Ra­ros for­ma­tos vie­jos: el nue­vo hobby de los acu­mu­la­do­res

Por con­vic­ción pre­fie­ren se­guir dán­do­le cré­di­to a ca­set­tes, dis­ket­tes o cin­tas de VHS, tó­tems de un pa­sa­do ni pi­sa­do.

Clarín - Clarin - Spot - - Estilo - Gua­da­lu­pe Ri­ve­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Las nue­vas tec­no­lo­gías y el pa­so del tiem­po po­nen a ca­da per­so­na en una en­cru­ci­ja­da que, más tar­de o más tem­prano, de­be re­sol­ver. El ad­ve­ni­mien­to de ca­da dis­po­si­ti­vo su­pe­ra­dor lle­va a to­dos los an­te­rio­res a una pa­pe­le­ra de re­ci­cla­je real, cruel, tan­gi­ble y des­pia­da­da. Es­to es lo que su­ce­de en ge­ne­ral: ce­lu­lar nue­vo eli­mi­na a ce­lu­lar vie­jo; Net­flix ma­ta DVD y Spo­tify ha­ce los su­yo con los dis­cos.

Pe­ro, ¿qué pa­sa con aque­llos que se nie­gan a aban­do­nar ob­je­tos co­mo cas­set­tes, VHS y dis­ket­tes?, ¿es nos­tal­gia o acu­mu­la­ción?, ¿re­pro­du­cen al­guno de es­tos dis­po­si­ti­vos al­gu­na vez?, ¿cuán­to hay de pos­tu­ra co­ol en es­te com­por­ta­mien­to ado­ra­dor de lo vin­ta­ge?.

Facundo Maz­zot­ta es mú­si­co, com­po­si­tor y do­cen­te y for­ma par­te de Rock & Walsh, ban­da de “clown-rock” tri­bu­to a Ma­ría Ele­na Walsh. Tie­ne ape­nas 29 años pe­ro no pla­nea des­pe­dir­se de al­gu­nos vie­jos for­ma­tos. Aún con­ser­va va­rios de sus cas­set­tes y sus VHS y, aun­que di­gi­ta­li­zó la gran par­te de ellos, pre­fie­re man­te­ner en su ho­gar esos ori­gi­na­les que tan­tos re­cuer­dos le traen. “Con­ser­vo mis cas­set­tes de mú­si­ca por­que fue­ron mi pri­mer con­tac­to con las ban­das que me gus­ta­ban. En la pri­ma­ria nos pa­sá­ba­mos cas­set­tes en­tre com­pa­ñe­ros pa­ra po­der gra­bar­nos can­cio­nes, y de esa ma­ne­ra nos re­co­men­dá­ba­mos ban­das. Unos años más tar­de, cuan­do qui­se em­pe­zar a gra­bar mis pro­pias can­cio­nes, el úni­co me­dio que te­nía era un gra­ba­dor muy chi­co de cas­set­te , y ahí me gra­ba­ba to­can­do la gui­ta­rra y can­tan­do”, re­me­mo­ra.

En­tre esos cas­set­tes que aún se ex­hi­ben en los es­tan­tes de su ho­gar fi­gu­ra el clá­si­co com­pi­la­do: “Es de rock in­ter­na­cio­nal, me lo gra­bó un com­pa­ñe­ro de la pri­ma­ria con can­cio­nes los Ro­lling Sto­nes, INXS, Ja­mes Brown, Red Hot Chi­li Pep­pers, Nir­va­na y The Beatles”. Ade­más, hay vie­jas gra­ba­cio­nes de Facundo to­can­do la gui­ta­rra y una per­li­ta fa­mi­liar, allí se oyen las vo­ces in­fan­ti­les del mú­si­co, y su her­ma­na emu­lan­do a va­ya a sa­ber qué pe­rio­dis­ta, ju­gan­do a ha­cer en­tre­vis­tas.

A la ho­ra de ha­blar de sus vi­deos, ase­gu­ra que si to­da­vía es­tán en su ca­sa es por­que “son re­cuer­dos de even­tos fa­mi­lia­res muy im­por­tan­tes”. En­tre ellos, men­cio­na “cum­plea­ños de 15, bau­tis­mos, ca­sa­mien­tos y al­gún que otro asa­do de do­min­go que lo­gra­mos cap­tu­rar en vi­deo gra­cias a que en su mo­men­to nos pres­ta­ron una fil­ma­do­ra”. Fue­ra de las imá­ge­nes ho­ga­re­ñas só­lo guar­da “pe­lí­cu­las de Dis­ney que veía­mos una y otra vez cuan­do era­mos chi­cos”.

Facundo man­tie­ne sus mis­mos re­pro­duc­to­res de cas­set­tes y vi­deos de aque­llos años. A la ho­ra de jus­ti­fi­car su de­ci­sión men­cio­na: “Por un la­do es una cues­tión de nos­tal­gia; por el otro, ca­da tan­to los re­pro­duz­co, pe­ro más co­mo un via­je al pa­sa­do. Re­pro­du­cir un VHS o un cas­set­te hoy pa­re­ce una ta­rea lar­guí­si­ma al la­do de lo sim­ple que es ele­gir una pe­lí­cu­la en Net­flix o un dis­co en Spo­tify, pe­ro me gus­ta conservar la mú­si­ca en al­go tan­gi­ble y no só­lo en una nu­be co­mo pa­sa ac­tual­men­te”, aña­de.

Lo de Pa­blo Ma­ciel, en tan­to, es co­mo una vuel­ta a su pri­mer amor tras rom­per­se su re­pro­duc­tor de CD. Ade­más, se­gún ex­pli­ca, pa­só gran par­te de su ado­les­cen­cia en­tre cas­set­tes por­que aún no te­nía otro ti­po de re­pro­duc­tor. “Lle­gué tar­de al ad­ve­ni­mien­to de los CD, se­guí com­pran­do cas­set­tes has­ta me­dia­dos de los no­ven­ta, cuan­do ya se es­ta­ban pa­san­do to­dos a los mi­ni­com­po­nen­tes con com­pact disc”, re­cuer­da.

Ma­ciel to­ca el sin­te­ti­za­dor en la ban­da Ne­ver Susy, y se de­fi­ne co­mo “mú­si­co y me­ló­mano”. Qui­zá por ello no re­sul­ta ex­tra­ño que dos años atrás, de via­je al sur del país con su es­po­sa, se ha­ya re­en­con­tra­do con es­te an­ti­guo for­ma­to. “Fui a una dis­que­ría me­dio aban­do­na­da, vi que ha­bía mu­chos en ofer­ta, y me tra­je cua­tro. Po­dría ha­ber traí­do más, to­da­vía me es­toy arre­pin­tien­do”, afir­ma. En ese cuar­te­to, se des­ta­ca un ál­bum de Tears for Fears, uno de Brian Ferry y uno de Gar­ba­ge.

Aun­que tam­bién tie­ne mu­chos en for­ma­to di­gi­tal y no se nie­ga al strea­ming, re­sal­ta que con un cas­set­te “po­nés play y po­dés es­cu­char en loop to-

do el dis­co”. “Lo bueno es que ter­mi­nás en­gan­cha­do con to­do lo que tie­ne el ar­tis­ta pa­ra ofre­cer. Aho­ra eso no pa­sa. Por in­me­dia­tez, las nue­vas tec­no­lo­gías apun­tan a no sa­bo­rear la mú­si­ca”, de­fi­ne el mú­si­co.

Si no fue­ra por una cues­tión de es­pa­cio, Mar­tín Iba­rra, ani­ma­dor y post­pro­duc­tor de 34 años, ten­dría más que los 70 u 80 VHS que so­bre­vi­ven en su ca­sa. “En su mo­men­to los veía con mi hi­jo por­que te­nía­mos un lu­gar de jue­go don­de com­par­tía­mos pe­lis, mú­si­ca y jue­gos”, co­men­ta. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te y tras una mu­dan­za la cues­tión cam­bió: “Hoy los veo mu­cho me­nos, no he po­di­do ar­mar el es­pa­cio don­de te­ner to­do aco­mo­da­do pa­ra ver­los”, sin­te­ti­za.

Iba­rra tie­ne un re­pro­duc­tor “im­pe­ca­ble” que com­pró en 2003, en su épo­ca de es­tu­dian­te: “Que­ría apro­ve­char la vi­deo­te­ca que ha­bía en la es­cue­la de ci­ne”, jus­ti­fi­ca mien­tras des­ta­ca que en­tre el ma­te­rial del que aún dis­po­ne fi­gu­ran “pe­lí­cu­las clá­si­cas y gran­des di­rec­to­res. Geor­ges Mé­liès y sus pe­lí­cu­las ex­pe­ri­men­ta­les, Woody Allen, Pe­ter Gree­na­way, Fe­lli­ni, Kus­tu­ri­ca, Fa­vio, ci­ne clá­si­co de te­rror y los Monty Pyt­hon”.

Sin em­bar­go, la nos­tal­gia no le im­pi­de a Mar­tín go­zar de nue­vas tec­no­lo­gías. Aun­que di­gi­ta­li­zó al­gu­nos tí­tu­los, ad­mi­te: “Me gus­ta mi­rar pe­lí­cu­las, siem­pre me gus­to, in­de­pen­dien­te­men­te del for­ma­to. Si bien al ci­ne hay que ver­lo en el ci­ne -co­mo me di­jo un pro­fe­sor-, las pan­ta­llas es­tán cam­bian­do y los for­ma­tos tam­bién. Hoy te­ne­mos mu­cho con­te­ni­do al al­can­ce del ce­lu­lar, la com­pu o la te­le, así que no hay ex­cu­sa pa­ra no ver una pe­lí­cu­la”.

El ca­so más inex­pli­ca­ble se da con aque­llos que no to­man la ini­cia­ti­va de des­car­tar sus dis­ket­tes. Allí se­gu­ra­men­te no hay nin­gún va­lor afec­ti­vo pe­ro, aún así, exis­ten quie­nes si­guen guar­dán­do­los. Una de ellas es Ro­cío Ga­rri­do, ase­so­ra de go­bierno de 36 años. Aun­que acla­ra que no le que­dan mu­chos, re­co­no­ce que se tra­ta de ma­te­rial del año 2006, apro­xi­ma­da­men­te, y que ja­más vol­vió a usar­los. “En su mo­men­to me fui de un tra­ba­jo y pa­sé mis ar­chi­vos de in­ves­ti­ga­ción a va­rios dis­ket­tes (te­nían muy po­ca ca­pa­ci­dad). Lo gra­cio­so es que nun­ca vol­ví a uti­li­zar­los y tam­po­co los pa­sé a la com­pu”, afir­ma.

Tal es el desuso de esos ob­je­tos que Ro­cío ni si­quie­ra es­tá se­gu­ra de te­ner dis­ket­te­ra en al­gu­na compu­tado­ra. Ella, que se de­fi­ne co­mo una “ro­tu­la­do­ra com­pul­si­va”, sa­be exac­ta­men­te qué con­tie­ne ca­da uni­dad, aun­que du­da si en al­gún mo­men­to di­gi­ta­li­zó esa in­for­ma­ción.

¿Pa­ra qué los con­ser­va, en­ton­ces, mien­tras uti­li­za pa­ra tra­ba­jar un dis­co ex­terno y al­gún pen­dri­ve? Su res­pues­ta es con­tun­den­te: “Ha­cien­do lim­pie­za, siem­pre me los cru­zo en su ca­ji­ta y pien­so: ‘¡Qué lin­do la­pi­ce­ro u or­ga­ni­za­dor me voy a ha­cer con es­to!’”... Pe­ro, por aho­ra, es so­la­men­te una idea.w

2

1

4 1) Me­sa ra­to­na. Una pie­za de­có de Mo­bler Mue­bles, de hie­rro y ma­de­ra. 2) Mar­tín Iba­rra. En 2003 se com­pró una vi­deo­ca­set­te­ra pa­ra ver pe­lí­cu­las clá­si­cas.3) Pa­blo Ma­ciel. De­fen­sor del ca­set­te: sin cin­tas no hay pa­raí­so.4) Ro­cío Ga­rri­do. Que na­die se atre­va a to­car sus dis­ket­tes, di­ce con or­gu­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.