Char­les Bur­ney, mú­si­co y via­je­ro

El nor­te ar­tís­ti­co del in­glés Bur­ney era Ita­lia, y lo me­jor que po­dían ha­cer los de­más paí­ses era to­mar ese mo­de­lo.

Clarín - Clarin - Spot - - Notas De Paso - Federico Mon­jeau fmon­[email protected]­rin.com

Así co­mo los ita­lia­nos in­ven­ta­ron la ópe­ra, la his­to­ria pa­re­cen ha­ber­la in­ven­ta­do los in­gle­ses. Char­les Bur­ney, una suer­te de He­ró­do­to mu­si­cal, es­cri­bió en 1770: “En­tre los mu­chos es­cri­tos pu­bli­ca­dos por via­je­ros que han vi­si­ta­do Ita­lia, adon­de la cu­rio­si­dad les lle­vó por dis­tin­tas ra­zo­nes, re­sul­ta asom­bro­so que nin­guno de ellos, al me­nos has­ta hoy, ha­ya em­pren­di­do el ca­mino pa­ra tra­tar de co­no­cer el ori­gen his­tó­ri­co de su mú­si­ca y la si­tua­ción ac­tual. Y, sin em­bar­go, ese país en­can­ta­dor es el que la ha cul­ti­va­do con ma­yor for­tu­na y el que no só­lo ha abas­te­ci­do a Eu­ro­pa con los más ce­le­bra­dos com­po­si­to­res e in­tér­pre­tes, sino tam­bién el que ha in­flui­do en ma­yor me­di­da so­bre nues­tra con­cep­ción de la ele­gan­cia y la ex­ce­len­cia, que son atri­bu­tos pro­pios de es­te arte”.

Son las pri­me­ras lí­neas del pró­lo­go de su li­bro Via­je mu­si­cal por Fran­cia e Ita­lia en el si­glo XVIII (pu­bli­ca­do en es­pa­ñol por Acan­ti­la­do en 2014, en una ex­ce­len­te edi­ción y tra­duc­ción de Ra­món An­drés), que se­gún di­cen ha­bría ins­pi­ra­do el Via­je a las Is­las Oc­ci­den­ta­les de Es­co­cia de Sa­muel John­son. “No ha­lla­mos -agre­ga Bur­ne­yun cua­dro, una es­ta­tua, un edi­fi­cio que no ha­ya me­re­ci­do una des­crip­ción […] Y, sin em­bar­go, ape­nas si te­ne­mos no­ti­cias de los con­ser­va­to­rios, ni se men­cio­nan las ópe­ras o los ora­to­rios de los ilus­tres maes­tros ita­lia­nos.”

Tal vez no fue­se fal­ta de cu­rio­si­dad, sino sim­ple­men­te fal­ta de sen­ti­mien­to his­tó­ri­co, co­mo si du­ran­te mu­cho tiem­po la mú­si­ca hu­bie­ra ca­re­ci­do de his­to­ria. Hoy nos cues­ta ima­gi­nar­lo, ya que al me­nos en el te­rreno de la mú­si­ca de con­cier­tos vi­vi­mos en el pa­sa­do, pe­ro has­ta bien en­tra­do el si­glo XIX el con­cep­to de mú­si­ca an­ti­gua prác­ti­ca­men­te no exis­tía. Só­lo se to­ca­ba y se es­cu­cha­ba mú­si­ca con­tem­po­rá­nea. Si se tra­ta de po­ner un hi­to o un pun­to de par­ti­da, po­dría de­cir­se que la prác­ti­ca de to­car y es­cu­char mú­si­ca an­ti­gua que­dó es­ta­ble­ci­da en 1829, cuan­do Men­dels­sohn ex­hu­mó La Pa­sión se­gún San Ma­teo de Bach en Leip­zig (des­de lue­go, Bach no era un des­co­no­ci­do pa­ra mú­si­cos co­mo Haydn, Mo­zart y Beet­ho­ven, además de Zel­ter, el pri­mer maes­tro de Men­dels­sohn, pe­ro ca­si po­dría de­cir­se que se lo to­ca­ba en pri­va­do).

No es que no se hu­bie­se pu­bli­ca­do nada an­tes de Bur­ney, pe­ro es­tu­dios co­mo los del pa­dre Martini (Sto­ria de­lla mu­si­ca, de 1757) eran más que nada re­co­pi­la­cio­nes de mú­si­ca an­ti­gua; tam­po­co es que Bur­ney es­tu­vie­se com­ple­ta­men­te solo en es­te cam­po. Te­nía un im­por­tan­te ri­val, que des­de lue­go tam­bién era in­glés: John Haw­kins, au­tor de una His­to­ria ge­ne­ral de la cien­cia y la prác­ti­ca de la mú­si­ca, de 1776. A Haw­kins le in­tere­sa­ban los uni­ver­sa­les; a Bur­ney, las cos­tum­bres, las men­ta­li­da­des y, so­bre to­do, el gus­to. Su nor­te era Ita­lia, y lo me­jor que po­dían ha­cer los de­más paí­ses era to­mar ese mo­de­lo. Los ita­lia­nos cul­ti­va­ban la be­lle­za y los in­gle­ses la aus­te­ri­dad, mien­tras que los fran­ce­ses eran más bien pom­po­sos y an­ti­cua­dos.

El 15 de ju­nio de 1770 Bur­ney apun­tó en su dia­rio pa­ri­sino so­bre la ópe­ra Zai­de, de Jo­seph Ro­yer: “De­bo de­cir que en lo to­can­te a la me­lo­día, los ma­ti­ces, los con­tras­tes y los efec­tos, to­do re­sul­ta cier­ta­men­te po­bre y, si hay que ser ho­nes­tos, pien­so que ni si­quie­ra me­re­ce una crí­ti­ca. Bien es cier­to que la vis­ta que­da com­pla­ci­da an­te un es­ce­na­rio de tan no­bles pro­por­cio­nes, con vis­to­sos tra­jes y re­fi­na­dos de­co­ra- dos, in­ge­nio­sas tra­mo­yas y ex­qui­si­tas dan­zas, pe­ro, ¡hay!, la ópe­ra, en cual­quier otro país, es­tá pen­sa­da pa­ra ha­la­gar el oí­do”. No to­dos los mú­si­cos fran­ce­ses es­ta­ban con­de­na­dos: “[En Fran­cia] exis­ten com­po­si­to­res de mé­ri­to que imi­tan el es­ti­lo ita­liano con fe­liz fru­to, pe­ro ca­si siem­pre su in­ge­nio que­da arrui­na­do y os­cu­re­ci­do por el gus­to de sus com­pa­trio­tas”. Bur­ney pen­sa­ba que con la ópe­ra fran­ce­sa pa­sa­ba al­go si­mi­lar a lo que ocu­rría en In­gla­te­rra con los ora­to­rios: “Los oí­dos han envejecido de tan­to es­cu­char la mis­ma for­ma de mú­si­ca.”

Co­mo his­to­ria­dor mu­si­cal, a Bur­ney nada le in­tere­sa­ba tan­to co­mo los cam­bios y el pro­gre­so. Es co­mo si pen­sa­se que la mú­si­ca, aca­so de­ter­mi­na­da por su pro­pia con­di­ción tem­po­ral, in­ma­te­rial, avan­za­se se­pul­tan­do su pa­sa­do. Es­cri­bió: “La poe­sía, la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra han vi­vi­do su mo­men­tos de es­plen­dor y de­cli­ve, han caí­do en la bar­ba­rie y sa­li­do de ella pa­ra ir de nue­vo en bus­ca de la per­fec­ción, y así, gra­dual­men­te, caer otra vez en el abis­mo de los os­cu­ro. Los res­tos de la An­ti­güe­dad son mues­tra de lo in­mor­tal de es­tas artes, un don que, quié­ra­se o no, le ha si­do ne­ga­do a la mú­si­ca.”

No pue­de de­cir­se que la his­to­ria le ha­ya da­do la ra­zón en es­te pun­to. Pe­ro si uno com­pa­ra las la­bo­rio­sas com­po­si­cio­nes de au­to­res tan gran­des co­mo Li­ge­ti (que po­co des­pués del es­treno de El gran ma­ca­bro re­ti­ró la par­ti­tu­ra pa­ra una lar­ga re­vi­sión) o co­mo Kur­tág (cu­ya ópe­ra Fi­nal de par­ti­da vie­ne sien­do pos­ter­ga­da una y otra vez) con una obra co­mo Lu­ci mie tra­di­tri­ci de Scia­rrino, una ge­nia­li­dad que pa­re­ce es­cri­ta go­zo­sa­men­te de un sus­pi­ro, la idea de Bur­ney so­bre Ita­lia y la ópe­ra pa­re­ce no ha­ber per­di­do vi­gen­cia.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.