Quién es el ar­gen­tino de­trás del Hom­bre Ara­ña

Tra­ba­ja en Sony Pic­tu­res, y ani­mó "Spi­der-man: Un nue­vo uni­ver­so", que se es­tre­na el jue­ves.

Clarín - Clarin - Spot - - Cine - Pa­blo O. Scholz ps­[email protected]­rin.com

Pa­blo Hol­cer es uno de los tres ani­ma­do­res ar­gen­ti­nos que tra­ba­ja­ron en Spi­der-man: Un nue­vo uni­ver­so, la pe­lí­cu­la que se es­tre­na el pró­xi­mo jue­ves y que ya ha ga­na­do im­por­tan­tes pre­mios, co­mo ser con­si­de­ra­da la me­jor pe­lí­cu­la de ani­ma­ción por va­rias aso­cia­cio­nes de crí­ti­cos de los Es­ta­dos Uni­dos, es can­di­da­ta en los An­nie (tal vez, el ga­lar­dón más im­por­tan­te en el gé­ne­ro), can­di­da­ta al Globo de Oro que se en­tre­ga hoy y muy pro­ba­ble­men­te al Os­car en su apar­ta­do de lar­go­me­tra­je de ani­ma­ción.

Afin­ca­do en Nor­tea­mé­ri­ca des­de 2003, don­de siem­pre en ani­ma­ción par­ti­ci­pó de va­rios fil­mes im­por­tan­tes, ge­ne­ral­men­te en la com­po­si­ción de ima­gen. En es­te fil­me de El Hom­bre Ara­ña no hay uno sino seis per­so­na­jes “arác­ni­dos, y el ado­les­cen­te Mi­les Mo­ra­les se con­vier­te en el Hom­bre Ara­ña de su reali­dad, y se cru­za con otros cin­co de otras di­men­sio­nes pa­ra de­te­ner una ame­na­za pa­ra una y to­das esas reali­da­des pa­ra­le­las. Hol­cer dia­lo­gó con Cla­rín, des­de Ca­na­dá.

-¿Qué hi­cis­te en la pe­lí­cu­la?

-Mi rol ge­ne­ral­men­te es el de com­pu­ter grap­hic com­po­si­tor. En es­te fil­me, tra­ba­jé en el área de com­po­si­ción di­gi­tal, aga­rro los ele­men­tos que otros de­par­ta­men­tos ge­ne­ran. En es­te pro­yec­to en com­po­si­ción hu­bo mu­chí­si­mo tra­ba­jo, mu­cho más que en cual­quier otro fil­me ani­ma­do. Es que hu­bo mu­chí­si­mo tra­ta­mien­to de la ima­gen, la pa­le­ta de co­lo­res. Es un có­mic lle­va­do a la vi­da.

-¿Vos es­tás en la par­te fi­nal de la pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la?

-Es el úl­ti­mo de­par­ta­men­to, an­tes de que el fil­me lle­gue a los ci­nes. Man­da­mos una to­ma al su­per­vi­sor de efec­tos vi­sua­les, y él la mues­tra al di­rec­tor. Pri­me­ro se mo­de­la el per­so­na­je, el es­que­le­to. Lue­go se lo ani­ma, des­pués se lo ilu­mi­na, se com­po­ne. Pa­ra los am­bien­tes o es­ce­nas es el mis­mo pro­ce­so, co­mo ha­cer es­cul­tu­ra, una for­ma de fluir, mo­de­lar­lo, tex­tu­rar­lo, ar­ti­cu­lar­lo. Y lue­go pa­sa por el de­par­ta­men­to de efec­tos.

-Me lla­mó mu­cho la aten­ción que “Spi­der-man: Un nue­vo uni­ver­so” tu­vie­ra un tra­ta­mien­to dis­tin­to. Me hi­zo acor­dar a lo que fue el “Hulk” (2008), de Ang Lee.

-Cu­rio­sa­men­te yo tra­ba­jé en ILM en la cons­truc­ción de al­gu­nos pla­nos de esa pe­lí­cu­la. En ani­ma­ción es­ta pe­lí­cu­la es un an­tes y un des­pués, no por po­ner­me la ca­mi­se­ta, lo di­go des­de la ho­nes­ti­dad y ex­pe­rien­cia de vein­te años. Nos reunie­ron y “que­re­mos ha­cer al­go que nun­ca an­tes se ha­ya he­cho”, di­je­ron los di­rec­to­res. Esa idea la lle­va­ron co­mo la ban­de­ra del pro­yec­to. Si mi­rás pa­ra atrás, la his­to­ria del ani­ma­do va a ser un an­tes y un des­pués, es una pe­lí­cu­la bi­sa­gra.

-Rom­pió mu­chos mol­des. ¿Cuál fue el ma­yor desafío?

-A mi pa­re­cer, el es­ti­lo de ani­ma­ción y la par­te es­ti­lís­ti­ca. Li­te­ral­men­te tu­vi­mos que re­ver un mon­tón de for­mas de tra­ba­jo: Cuan­do ve­nís ha­cien­do pe­lí­cu­las de una ma­ne­ra, reha­cer los pe­di­dos pa­ra po­der lle­gar a ese es­ti­lo… Las he­rra­mien­tas no es­ta­ban, pa­ra mí en lo per­so­nal la imá­ge­nes fue­ron nue­vas, fres­cas, ins­pi­ra­do­ras.

-¿Cuán­ta gen­te tra­ba­jó en el fil­me?

-Es el fil­me en el que más gen­te es­tu­vo in­vo­lu­cra­da. De Sony Ani­ma­tion, al­re­de­dor 600 per­so­nas. Y los que “to­ca­ron” de al­gu­na ma­ne­ra es­te pro­yec­to, unas 900 per­so­nas.

-¿Te pi­die­ron al­go en par­ti­cu­lar?

-El pe­di­do era sa­lir de la zo­na de con­fort, ir ha­cia al­go no vis­to an­tes y la ini­cia­ti­va era de es­ti­mu­lar la no­ve­dad. ¿Có­mo? Con más ar­tís­ti­cas, del có­mic o de las ar­tes plás­ti­cas, vi­sua­les. Se que­ría sa­lir de lo ge­ne­ra­do por compu­tado­ra.

-¿Cuán­to tiem­po de­man­dó?

-Creo que fue dos años y me­dio.

-¿No creés que por la es­truc­tu­ra de la his­to­ria, los vai­ve­nes, los más chi­cos, ha­bi­tua­dos a que les den to­do se­mi­de­glu­ti­do, pue­den que­dar afue­ra de la tra­ma?

-Vi la pe­lí­cu­la ter­mi­na­da y la téc­ni­ca me pa­só de lar­go, yo se­guía a Mi­les. Va a eda­des va­ria­das, a los me­no­res de 12 les gus­ta el es­ti­lo, la di­ná­mi­ca, tie­nen la edad jus­ta de Mi­les, y a los gran­des les atrae por­que tie­ne gui­ños, ata­ca un es­pec­tro tan am­plio.

-¿Cuál es el pró­xi­mo pro­yec­to en el que es­tás in­vo­lu­cra­do?

-Es­toy tra­ba­jan­do en la se­cue­la de Angry Birds. Es­te pro­yec­to pe­gó mu­cho en la com­pa­ñía, que se sien­te muy or­gu­llo­sa, “Que bue­na que que­dó tu to­ma”, to­do el mun­do se da­ba pal­ma­di­tas en la es­pal­da.

-¿Qué ha­ce es­tric­ta­men­te un di­rec­tor de una pe­lí­cu­la de ani­ma­ción?

-No di­fie­re tan­to de un rea­li­za­dor de un lar­go­me­tra­je con ac­to­res. De­pen­de de ca­da di­rec­tor, al­gu­nos que di­ri­gie­ron ani­ma­ción, otros, de to­do, es­tos tra­ba­jan mu­chí­si­mo en lo ac­to­ral. Con el di­rec­tor se ela­bo­ra lo ex­pre­si­vo o emo­cio­nal, el mo­vi­mien­to de cá­ma­ra es muy si­mi­lar, aun­que no es­tás en un set.

-¿Qué vis­te en pe­lí­cu­las ani­ma­das que te ha­ya lla­ma­do la aten­ción, o te ha­ya gus­ta­do?

-Vi Los In­creí­bles 2, y no me pa­só mu­cho, por­que, no por­que sea otra com­pa­ñía, es un po­co lo que es­pe­rás. No hay un ele­men­to de sor­pre­sa. Es­toy bus­can­do lo di­fe­ren­te. Hay po­cas pro­yec­tos en la ca­rre­ra de uno, que lo ha­cen de­cir “qué suer­te que me to­có tra­ba­jar en es­to”, co­mo en Una his­to­ria

ex­tra­or­di­na­ria. Ha­ce 15 años que tra­ba­jo en Holly­wood. Que te den rien­da suel­ta es ra­ro y úni­co, y hu­bo eso. Hu­bo gran do­sis de “ex­pe­ri­men­te­mos”.

-Sa­ben con­tar la his­to­ria. “Angry Birds” es una pe­lí­cu­la de pro­duc­ción muy dis­tin­ta…

-La in­dus­tria de la ani­ma­ción da mu­chas ale­grías y de pro­bar co­sas dis­tin­tas, pe­ro tam­bién es exi­gen­te.

SONY PIC­TU­RES

Cuán­tas ara­ñas. En la nue­va pe­lí­cu­la hay seis per­so­na­jes arác­ni­dos. Y en va­rias di­men­sio­nes dis­tin­tas.

Hol­cer. Ha­ce quin­ce años que tra­ba­ja en la in­dus­tria de Holly­wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.