No to­do lo que re­lu­ce es oro en los Glo­bo de ídem

Hu­bo tres ca­sos em­ble­má­ti­cos de so­bor­nos en las en­tre­gas de pre­mios, co­mo via­jes a Las Ve­gas y re­lo­jes.

Clarín - Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pa­blo O. Scholz ps­[email protected]­rin.com

To­do pre­mio lle­va con­si­go una apre­cia­ción. Mu­chos es­ta­rán a fa­vor del ga­na­dor, otros tan­tos en con­tra. Lo que se pre­sen­ta co­mo com­pren­si­ble.

Con los Glo­bo de Oro su­ce­de al­go pa­re­ci­do, pe­ro con ate­nuan­tes, agra­va­dos por el víncu­lo. La his­to­ria del pre­mio, que en­tre­ga la Aso­cia­ción de Pren­sa Ex­tran­je­ra en Holly­wood (HFPA), tie­ne mo­jo­nes preo­cu­pan­tes, que van des­de pre­sun­tos so­bor­nos al cen­te­nar de miem­bros, via­jes y re­ga­los de re­lo­jes, has­ta -un da­to me­nor, bah- in­cluir en el ru­bro co­me­dia/mu­si­cal pe­lí­cu­las que son dra­mas, só­lo para “ase­gu­rar­se” la pre­sen­cia de al­gu­nas es­tre­llas en la ce­na que sue­len ofre­cer en el Ho­tel Be­verly Hil­ton.

Y no me ven­gan aho­ra con que có­mo pue­de ser que Lo­ca­men­te mi­llo­na­rios es­té can­di­da­ta es­te año, ni bla bla bla. Es lo de me­nos. La Aso­cia­ción, que aho­ra en­tre­ga ese glo­bo te­rrá­queo do­ra­do, en­vuel­to en ce­lu­loi­de -para los mi­llen­nials: las pe­lí­cu­las se fil­ma­ban e im­pri­mían en ce­lu­loi­de-, na­ció en 1943, en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Un co­rres­pon­sal bri­tá­ni­co del The Daily Mail que man­da­ba des­pa­chos des­de la Me­ca del ci­ne la creó, con la prin­ci­pal fi­na­li­dad de com­par­tir ma­te­rial y con­tac­tos.

Cues­ta ad­ver­tir que los pre­mios, que aho­ra lle­van a fi­gu­ras ru­ti­lan­tes que arri­ban en li­mu­si­nas y vis­ten las ca­sas de Hau­te Coutu­re, en sus orí­ge­nes fue­ron hu­mil­des. Los pri­me­ros miem­bros se reunían en el mí­ti­co ho­tel Roo­se­velt, so­bre Holly­wood Bou­le­vard, a me­tros del Tea­tro Chino y del Dolby Thea­tre don­de aho­ra es la ce­re­mo­nia de los Os­car. La pri­me­ra en­tre­ga di­rec­ta­men­te la hi­cie­ron en uno de los seis ma­yo­res es­tu­dios de Holly­wood: la 20th Cen­tury Fox al­ber­gó la ce­re­mo­nia. No die­ron pre­mios sino per­ga­mi­nos.

Pe­ro pa­sa­ron al­go más de dos dé­ca­das y se ge­ne­ró el pri­mer es­cán­da­lo. En 1968 la Co­mi­sión Fe­de­ral de Co­mu­ni­ca­cio­nes de­nun­ció que la ce­re­mo­nia “ha­bía en­ga­ña­do al pú­bli­co so­bre có­mo se eli­gie­ron los ga­na­do­res”: los ele­gían por lobby y si es­tos no iban a la en­tre­ga, cam­bia­ban de ga­na­dor… Le apli­có una mul­ta a la ca­de­na de te­le­vi­sión NBC, la que trans­mi­tía du­ran­te años la ga­la, mer­ced un one­ro­so con­tra­to con la Aso­cia­ción de la Pren­sa Ex­tran­je­ra de Holly­wood, en­ten­dien­do que ha­bía par­ti­ci­pa­do del asun­to.

De 1968 a 1974, la NBC se abrió de los Gol­den Glo­be.

Adi­vi­nen quién trans­mi­te aho­ra los Glo­bo de Oro. Exac­to.

Hay otros tres ca­sos em­ble­má­ti­cos de so­bor­nos en los Glo­bo de Oro.

1) En 1982, ya su­pe­ra­da “la cri­sis” con la NBC, se en­tre­gó el Glo­bo a la nue­va es­tre­lla del año. Y la ga­na­do­ra fue Pia Za­do­ra, por But­terfly. Las fa­vo­ri­tas eran Kath­leen Tur­ner, por Cuer­pos ar­dien­tes, con Wi­lliam Hurt, y Eli­za­beth Mc­go­vern, por Rag­ti­me, de Mi­los For­man. Pe­ro el so­borno se des­cu­brió. El ma­ri­do de Za­do­ra, el mag­na­te Mes­hu­lam Ri­klis, ha­bía “ha­bla­do” con al­gu­nos aca­dé­mi­cos. ¿Qué les di­jo? Que los in­vi­ta­ba to­dos los gas­tos pa­gos, un all in­clu­si­ve, al ca­sino Ri­vie­ra de Las Ve­gas, a cam­bio de su vo­to. Pe­ro Za­do­ra ha­bía de­bu­ta­do en San­ta

Claus Con­quers the Mar­tians a los 17 años -en 1982 te­nía 27-, lo que la in­ha­bi­li­ta­da para el pre­mio en esa ca­te­go­ría.

2) En 2000, Sharon Sto­ne fue no­mi­na­da co­mo me­jor ac­triz por La mu­sa, una pe­lí­cu­la insulsa, que pa­só des­aper­ci­bi­da co­mo muz­za­re­lla tru­cha. Co­mo agra­de­ci­mien­to, y an­tes del pe­río­do de vo­ta­ción fi­nal, en un rá­pi­do des­cru­zar de pier­nas Sto­ne les man­dó a los 82 ju­ra­dos, en mues­tras de agra­de­ci­mien­to, 82 re­lo­jes de US$ 350 dó­la­res ca­da uno. Cuan­do se su­po, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción, Hel­mut Voss, pi­dió a los miem­bros que de­vol­vie­ran el so­borno.

No sé si que­dó cla­ro que lo hi­zo cuan­do se su­po, no an­tes.

3) Un mo­men­to tra­gi­có­mi­co se vi­vió en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de 2011, cuan­do El tu­ris­ta tu­vo tres can­di­da­tu­ras, las más im­por­tan­tes: me­jor co­me­dia o mu­si­cal y ac­to­res pro­ta­gó­ni­cos (Johnny Depp y Angelina Jo­lie). La pe­lí­cu­la del mis­mo di­rec­tor de La vi­da de los otros fue mal­tra­ta­da por la crí­ti­ca (no era tan ma­la), y co­men­za­ron los ru­mo­res de que los pro­duc­to­res ha­bían cos­tea­do via­jes en pri­me­ra a Las Ve­gas (otra vez) y has­ta un con­cier­to de Cher. No ga­nó na­da, pe­ro el co­men­ta­rio del pre­sen­ta­dor Ricky Ger­vais lo di­ce to­do: “La crí­ti­ca con­si­de­ra The Tou­rist una de las peo­res pe­lí­cu­las del año, y aun así es­tá no­mi­na­da. No es­toy di­cien­do que ha­yan com­pra­do vo­tos, no la he vis­to. Na­die la ha vis­to”. La úl­ti­ma ju­ga­rre­ta fue con­si­de­rar a Mi­sión

res­ca­te (2015), sí, la de Rid­ley Scott,con Matt Da­mon en el ru­bro co­me­dia o mu­si­cal, cuan­do al as­tro­nau­ta Mark Wat­ney lo de­jan aban­do­na­do en Mar­te, sin agua, y ca­si sin co­mi­da. Y no es que Da­mon se pon­ga a can­tar o bai­lo­tear de ale­gría.

Bueno: ga­nó co­mo me­jor co­me­dia o mu­si­cal, y Da­mon fue me­jor ac­tor en co­me­dia o mu­si­cal. Cuan­do lo pre­sen­tó a Da­mon, Ger­vais di­jo, tex­tual­men­te: “La es­tre­lla de la hi­la­ran­te co­me­dia ‘Mar­te’, la úni­ca per­so­na a la que no ha si­do in­fiel Ben Af­fleck: Matt Da­mon.”

He­chos y no pa­la­bras. Es­pe­ren al do­min­go 6 de enero para otros mo­men­tos co­mo és­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.