EL CAN­TO VA­LIEN­TE

Des­pués de su­pe­rar un cán­cer de ma­ma, la can­tan­te se pro­pu­so dis­fru­tar ca­da mo­men­to. Y asu­me nue­vos desafíos: en mar­zo, de­bu­ta­rá en Mi­cro­tea­tro.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Fe­de­ri­co La­drón de Gue­va­ra flgue­va­[email protected]­rin.com

Ju­lia Zen­ko vie­ne de su­pe­rar un cán­cer de ma­ma. Aho­ra ho­me­na­jea­rá a Mer­ce­des So­sa en Cos­quín.

Ha­ce tres años, a Ju­lia Zen­ko le de­tec­ta­ron un bul­to en un pe­cho. El diag­nós­ti­co fue de­li­ca­do, con­tun­den­te: cán­cer de ma­ma. Sin em­bar­go, se ope­ró y lo pu­do su­pe­rar. “Es­toy muy bien”, co­men­ta, ra­dian­te. “Con me­di­ca­ción, con cui­da­dos... To­da­vía sien­to te­mor ca­da vez que me due­le al­go, ese pen­sa­mien­to fan­ta­sio­so que tra­to de di­si­par in­me­dia­ta­men­te... Por suer­te, voy al mé­di­co y los con­tro­les me sa­len per­fec­tos”.

-¿Qué fue lo que cam­bió en tu vi­da des­pués de ope­rar­te?

-De­ci­dí dis­fru­tar ca­da mo­men­to. A par­tir de lo que me pa­só, po­dría de­cir que re­va­lo­ri­zo la vi­da to­dos los días. Es más, an­tes de ope­rar­me, me fui a Eu­ro­pa 15 días. Le pre­gun­té al mé­di­co si me po­día ir, apro­ve­ché unas mi­llas que te­nía acu­mu­la­das y par­tí. Via­jé so­la. Y allá me en­con­tré con ami­gos.

De Pa­ter­nal, Ju­lia na­ció el 30 de oc­tu­bre, el mis­mo día que Die­go Ma­ra­do­na. “Sí, el mis­mo día que Ma­ra­do­na, y Héc­tor La­rrea, y mi hi­ja Elis, que se lla­ma así por Elis Re­gi­na, la can­tan­te bra­si­le­ña...”, ex­pli­ca.

A pu­ra ba­la­da ro­mán­ti­ca, su pri­mer ál­bum co­mo in­tér­pre­te lo pu­bli­có en 1983: Vi­tal. Lue­go, a me­di­da que se con­so­li­da­ba con su voz de mez­zo­so­prano, com­par­tió es­ce­na­rio con Mer­ce­des So­sa, Charly Gar­cía, León Gie­co y Jairo, en­tre otras fi­gu­ras na­cio­na­les.

“Mer­ce­des es mi gran re­fe­ren­te”, co­men­ta Ju­lia con ad­mi­ra­ción, co­mo quien se re­fie­re a al­guien que la es­ti­mu­ló a desa­rro­llar sus do­tes ar­tís­ti­cas. “De las tan­gue­ras, me gus­tan mu­cho Ma­ría Gra­ña y Al­ba Solís, esa for­ma de can­tar, de de­cir...”.

Ecléc­ti­ca, Zen­ko gra­bó can­cio­nes de com­po­si­to­res di­ver­sos, de Ma­ría Ele­na Walsh a Elis Re­gi­na. “Mis dos hi­jas, Lau­ra y Elis, tam­bién son can­tan­tes y ac­tri­ces. Lau­ra, de 35 años, es­tá trabajando con Axel. Y Elis, de 29, con­du­ce el pro­gra­ma Mu­si­ca­les Bai­res en el ca­nal de la Ciu­dad. Son de dos pa­re­jas dis­tin­tas: Lau­ra es Gon­zá­lez y Elis es Gar­cía”.

En 1997, la ca­rre­ra de Zen­ko gi­ró ha­cia el tan­go, cuan­do la con­vo­ca­ron pa­ra gra­bar en Aus­tria, jun­to con el vio­li­nis­ta Gi­don Kre­mer, la ope­ri­ta Ma­ría de Bue­nos Ai­res, de As­tor Piaz­zo­lla y Ho­ra­cio Fe­rrer.

“A par­tir de ese mo­men­to, y has­ta el 2007 ó 2008, via­jé to­dos los años a Eu­ro­pa y la re­co­rrí de pun­ta a pun­ta. A mí me en­can­ta via­jar, y ca­mi­nar, y vi­si­tar edi­fi­cios his­tó­ri­cos... Can­té en lu­ga­res in­creí­bles: Le­to­nia, Li­tua­nia, Po­lo­nia... Tam­bién fui cin­co ve­ces a Ja­pón. El país que to­da­vía me fal­ta co­no­cer es Chi­na... Si ten­go que ele­gir un show inol­vi­da­ble, me que­do con el que di en Grecia, en el Par­te­nón al ai­re li­bre. Fue una ex­pe­rien­cia alu­ci­nan­te”.

Co­mo ac­triz, Ju­lia, que ha­bía es­tu­dia­do tea­tro con Agus­tín Alez­zo, Luis Agus­to­ni y Au­gus­to Fer­nan­des, tra­ba­jó en Me­sa de No­ti­cias y en Gran Ho­tel Ca­sino, por ci­tar só­lo al­gu­nos ci­clos. Fue­ron, co­mo ella di­ce, “par­ti­ci­pa­cio­nes” co­mo vo­ca­lis­ta.

“Siem­pre tu­ve muy bue­na re­la­ción con los her­ma­nos Me­sa, Juan Car­los y Ed­gar­do”, si­gue Ju­lia. “Es más, Juan Car­los ha­bía es­cri­to pa­ra mí el per­so­na­je de la te­le­fo­nis­ta de Me­sa de No­ti­cias. Pe­ro co­mo en ese mo­men­to yo es­ta­ba con otros com­pro­mi­sos, que te­nían que ver con la sa­li­da de mi pri­mer ál­bum, no lo acep­té. Y le die­ron ese rol a Marianela, tam­bién can­tan­te y ac­triz. ¿La ver­dad? ¡Fue una lás­ti­ma! Por­que al fi­nal el pro­gra­ma tu­vo un éxi­to im­pre­sio­nan­te”, se la­men­ta.

En su ca­rre­ra, que ya lle­va “más de 40 años”, Zen­ko tam­bién for­mó par­te de va­rios mu­si­ca­les, co­mo Sin com­pa­sión, con Raúl La­vié, y Her­ma­nos de san­gre, de Willy Rus­sell, ese me­lo­dra­ma en el que una mu­jer, de­ses­pe­ra­da por sus apre­mios eco­nó­mi­cos, en­tre­ga a uno de sus be­bés me­lli­zos a una fa­mi­lia aco­mo­da­da.

No só­lo eso: Zen­ko les pu­so la voz a va­rios jin­gles, co­mo el de “Cu­bre­ca­mas Pa­let­te y el de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas”, ese que de­cía “Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas, la po­de­ro­sa sen­sa­ción... de vo­lar”.

Tam­bién, mi­li­tan­te de los de­re­chos hu­ma­nos, y con un con­cu­ña­do des­apa­re­ci­do en 1978, Ju­lia sue­le ac­tuar a be­ne­fi­cio, del Hos­pi­tal de Ni­ños o del Vo­lun­ta­ria­do “Do­ña Cla­ra Ja­ratz”.

Por su dis­co No­so­tras, del 2017, la can­tan­te re­ci­bió el pre­mio Gar­del en el ru­bro “me­jor ál­bum fe­me­nino de mú­si­ca po­pu­lar”.

“Sien­to mu­cho or­gu­llo por ese pre­mio”, con­fie­sa, con el pe­lo siem­pre en­ru­la­do. “Jus­to en un mo­men­to en el que se ha­bla tan­to del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, el dis­co in­clu­ye 11 com­po­si­cio­nes de mu­je­res ar­gen­ti­nas: Fa­bia­na Can­ti­lo, Sil­vi­na Ga­rré, Te­re­sa Pa­ro­di y Ela­dia Bláz­quez, en­tre otras”.

An­tes, Zen­ko ya ha­bía ga­na­do el Kó­nex, el Ace, el Grammy y el Grammy Latino.

¿Quién la es­ti­mu­ló a can­tar? El pa­dre de Ju­lia -Tr­zen­ko- era po­la­co. Y su ma­dre, uru­gua­ya. Su abue­lo can­ta­ba en tem­plos y tam­bién era ac­tor afi­cio­na­do. Su ma­dre fue quien la lle­vó a es­tu­diar can­to a los 12 años.

“Ven­go de una fa­mi­lia de ori­gen ju­dío. En mi ca­sa ha­bía mu­cha mú­si­ca: tan­go, fol­clo­re, bo­le­ros... A mis vie­jos les en­can­ta­ba bai­lar. Y a mi her­mano ma­yor le gus­ta­ban mu­cho Los Beatles”, des­cri­be.

Y am­plía: “Mi pa­pá na­ció en Po­lo­nia pe­ro vino a la Ar­gen­ti­na a los cua­tro años. Y se hi­zo ciu­da­dano ar­gen­tino. Mi vie­ja era uru­gua­ya de ca­sua­li­dad: na­ció en Mon­te­vi­deo du­ran­te una pa­ra­da que hi­zo el bar­co que la traía de Eu­ro­pa an­tes de lle­gar a nues­tro país. Lo cu­rio­so fue que nun­ca tra­mi­tó la ciu­da­da­nía ar­gen­ti­na. Si­guió sien­do uru­gua­ya. Y en­ton­ces no vo­ta­ba...”.

-De to­das las can­cio­nes que in­ter­pre­tás, ¿cuál es la que más te gus­ta?

-Con las alas del al­ma, de Ela­dia Bláz­quez y Daniel Gar­cía, me pro­vo­ca una emo­ción muy gran­de. Tam­bién me gus­ta Car­ta de un león a otro, de Chi­co No­va­rro. Sí, son mu­chas las can­cio­nes que me con­mue­ven.

JULIO SAN­DERS.

Orí­ge­nes ju­díos. “En mi ca­sa se es­cu­cha­ba mu­cha mú­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.