La se­ño­ra pre­si­den­ta

Clarín - Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­[email protected]­rin.com

Etio­pía es uno de los paí­ses con ma­yor ni­vel de vio­len­cia se­xual, con un 60% de las mu­je­res co­mo víc­ti­mas.

“Si al­guien pien­sa que ha­blo mu­cho so­bre mu­je­res, que es­pe­re a es­cu­char to­do lo que ten­go que de­cir”. Y cier­ta­men­te no se­rá po­co. Con­ver­ti­da se­ma­nas atrás en la pri­me­ra pre­si­den­ta de Etio­pía, Sah­le-work Zew­de co­no­ce a la per­fec­ción la du­rí­si­ma realidad que en­fren­tan día a día las mu­je­res en ese te­rri­to­rio de 1.104.300 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que ella go­bier­na aho­ra, sa­cu­di­do ade­más por un al­to ni­vel de vio­len­cia ét­ni­ca.y es cons­cien­te de la mag­ni­tud del desafío que tie­ne por de­lan­te. Si bien en el país el ejer­ci­cio del po­der re­cae prin­ci­pal­men­te en el pri­mer ministro, na­die du­da de que Zew­de de­ja­rá su im­pron­ta en la ges­tión. En ese sen­ti­do se pro­nun­ció el je­fe de la ofi­ci­na del pri­mer ministro cuan­do plan­teó que la de­sig­na­ción de Zwe­de era un “mo­vi­mien­to his­tó­ri­co”, re­mar­can­do que “en una so­cie­dad pa­triar­cal la elec­ción de una mu­jer en la je­fa­tu­ra de Es­ta­do no só­lo es­ta­ble­ce un es­tán­dar para el fu­tu­ro sino que tam­bién nor­ma­li­za el es­ta­ble­ci­mien­to de las mu­je­res co­mo las en­car­ga­das de to­mar de­ci­sio­nes en la vi­da pú­bli­ca”. El pre­mier hi­zo lo su­yo al res­pec­to: su ga­bi­ne­te de vein­te miem­bros cuen­ta con pa­ri­dad de gé­ne­ro, y son mu­je­res las que es­tán al fren­te de car­te­ras co­mo De­fen­sa -tra­di­cio­nal­men­te ma­ne­ja­da por hom­bresy Paz (re­cien­te­men­te crea­da).una abogada fe­mi­nis­ta, en tan­to, es quien asu­mió la pre­si­den­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Con 68 años, voz cal­ma y mo­da­les sua­ves, la fla­man­te man­da­ta­ria de Etio­pía na­ció el 21 de fe­bre­ro de 1950 en Ad­dis Abe­ba, la ciudad ca­pi­tal. La ma­yor de cua­tro her­ma­nas, cur­só es­tu­dios en el ins­ti­tu­to fran­co-etío­pe Gue­be-ma­riam y, a los 17 años, via­jó a Fran­cia para com­ple­tar su edu­ca­ción. De la Uni­ver­si­dad de Mont­pe­llier egre­só con el tí­tu­lo de li­cen­cia­da en Cien­cias Na­tu­ra­les, aun­que se­ría la di­plo­ma­cia el ám­bi­to en que desa­rro­lla­ría la ma­yor par­te de su ca­rre­ra: fue em­ba­ja­do­ra en su ama­da Fran­cia, en Se­ne­gal, Ma­li, Ca­bo Ver­de, Túnez y Ma­rrue­cos en­tre otros des­ti­nos. Tam­bien re­pre­sen­tó a su país en la Au­to­ri­dad In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre el Desa­rro­llo de Na­cio­nes Uni­das: el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de esa or­ga­ni­za­ción, An­tó­nio Gu­te­rres, la nom­bró su Re­pre­sen­tan­te Es­pe­cial an­te la Unión Afri­ca­na en ju­nio pa­sa­do. Cua­tro me­ses des­pués, y por una­ni­mi­dad, fue con­sa­gra­da por el Par­la­men­to pre­si­den­ta de Etio­pía. Es no só­lo la pri­me­ra mu­jer en ocu­par ese car­go en su país sino que, hoy, es la úni­ca tam­bién en ha­cer­lo en to­do el con­ti­nen­te, aun­que ha ha­bi­do al­gu­nas pre­de­ce­so­ras: John­son- Sir­leaf en Li­be­ria, Joy­ce Ban­da en Ma­laui, Amee­nah Fir­daus Gu­rib-fa­kim en Mauricio y Cat­he­ri­ne Sam­ba Pan­za en Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na.

En­tre las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de Zew­de es­tán los de­re­chos hu­ma­nos y la re­cu­pe­ra­ción de la paz en un país sa­cu­di­do por las lu­chas ét­ni­cas, así co­mo la eli­mi­na­ción de la enor­me dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral, se­xual y eco­nó­mi­ca que pa­de­cen las mu­je­res en to­da Afri­ca. La ta­rea no es sen­ci­lla. Lo que hay que des­ar­mar es, en­tre mu­chas otras co­sas, una men­ta­li­dad asen­ta­da so­bre tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les an­ces­tra­les: se­gún una in­ves­ti­ga­ción del Ban­co Mun­dial, para cua­tro de ca­da cin­co mu­je­res etío­pes, es nor­mal ser gol­pea­das por sus ma­ri­dos. El in­for­me “World’s Wo­man 2015” de Na­cio­nes Uni­das se­ña­la que Etio­pía es uno de los paí­ses con ma­yor ín­di­ce de vio­len­cia se­xual, con un 60% de la po­bla­ción fe­me­ni­na co­mo víc­ti­ma. Ne­nas obli­ga­das a ca­sar­se en ma­tri­mo­nios arre­gla­dos; un al­to ín­di­ce de em­ba­ra­zo ado­les­cen­te; una ta­sa de anal­fa­be­tis­mo del 30% que de acuer­do con da­tos de Unes­co es sus­tan­cial­men­te ma­yor en­tre las mu­je­res, fe­nó­meno que se re­pi­te con la po­bre­za-; mu­ti­la­ción ge­ni­tal; una ta­sa de mor­bi­li­dad del 75%, muy por en­ci­ma de la del 25% que re­gis­tra la po­bla­ción mas­cu­li­na, y la car­ga ex­tra que su­po­ne el tra­ba­jo agrí­co­la, su­ma­do a las ta­reas do­més­ti­cas y de cui­da­do que lle­van so­bre sus hom­bros.

Con ese in­men­so uni­ver­so de com­ple­ji­da­des de­be­rá tra­ba­jar Zew­de. En su dis­cur­so an­te el Par­la­men­to di­jo: “Si el cam­bio en cur­so en Etio­pía se orien­ta del mis­mo mo­do ha­cia hom­bres y mu­je­res, pue­de man­te­ner su im­pul­so y con­ver­tir en realidad una Etio­pía prós­pe­ra, li­bre de dis­cri­mi­na­ción re­li­gio­sa, ét­ni­ca o de gé­ne­ro”. El desafío es­tá plan­tea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.