In­fu­sio­nes frías: la me­jor elec­ción pa­ra re­fres­car­se de for­ma na­tu­ral

El ca­fé y el té no tie­nen por qué be­ber­se só­lo ca­lien­tes. Ser­vi­dos con hie­lo son la de­li­cia ve­ra­nie­ga. Las re­ce­tas.

Clarín - Clarin - Spot - - Gourmet - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­[email protected]­rin.com

El ve­rano re­cién em­pie­za y es­tá tre­men­do. El ca­lor nos de­rrum­ba, las fuer­zas fla­quean y uno sien­te que no da más. Ade­más de se­guir las re­co­men­da­cio­nes mé­di­cas, hay a mano una “me­di­ci­na” siem­pre efi­caz. Es sen­ci­lla, ni si­quie­ra no­ve­do­sa, pe­ro no siem­pre la prac­ti­ca­mos y eso que sa­be­mos de qué se tra­ta: el cuer­po ne­ce­si­ta mu­cha hi­dra­ta­ción. La ten­ta­ción de abrir una la­ta he­la­da de ga­seo­sa (al­gu­nos, qui­zás, una cer­ve­ci­ta) es muy fuer­te, pe­ro exis­ten otras al­ter­na­ti­vas tan­to o más re­fres­can­tes, pe­ro so­bre to­do mu­cho más sa­lu­da­bles. ¿Qué ha­ce­mos con el ca­fé do­ble de la ma­ña­na? ¿Y con el te­ci­to con jen­gi­bre y li­món?

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a to­mar in­fu­sio­nes ca­lien­tes, más ti­bie­ci­tas en es­ta épo­ca, pe­ro cuan­do el ter­mó­me­tro su­pera la ba­rre­ra de los 30 gra­dos y la hu­me­dad se com­plo­ta pa­ra ha­cer­nos sen­tir que “nos de­rre­ti­mos”, es di­fí­cil pen­sar en su­mar una be­bi­da humean­te al cuer­po. Por eso, hay que ani­mar­se a ju­gar con el ca­fé y el té en épo­cas de ri­go­res es­ti­va­les ex­tre­mos. Las in­fu­sio­nes frías son al­ta­men­te re­fres­can­tes y sa­nas, ya que no tie­nen adi­ti­vos ni con­ser­van­tes y se pue­den pre­pa­rar en ja­rra pa­ra te­ner en la he­la­de­ra y así hi­dra­tar­se con una be­bi­da ri­ca du­ran­te to­do el día.

Con­sul­ta­do so­bre es­ta ten­den­cia, que nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta y, si pu­die­ra, acla­ma­ría, Ti­vo, coffee am­bas­sa­dor de Star­bucks, ex­pli­ca que es mu­cho más sen­ci­llo de lo que uno cree pre­pa­rar una bue­na in­fu­sión pa­ra re­em­pla­zar be­bi­das in­dus­tria­les y que exis­te más de una ma­ne­ra de ha­cer­la. El ex­per­to en ca­fé co­men­ta que mu­cho de­pen­de de con qué an­te­la­ción se pre­pa­re. No es lo mis­mo lle­gar de la ca­lle muer­tos de ca­lor y ela­bo­rar­lo en el mo­men­to, que “ma­ce­rar­lo” con pa­cien­cia des­de la no­che an­te­rior pa­ra po­der dis­fru­tar­lo cuan­do se desee. “Si es pa­ra con­su­mir en el mo­men­to es ne­ce­sa­rio do­si­fi­car el do­ble de ca­fé. Pa­ra una pren­sa fran­ce­sa (el clá­si­co ca­fé de ém­bo­lo) que usa 54 gra­mos, ha­brá que uti­li­zar 108.

El tiem­po de es­pe­ra es el mis­mo -cua­tro mi­nu­tos-, pe­ro al ser­vir­lo se vier­te di­rec­ta­men­te en un va­so con hie­lo. Una par­te del hie­lo se de­rri­te, mien­tras otra per­ma­ne­ce de ma­ne­ra que la be­bi­da se en­fríe y se vuel­va a com­pen­sar la pro­por­ción”, ex­pre­sa Ti­vo. O sea, no es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar el ca­fé en ca­lien­te y lue­go en­friar­lo, sino que en frío se pue­den ob­te­ner las bon­da­des de los gra­nos.

“El ca­fé tam­bién se ex­trae en agua fría. Quí­mi­ca­men­te, la di­so­lu­ción es otra: se li­be­ran par­tes me­nos amar­gas que es lo pri­me­ro que sa­le cuan­do se usa agua ca­lien­te. Y que­dan sa­bo­res fru­ta­les, más dul­ces. Por eso que-

da muy bien con ro­da­jas de po­me­lo, na­ran­ja o li­món… ¡has­ta man­za­na!”, co­men­ta el cof­fe am­bas­sa­dor.

Es­te pre­pa­ra­do, que tam­bién pue­de ela­bo­rar­se con un fil­tro co­mún, se con­ser­va has­ta dos días en he­la­de­ra. Pa­ra dar­le un touch di­fe­ren­te se le pue­den aña­dir fru­tas o ju­gos a gus­to de ca­da uno. Tam­bién se su­gie­re agre­gar al­mí­bar al agua, pa­ra en­dul­zar­lo en el mo­men­to.

Pa­ra los aman­tes de los es­pres­so, el te­ma es­tá un po­co más com­pli­ca­do, ya que al pre­pa­rar la in­fu­sión no se pue­de ju­gar con las pro­por­cio­nes y, ade­más, los cu­bos de hie­lo van a “aguar” la be­bi­da. Pe­ro Ti­vo, aman­te del ca­fé en to­das sus va­rian­tes, ase­gu­ra que el es­pres­so on the rock es un go­la­zo, e in­ci­ta a des­cu­brir el sa­bor

de un spar­kling es­pres­so (ca­fé, so­da y mu­cho hie­lo). Sí se­ño­ras y se­ño­res, si el vino acep­ta so­da (per­dón por el cho­rri­to de he­re­jía), ¿por qué no lo ha­ría un buen ca­fé?

En Star­bucks, apar­te de los frap­pu­chi­nos, ofre­cen Ni­tro cold­brew, un ca­fé frío ser­vi­do con una in­yec­ción de ni­tró­geno. La be­bi­da tie­ne una tex­tu­ra di­fe­ren­te, más ater­cio­pe­la­da, co­mo si fue­se una cer­ve­za ne­gra ti­ra­da con canilla. Otra idea ge­nial pa­ra no de­jar el ca­fe­ci­to has­ta mar­zo, es el af­fo­ga­to, pos­tre tí­pi­co ita­liano que con­sis­te en un bo­cha de he­la­do de cre­ma ame­ri­ca­na y una llu­via de es­pres­so ca­lien­te. Fres­co y aro­má­ti­co, es una be­bi­da y un pos­tre a la vez. En la ca­fe­te­ría con se­llo ame­ri­cano lo sir­ven en ver­sión Hou­se, con ja­ra­be y ca­ne­la, un pa­sa­por­te en el tiem­po con los sa­bo­res de la non­na. Es ul­tra fá­cil de ha­cer en ca­sa y se pue­den pro­bar di­ver­sas ver­sio­nes cam­bian­do el sa­bor del he­la­do, con las dis­cul­pas de los ita­lia­nos, cla­ro.

Des­de Ca­fé Mar­ti­nez, ba­jo el slo­gan “te gus­ta el ca­fé, te gus­ta el ve­rano, jun­ta­los”, su­gie­ren aña­dir­le es­ta in­fu­sión a… ¡ca­si to­do! ¿Al­gu­na vez pen­sa­ron en unir ca­fé y una ga­seo­sa? Pa­re­ce ser que con agua tó­ni­ca bien he­la­da queda muy bien. Tam­bién es un gran com­pa­ñe­ro de be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas co­mo el ron y el vod­ka, cóc­te­les es­pe­cia­les pa­ra pa­liar el ca­lor en las no­ches de ve­rano. Pa­ra pre­pa­rar­los en ca­sa la mar­ca lan­zó una se­rie de videos en Youtu­be, don­de en­se­ñan có­mo pre­pa­rar los hits de la tem­po­ra­da. “Los ca­fés fríos son pro­duc­tos de ten­den­cia a ni­vel mundial. Ve­mos mu­cho in­te­rés en apren­der có­mo rea­li­zar be­bi­das con ca­fé frío. Nues­tra cam­pa­ña con tu­to­ria­les so­bre có­mo ela­bo­rar tra­gos y be­bi­das con ca­fé he­la­do ob­tu­vo una gran can­ti­dad de re­pro­duc­cio­nes. El cold brew es un ener­gi­zan­te na­tu­ral. Su lle­ga­da es­tá trans­for­man­do por com­ple­to la mo­da­li­dad de con­su­mo de la in­dus­tria ca­fe­te­ra”, se­ña­ló Lu­ci­la Ca­be­llo, ge­ren­te de mar­ke­ting de Ca­fé Martínez.

Por su par­te, Nes­pres­so lanza to­dos los ve­ra­nos su lí­nea ice cof­fe, pa­ra ser dis­fru­ta­do con mu­cho hie­lo. Pro­po­nen po­ner en un va­so dos ro­cas de hie­lo, aña­dir le­che de al­men­dras (tan de mo­da en es­tos tiem­pos), un shot de al­mí­bar (par­tes igua­les de agua y azú­car) y ter­mi­nar con 25 mi­li­lí­tros de ca­fé. El re­sul­ta­do es una be­bi­da au­daz, de tex­tu­ra sua­ve y re­don­da, que re­ve­la un sa­bor a fru­tos se­cos. Se rea­li­za en el mo­men­to y en cues­tión de se­gun­dos. Ca­si tan rá­pi­do co­mo abrir una bo­te­lla de ga­seo­sa. El té tam­bién tie­ne mu­cho que ofre­cer en el ve­rano. Cecilia Ca­lle­ga­ro, lí­der de la mar­ca de In­si­de Tea Con­nec­tion, ex­pli­ca que las he­bras ver­des se in­fu­sio­nan dos mi­nu­tos con el agua a 85°, mien­tras que las ho­jas ro­jas o ne­gras re­quie­ren una tem­pe­ra­tu­ra un po­co ma­yor: 90°, y el do­ble de tiem­po en con­tac­to con el agua. No re­co­mien­da la in­fu­sión en frío, pe­ro pa­ra lo­grar el clá­si­co iced tea (té he­la­do) su­gie­re uti­li­zar un po­co

más de té, ya que el agre­ga­do de hie­lo va a di­sol­ver un po­co el sa­bor in­ten­so de las ho­jas.

“Lo ideal es de­jar­lo en­friar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y lue­go agre­gar­le hie­lo. Si se agre­gan las ro­cas cuan­do la be­bi­da es­tá ca­lien­te, és­tas se van a de­rre­tir muy rá­pi­da­men­te y va a aguar la be­bi­da. La cla­ve es en­friar­lo en la he­la­de­ra y lue­go to­mar­lo frío o agre­gar­le mu­cho hie­lo”. Una bue­na idea es ha­cer cu­bi­tos de té, así se en­fría la be­bi­da sin al­te­rar su sa­bor.

Es re­co­men­da­ble ha­cer­lo en el mo­men­to o el mis­mo día que se va a con­su­mir, pe­ro tam­bién se pue­de con­ser­var has­ta 48 ho­ras en la he­la­de­ra, en una ja­rra ta­pa­da pa­ra que no ab­sor­ba otros aro­mas, y con­ser­ve el sa­bor in­tac­to. Si la pe­re­za los in­va­de pa­ra pre­pa­rar­lo en ca­sa, In­si­de Tea Con­nec­tion lan­zó pa­ra la tem­po­ra­da 2019 su lí­nea fría, con mu­cho hie­lo y fru­tas de es­ta­ción. Los frozen, con ba­se de té y agre­ga­dos co­mo le­che de co­co, que­dan muy un­tuo­sos y se ase­me­jan más a un pos­tre o li­cua­do sa­lu­da­ble que a una ta­za de té.

Se sa­be que las ga­seo­sas o la bi­rra he­la­dí­si­mas son el re­fle­jo au­to­má­ti­co an­te la so­fo­ca­ción de los ca­lo­res in­ten­sos, pe­ro avan­za la ten­den­cia de re­fres­car cuer­po y es­pí­ri­tu con in­fu­sio­nes. Con las re­ce­tas de es­ta pá­gi­na, re­no­va­mos, de pa­so, el sen­ti­do del pla­cer y nos cui­da­mos un po­co de los ex­ce­sos que de­ja­ron las Fies­tas, con be­bi­das sa­lu­da­bles y sú­per na­tu­ra­les. Qui­zá, con el tiem­po, en los ve­ra­nos ya no pi­da­mos “un cor­ta­di­to”, sino “un ca­fe­ci­to bien he­la­do, por fa­vor”.

Re­no­var el sa­bor de un clá­si­co.

IN­SI­DE TEA CON­NEC­TION

Mat­cha green iced tea. In­fu­sio­nar 1 cu­cha­ra­di­ta col­ma­da de mat­cha green por 2 mi­nu­tos en agua a 85º. Se le su­man ro­da­jas de lima, li­món y un pu­ña­do de ho­jas de men­ta. Se de­ja en­friar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y se sir­ve con hie­lo.

IN­SI­DE TEA CON­NEC­TION

Frozen mat­cha. Li­cuar una ta­za de hie­lo, 1 cu­cha­ra­di­ta de esencia de vai­ni­lla, 2 de azú­car rubia, 1 cu­cha­ra­da de mat­cha y una ta­za de le­che de co­co.

CA­FÉ MARTÍNEZ

Smoot­hie de he­la­do. Li­cuar 2 bo­chas de he­la­do de dul­ce de le­che, 150 ml de ca­fé frío y 50 ml de le­che.

IN­SI­DE TEA CON­NEC­TION

Iced tea. In­fu­sio­nar 1 cu­cha­ra­di­ta de té Hi­bis­cus Punch por 2 mi­nu­tos. Agre­gar cás­ca­ras de na­ran­ja y en­friar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Ser­vir con hie­lo.

STAR­BUCKS

Hou­se Af­fo­ga­to. Una bo­cha de he­la­do de cre­ma ame­ri­ca­na, es­pres­so, ja­ra­be dul­ce y se es­pol­vo­rea con un po­co de ca­ne­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.