Al­fon­so Cua­rón En bo­ca de to­do el mun­do

Su fil­me de tin­tes au­to­bio­grá­fi­cos “Ro­ma” es­tá en Net­flix y en al­gu­nos po­cos ci­nes, pe­ro sue­na muy fuer­te pa­ra el Os­car y pa­ra los Globo de Oro, que se en­tre­gan hoy.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Pa­blo O.scholz ps­[email protected]­rin.com

Ro­ma es la pe­lí­cu­la del mo­men­to. De la que ha­bla to­do el mun­do, que es­tá en Net­flix des­de ha­ce se­ma­nas y que aún se ex­hi­be en al­gu­nas sa­las co­mer­cia­les en nues­tro país.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, el fil­me ha ga­na­do 90 pre­mios in­ter­na­cio­na­les, y fue no­mi­nadp a otros 119 (en­tre ellos tres Globo de Oro, que se en­tre­gan hoy, a me­jor di­rec­tor, me­jor guión y me­jor pe­lí­cu­la en len­gua ex­tran­je­ra).

Al­fon­so Cua­rón, su di­rec­tor, se ba­sa en su in­fan­cia pa­ra ha­blar de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les en Co­lo­nia Ro­ma, ese ba­rrio de Ciu­dad de Mé­xi­co don­de cre­ció.

El fil­me, que se­gu­ra­men­te com­pe­ti­rá por el Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la ha­bla­da en idio­ma extranjero, y pro­ba­ble­men­te al pre­mio ma­yor, el de me­jor pe­lí­cu­la, tie­ne a Cleo (Ya­lit­za Apa­ri­cio) co­mo pro­ta­go- nis­ta: es una de las na­nas de los ni­ños de la ca­so­na de cla­se me­dia que re­fle­ja la pe­lí­cu­la del di­rec­tor de Y tu ma­má tam­bién, Harry Pot­ter y el pri­sio­ne­ro de Az­ka­ban y Gra­ve­dad.

Cua­rón res­pon­dió las pre­gun­tas de Cla­rín des­de Ciu­dad de Mé­xi­co.

-¿Qué te de­ci­dió a abor­dar una te­má­ti­ca tan per­so­nal?

-La edad. Lle­gó un mo­men­to en la vi­da en el que uno tie­ne que con­ci­liar quién es a par­tir de dón­de vino.

- ¿Cuál es el me­jor re­cuer­do que te­nés de tu in­fan­cia?

-Mi in­fan­cia en ge­ne­ral fue una in­fan­cia bas­tan­te pla­cen­te­ra, con al­gu­nos de­jos de me­lan­co­lía. La épo­ca que re­tra­ta Ro­ma fue una épo­ca en la que las nu­bes de la in­cer­ti­dum­bre co­men­za­ron a nu­blar, a os­cu­re­cer to­do el pai­sa­je, unas nu­bes que con­ti­nua­ron du­ran­te to­da mi ado­les­cen­cia.

-¿Có­mo hi­cis­te pa­ra no idea­li­zar al es­cri­bir el guión y fil­mar­lo?

-La úni­ca ma­ne­ra de apro­xi­mar­te al acer­ca­mien­to a la me­mo­ria es des­de el pun­to de vis­ta del pre­sen­te y del en­ten­di­mien­to del pre­sen-

Las di­fe­ren­cias de cla­se y las di­fe­ren­cias ét­ni­cas se han con­ver­ti­do mu­chas ve­ces en mu­ros in­fran­quea­bles”.

Ya van un par de ge­ne­ra­cio­nes de pa­dres mu­cho más com­pro­me­ti­dos con sus hi­jos. Ha si­do un triun­fo de la mu­jer edu­can­do al hom­bre”.

te. No me in­tere­sa­ba ha­cer una pe­lí­cu­la sub­je­ti­va acer­ca de mi ex­pe­rien­cia de la in­fan­cia. Si no, de he­cho, la pe­lí­cu­la si­gue el per­so­na­je de Cleo y a par­tir de se­guir es­te per­so­na­je y a par­tir tam­bién de mi en­ten­di­mien­to del pre­sen­te, ése fue el pris­ma a tra­vés del que se ob­ser­vó to­da es­ta ex­pe­rien­cia en mi me­mo­ria, de tal ma­ne­ra que más que ro­man­ti­zar­la o idea­li­zar­la, ha­bía un pun­to de vis­ta ca­si crí­ti­co acer­ca de mi pro­pia exis­ten­cia.

-¿Por qué de­ci­dis­te es­ta vez ha­cer la di­rec­ción de fo­to­gra­fía?

-En reali­dad “El chi­vo” iba a ha­cer la pe­lí­cu­la. El chi­vo es Em­ma­nuel Lu­bez­ki. (N de la R: ha­bi­tual di­rec­tor de fo­to­gra­fía de Cua­rón, ga­nó tres Os­car con­se­cu­ti­vos, por Gra­ve­dad, Bird­man y El re­na­ci­do). Es una pe­lí­cu­la que es­cri­bí, con­ce­bí pen­san­do en “El Chi­vo”, tam­bién la di­se­ñé pen­san­do en “El Chi­vo”. “El Chi­vo” co­men­zó a ha­cer la pre­pa­ra­ción, pe­ro la pe­lí­cu­la se si­guió ex­pan­dien­do en cues­tión de tiem­pos y ya nues­tros tiem­pos no coin­ci­die­ron. El mis­mo “Chi­vo” fue el que me con­ven­ció de que yo la hi­cie­ra. Y fue la me­jor de­ci­sión, por­que de la mis­ma ma­ne­ra en que el ha­cer el guión fue un pro­ce­so sin fil­tros di­rec­tos de mi me­mo­ria al pa­pel, hu­bo un pro­ce­so tam­bién di­rec­to sin fil­tros del pa­pel a la ima­gen al ser yo el di­rec­tor de fo­to­gra­fía.

-¿Por qué la ro­das­te en blan­co y ne­gro?

-Na­ció en blan­co y ne­gro. Cuan­do la pe­lí­cu­la se con­ci­bió, se con­ci­bió en tres pi­la­res. Uno es la his­to­ria de Cleo. Lo se­gun­do es que el pro­ce­so, la he­rra­mien­ta de acer­ca­mien­to iba a ser la me­mo­ria. Y lo ter­ce­ro es que iba a ser en blan­co y ne­gro. Y a par­tir de eso, yo ya no lo cues­tio­né. No cues­tio­nar los pi­la­res, por­que son los que sus­ten­tan tu pe­lí­cu­la. Sin em­bar­go, yo no que­ría un blan­co y ne­gro nos­tál­gi­co, un blan­co y ne­gro

vin­ta­ge, un blan­co y ne­gro que no sea re­fe­ren­cia a un ci­ne del pa­sa­do, no que­ría un blan­co y ne­gro de la ma­ne­ra her­mo­sa que es el blan­co y ne­gro del ci­ne de los ‘40 y de los ‘50, con un gran con­tras­te y som­bras lar­gas. Yo que­ría un blan­co y ne­gro con­tem­po­rá­neo, un blan­co y ne­gro di­gi­tal, un blan­co y ne­gro en 65 mi­lí­me­tros, un blan­co y ne­gro con una luz sua­ve y na­tu­ra­lis­ta. Un blan­co y ne­gro que fue­ra con­tem­po­rá­neo y mo­derno mi­ran­do ha­cia el pa­sa­do.

-Abor­dás va­rios te­mas en “Ro­ma”, ¿cuál di­rías que es el prin­ci­pal, el tron­cal, el que en­la­za a los otros?

-Ro­ma, más que un re­tra­to, sien­to que es más un mu­ral, un mu­ral de dis­tin­tas te­má­ti­cas, de dis­tin­tos te­mas que crean una uni­dad. Por su­pues­to, al se­guir al per­so­na­je de Cleo es inevi­ta­ble que la je­rar­quía so­cial, au­na­da al ba­ga­je ét­ni­co, es un te­ma fun­da­men­tal. So­bre to­do en un país co­mo Mé­xi­co, que es tan pro­fun­da­men­te ra­cis­ta y que vi­ve en la ne­ga­ción de ese ra­cis­mo. Me ima­gino que co­mo gran par­te de los paí­ses de to­do el mun­do, y a par­tir de ese eje por­que creo que es un eje en­dé­mi­co y pri­ma­rio en mu­chas de las pro­ble­má­ti­cas que exis­ten tan­to en Mé­xi­co co­mo en la hu­ma­ni­dad, pe­ro por otro la­do de una ma­ne­ra más fun­da­men­tal y pro­fun­da-, la pe­lí­cu­la es acer­ca de esa so­le­dad que es la exis­ten­cia. Esa exis­ten­cia que no tie­ne sen­ti­do, que es una ex­pe­rien­cia co­mún de so­le­dad, una so­le­dad a la que so­la­men­te los la­zos de afec­to le pue­den dar al­gún sen­ti­do.

-¿La di­fe­ren­cia de cla­se es es­tig­ma­ti­zan­te? Con tu fil­me de­mos­tra­rías que en cier­tas re­la­cio­nes, no.

-Por su­pues­to que lo es. Por des­gra­cia, con to­do el afec­to que su­ce­de con el per­so­na­je de Cleo y con to­da la re­la­ción afec­ti­va que su­ce­de en­tre Cleo y esos ni­ños. En el trans­cur­so de la pe­lí­cu­la nun­ca se re­ba­sa la ba­rre­ra de las je­rar­quías. Al fi­nal mis­mo de la pe­lí­cu­la le di­cen “Cleo, te ama­mos”, “Cleo, nos sal­vas­te la vi­da”, “Cleo, que­re­mos ir a vi­si­tar tu pue­blo”, pe­ro tam­bién “Cleo, ve­te a la­var la ro­pa” y “Cleo, ve­te a traer un li­cua­do de plá­tano, por fa­vor”. En un país, una so­cie­dad, un mun­do don­de las cla­ses so­cia­les es­tán in­trín­se­ca­men­te li­ga­das al ba­ga­je ét­ni­co de la gen­te... Es un mu­ro. Las di­fe­ren­cias de cla­se y las di­fe­ren­cias ét­ni­cas se han con­ver­ti­do mu­chas ve­ces en mu­ros in­fran­quea­bles.

-El ma­chis­mo es­tá muy arrai­ga­do en Mé­xi­co. ¿Có­mo o qué pue­de ha­cer­se pa­ra do­ble­gar­lo?

-El ma­chis­mo es­tá muy arrai­ga­do en el mun­do, no só­lo en Mé­xi­co. Dis­tin­tos paí­ses tie­nen dis­tin­tas ma­ne­ras de ma­chis­mo. Yo di­ría que Mé­xi­co tie­ne un ma­chis­mo más de “som­bre­ra­zo”. Hay otros paí­ses desa­rro­lla­dos que tie­nen un ma­chis­mo que se tra­du­ce de mu­chas otras ma­ne­ras. El qué se pue­de ha­cer pa­ra do­ble­gar­lo, creo que es una pre­gun­ta tre­men­da­men­te com­ple­ja, que no se pue­de con­tes­tar en una pe­que­ña en­tre­vis­ta y creo que no hay una res­pues­ta úni­ca. Es­ta­mos ha­blan­do de ten­den­cias de años, ten­den­cias arrai­ga­das cul­tu­ral­men­te, pe­ro tam­bién arrai­ga­das en ins­ti­tu­cio­nes. Hay mo­vi­mien­tos que son la fuer­za de la mu­jer que es­tá po­nien­do en al­to cier­tas ac­ti­tu­des, pe­ro sin em­bar­go esas ac­ti­tu­des se que­dan tan só­lo en ac­ti­tu­des, sino se abar­ca es­te pro­ble­ma de una for­ma mu­chos más glo­bal. Una vez más, son cues­tio­nes his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les e ins­ti­tu­cio­na­les. Re­don­dean­do la res­pues­ta, in­clu­so en to­das ellas pa­re­cie­ra ser que so­la­men­te la fuer­za de la mu­jer es la que ha po­di­do, sino do­ble­gar­lo, po­ner­le cier­tos lí­mi­tes. Son ini­cia­ti­vas que na­cen de la mu­jer. Hoy en día, ve­mos más y más pa­dres que tie­nen su “can­gu­ro” en el su­per­mer­ca­do, eso era im­pen­sa­ble en mi in­fan­cia. Ya van un par de ge­ne­ra­cio­nes de pa­dres mu­chos más com­pro­me­ti­dos con sus hi­jos. Se po­dría de­cir que ha si­do una evo­lu­ción mas­cu­li­na, pe­ro más bien ha si­do un triun­fo de la mu­jer edu­can­do al hom­bre.

-Al­fon­so, ¿cuan­do vas a ve­nir a la Ar­gen­ti­na?

-¿Qué más qui­sie­ra? Le ten­go unas ga­nas tre­men­das, unas ga­nas tre­men­dí­si­mas de vi­si­tar a al­gu­nos ami­gos. Oja­lá se me ha­ga en 2019. Un abra­zo a to­dos.

Ya ga­nó. “Ro­ma “, de Al­fon­so Cua­rón, tie­ne 90 pre­mios in­ter­na­cio­na­les y es­tá no­mi­na­da a 119 más.

FO­TO: NET­FLIX

En ro­da­je. El di­rec­tor Al­fon­so Cua­rón mar­cán­do­le una es­ce­na a la ac­triz Ya­lit­za Apa­ri­cio, quien re­pre­sen­ta a Cleo, pro­ta­go­nis­ta cen­tral del fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.