atra­vie­sa un gran mo­men­to y pre­fie­re no re­ve­lar su ape­lli­do real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.