Pos­tres para las reunio­nes de fin de año

Se ter­mi­na el año y las múl­ti­ples reunio­nes in­va­den el ca­len­da­rio. El tiem­po va­le oro y es­tos dul­zo­res se pre­pa­ran en un abrir y ce­rrar de ojos.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­rias @cla­rin.com

Di­ciem­bre es­tá con no­so­tros. Se nos va el año, pe­ro lle­ga lo me­jor: des­pren­der­nos de las co­sas bue­nas y ma­las de es­tos 365 días, y abrir­les las puer­tas a sue­ños y es­pe­ran­zas de 2019. Bien­ve­ni­do sea el cam­bio de ca­len­da­rio. Cla­ro que, có­mo ne­gar­lo, a es­tas al­tu­ras del almanaque el can­san­cio se ha­ce no­tar y pa­re­ce que enero que­da­ra ca­da vez más le­jos, aun­que só­lo fal­ten unas po­cas se­ma­nas. Va­mos ta­chan­do los días para las va­ca­cio­nes, con el ar­bo­li­to co­mo tes­ti­go, con sus lu­ces par­pa­dean­tes, re­cién ar­ma­do en el li­ving, tal cual nos se­ña­la la tra­di­ción, y ya co­men­za­mos a vis­lum­brar las múl­ti­ples reunio­nes de fin de año. Ojo que con las ce­le­bra­cio­nes con­vi­ven los es­tre­sa­zos. Así so­mos. To­do jun­to: fes­te­jos con los com­pa­ñe­ros de ofi­ci­na, con los del gim­na­sio, con “las ma­mis o pa­pis del co­le” y con la fa­mi­lia, por su­pues­to. Y a to­do es­to hay que su­mar­le los ba­lan­ces la­bo­ra­les y los ac­tos del jar­dín o del co­le­gio de los ni­ños. Lo que me­nos se tie­ne es tiem­po (y ga­nas) para co­ci­nar. Cla­ro que sa­lir a co­mer a un res­tau­ran­te pue­de re­sul­tar una pu­ña­la­da a la bi­lle­te­ra y en­ci­ma du­ran­te to­do di­ciem­bre sue­len es­tar lle­nos… Co­las, es­pe­ras y un rui­do que des­es­ta­bi­li­za las emo­cio­nes más po­si­ti­vas. Una bue­na op­ción es re­unir­se en una ca­sa y ha­cer un me­nú don­de to­dos lle­ven al­go, el ri­tual co­no­ci­do co­mo “a la ca­nas­ta”. La idea es de­di­car­le po­co tiem­po a la cocina pre­pa­ran­do al­go dul­ce muy rico. Por eso, instagramers y pas­te­le­rías com­par­ten con Clarín los me­jo­res pos­tres para lu­cir­se en las reunio­nes, tra­ba­jan­do po­co y re­ci­bien­do mu­chos aplau­sos.

Des­de San An­to­nio de Are­co, don­de ha­ce años tie­nen su ser­vi­cio crea­ti­vo de co­mi­da ca­se­ra, Mar­ti­na y su es­po­so Fran­cis­co su­gie­ren pre­pa­rar un se­mi­fred­do de cho­co­la­te. Un pos­tre sú­per fá­cil de ha­cer y muy ver­sá­til, ya que se le pue­de dar un touch de mil sa­bo­res di­fe­ren­tes. “Es prác­ti­co por­que se sir­ve di­rec­to del free­zer y se pue­de ha­cer una semana an­tes tran­qui­la­men­te”, ex­pli­ca Mar­ti­na, co­ci­ne­ra de @Yo­co­mook, y agre­ga: “Es ri­quí­si­mo y fres­co, ideal para ser­vir en las Fies­tas y reunio­nes”. Si el tiem­po real­men­te apre­mia se pue­de pre­pa­rar sin la ba­se y ser­vir­lo di­rec­ta­men­te en va­si­tos in­di­vi­dua­les co­mo pos­tre he­la­do o, ha­cien­do un po­co de tram­pa, y usar un pio­nono com­pra­do… ¡Y lis­to el pos­tre!”

Si­guien­do con la lí­nea cho­co­la­to­sa, res­ca­ta­mos un clá­si­co al que po­cos pa­la­da­res se nie­gan: la mous­se.

Esa cre­ma ai­rea­da, ul­tra li­via­na (a pe­sar de ser de cho­co­la­te), sua­ve y un­tuo­sa pue­de pa­re­cer la­bo­rio­sa, pe­ro se pre­pa­ra en po­cos pa­sos. Mar­tín Lu­ján, pas­te­le­ro de Mos­hu, cuen­ta que para que re­sul­te un éxi­to, lo más im­por­tan­te es la ca­li­dad del cho­co­la­te.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es la cre­ma: “Siem­pre de­be es­tar ba­ti­da a me­dio pun­to (o sea, an­tes de que lle­gue a ser chan­ti­llí). Si se pa­sa de ba­ti­do per­de­rá la tex­tu­ra desea­da”, ad­vier­te Lu­ján. Es re­co­men­da­ble pre-

pa­rar­la y re­fri­ge­rar­la un día an­tes para que to­me me­jor con­sis­ten­cia y se con­so­li­de el sa­bor. Si el es­pí­ri­tu de Do­ña Pe­tro­na se apo­de­ra de la cocina, la mous­se pue­de ser par­te de un re­lleno de tor­ta (cual­quier biz­co­chue­lo es­tá bien), só­lo ha­ce fal­ta agre­gar­le un so­bre­ci­to de ge­la­ti­na sin sa­bor para que se sos­ten­ga la mez­cla. Cris­tian Aqui­la, des­de su pá­gi­na Co­ci­nar en ca­sa, de­lei­ta a sus se­gui­do­res con pre­pa­ra­cio­nes sim­ples. Para ali­via­nar los queha­ce­res de la cocina re­co­mien­da pre­pa­rar un rico ti­ra­mi­sú. “Es uno de los pos­tres clá­si­cos ita­lia­nos cu­yo sig­ni­fi­ca­do es “¡ti­ra­me arri­ba!”. Y na­die lo du­de: es­te un­tuo­so man­jar de mas­car­po­ne, vai­ni­llas y ca­fé es unos de los más ri­cos que exis­ten en es­te mundo”, ce­le­bra Cris­tian, y bro­mea: “A te­ner cui­da­do con la pri­mer cu­cha­ra­da, por­que pue­de ser pe­li­gro­sa… ¿quién no se ha aho­ga­do con el ca­cao del pri­mer bo­ca­do?”.

Es­te pos­tre con as­pec­to de tor­ta -que fue pre­pa­ra­do por Aqui­la para la me­sa de Mirt­ha Le­grand y re­sul­tó to­do un éxi­to-, pue­de ser­vir­se de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, ade­más de la for­ma tra­di­cio­nal. Una al­ter­na­ti­va es ha­cer­lo en va­sos o ta­zas y lle­var­lo a la me­sa con pla­to y cu­cha­ra co­mo si fue­se un ca­pu­chino o ca­fé con le­che. El co­ci­ne­ro ex­pli­ca que se pue­de in­no­var so­bre la re­ce­ta ba­se y ha­cer­lo de di­fe­ren­tes sa­bo­res, por ejem­plo in­cor­po­rar fru­ti­llas en las ca­pas o dul­ce de fru­ti­llas. Otra ver­sión in­tere­san­te se­ría con pas­ta de ave­lla­nas y ave­lla­nas pi­ca­das para lo­grar un muy go­lo­so ti­ra­mi­sú de Nu­te­lla. “Las ver­sio­nes pue­den ser in­fi­ni­tas, des­de in­cor­po­rar piel de li­món en el al­mí­bar para la cre­ma de mas­car­po­ne o al­gún ju­go de fru­tas co­mo ma­ra­cu­yá. Só­lo es cues­tión de ha­cer vo­lar la ima­gi­na­ción y de­jar­se lle­var para te­ner una pro­pia ver­sión de ti­ra­mi­sú”, se ex­pla­ya. No pue­de fal­tar un pla­to fru­tal. Al­go fres­co y bien co­lo­ri­do que ex­plo­te de ale­gría la me­sa de dul­ces y ali­vie las tem­pe­ra­tu­ras fin­dea­ñe­ras. La pas­te­le­ra Ju­lia­na He­rre­ra Dap­pe, de Ma­da Pa­tis­se­rie, acon­se­ja pre­pa­rar una pavlova, pos­tre con ba­se de me­ren­gue se­co. “Re­co­mien­do ele­gir la fru­ta que más les gus­te o com­bi­nar va­rias. Que­da es­pec­ta­cu­lar con mo­ras, fram­bue­sas y ce­re­zas, que ade­más de ves­tir la me­sa tie­nen un sa­bor in­dis­cu­ti­ble”, ex­pli­ca. Es un pos­tre ideal para las reunio­nes de fin de año ya que es fres­co y li­viano y es un ex­ce­len­te acom­pa­ñan­te para des­pués de los pla­tos sa­la­dos. “Es un gran com­pa­ñe­ro del brin­dis, ya que ma­ri­da muy bien con los es­pu­man­tes. Asi­mis­mo, pue­de ser­vir­se acom­pa­ña­do con un he­la­do de li­món o de cre­ma”, am­plía Dap­pe.

Y, fi­nal­men­te, el pos­tre más sim­ple, pe­ro tan de­li­cio­so: Af­fo­ga­to. Des­de La Par­ti­cu­lar de Vir­gi­nio su­gie­ren uti­li­zar un va­so de whisky para que se luz­ca bien el pre­pa­ra­do. En ca­da va­so se co­lo­can una bo­cha gran­de (o dos chi­cas) de he­la­do de vai­ni­lla, lue­go se le agre­ga un po­ci­llo de ca­fé ca­lien­te y se de­co­ra con ga­rra­pi­ña­da de al­men­dras. Un pos­tre que se pre­pa­ra en el mo­men­to y a gus­to de ca­da in­vi­ta­do.

Ya ven. Tan Ra­pi­dí­si­mo (con per­mi­so del maes­tro Héc­tor La­rrea) co­mo leer es­tas lí­neas. Sin más, en un “pe­ri­que­te”, pre­pa­ren es­tos dul­ces ve­loz­men­te y dis­fru­ten de la ve­la­da. ¡Que co­mien­cen los brin­dis!w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.