Cla­si­cis­mo fue­ra de nor­ma

Clarín - Clarin - Spot - - Música - Federico Mon­jeau fmon­[email protected]­rin.com

Paul Le­wis (piano) Pro­gra­ma Obras de Haydn, Beet­ho­ven y Brahms Sa­la CCK, Sa­la Ar­gen­ti­na, jue­ves 6

El inglés Paul Le­wis es uno de los pia­nis­tas más sin­gu­la­res que se ha­yan oí­do en mu­cho tiem­po. To­có por pri­me­ra vez en Bue­nos Ai­res, el jue­ves en el CCK, con uno de los cua­tro pro­gra­mas Haydn-beet­ho­ven-brahms que vie­ne ha­cien­do por dis­tin­tos tea­tros del mundo. Son dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de es­tos tres au­to­res, con la idea de opo­si­cio­nes y co­ne­xio­nes en­tre ellos. Los ha­ce ca­si sin in­ter­va­los, ape­nas con una bre­ví­si­ma sa­li­da del es­ce­na­rio des­pués de ca­da obra, de mo­do que la uni­dad o la idea del pro­gra­ma que­de más fir­me; al me­nos así lo hi­zo en la Sa­la Ar­gen­ti­na del CCK, de ma­ra­vi­llo­sa acús­ti­ca y es­pe­cial­men­te apro­pia­da para un pro­gra­ma de piano so­lo.

Le­wis abrió con una in­ter­pre­ta­ción ex­qui­si­ta­men­te su­til de las Sie­te fan­ta­sías op. 116 de Brahms, para se­guir con So­na­ta N° 6 hob: 20 en Do me­nor de Haydn, una es­pe­cie de Jano bi­fron­te en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro. El alle­gro de es­ta pie­za tem­pra­na tie­ne las pro­por­cio­nes de la so­na­ta clá­si­ca y el be­llí­si­mo mo­vi­mien­to len­to con­ser­va un fon­do muy ba­chiano, tan­to en la ornamentación de las me­lo­días co­mo en la lí­nea de los ba­jos. Es ex­tra­or­di­na­rio co­mo Le­wis ha­ce cre­cer la res­pi­ra­ción me­ló­di­ca sin per­der un ins­tan­te el pulso y la me­di­da.

Las Sie­te ba­ga­te­las op. 33 de Beet­ho­ven que se oye­ron a con­ti­nua­ción fue­ron un pun­to es­pe­cial­men­te al­to del pro­gra­ma. Es evi­den­te que Le­wis he­re­dó de su maes­tro Bren­del la idea de que la mú­si­ca tie­ne as­pec­tos hu­mo­rís­ti­cos, y que pro­ba­ble­men­te Haydn y Beet­ho­ven in­tro­du­je­ron en la mú­si­ca ins­tru­men­tal cier­to hu­mor que an­tes de ellos so­lo es­ta­ba en la ópe­ra . Y el fi­nal de la se­gun­da ba­ga­te­la, con esas re­pe­ti­cio­nes ca­si có­mi­cas que pa­re­cen pre­nun­ciar el de­li­ran­te fi­nal de la Oc­ta­va sin­fo­nía, se­ría un buen ejem­plo de eso, aun­que no el úni­co. Lo que otros pia­nis­tas cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te ten­de­rían a sua­vi­zar, Le­wis lo po­ne de re­lie­ve, tan­to con el to­que y la di­ná­mi­ca del piano co­mo con mí­ni­mos ges­tos de per­ple­ji­dad en el ros­tro, co­mo si se pre­gun­ta­ra: ¿es­to es real­men­te así? A Le­wis es fas­ci­nan­te ver­lo ade­más de oír­lo.

El con­cier­to ce­rró con la úl­ti­ma so­na­ta com­pues­ta por Haydn, la N° 62 en Mi be­mol ma­yor hob: 52. Si el hu­mor de Beet­ho­ven es­tá en los ges­tos, el de Haydn es de otro ti­po; ra­di­ca me­nos en los ges­tos que en lo ines­pe­ra­do; so­bre to­do en lo ines­pe­ra­do de cier­tos cam­bios ar­mó­ni­cos. Ya el só­lo he­cho de que el se­gun­do mo­vi­mien­to de una so­na­ta en mi be­mol ma­yor es­té en mi ma­yor, en lu­gar del re­la­ti­vo me­nor o de al­gu­na to­na­li­dad ve­ci­na, es al­go que sa­le com­ple­ta­men­te de la re­gla. Pe­ro para Haydn lo ve­cino po­día es­tar jus­ta­men­te en ese sal­to de me­dio tono, y en un pun­to no hay ma­yor ve­cin­dad que el se­mi­tono. No es ne­ce­sa­rio que el oyen­te sea cons­cien­te de los cam­bios ar­mó­ni­cos para sen­tir­los, no só­lo de un mo­vi­mien­to a otro sino, más to­da­vía, los que ocu­rren den­tro de ca­da mo­vi­mien­to, muy es­pe­cial­men­te en el Alle­gro ini­cial de es­ta So­na­ta.

Le­wis se mue­ve en el co­ra­zón del cla­si­cis­mo sin nin­gún fa­na­tis­mo cla­si­cis­ta. No obe­de­ce los sig­nos de re­pe­ti­ción tal co­mo hoy -his­to­ri­cis­mo me­dian­te- es la nor­ma. Le­wis no for­ma par­te de nin­gu­na es­cue­la; pa­re­ce in­mer­so en una in­ves­ti­ga­ción ex­pre­si­va y psi­co­ló­gi­ca su­ma­men­te ori­gi­nal. Tras las ova­cio­nes vino el bis, que cam­bió un po­co el idio­ma y a la vez vol­vió a la to­na­li­dad del co­mien­zo, des­vío y a la vez re­ca­pi­tu­la­ción: una be­llí­si­ma in­ter­pre­ta­ción del Ale­gret­to en Do me­nor de Schu­bert, otro de sus músicos de ca­be­ce­ra. Paul Le­wis es un mú­si­co de tal mag­ne­tis­mo que du­ran­te el con­cier­to (a sa­la lle­na) no vo­ló una mos­ca ni se oyó una tos ni el pa­pel de un ca­ra­me­lo.w

FEDERICO KAPLUN

Hu­mor y mag­ne­tis­mo. Dos ras­gos de Paul Le­wis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.