Con el amor y el res­pe­to co­mo ejes

Tra­ba­ja­ron jun­tos en la ti­ra “Vi­das ro­ba­das”. Aho­ra re­abrie­ron un tea­tro en Mar del Pla­ta con “Car­tas de amor”.

Clarín - Clarin - Spot - - Nota De Tapa - San­dra Com­mis­so scom­mis­[email protected]­rin.com

El vien­to ame­na­za con lle­var­se to­do pues­to. So­le­dad Sil­vey­ra re­cuer­da la Mar del Pla­ta de dé­ca­das atrás: “Lo que era el Her­mi­ta­ge, la épo­ca en que una sa­la me­tía 25 mil es­pec­ta­do­res”. Aho­ra, jun­to a Fa­cun­do Ara­na for­man du­pla tea­tral por pri­me­ra vez (aun­que el pú­bli­co aún re­cuer­da el tra­ba­jo jun­tos en la ti­ra Vi­das ro­ba­das, de Te­le­fe) con Car­tas de amor, que di­ri­ge Sel­va Ale­mán, en el Li­do. -¿Los con­vo­ca­ron o us­te­des bus­ca­ron vol­ver a tra­ba­jar jun­tos?

Ara­na: Fue un po­co sor­pre­si­vo, pe­ro no ca­sual. La obra tie­ne un gran re­co­rri­do y cuan­do apa­re­ció la po­si­bi­li­dad, la lla­mé in­me­di­ta­men­te.

Sil­vey­ra: Te­nía ga­nas de ve­nir a Mar del Pla­ta. Y por eso no du­dé: cam­bié va­ca­cio­nes por tra­ba­jo.

Ara­na: Te­ne­mos una muy lin­da obra, nos que­re­mos mu­cho y ve­nir a ha­cer una tem­po­ra­da de tea­tro es un re­ga­lo, so­bre to­do cuan­do el tea­tro que aho­ra ocu­pa­mos, el Li­do, iba a es­tar va­cío. En­ton­ces nos sen­ti­mos ben­de­ci­dos y par­te de al­go muy bueno que pasa que es que en tem­po­ra­da hay un tea­tro que re­vi­ve. No­so­tros sa­li­mos del tea­tro y es­ta­mos en con­tac­to con la gen­te y es lle­var ese tea­tro a ca­da mo­men­to del día. Sil­vey­ra: La gen­te es­tá muy pen­dien­te del mi­mo. Ara­na: Y hoy en día es­tá muy re­que­ri­do, ha­ce fal­ta mu­cho más que otras ve­ces. Yo es­toy muy con­ten­to de es­tar acá, es­toy en el mo­men­to de mi

Yo era muy escritora de car­tas. David Vi­ñas me es­cri­bía muc­go. Chi­na Zo­rri­lla, tam­bién. Te­nía una le­tra be­llí­si­ma”. So­le­dad Sil­vey­ra

vi­da en que ven­go con mi fa­mi­lia, es per­fec­to. -El for­ma­to es tea­tro se­mi­mon­ta­do, es bas­tan­te par­ti­cu­lar.

Sil­vey­ra: Nues­tra pro­pues­ta no es tan tí­pi­ca pa­ra el ve­rano, ade­más. Ara­na: Es la his­to­ria de dos per­so­nas con­ta­da a tra­vés de su co­rres­pon­den­cia a lo lar­go de to­da la vi­da. -La car­ta es to­do lo con­tra­rio a la in­me­dia­tez del pre­sen­te: sen­tar­se a es­cri­bir, man­dar­la, es­pe­rar la res­pues­ta. Sil­vey­ra: En ese sen­ti­do el desafío de la obra es mos­trar tam­bién ese cam­bio cul­tu­ral. Ara­na: Yo he re­ci­bi­do car­tas has­ta ha­ce muy po­co tiem­po. Sil­vey­ra: An­tes los ad­mi­ra­do­res nos man­da­ban car­tas. Y es to­do un gé­ne­ro li­te­ra­rio. -Las car­tas de amor, ade­más, son un gé­ne­ro en sí mis­mo. ¿Us­te­des es­cri­bie­ron car­tas tam­bién? Ara­na: Sí, a mí me gus­ta mu­cho es­cri­bir y lo hi­ce. La car­ta te obli­ga a pensar lo que vas a de­cir. Sil­vey­ra: Yo era muy escritora de car­tas y de ni­ña me fas­ci­na­ban el pa­pel y

los so­bres. A mis nie­tas les re­ga­lo, por­que es be­llo que se­pan es­cri­bir una car­ta aun­que no la en­víen. Y guar­do mu­chas car­tas . David Vi­ñas (N. de R.; uno de sus ex) me es­cri­bía mu­cho. Chi­na Zo­rri­lla tam­bién, te­nía una le­tra be­llí­si­ma. -¿Có­mo re­per­cu­tió en us­tes­des es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma que es­tá su­ce­dien­do a ni­vel social con res­pec­to a te­mas de gé­ne­ro?

Sil­vey­ra: No per­te­nez­co a Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas, pe­ro las apo­yo, por su­pues­to. Yo soy una fe­mi­nis­ta des­de los años ‘70, pe­ro el abue­laz­go me cam­bió por com­ple­to. En­ton­ces con es­tos t0e­mas, co­mo con el de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to o la vio­len­cia de gé­ne­ro no ha­go de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, pa­ra evi­tar que mis nie­tas ten­gan al­gún in­con­ve­nien­te en la es­cue­la, por ejem­plo. Soy muy cui­da­do­sa por una cues­tión fa­mi­liar, pe­ro con­ver­sar­mos to­dos esos te­mas en la in­ti­mi­dad. Lo que pue­do de­cir es que a mí la vi­da me la sal­vó el he­cho de ha­blar, de sa­car afue­ra mu­chas co­sas. Creo que las ac­tri­ces han he­cho una enor­me ta­rea que al­gu­nos po­drán en­con­trar ex­ce­si­va pe­ro es ló­gi­co, des­pués se irá en­con­tran­do el equi­li­brio a to­do. Las mu­je­res he­mos ca­lla­do du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po y es muy per­so­nal de ca­da uno cuán­do y có­mo sa­lir a ha­blar. -Los ma­ti­ces lle­ga­rán con el tiem­po, na­tu­ral­men­te.

Sil­vey­ra: Sí, yo pue­do en­ten­der al­gu­nas pos­tu­ras, aun­que no las com­par­to, pe­ro hay que ir asi­mi­lán­do­lo.

Ara­na: A me­di­da que va pa­san­do el tiem­po es que sa­bés a quién es­cu­char y a quién no. Hay gen­te que ha­bla y di­ce bu­rra­das y otra, muy in­te­li­gen­te que apor­ta al res­pec­to. A mí me gus­ta es­cu­char a la gen­te que tie­ne al­go in­te­li­gen­te pa­ra de­cir. En mi ca­sa me cria­ron con res­pe­to más allá del gé­ne­ro, co­mo per­so­na. Y lo mis­mo con la no vio­len­cia. En­tien­do y acom­pa­ño, en­tien­do pe­ro en mi ca­sa se en­se­ña la no vio­len­cia y el res­pe­to al ser vi­vo, con to­das las con­tra­dic­cio­nes que na­cen ahí. Y la voy li­dian­do.

Sil­vey­ra: Yo pen­sa­ba que es­ta so­cie­dad era ma­chis­ta, pe­ro no de­ja de sor­pren­der­me mu­cho la reac­ción de mu­cha gen­te al te­ma de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Una ha es­cu­cha­do bar­ba­ri­da­des en la ca­lle y es­tá bien que las mu­je­res no quie­ren es­cu­char­las más. Aun­que ya no me pasa. Pe­ro ni an­tes ni aho­ra ne­ce­si­to que me le­van­ten la au­to­es­ti­ma. Des­pués de lo que una vi­vió, yo las en­tien­do a las que no quie­ren más eso. Y tam­bién las mu­je­res de­be­ría­mos pensar có­mo cria­mos a nues­tros hi­jos, mu­je­res y hom­bres.

Ara­na: Va­mos a ver adón­de nos lle­va to­do es­te de­ba­te.

Sil­vey­ra: Nos ten­dría que lle­var al res­pe­to mu­tuo. Y a un mun­do me­jor pa­ra to­dos. Te­ne­mos la obli­ga­ción de vol­ver­nos to­dos más hu­ma­nos.

Me gus­ta es­cu­char a la gen­te que tie­ne al­go in­te­li­gen­te pa­ra de­cir. En mi ca­sa me cria­ron con res­pe­to más allá del gé­ne­ro”.

Fa­cun­do Ara­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.