De pa­seo por la edi­ción ve­ne­cia­na

Clarín - Clarin - Spot - - Alphazeta - Ma­til­de Sán­chez msan­[email protected]­rin.com.

Aso­mé­mo­nos a esa cu­rio­sa vi­drie­ra, a las es­tan­te­rías don­de las jo­yas se ali­nean de pie, exac­ta­men­te al re­vés, pa­ra que sea vi­si­ble el can­to rús­ti­co de la pá­gi­na y no el lo­mo con el tí­tu­lo. El pre­cio del to­mo, que con­ser­va su con­di­ción de plie­go aún sin ta­pas, no es­tá de­ter­mi­na­do por el au­tor ni por la di­fi­cul­tad de ha­llar el ejem­plar, mu­cho me­nos por su ve­jez –en el si­glo XVI no exis­te el pre­cia­do li­bro an­ti­guo– sino por su en­cua­der­na­ción. O por sus le­tras ca­pi­tu­la­res, con su pro­pia flo­ra y fau­na, con las que el ru­bri­ca­dor, ofi­cio hoy ex­tin­gui­do, per­so­na­li­za ca­da li­bro en el es­pa­cio que el ti­pó­gra­fo le de­jó en blanco. Ha­bla­mos de Los pri­me­ros edi­to­res, el en­sa­yo de Ales­san­dro Mar­zo Magno so­bre la his­to­ria de la pu­bli­ca­ción en Ve­ne­cia, edi­ta­do por la es­pa­ño­la Mal­pa­so.

Di­ciem­bre es tiem­po de re­co­men­da­cio­nes. Es­te vo­lu­men so­bre los orí­ge­nes de la me­jor edi­ción eu­ro­pea aca­so sea un mo­do de con­ju­rar, con una mo­de­ra­da me­lan­co­lía, uno de los peo­res años que recuerden los li­bre­ros por­te­ños. Mar­zo Magno, pe­rio­dis­ta, compagina tes­ti­mo­nios y el tra­ba­jo de his­to­ria­do­res, sin de­jar de ha­cer­nos sen­tir tu­ris­tas del pa­sa­do, en los años del gran po­de­río ve­ne­ciano,

Ya en el Re­na­ci­mien­to, es­cri­be Ales­san­dro Mar­zo Magno, “el pa­pel del li­bre­ro es fun­da­men­tal, no solo pa­ra ex­pli­car qué con­tie­ne el li­bro sino sim­ple­men­te pa­ra iden­ti­fi­car­lo y sa­car­lo de la es­tan­te­ría. Ca­si to­das las re­pre­sen­ta­cio­nes de li­bre­rías que han lle­ga­do has­ta no­so­tros mues­tran al due­ño em­pe­ña­do en ofre­cer explicaciones al clien­te”. Es que ape­nas seis dé­ca­das des­pués de la in­ven­ción de la im­pren­ta de ti­pos mó­vi­les, en 1440 en Ma­gun­cia, las li­bre­rías se ja­lo­na­ban en la ca­lle Mer­ce­ria, en­tre el puen­te Rial­to y la Pla­za San Mar­cos. A co­mien­zos del si­glo XVI, la Re­pú­bli­ca Se­re­ní­si­ma, con su po­de­ro­sa Adua­na, im­pe­ra­ba so­bre Mittleu­ro­pa y has­ta Chi­pre. La ca­pi­tal era una de las po­cas ciu­da­des cu­ya po­bla­ción es­ta­ba a la par de Ro- ma y Pa­rís.

Fue ciu­da­dano vé­ne­to el gran Al­do Ma­nu­zio (1451-1515), pri­mer edi­tor li­te­ra­rio de la his­to­ria y quien tam­bién li­be­ró al li­bro de su in­co­mo­di­dad ori­gi­na­ria, al crear su ver­sión por­tá­til, de bol­si­llo. Hu­ma­nis­ta y un ta­len­to co­mer­cial, Ma­nu­zio hi­zo re­sur­gir las tra­duc­cio­nes al grie­go y pu­bli­có el anó­ni­mo Sue­ño de Po­lí­fi­lo (Hy­pne­ro­to­ma­chia Po­lip­hi­li), con­si­de­ra­do el li­bro más be­llo de la his­to­ria, por sus 200 gra­ba­dos.

Los edi­to­res ve­ne­cia­nos ofre­cían tra­ta­dos de me­di­ci­na, li­bros en al­fa­be­tos ar­me­nio, ci­rí­li­co y gla­go­lí­ti­co (me­die­val croa­ta), una Bi­blia en bohe­mio y el pri­mer Tal­mud. Si bien los ju­díos te­nían prohi­bi­ción de pu­bli­car, con ex­cep­ción del im­pre­sor Meir Pa­ren­zo, Ve­ne­cia se con­vier­te en ca­pi­tal de la edi­ción en he­breo.

Por esos años Sha­kes­pea­re crea en Shy­lock a su más fa­mo­so mer­ca­der. El se­rra­glio de´giu­dei, nu­clea, des­de el 29 de mar­zo de 1516, a to­dos los re­si­den­tes ju­díos de Ve­ne­cia en un área ro­dea­da de ca­na­les, la pa­rro­quia de San Gi­ro­la­mo, y se con­vier­te así en el pri­mer gue­to del mun­do: la pa­la­bra gue­to, de fo­né­ti­ca ale­ma­ni­za­da, pro­vie­ne de las cer­ca­nías don­de se ti­ra­ba (get­ta­va) el me­tal de las nu­me­ro­sas fun­di­cio­nes del ba­rrio de Can­na­re­gio. Se­rá el ju­dío Gers­hon Son­cino quien, en 1949 en la ve­ci­na Bres­cia, im­pri­ma la Bi­blia de Berlín, que se­rá tra­du­ci­da al ale­mán por Mar­tín Lu­te­ro y da­rá pa­so a la Re­for­ma.

Ve­ne­cia su­po te­ner su Fe­ria del li­bro, la Sen­sa, en pri­ma­ve­ra, que se lle­va­ba a ca­bo en la Pla­za San Mar­cos. Has­ta allí via­ja­ban pa­ra abas­te­cer­se los li­bre­ros del res­to de Eu­ro­pa. Aun­que la Se­re­ní­si­ma con­tri­bui­rá con nu­me­ro­sos hi­jos a los via­jes de cir­cun­va­la­ción, sus edi­to­res no par­ti­ci­pa­rán del na­cien­te boom de la car­to­gra­fía.

Pe­ro aun­que La di­vi­na co­me­dia es­té es­cri­to en len­gua flo­ren­ti­na, el ver­nácu­lo que si­glos des­pués se de­cre­ta­rá co­mún a to­da Ita­lia, es la edi­ción ve­ne­cia­na la que le da su cen­tra­li­dad, la en­car­ga­da de pro­yec­tar­lo al res­to de Eu­ro­pa.

Sue­ño de Po­lí­fi­lo . Gra­ba­do eró­ti­co que ilus­tra el anó­ni­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.