La re­vis­ta en la era del #Metoo

La fa­mi­lia Bal-bar­bie­ri no tie­ne pru­ri­tos en mos­trar su in­ti­mi­dad y ha­cer ca­tar­sis en pú­bli­co, en es­ta obra.

Clarín - Clarin - Spot - - Teatro - San­dra Com­mis­so scom­mi­[email protected]­rin.com

El pú­bli­co la va a ver a ella. En la obra Car­men Bar­bie­ri en­ca­be­za, Nue­va­men­te jun­tos (un amor de re­vis­ta) en el Atlas, com­par­te es­ce­na­rio con su ex ma­ri­do San­tia­go Bal, su hi­jo Fe­de­ri­co Bal, dos de las chi­cas del mo­men­to, Sol Pé­rez y Mi­ca Viciconte, pe­ro la gen­te pi­de por Car­men.

En tiem­pos de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, reivin­di­ca­cio­nes de gé­ne­ro y cues­tio­nes muy de­li­ca­das al­re­de­dor del te­ma que la­ten so­cial­men­te, el ru­bro re­vis­te­ril que su­po te­ner su épo­ca de glo­ria en la Ar­gen­ti­na, es­tá en cri­sis. Su co­lum­na ver­te­bral ba­sa­da en el hu­mor ma­chis­ta de chis­tes de do­ble sen­ti­do y de al­to con­te­ni­do se­xual sin su­ti­le­zas y en la ex­hi­bi­ción de cuer­pos fe­me­ni­nos ca­si al des­nu­do re­sul­tan, en el con­tex­to ac­tual, por lo me­nos polémicos. Y has­ta ca­du­cos. Co­mo una for­ma de re­sis­tir y de dar­le una vuel­ta de tuer­ca, Nue­va­men­te jun­tos se plan­ta abier­ta y ex­plí­ci­ta­men­te an­te el di­le­ma. San­tia­go Bal co­mo re­pre­sen­tan­te de la vie­ja es­cue­la re­cuer­da aque­lla épo­ca do­ra­da con nos­tal­gia y trae al pre­sen­te chis­tes y co­men­ta­rios vin­ta­ge. Co­mo con­tra­pun­to, su hi­jo Fe­de­ri­co lo co­rri­ge y lo ag­gior­na. Queda la con­tra­dic­ción: el es­pec­tácu­lo trai­cio­na su esencia o se eri­ge co­mo úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de una es­pe­cie en ex­tin­ción.

Bar­bie­ri y los Bal apues­tan a ho­me- na­jear al gé­ne­ro que los vio cre­cer y bri­llar con un po­co de to­do y mu­cha au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad co­mo hi­lo con­duc­tor. Fe­de­ri­co cuen­ta que quie­re ha­cer una re­vis­ta con sus pa­dres jun­tos, él co­mo di­rec­tor; Car­men se re­sis­te, San­tia­go in­sis­te y van pa­san­do los cua­dros. El pú­bli­co no se pri­va de par­ti­ci­par y opi­nar, ma­yor­men­te del la­do de Car­men que sa­be ha­cer­lo su cóm­pli­ce. Aun­que cuan­do San­tia­go jue­ga al arre­pen­ti­do y le pi­de un be­so, no fal­ta quien gri­ta des­de la pla­tea: “¡Da­se­looo!”. Y Car­men se guar­da el re­ma­te pa­ra el fi­nal de la obra.

La fa­mi­lia Bal-bar­bie­ri no tie­ne pru­ri­tos en mos­trar su in­ti­mi­dad. De­ci­die­ron ha­cer ca­tar­sis pú­bli­ca de sus es­cán­da­los, con­ver­tir­los en show y sa­car­le pro­ve­cho. Sa­ben que el pú­bli­co va a bus­car al­go de eso. Y se lo dan.

El reality tea­tral es­tá acom­pa­ña­do por va­rios cua­dros mu­si­ca­les en­ca­be­za­dos por Va­le­ria Ar­chi­mó y un gru­po de bai­la­ri­nes, to­dos ex­ce­len­tes. Ar­chi­mò, quien tam­bién reali­zó las co­reo­gra­fías, de­mues­tra que es de las me­jo­res en lo su­yo.

Sol Pé­rez no se pri­va de lu­cir su cuer­po per­fec­to y los chis­tes y co­men­ta­rios van di­rec­ta­men­te a su par­te más fa­mo­sa, la co­la, que pa­sea por el es­ce­na­rio co­mo en la clá­si­ca re­vis­ta. Mi­ca Viciconte jue­ga a ser la ma­la, (“es­ta es bra­va”, di­ce Car­men), per­so­na­je ren­di­dor pa­ra la te­le­vi­sión, pe­ro no tan­to pa­ra el tea­tro. El que sí sa­be po­ner to­do su ofi­cio de clown en el es­ce­na­rio es Bi­cho Gómez, con una co­mi­ci­dad clá­si­ca pe­ro ren­di­do­ra.

Pa­ra el fi­nal, Car­men y San­tia­go dia­lo­gan con hu­mor ne­gro so­bre ellos mis­mos. Ella jue­ga con los ki­los y él con los años. “Siem­pre te es­tás por mo­rir, pe­ro te veo in­de­ci­so”, le di­ce ella a él quien, a los 82 con­fe­sos no se pri­va de de­cir que pre­fie­re a una jo­ven­ci­ta an­tes que a una “vie­ja de mier­da de mi edad”.

En sín­te­sis: Car­men se ríe de sí mis­ma, can­ta bien y se me­te al pú­bli­co en el bol­si­llo. San­tia­go ape­la con pi­car­día a un su­pues­to pa­sa­do me­jor en el gé­ne­ro y en su vi­da; Fe­de­ri­co es el me­dia­dor (co­mo en la vi­da real) de sus pa­dres; Ar­chi­mó y el Bi­cho se lu­cen; Pé­rez es des­pam­pa­nan­te y sim­pá­ti­ca; Viciconte es­tá bus­can­do su per­fil más allá de su be­lle­za. Con una res­pues­ta de pú­bli­co que ubi­ca, en lo que va de la tem­po­ra­da, a es­ta obra en­tre las más vis­tas de Mar del Pla­ta, Nue­va­men­te jun­tos tal vez sea de los úl­ti­mos ejem­pla­res de una es­pe­cie que no quie­re des­apa­re­cer.

Tra­pi­tos al sol, en es­ce­na. San­tia­go y Fe­de­ri­co Bal, y Car­men Bar­bie­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.