La ma­gia de dar­le vi­da a un mu­ñe­co

Los crea­do­res de las ma­rio­ne­tas de es­ta obra, que se pre­sen­ta en el CC Ko­nex, cuen­tan sus se­cre­tos.

Clarín - Clarin - Spot - - Chicos - Ma­ca­re­na Gómez Mi­ñano mac­go­[email protected]­rin.com

“No­so­tros so­mos co­mo los chi­cos, ju­ga­mos”, ase­gu­ran los in­te­gran­tes de Yes­ca, una com­pa­ñía de tea­tro in­de- pen­dien­te es­pe­cia­li­za­da en ma­rio­ne­tas de hi­lo. Ellos es­tán a car­go de la mú­si­ca, per­so­na­jes, guión y es­ce­no­gra­fía de Vi­vir en el ai­re, que hoy se pre­sen­ta una vez más en el Ko­nex.

La obra cuen­ta la his­to­ria del pe­que­ño Co­mino, que, abu­rri­do, sa­le al jar­dín y se en­cuen­tra con un pa­na­de­ro gi­gan­te. Lo so­pla bien fuer­te, y és­te lo lle­va has­ta el ta­ller de Cúr­cu­ma, una suer­te de ál­ter ego de su ma­dre, don­de se di­se­ñan y crean las fan­ta­sías de las per­so­nas.

“El men­sa­je es que el me­jor ju­gue­te no es el más mo­derno, ni el más caro, sino el que es­tá es­con­di­do en cual­quier si­tua­ción co­ti­dia­na, y es­tá en uno el des­cu­brir­lo”, cuen­tan.

El gru­po se con­for­ma por Fer­nan­do Grant, Ama­na­da Quin­ta­na, Noe­lia Schei­ber, Juan Pa­blo Grant y Paula Rus­que­llas, crea­do­ra de las ilus­tra­cio­nes que ins­pi­ra­ron es­ta his­to­ria.

“No­ta­mos que era una ne­ce­si­dad en chi­cos y gran­des el dar­se un es­pa­cio pa­ra ima­gi­nar. Así sur­gen las ‘Ca­sas vo­lan­tes’, y los ‘Re­fu­gios an­ti­ru­ti­na’ de la obra”. -¿Có­mo es el pro­ce­so de ar­mar una ma­rio­ne­ta? -Por lo ge­ne­ral pri­me­ro son bo­ce­tos, di­bu­jos. Lue­go hay mu­cho tiem­po de pen­sar qué mo­vi­mien­tos de­be ser ca­paz de ha­cer, por­que ca­da cual va a te­ner sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Mo­de­la­mos el ros­tro, las ma­nos, los pies, hay un tra­ba­jo de car­pin­te­ría, al­gu­nas cuen­tas pa­ra que se mue­va bien, y mu­cha prue­ba y error. La pin­tu­ra es la que ter­mi­na de de­fi­nir el ca­rác­ter del per­so­na­je. -¿Se ins­pi­ran en per­so­na­jes reales?

-Al­gu­nos son un co­lla­ge de per­so­nas o ani­ma­les, otras ve­ces son fru­to de ins­pi­ra­cio­nes es­pon­tá­neas. En

Vi­vir en el ai­re hay va­rios per­so­na­jes fan­tás­ti­cos que sur­gen de ju­gar con pa­la­bras e ideas en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. -¿Qué cua­li­da­des ne­ce­si­ta te­ner un buen crea­dor de ma­rio­ne­tas?

-Es­tar dis­pues­to a apren­der con­ti­nua­men­te, la pa­cien­cia jue­ga el rol más im­por­tan­te. -¿Es di­fe­ren­te ar­mar una ma­rio­ne­ta pa­ra chi­cos o pa­ra gran­des?

-Sí, por el ca­rác­ter de la obra, se­gún lo que se quie­ra trans­mi­tir, la es­té­ti­ca es fun­da­men­tal. Es un ar­te que tie­ne un gran po­der, so­bre to­do en los ni­ños, y lle­gar con dul­zu­ra nos pa­re­ce fun­da­men­tal. -¿Cuál es la me­jor par­te de es­te tra­ba­jo?

-Nos gus­ta sa­ber apre­ciar ca­da mo­men­to, las ho­ras de li­ja­do, sa­lu­dar a los ni­ños al ter­mi­nar ca­da fun­ción, pen­sar en el co­lec­ti­vo co­mo re­sol­ver una di­fi­cul­tad, el mo­men­to an­tes de sa­lir a es­ce­na, des­en­re­dar... Bueno, tal vez no des­en­re­dar (ri­sas). La res­pues­ta sin­ce­ra y es­pon­tá­nea de los chi­cos es co­mo una ca­ri­cia. -¿Cuál es la ma­rio­ne­ta que les dio más or­gu­llo rea­li­zar?

-La que aún no hi­ci­mos, la que nos desafía y nos sa­ca el sue­ño pa­ra ver có­mo la lle­va­mos al es­ce­na­rio.

“Vi­vir en el ai­re” se pre­sen­ta hoy, a las 15, en Ciu­dad Cul­tu­ral Ko­nex, Sar­mien­to 3131. La obra es­tá re­co­men­da­da pa­ra ni­ños de 4 años en ade­lan­te, y las en­tra­das cues­tan $300.

Co­bran vi­da. Los per­so­na­jes de la obra, en una es­ce­na den­tro del ta­ller de Cúr­cu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.