Vi­da y obra de es­cri­to­res, en ver­sión do­cu­men­tal

Son, en­tre otras, las his­to­rias de G. Gar­cía Már­quez, A. Pi­zar­nik, Joan Di­dion, Ri­car­do Pi­glia y Ro­dol­fo Walsh.

Clarín - Clarin - Spot - - Cultura - Da­lia Ber Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

No só­lo en los li­bros es­tán los es­cri­to­res. Sus vi­das tam­bién atraen: hay mu­chí­si­mo es­cri­to so­bre dón­de na­cie­ron, có­mo cre­cie­ron, con quién vi­vie­ron. Mu­chas de sus ex­pe­rien­cias, con el tiem­po, en­tran di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en los li­bros. Qui­zás sea eso lo que bus­ca­mos en sus bio­gra­fías. Qui­zás sea, sim­ple­men­te, tra­tar de des­cu­brir su ma­gia, de dón­de sa­len esas pa­la­bras que nos fas­ci­nan.

Por eso, por­que nos in­tere­sa, mu­chos di­rec­to­res han in­ves­ti­ga­do y fil­ma­do a es­cri­to­res. Hoy esas pe­lí­cu­las es­tán a mano. Aquí una se­lec­ción de las que se pue­den ver en ca­sa, sin sol­tar el con­trol re­mo­to.

Ri­car­do Pi­glia: vi­da y me­mo­ria “Un escritor es al­guien que pro­ce­sa de for­ma ex­plí­ci­ta la ex­pe­rien­cia. Qui­zás co­mo cual­quier per­so­na que cuen­ta su vi­da; pe­ro de una for­ma de­ter­mi­na­da y pre­ci­sa: a tra­vés de la es­cri­tu­ra”. Quien di­ce es­to es el do­cu­men­ta­lis­ta An­drés Di Te­lla, au­tor de 327 cua­der­nos, pe­lí­cu­la ba­sa­da en la lec­tu­ra de los dia­rios del escritor -y profesor- Ri­car­do Pi­glia, que mu­rió en 2017. “A mí me in­tere­sa­ba ir a lo ín­ti­mo; re­tra­tar o evo­car la in­ti­mi­dad de Ri­car­do pa­ra dar­le en­tra­da a la in­ti­mi­dad del es­pec­ta­dor, y que pue­da te­ner una ex­pe­rien­cia de iden­ti­fi­ca­ción o de ma­yor com­pren­sión”.

El ori­gen del do­cu­men­tal, que es­tá dis­po­ni­ble en la web (acá) fue­ron los dia­rios que em­pe­zó a es­cri­bir Pi­glia du­ran­te su ado­les­cen­cia y dé­ca­das des­pués lle­ga­ron a ser 327. Es­tos dia­rios tam­bién se pu­bli­ca­ron en tres li­bros co­mo Los dia­rios de Emilio Ren­zi, al­ter ego del escritor. Di Te­lla es­tre­nó el film en 2015, en si­mul­tá­neo en la TV Pú­bli­ca y el ci­ne, y la ex­hi­bió en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián co­mo una ins­ta­la­ción, con on­ce pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas don­de se pro­yec­ta­ba ma­te­rial que que­dó afue­ra de la edi­ción fi­nal. “Mi sen­sa­ción es que era inabarcable, irre­duc­ti­ble a una pe­lí­cu­la de 90 mi­nu­tos, que en com­pa­ra­ción con una vi­da es na­da, es ape­nas una pun­ta del ice­berg”, di­ce.

El ci­neas­ta con­si­de­ra que pa­ra él lo in­tere­san­te en los do­cu­men­ta­les so­bre es­cri­to­res es to­mar su con­di­ción de ta­les co­mo un de­ta­lle. “Si son ge­nia­les o no, es al­go que ca­si queda afue­ra de la pe­lí­cu­la”, di­ce Di Te­lla. En Vimeo: 327 cua­der­nos. Cos­to: US$ 5,5

Gar­cía Már­quez, de Ara­ca­ta­ca al Pre­mio No­bel Si de es­cri­to­res ge­nia­les se tra­ta, Net­flix pre­sen­tó Ga­bo, la ma­gia de lo real, do­cu­men­tal tam­bién de 2015 que in­da­ga en el ori­gen de Ga­briel Gar­cía Már­quez y su in­fan­cia po­bre en un pe­que­ño pue­blo del norte de Co­lom­bia. El film, di­ri­gi­do por el bri­tá­ni­co Jus­tin Webs­ter, mues­tra el pro­ce­so que lle­vó al au­tor de Cien años de So­le­dad a ga­nar el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra y con­ver­tir­se en un escritor de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal. “Voy a con­tar las co­sas co­mo las con­ta­ba mi abue­la”, di­cen que de­cía él. Y cuen­tan tam­bién que su abue­la era una mu­jer aman­te de la ma­gia y la su­pers­ti­ción.

“¿Es el mo­men­to más im­por­tan­te de su vi­da?”, se ve a un pe­rio­dis­ta pre­gun­tar­le al au­tor des­pués de ga­nar el

No­bel. Y él res­pon­de: “No. El mo­men­to más im­por­tan­te de mi vi­da fue

cuan­do na­cí”. Mi­nu­tos des­pués, el au­tor de Ara­ca­ta­ca suel­ta: “Ga­nar el Pre­mio No­bel fue po­der de­di­car­me por fin a es­cri­bir sin que na­die me jo­die­ra”. Tam­bién hay tes­ti­mo­nios de dos lí­de­res po­lí­ti­cos que fue­ron sus lec­to­res y ami­gos: Fi­del Cas­tro y Bill Clin­ton. “En mi vi­da he dis­pa­ra­do otra ar­ma dis­tin­ta de la má­qui­na de es­cri­bir”, es otra de las ex­pre­sio­nes del co­lom­biano que, in­te­rro­ga­do acer­ca de qué con­vie­ne ha­cer pa­ra evi­tar la muer­te, res­pon­de: “Es­cri­bir mu­cho”.

En Net­flix: "Ga­bo, la ma­gia de lo real"

Onet­ti, el ge­nio uru­gua­yo

Ja­más leí a Onet­ti, se lla­ma el do­cu­men­tal so­bre el escritor uru­gua­yo

Juan Car­los Onet­ti, una co­pro­duc­ción en­tre Es­pa­ña y el país orien­tal.

Allí ha­blan so­bre el crea­dor de la mí­ti­ca ciu­dad San­ta, Ma­ría Do­rot­hea Muhr, quien fue su com­pa­ñe­ra, y Eduar­do Ga­leano.

El au­tor de Las ve­nas abier­tas de Amé­ri­ca La­ti­na cuen­ta anéc­do­tas co­ti­dia­nas de su co­le­ga y co­te­rrá­neo, co­mo cuan­do unos es­tu­dian­tes lo fue­ron a bus­car a su ca­sa de Ma­drid pa­ra en­tre­vis­tar­lo y él los re­ci­bió en

“pan­ta­lón de pi­ja­ma ata­do con un pio­lín” y con un ex­pre­so pe­di­do: “Dis­cúl­pen­me que los re­ci­ba con dos dien­tes, pe­ro los otros se los pres­té a Var­gas Llo­sa”.

En la pe­lí­cu­la tam­bién se des­cu­bren al­gu­nos ma­nus­cri­tos en bi­ro­me del au­tor de El as­ti­lle­ro, en­tre ellos la úl­ti­ma no­ta que es­cri­bió en su agen­da el 27 de mar­zo de 1993, un año an­tes de mo­rir: “Tal vez mi sen­sa­ción luctuosa naz­ca del he­cho de que al es­cri­bir las úl­ti­mas pa­la­bras de mis li­bros ex­pe­ri­men­té siem­pre una sen­sa­ción de adiós. Que se las arre­glen, nun­ca los lee­ré, ni co­rre­gi­ré prue­bas de im­pren­ta”.

En Youtu­be: "Ja­más leí a Onet­ti". Cos­to: Gra­tis

La poe­ta Dia­na Be­lles­si: se­cre­tos del jar­dín El do­cu­men­tal El jar­dín se­cre­to, rea­li­za­do en 2012 por Cristian Cos­tan­ti­ni, Die­go Pa­nich y Clau­dia Pra­do, la poe­ta Dia­na Be­lles­si com­par­te con el es­pec­ta­dor un re­co­rri­do por al­gu­nos de los es­ce­na­rios más im­por­tan­tes de su vi­da: el pa­tio de su ca­sa por­te­ña y las ca­lles del ba­rrio de Pa­ler­mo; los rin­co­nes y per­so­nas que­ri­das de su pue­blo na­tal, Za­va­lla, en la pro­vin­cia de San­ta Fe, don­de vi­ven par­te de su fa­mi­lia y al­gu­nos ami­gos en­tra­ña­bles, y la ca­sa en una is­la en el Del­ta,

la zo­na don­de se re­fu­gió du­ran­te la dic­ta­du­ra y adon­de acu­de pa­ra es­ca­par de la ciu­dad y de­di­car­se a es­cri­bir. Pue­de ver­se acá.

En to­dos la­dos y to­do el tiem­po es­tán pre­sen­tes dos de sus gran­des pa­sio­nes: la es­cri­tu­ra y las plan­tas.

“En los úl­ti­mos años me cues­ta mu­cho es­cri­bir poe­mas aquí. Sien­to que el tiem­po es muy en­tre­cor­ta­do, es­toy siem­pre ase­dia­da por al­gu­na co­sa. Y ese tiem­po li­bre y anó­ni­mo que tu­ve mu­cho lo ten­go ca­da vez me­nos, esa au­sen­cia de si­len­cio con­ti­nua­do ha­ce que es­cri­ba mu­cho más en la is­la que aquí”, di­ce Be­lles­si. En Youtu­be: "El jar­dín se­cre­to". Cos­to: Gra­tis

Joan Di­dion: la cro­nis­ta del do­lor Joan Di­dion (Ca­li­for­nia, 1934) con­mo­vió con su li­bro El año del pen­sa­mien­to má­gi­co, al con­tar a mo­do de

re­la­to la sor­pre­si­va muer­te de su ma­ri­do y el va­cío que vino des­pués. En

No­ches azu­les, re­to­mo el te­ma de la pér­di­da: allí hil­va­na fres­cos so­bre la vi­da y muer­te de su úni­ca hi­ja.

A pe­sar de tra­tar­se de una es­cri­to­ra de cul­to, re­cién el año pa­sa­do hu­bo una ex­plo­ra­ción fíl­mi­ca so­bre su vi­da. Ac­tual co­la­bo­ra­do­ra de la re­vis­ta li­te­ra­ria The New York Re­view of Books, Di­dion fue por dé­ca­das cro­nis­ta, guio­nis­ta, crí­ti­ca de ci­ne y edi­to­ra de me­dios grá­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses co­mo la re­vis­ta Vo­gue.

Su so­brino y di­rec­tor de ci­ne, Grif­fin Dun­ne, ac­ce­dió a sus ar­chi­vos per­so­na­les, pe­se al ce­lo que siem­pre man­tu­vo la es­cri­to­ra. El re­sul­ta­do es la pro­duc­ción que re­tra­ta a “la poe­ta del gran va­cío ca­li­for­niano”, tal co­mo la de­fi­nió el escritor Mar­tin Amis. En Net­flix: "El cen­tro ce­de" Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez: amor se fue

Amor se fue; mien­tras du­ró / de to­do hi­zo pla­cer / Cuan­do se fue / na­da de­jó que no do­lie­ra. El cé­le­bre poe­ma de Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez can­ta­do co­mo par­te de una ópe­ra eri­za la piel has­ta del es­pec­ta­dor más dis­traí­do del do­cu­men­tal so­bre el poe­ta que ha­bía reuni­do a la du­pla Di Te­lla-pi­glia vein­te años an­tes de la ex­pe­rien­cia de los cua­der­nos.

En esa opor­tu­ni­dad los ha­bía au­na­do la po­si­bi­li­dad de re­gre­sar so­bre el pro­ce­so crea­ti­vo de La ciu­dad au­sen­te, no­ve­la de Pi­glia so­bre la que su ami­go, el com­po­si­tor Gerardo Gan­di­ni, es­cri­bió a la vez una ópe­ra.

Con el dis­pa­ra­dor de la his­to­ria de Ma­ce­do­nio, el escritor que en el li­bro de Pi­glia cons­tru­ye una má­qui­na pa- ra per­pe­tuar el al­ma de su es­po­sa mo­ri­bun­da y lue­go vi­ve ator­men­ta­do por la pér­di­da de su amor, la du­pla au­tor-ci­neas­ta ini­ció su tra­ba­jo con­jun­to. Re­co­rrie­ron la vi­da de es­te per­so­na­je mí­ti­co, ami­go del pa­dre de Bor­ges pri­me­ro y lue­go tam­bién del pro­pio au­tor de El Aleph. El do­cu­men­tal es, ade­más, un via­je por la Bue­nos Ai­res de la pri­me­ra mi­tad del Si­glo XX.

En Youtu­be o en Vimeo: "Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez". Cos­to: Gra­tis.

Siem­pre Alejandra (Pi­zar­nik)

En 2013, Vir­na Molina y Er­nes­to Ar­di­to fil­ma­ron Alejandra, un do­cu­men­tal don­de cru­zan vi­da y obra, tra­di­ción e in­no­va­ción. La poe­ta Alejandra Pi­zar­nik tu­vo una vi­da trá­gi­ca: se sui­ci­dó a los 36 años con 30 pas­ti­llas de Se­co­nal.

Pi­zar­nik apa­re­ce, en el film, en sus va­rias fa­ce­tas. La ado­les­cen­cia di­fí­cil, el amor, la so­le­dad. “Ex­pli­car con pa­la­bras de es­te mun­do / que par­tió

de mí un bar­co lle­ván­do­me”, su­po es­cri­bir. Y tam­bién: "hoy te mi­ras­te en el es­pe­jo y te fue tris­te es­ta­bas so­la la luz ru­gía el ai­re can­ta­ba pe­ro tu amado no vol­vió"

La en­sa­yis­ta Ivon­ne Bor­de­lois di­ce que su fi­gu­ra se acer­ca a la de Franz Kaf­ka. Y cuen­ta que no po­día ha­cer esas co­sas sim­ples que te pue­den arrui­nar la vi­da: pa­gar las cuen­tas, re­sol­ver un trá­mi­te. En Vimeo: "Alejandra". Cos­to: Gra­tis. Ro­dol­fo Walsh: el com­pro­mi­so En Youtu­be pue­de ver­se un ca­pí­tu­lo del ci­clo Do­cu­men­ta de­di­ca­do a la fi­gu­ra de Ro­dol­fo Walsh, emi­ti­do en la TV abier­ta por ca­nal Amé­ri­ca en 2007, cuan­do se cum­plían 30 años de su muer­te. Es­tá acá.

Pro­du­ci­do y con­du­ci­do por Ro­mán Lejt­man, el do­cu­men­tal lo pre­sen­ta co­mo “un pe­rio­dis­ta com­pro­me­ti­do con su tiem­po” y tra­za un re­co­rri­do de su ta­rea co­mo cro­nis­ta li­te­ra­rio, que lo lle­vó a con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te del Nue­vo pe­rio­dis­mo en la lí­nea de Tru­man Ca­po­te, con Ope­ra­ción ma­sa­cre a la ca­be­za, pe­ro tam­bién con in­ves­ti­ga­cio­nes co­mo Quién

ma­tó a Ro­sen­do o Ca­so Sa­ta­nowsky. So­bre es­tas obras y su par­ti­ci­pa­ción en la cu­ba­na Pren­sa la­ti­na, en tiem­pos de la re­vo­lu­ción, o su crea­ción de la agen­cia de no­ti­cias clan­des­ti­na ANCLA en ple­na dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na, ha­blan co­le­gas y ami­gos su­yos co­mo Miguel Bo­nas­so, Rogelio Gar­cía Lu­po, Ro­ber­to Bas­chet­ti y Eduar­do Jo­za­mi.

Walsh fue, tam­bién, un agu­do escritor de re­la­tos po­li­cia­les, co­mo los reu­ni­dos en Va­ria­cio­nes en ro­jo.

En el film hay tes­ti­mo­nios so­bre su mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca en Mon­to­ne­ros y so­bre su vi­da per­so­nal a car­go de Pa­tri­cia Walsh, su hi­ja, y Li­lia Fe­rrey­ra, quien fue la úl­ti­ma pa­re­ja de Walsh y com­par­tió con él su úl­ti­mo via­je en tren ha­cia Re­ti­ro, con co­pias de la Car­ta Abier­ta de un escritor a la Jun­ta Mi­li­tar, que él lle­gó a en­viar a los me­dios por correo an­tes de ser ase­si­na­do por un gru­po de ta­reas en la es­qui­na por­te­ña de San Juan y En­tre Ríos. En Youtu­be: "Do­cu­men­tal Ro­dol­fo Walsh". Cos­to: Gra­tis.

Y re­bus­can­do...

Quien sea há­bil pa­ra bus­car en In­ter­net en­con­tra­rá mu­chos do­cu­men­ta­les más. Y quien pue­da se­guir­los en in­glés, más aún.

En es­ta lí­nea apa­re­ce­rá el que Ken Burns, co­no­ci­do co­mo EL do­cu­men­ta­lis­ta ame­ri­cano, fil­mó so­bre Mark Twain y que su­po es­tar en Net­flix (pe­ro aho­ra no, por lo me­nos en la ver­sión lo­cal). Allí se re­co­rre la vi­da y la obra del crea­dor de Huc­kle­berry Finn.

El ex­haus­ti­vo do­cu­men­tal in­clu­ye tes­ti­mo­nios de de­ce­nas de es­cri­to­res y es­pe­cia­lis­tas que dis­cu­ten acer­ca de Mark Twain, cu­yo ver­da­de­ro nom­bre era Samuel Clemens y que al­gu­na vez afir­mó: “No soy un ame­ri­cano, soy el ame­ri­cano".

Tam­bién apa­re­cen pe­lí­cu­las so­bre J.G Ba­llard; Mar­ga­ret At­wood y la te­rri­ble his­to­ria de Ja­mes Ell­roy, el au­tor es­ta­dou­ni­den­se que un día, cuan­do era chi­co, vol­vía a su ca­sa y en­con­tró a la Po­li­cía: ha­bían ma­ta­do y ti­ra­do por ahí a su ma­dre.

SYGMA

Ga­briel Gar­cía Már­quez. En la pe­lí­cu­la dis­po­ni­ble en Net­flix, ami­gos, co­le­gas y ad­mi­ra­do­res del No­bel cuen­tan anéc­do­tas en pri­me­ra per­so­na.

Ri­car­do Pi­glia

Juan Car­los Onet­ti

Afi­che. “Ga­bo, la ma­gia de lo real”

Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez

Joan Di­dion

Dia­na Be­lle­si

Alejandra Pi­zar­nik

Ro­dol­fo Walsh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.