Vi­ti­llo Ába­los se des­pi­de de los es­ce­na­rios

A los 96 años, es una le­yen­da que es­qui­va la ju­bi­la­ción. El re­pa­so de una au­tén­ti­ca vi­da de pe­lí­cu­la.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Eduar­do Slu­sar­czuk es­lu­sar­[email protected]­rin.com

“¡Se­ña­les de hu­mo usá­ba­mos, cuan­do em­pe­za­mos!”. Sen­ta­do a una si­lla que, cuen­ta, tra­jo des­de al­gún lu­gar del mundo, Vi­ti­llo Ába­los se ríe con ga­nas de su ocu­rren­cia, mi­ra el gra­ba­dor y lan­za la pre­gun­ta: “¿Ya es­ta­mos ac­tuan­do?”. En­ton­ces, a la vie­ja usan­za, di­ce: “Un sa­lu­do a los lec­to­res de Clarín”.

A los 96 años, Víc­tor Ma­nuel Ába­los es, po­si­ble­men­te, una de las úl­ti­mas le­yen­das vi­vas del folclore ar­gen­tino, que se rehú­sa a ju­bi­lar­se, a pe­sar de que la pro­mo­ción del es­pec­tácu­lo que da­rá el 8 de di­ciem­bre en la Usi­na del Ar­te lo anun­cia co­mo su despedida de los es­ce­na­rios.

“Yo siem­pre di­go que ca­si se­rá la úl­ti­ma”, di­ce, y des­pués de re­cor­dar que si­gue al ai­re con su pro­gra­ma en Nacional Fol­kló­ri­ca, los miér­co­les de 20 a 21, ad­vier­te: “Mien­tras pue­da se­gui­ré dan­do lo que San­tia­go del Es­te­ro y mi país me en­se­ña­ron...”.

Al fin y al ca­bo, na­da muy dis­tin­to a lo que él y sus her­ma­nos, Ma­chin­go, Adol­fo, Ro­ber­to y Ma­cha­co. le di­je­ron a su pa­dre cuan­do, en 1939, le pi­die­ron per­mi­so para pre­sen­tar el es­pec­tácu­lo “Pa­tio pro­vin­ciano” en el Con­se­jo de mu­je­res. “Al prin­ci­pio no se ale­gró; de­cía que no era opor­tuno. Pe­ro ma­má lo do­ble­gó”. Y com­ple­ta: “Nos dio per­mi­so por cin­co años, y ter­mi­na­mos ha­cién­do­lo du­ran­te 60”.

Due­ño de una me­mo­ria pro­di­gio- sa, Vi­ti­llo avan­za en su re­la­to po­nién­do­le fe­cha a ca­da epi­so­dio so­bre­sa­lien­te de una tra­yec­to­ria inigua­la­ble. “1941, Bue­nos Ai­res: al­qui­la­mos un lo­cal para ac­tuar en San­ta Fe y Pa­ra­ná. Ma­má vio el lu­gar y di­jo: '¡Acha­lay!'Aca­ba­ba de bau­ti­zar el lu­gar. En que­cha, 'acha­lay' quie­re de­cir al­go her­mo­so, lin­do”.

Así va, ca­si año por año, des­gra­nan­do una his­to­ria in­creí­ble. Cuen­ta, por ejem­plo, que un día Lu­cas De­ma­re les pi­dió al­go “mo­vi­do, ale­gre” para la pe­lí­cu­la La gue­rra gau­cha, y que así na­ció Car­na­va­li­to que­bra­de­ño. Y que eso “fue un tram­po­lín tre­men­do”. En 1947 ar­ma­ron Acha­lay Hua­si, un lu­gar don­de “to­ca­ban el dúo Mar­tí­nez­le­des­ma, el 'Mono' Vi­lle­gas, los Ába­los...” -¿To­dos en la mis­ma no­che? -To­do jun­to. Mú­si­ca: el ar­te de com­bi­nar los so­ni­dos. Una no­che lle­gó Dis­cé­po­lo. Vino con su se­ño­ra, es­pa­ño­la, y un gru­po de ami­gos; y un clien­te pi­dió per­mi­so para can­tar Cam­ba­la­che. Ma­chin­go lo acom­pa­ñó en el piano. Cuan­do ter­mi­nan, Di­cé­po­lo me lla­ma: “Ché, pi­be, es­te co­so ama al tan­go, pe­ro el tan­go lo odia a él”. ¡Era tre­men­do, Dis­ce­po­lín!

Vi­ti­llo si­gue: “En 1951 ven­di­mos to­do para ir a Nue­va York. Lle­ga­mos en bar­co. Ac­tua­mos en la te­le, en co­lo­res... Un señor que te­nía un ne­go­cio, al que le iba muy bien con la pae­lla, nos lle­vó a to­car co­mo los ‘gau­chos of the pam­pas’. Tam­bién ha­bía unos ne­gri­tos que to­ca­ban jazz”.

Y si­guen los lu­ga­res, las can­cio­nes -Nos­tal­gias san­tia­gue­ñas, Ca­sas más ca­sas me­nos, Agi­tan­do pa­ñue­los, Jun­ti­to al fo­gón- y los nom­bres. ¡Y qué nom­bres! “1966, To­kio. Ha­bía­mos pa­sa­do dos me­ses y 20 días gi­ran­do por Ja­pón, y el ca­nal de te­le­vi­sión NHK nos ha­ce una despedida. El pro­gra­ma se ti­tu­ló La mú­si­ca nun­ca mue­re.

El hom­bre ríe por enési­ma vez, y nom­bra a quie­nes es­tu­vie­ron en esa “despedida”. "El elen­co, Art­hur Ru­bins­tein, un ba­llet de Ru­sia, una can­tan­te ja­po­ne­sa y unos mu­cha­chi­tos de fle­qui­llo... Los Beatles”.

La can­te­ra de his­to­rias de Vi­ti­llo es inago­ta­ble, pe­ro el tiem­po se ago­ta. Re­cuer­da una gi­ra por Lis­boa en los '80, una vi­si­ta al pa­pa Juan Pa­blo II, que les pre­gun­tó si sien­do cin­co her­ma­nos nun­ca se pe­lea­ban. “Nun­ca”, le di­je­ron.

-¿Nun­ca un en­tre­di­cho por cues­tio­nes ar­tís­ti­cas o de di­ne­ro?

-Nun­ca. Has­ta el día de hoy es­toy sor­pren­di­do. Ma­chin­go tu­vo dos hi­jos, Adol­fo seis, Ro­ber­to, Ma­cha­co y yo, dos. Ha­bía que dar­les de co­mer a to­dos, y no era fá­cil.

¿Nun­ca pen­só en de­cir bas­ta?

-La­men­ta­ble­men­te me pa­só. 1997, Ro­ber­to nos di­ce: “Mu­cha­chos, ven­gan a ca­sa ma­ña­na”. Lle­ga­mos y em­pe­zó con su re­la­to ines­pe­ra­do: “Los ci­ta­do para con­tar­les y pe­dir­les lo si­guien­te: De­je­mos de to­car”. Se hi­zo un si­len­cio. ¿Por qué? Por­que la gen­te se acuer­da de no­so­tros, per­so­nas muy gran­des, sin mu­le­tas, sin si­lla de rue­das... Que sí, que no; al fi­nal nos con­ven­ció, y se ter­mi­nó. Al otro año, ex­tra­ña­ba tan­to, que ar­mé El pa­tio de Vi­ti­llo Aba­los.

-Aho­ra, de nue­vo di­cen que se ter­mi­na. Su­pon­ga­mos que es cier­to que el con­cier­to del sá­ba­do es el úl­ti­mo. ¿A qué pien­sa de­di­car­se cuan­do ya no to­que más?

-¡A ser jo­ven!w

“En 1951 ven­di­mos to­do para ir a Nue­va York. Lle­ga­mos en bar­co y ac­tua­mos en la te­le”.

FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

Vi­ti­llo. En 1939, con su her­ma­nos, le pi­die­ron per­mi­so al pa­dre para to­car. Los de­jó, pe­ro só­lo por 5 años...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.