Las obras de Dom­pé

Cas­cos, bar­cas y tó­tems unen el pa­sa­do eu­ro­peo y ame­ri­cano para mi­rar el ayer y re­fle­xio­nar so­bre el pre­sen­te.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Ju­lia Vi­lla­ro sec­cion­cul­tu­[email protected]­rin.com

Un sé­qui­to de gue­rre­ros es­col­ta nues­tro pa­so mien­tras ca­mi­na­mos del an­ti­guo Pa­la­cio Duhau al ho­tel Hyatt, don­de has­ta el 11 de di­ciem­bre pue­de ver­se la mues­tra Es­cul­tu­ras, de Her­nán Dom­pé. Se ven gue­rre­ros de tiem­pos in­me­mo­ria­les. En su ta­ller de Ca­pi­lla del Mon­te (don­de vi­ve des­de ha­ce 25 años) el ar­tis­ta les da vi­da a par­tir de ob­je­tos en­sam­bla­dos, en­con­tra­dos: lla­ves, he­rra­jes, tor­ni­llos, frag­men­tos de ma­de­ra y cor­te­zas de ár­bol se fu­sio­nan has­ta dar con la for­ma de esos gue­rre­ros, que os­ci­lan en­tre el me­tro y los dos de al­tu­ra. Y si su ofi­cio de es­cul­tor es lo que per­mi­te que la he­te­ro­ge­nei­dad de sus pie­zas se in­te­gre de for­ma or­gá­ni­ca, es su po­ten­cia ar­tís­ti­ca la que ani­ma ca­da for­ma con es­pí­ri­tu vi­tal.

Dom­pé es una fi­gu­ra sin­gu­lar den­tro del ar­te con­tem­po­rá­neo ar­gen­tino. Ar­tis­ta emer­gen­te a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 80, sus obras son el re­sul­ta­do de un en­cuen­tro ge­nuino en­tre las ideas –tan­to ra­cio­na­les co­mo in­tui­ti­vas– y los ma­te­ria­les. For­ma­do en las es­cue­las de Be­llas Ar­tes en di­bu­jo y es­cul­tu­ra, es el via­je por Pe­rú y Mé­xi­co, que em­pren­de jun­to a an­tro­pó­lo­gos en 1980, lo que sin lu­gar a du­das con­fie­re a sus pie­zas –es- cul­tu­ras, pe­ro tam­bién al­gu­nos di­bu­jos e ins­ta­la­cio­nes– su iden­ti­dad pro­pia. El con­tac­to con las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas –don­de el ar­te es­tá in­te­gra­do a la vi­da, y no es­cin­di­do de ella, co­mo en el Oc­ci­den­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo– es­ti­mu­ló su in­te­rés por lo sim­bó­li­co (y su con­fian­za en el po­der que otor­ga la ac­ti­va­ción ri­tual de esos sím­bo­los) tan­to co­mo las ideas so­bre el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo y los arquetipos, que desa­rro­lló a prin­ci­pios del si­glo XX el psi­có­lo­go sui­zo Carl Gus­tav Jung. A par­tir de ahí su poé­ti­ca dis­cu­rre a tra­vés de per­so­na­jes o asun­tos –los men­cio­na­dos gue­rre­ros, pe­ro tam­bién las bar­cas, los tó­tems, las ar­mas y las co­ma­dres­co­mo ti­po­lo­gías que se reite­ran en una va­ria­ción cons­tan­te: hay fi­gu­ras ame­na­zan­tes y gue­rre­ros lú­di­cos, hay co­ma­dres fis­go­nas y otras de tem­ple más can­do­ro­so. Úni­ca en su es­pe­cie, ca­da pie­za en­cuen­tra su lu­gar y se en­la­za con esa suer­te de fa­mi­lia de per­so­na­jes en una atá­vi­ca co­fra­día.

La mues­tra que has­ta el mar­tes pue­de ver­se en el Pa­seo de las Ar­tes, en el sub­sue­lo del Hyatt, pre­sen­ta ex­po­nen­tes de cua­tro de esas ti­po­lo­gías en que la obra de Dom­pé pue­de or­ga­ni­zar­se (aun­que tam­bién las tras­cien­de). El am­plio es­pa­cio en que las es­cul­tu­ras se des­plie­gan con­fie­re a ca­da una el ai­re que ne­ce­si­tan, tan­to por sus di­men­sio­nes co­mo por la fuer­te pre­sen­cia que sus for­mas y sus ma­te­ria­les les con­fie­ren. Así, en­tre el pri­mer Cas­co de gue­rre­ro he­cho en hie­rro y la úl­ti­ma Co­ma­dre, te­ne­mos la im­pre­sión de es­tar en me­dio de

una pro­ce­sión en­tre re­li­gio­sa y li­te­ra­ria, de es­tar ca­mi­nan­do las pá­gi­nas de un cuen­to, en el que los per­so­na­jes re­sul­tan ex­tra­ña­men­te fa­mi­lia­res.

El es­pa­cio y la luz don­de ca­da pie­za del ar­tis­ta se em­pla­za (en mu­chos ca­sos es­pa­cios na­tu­ra­les) han si­do siem­pre fun­da­men­ta­les para la lec­tu­ra de sus obras. Con sus for­mas fi­lo­sas he­chas de hie­rro, de ma­de­ra o pie­dra (o de to­dos esos ma­te­ria­les jun­tos) las es­cul­tu­ras mo­di­fi­can su en­torno, al mis­mo tiem­po que se de­jan mo­di­fi­car por él.

Tal co­mo ya se ha­bían vis­to en su re­tros­pec­ti­va en el Mu­seo del Ti­gre en 2016 (cu­ra­da por Ma­ría Jo­sé He­rre­ra) los gue­rre­ros en es­ta mues­tra tam­bién es­tán agru­pa­dos, dan­do idea de (pe­que­ño) ejér­ci­to, mien­tras que los cas­cos, apo­ya­dos en el sue­lo del que pa­re­cen emer­ger, co­mo bro­tes mi­ne­ra­les –y oxi­da­dos– son pie­zas que, por su es­pí­ri­tu mo­nu­men­tal, de­man­dan cier­to ai­re al­re­de­dor. Aca­so por eso dos ejem­pla­res de es­ta ti­po­lo­gía son los que dan ini­cio y fin a nues­tra pro­ce­sión por la mues­tra.

En me­dio de ellos se des­plie­gan las co­ma­dres –con sus for­mas trian­gu­la­res y su­til­men­te fe­me­ni­nas– y los tó­tems, en los que el co­lor –ro­jo fo­go­so, azul elec­tri­zan­te o ver­de mi­ne­ral, que Dom­pé ad­mi­nis­tra de mo­do pre­ci­so, otor­gán­do­se­lo só­lo a al­gu­nas pie­zas– fun­cio­na co­mo un acen­to con­tun­den­te. Hay tam­bién bar­cas, en las que la ma­de­ra co­rroí­da con­vi­ve con el bron­ce y el más de­li­ca­do ba­sal­to, al­gu­nos re­lie­ves en ma­de­ra y car­tón de su se­rie La úl­ti­ma mi­ra­da –con la que el ar­tis­ta tran­si­ta el do­lor por la pér­di­da de su hi­ja– y al­gu­nos di­bu­jos en los que la con­vi­ven­cia de dis­tin­tas tex­tu­ras, otro ras­go fun­da­men­tal de sus pie­zas en vo­lu­men, es re­em­pla­za­da por la yux­ta­po­si­ción de los di­ver­sos gra­fis­mos de la tin­ta.

“Gue­rre­ros, co­ma­dres, bar­cas, pe­ces, he­rra­mien­tas, ar­mas y tó­tems,

son los pro­ta­go­nis­tas de una gran pues­ta en es­ce­na de la hu­ma­ni­dad to­da, de sus sa­gas he­roi­cas de gran­des re­la­tos, y de otras más co­ti­dia­nas en las que el ar­tis­ta se en­fren­ta a los ma­te­ria­les y los con­ju­ra para con­ver­tir­los, él mis­mo, en una vi­sión de la con­tem­po­ra­nei­dad” es­cri­bió He­rre­ra en el re­cien­te li­bro so­bre Dom­pé Las tres di­men­sio­nes del sím­bo­lo.

Pe­ro por más atá­vi­cos y mi­le­na­rios que pue­dan re­sul­tar­nos los per­so­na­jes y las ti­po­lo­gías que dan for­ma a ca­da ima­gen, sus pie­zas no só­lo hun­den raí­ces en esos tiem­pos an­te­rio­res a la his­to­ria, sino que –co­mo los ob­je­tos a que da­ban for­ma las cul­tu­ras an­ces­tra­les- tam­bién es­tán li­ga­dos pro­fun­da­men­te con el pre­sen­te po­lí­ti­co, so­cial y per­so­nal. “Vi­vi­mos en un país en el que to­do su­ce­de rá­pi­da­men­te –di­ce el ar­tis­ta–, yo me ha­go eco de lo que es­tá su­ce­dien­do. La vi­sión de mis obras es la de he­chos que fue­ron, co­mo la dic­ta­du­ra, con­mo­ve­do­res o des­ga­rra­do­res para mí. Es­te es un país muy ver­ti­gi­no­so, por lo me­nos para un ti­po co­mo yo, que vi­ve aden­tro de un ta­ller”.

FO­TOS: GENTILEZA PA­LA­CIO DUHAU

Co­lo­res y épi­ca. A la iz­quier­da, una de sus icó­ni­cas bar­cas; a su la­do, “Co­ma­dre en ra­yo azul”, rea­li­za­da en ma­de­ra y hie­rro.

Cas­co de gue­rre­ro. Una de las mo­nu­men­ta­les obras en hie­rro.

En el ta­ller. El ar­tis­ta tra­ba­ja en Ca­pii­la del Mon­te, Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.