LA HIS­TO­RIA SE­CRE­TA DE PA­BLO ALAR­CÓN

Co­no­ci­do ac­tor de te­le­no­ve­las, se sal­vó de ser “chu­pa­do” por la dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Clarín - Clarin - Spot - - Portada - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­[email protected]­rin.com

Dos Fal­con ver­des es­ta­cio­nan fren­te al edi­fi­cio de Mo­reno y Mat­heu. Ro­dol­fo Ma­ra­bot­to (alias Pa­blo Alar­cón) pre­sien­te que lo van a “chu­par”. Sube co­rrien­do al cuar­to pi­so jun­to a su mu­jer, pe­ro al­guien se ade­lan­ta: me­dia do­ce­na de mi­li­ta­res se adue­ña del lu­gar. Al­gu­nos re­vuel­ven el de­par­ta­men­to, otros le apun­tan con es­co­pe­tas It­ha­ca. Es 1976. -¿Us­ted es Ma­ra­bot­to? (Pre­gun­ta uno em­pu­ján­do­le la sien). -Yo soy Pa­blo Alar­cón. -¿El ac­tor? ¿Us­ted es el de la te­le­no­ve­la de las tres? Mi mu­jer siem­pre lo ve. (El hom­bre de las bo­tas le pi­de un au­tó­gra­fo y ba­ja el ar­ma. Y se va).

“Mi ca­rre­ra me sal­vó. Li­te­ral­men­te”, di­ce Alar­cón con piel de po­llo, ya en 2019, im­pre­sio­na­do to­da­vía por el re­cuer­do.

Pa­ra 1976 Alar­cón ha­bía de­ja­do de mi­li­tar en la JP. Fil­ma­ba una pe­lí­cu­la de de­nun­cia con­tra la dic­ta­du­ra. Di­ri­gía, pro­du­cía, ac­tua­ba en la cin­ta a mo­do de de­nun­cia: te­nía dos pri­mos des­apa­re­ci­dos.

-¿Qué pa­só con esa pe­lí­cu­la?

-La que­mé.

-¿Có­mo se iba a lla­mar?

-No te­nía tí­tu­lo to­da­vía. Tal vez El en­cuen­tro. Yo que­ría con­tar el mie­do del mo­men­to.

-¿Cuál fue tu reac­ción cuan­do se fue­ron del de­par­ta­men­to de ma­ne­ra tan ab­sur­da?

-Nos que­da­mos llo­ran­do en el sue­lo to­do el día. No po­día­mos mo­ver­nos del te­rror.

-¿Y des­pués?

-A la se­ma­na sa­qué pa­sa­je a Ro­ma. Me que­dé cua­tro años.

-Ya eras un ac­tor con­sa­gra­do. ¿Có­mo te las re­bus­cas­te?

-Ven­día en la ca­lle. Co­lla­res lu­mi­no­sos, pie­zas de ná­car. Cua­dros. Lo que sea. Vi­vía bien. Te­nía­mos de­par­ta­men­ti­to en Tras­té­ve­re. Has­ta que fun­dé un tea­tro.

-De­jas­te una se­mi­lla ar­tís­ti­ca en Ro­ma…

-¡To­da­vía exis­te el tea­tro! Il fi­go. Cer­ca de Piaz­za Na­vo­na. Pe­ro Mó­ni­ca, mi es­po­sa de en­ton­ces ex­tra­ña­ba mu­cho. Y nos vol­vi­mos. Al tiem­pi­to, el ac­ci­den­te (la ac­triz Mó­ni­ca Jou­vet mu­rió tras un cho­que mien­tras via­ja­ba en un ta­xi). Ese he­cho siem­pre va a es­tar en mí. Pe­ro la vi­da me ti­ró pa­ra ade­lan­te…

Pa­ra ade­lan­te, pe­ro nun­ca ex­tre­ma­da­men­te “arri­ba”. El pre­cep­to de Alar­cón siem­pre fue ac­tuar sin preo­cu­par­se por el gra­do de po­pu­la­ri­dad o fa­ma que eso aca­rrea­se. Cuer­peó al­go así co­mo 80 fic­cio­nes de te­le­vi­sión y más de 30 obras teatrales, de Ché­jov a Mus­ca­ri. Al­gu­na pie­za in­te­rp­re­ta­da en Nue­va York y Es­pa­ña, va­rias en Puer­to Ri­co. Tro­ta­mun­dos que sa­lió de la ciu­dad bo­nae­ren­se de Pe­lle­gri­ni.

To­da­vía vuel­ve. Pe­lle­gri­ni ya no es lo que era en 1945, cuan­do na­ció (úl­ti­mo de cin­co her­ma­nos), pe­ro el en­can­to se con­ser­va. “Mi ca­sa era una tí­pi­ca ca­sa de pue­blo con co­ci­na a le­ña. Siem­pre al la­do del fue­gui­to un cor­de­ro, un chan­cho, un co­ne­jo, un ani­ma­li­to. Mi ma­dre te­nía 100 ga­lli­nas”, se ríe. “Es­ta­ba or­gu­llo­sa de te­ner el me­jor ga­lli­ne­ro del ba­rrio. Pa­pá aten­día su Ca­sa Ma­ra­bot­to, ba­zar, li­bre­ría, ju­gue­te­ría. Pe­ro a mis cin­co años to­do cam­bió: mu­rió de cán­cer y nos fui­mos pa­ra Ge­ne­ral Pa­che­co”.

Con la usi­na eléc­tri­ca in­cen­dia­da, el ci­ne de Pe­lle­gri­ni ha­bía de­ja­do de fun­cio­nar. El en­tre­te­ni­mien­to lle­ga­ba en­ton­ces con el arri­bo de las com­pa­ñías de cir­co. “Eso nos ins­pi­ra­ba y con mi her­mano Nés­tor ha­cía­mos fun­cio­nes en el fon­do de ca­sa. El ju­ga­ba a ser fa­quir, equi­li­bris­ta, ma­go. Yo ya es­cri­bía sket­ches y ac­tua­ba. Des­pués, de­jé el pue­blo con tris­te­za: tu­ve que aban­do­nar a Tur­bio, mi ca­ba­lli­to blan­co”.

A los tre­ce años ya “lle­va­ba el pan” a ca­sa. En­tró a tra­ba­jar en la fá­bri­ca de au­to­mó­vi­les NSU. Lo em­plea­ron en la lí­nea de mon­ta­je. “Lo dis­fru­ta­ba, amo los au­tos, fui me­cá­ni­co, ar­mé, re­ci­clé, fui co­lec­cio­nis­ta”, ad­vier­te an­tes de la in­creí­ble enu­me­ra­ción.

“Tu­ve un Ford A, un Ford T 1921, un Horch 1933, seis es­ca­ra­ba­jos”, to­ma ai­re y con­ti­núa el re­cuen­to. “El pri­mer au­to fue un Es­sex 1932 al que ha­bía que dar­le ma­ni­ja. Lo com­pré a es­con­di­das de mi ma­dre y lo de­ja­ba a cua­tro o cin­co cua­dras pa­ra que no sos­pe­cha­ra”.

A los 20 años se en­te­ró que la com­pa­ñía de Ci­brián-cam­poy to­ma­ba ar­tis­tas y se ofre­ció. Lo eli­gie­ron pa­ra Ocú­pa­te de Ame­lia, pe­ro co­mo ex­tra. “Era uno de los in­vi­ta­dos al ca­sa­mien­to, no te­nía le­tra, y le di­je a Ci­brián que me die­ra un pa­pel más im­por­tan­te por­que ve­nía mi ma­dre a ver­me. Me dio un bo­ca­di­llo: pa­sé en­car­nar a un fo­tó­gra­fo que só­lo de­cía la pa­la­bra ‘aten­tos’”.

Zap­ping por uno de los bi­go­tes más re­co­no­ci­bles de la te­le: pa­ra­li­za­ba a nues­tro país con Ro­sa de le­jos en 1980, a su vuel­ta del exi­lio. Al ca­nal lle­ga­ban ki­los de car­tas con de­cla­ra­cio­nes de amor de­ses­pe­ra­do. Pa­blo no te­nía tiem­po de leer­las, pe­ro se las en­tre­ga­ba a su

ma­dre pa­ra que las con­tes­ta­ra. En 1983 ya era ga­lán de ex­por­ta­ción, pro­ta­go­nis­ta de Vi­vir pa­ra ti, con Ca­mi­lle Ca­rrión, en Puer­to Ri­co. La dé­ca­da del ‘90 la es­tre­nó co­mo uno de los pri­me­ros fan­tas­mas de la his­to­ria de la pan­ta­lla chi­ca ar­gen­ti­na, con su pro­ta­gó­ni­co en Re­ga­lo del cie­lo, un ci­clo de Ale­jan­dro Ro­may que ex­plo­ta­ba has­ta los 40 pun­tos de ra­ting en 1991. No se pri­vó de Show­match: bai­ló por un sue­ño en 2006. “Siem­pre di­go que Alar­cón es el que co­bra y Ma­ra­bot­to, el que pa­ga”.

Su fo­to de What­sapp no es au­to­rre­fe­ren­cial: no mues­tra su ca­ra, sí la de Ru­so, uno de los dos pe­rros res­ca­ta­dos que lo ido­la­tran. Con­ta­bi­li­za diez ca­nes a lo lar­go de su exis­ten­cia. El pri­me­ro se lla­mó Whisky. Des­de en­ton­ces no con­ci­be la vi­da de ho­gar sin un sa­bue­so.

Lo apo­dan León. Co­ci­ne­ro ave­za­do, ex­per­to en ri­sot­to, vi­ve con dos hi­jas que na­cie­ron de su re­la­ción con Cla­ri­bel Me­di­na. Des­de ha­ce una dé­ca­da –“a pe­sar de al­gún im­pas­se” es­tá en pa­re­ja con Lu­cía Ga­lán. Los Pim­pi­ne­la eran su ban­da so­no­ra en los ‘80. No ima­gi­na­ba que un día la can­tan­te y ac­triz Ma­nue­la Bravo ofi­cia­ría de Ce­les­ti­na. “Lu­cía tie­ne un sen­ti­do de la so­li­da­ri­dad que nun­ca vi en na­die. Su tra­ba­jo en su Ho­gar de ni­ños, su mo­do de es­tar”, di­ce y las pa­la­bras se le atra­gan­tan “de tan­to amor”: Re­cién me cuen­ta que un chi­qui­to no te­nía con quién pa­sar las fies­tas y se lo lle­vó con ella. Me ma­ra­vi­lla que es­té aten­ta a las ne­ce­si­da­des has­ta de los ve­ci­nos. Al­guien pa­sa, se cae, y ella es­tá pa­ra le­van­tar­lo”.

Es­tu­dian­te eterno, po­si­ble­men­te el ré­cord de Al­cón es úni­co en la fa­rán­du­la. “Ca­da año me propon­go ha­cer un cur­so dis­tin­to. Ya hi­ce ar­co y fle­cha, ci­ne, fo­to­gra­fía, guión, dra­ma­tur­gia, li­te­ra­tu­ra, ali­men­ta­ción con­cien­te, yo­ga, Tai Chi, re­li­gio­nes com­pa­ra­das, se­mio­lo­gía. Es­cul­tu­ra fue uno de los úl­ti­mos. Hi­ce más­ca­ras en ar­ci­lla y así na­ció un es­pec­tácu­lo te­ra­péu­ti­co, Band Bang!, el año pa­sa­do”.

-¿En el fon­do que pen­sás que bus­cás con tan­ta ex­pe­ri­men­ta­ción? ¿Es una hui­da?

-Bus­co en­tre­te­ner­me. Po­ner en re­gla mi ca­be­za.

-¿Tu ca­be­za “via­ja” más ha­cia el pa­sa­do o ha­cia el fu­tu­ro?

-Tra­to de aga­rrar­me de los pe­los pa­ra que­dar­me en el pre­sen­te. Pe­ro… ¿La ver­dad? El aquí y el aho­ra es lo más di­fí­cil de sos­te­ner en el mun­do.

León. A los 73, to­da­vía lo lla­man así. Ha­ce una dé­ca­da es­tá en pa­re­ja con Lu­cía Ga­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.