Ma­de­moi­se­lle, la maes­tra de As­tor Piaz­zo­lla

Clarín - Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­[email protected]­rin.com

La me­jor maes­tra de mú­si­ca de to­dos los tiem­pos, y la maes­tra más in­flu­yen­te des­de Só­cra­tes, se­gún uno de los más des­ta­ca­dos com­po­si­to­res con­tem­po­rá­neos. Así ha si­do con­si­de­ra­da la fran­ce­sa Na­dia Bou­lan­ger, en­tre cu­ya im­pre­sio­nan­te lis­ta de dis­cí­pu­los re­nom­bra­dos se ubi­can des­de As­tor Piaz­zo­lla has­ta Quincy Jo­nes, pa­san­do por Mi­chel Le­grand, Eg­ber­to Gis­mon­ti, Nar­ci­so Ye­pes, Phi­lip Glass, Aa­ron Co­pland, Burt Ba­cha­rach y otras de­ce­nas de mons­truos sa­gra­dos de la mú­si­ca del si­glo XX. Ca­ba­lle­ro y Gran Ofi­cial de la Or­den de la Le­gión de Ho­nor de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, Me­da­lla de Oro de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Francia, Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, Or­den de la Co­ro­na del Reino de Bél­gi­ca son al­gu­nos de los ho­no­res que re­ci­bió a lo lar­go de sus 92 años de vi­da, en­tre otros lo­gros que hu­bie­ran he­cho per­der la ca­be­za a más de uno. Cier­ta­men­te, no a ella. Dis­cre­ta has­ta en la for­ma en que se pre­sen­ta­ba –an­te­ojos de mar­co fino, se­ve­ros tai­lleurs, pe­lo re­co­gi­do en la nu­ca- siem­pre cul­ti- vó un per­fil ba­jí­si­mo, re­con­cen­tra­da en su tra­ba­jo, en sus alum­nos, en el res­ca­te de la me­mo­ria de su her­ma­na Li­li, ex­ce­len­te com­po­si­to­ra muer­ta a los 24 años, y po­co más. Ca­tó­li­ca fer­vien­te, la mú­si­ca fue su única pa­sión y, sol­te­rí­si­ma, has­ta el fin de sus días se la co­no­ció co­mo Ma­de­moi­se­lle Bou­lan­ger.

Ju­liet­te Na­dia fue el nom­bre que le die­ron cuan­do na­ció en Pa­rís el 16 de sep­tiem­bre de 1887, hi­ja del com­po­si­tor Er­nest Bou­lan­ger y de Rais­sa Mys­chetsky. Diez años te­nían Na­dia y su her­ma­na cuan­do en­tra­ron al Con­ser­va­to­rio; allí es­tu­dió piano y com­po­si­ción, se des­ta­có rá­pi­da­men­te co­mo pia­nis­ta y or­ga­nis­ta y ga­nó va­rios con­cur­sos. Pe­ro a los 31 años, des­pués de la muer­te de Li­li, ines­pe­ra­da­men­te de­jó de com­po­ner. Due­ña de una au­toe­xi­gen­cia fe­roz, di­jo al­gu­na vez que lo ha­bía he­cho por ha­ber en­ten­di­do que “ja­más lle­ga­ría a ser ge­nial”. Su de­ci­sión le per­mi­tió vol­car­se de lleno a la en­se­ñan­za. Su mí­ti­co de­par­ta­men­to del 36 de la rue Ba­llu, con dos pia­nos de co­la y un ór­gano, y fo­tos de­di­ca­das de Paul Va­léry, An­dré Mal­raux o An­dré Gi­de, era el lu­gar don­de exa­mi­na­ba a los pos­tu­lan­tes a alum­nos y dic­ta­ba sus cla­ses. Di­cen que po­día arran­car muy tem­prano a la ma­ña­na y se­guir tra­ba­jan­do has­ta bien en­tra­da la no- che. Las des­crip­cio­nes son coin­ci­den­tes en cuan­to a sus do­tes de do­cen­te, y a su des­me­su­ra­do ni­vel de exi­gen­cia: se­gún pa­la­bras de Quincy Jo­nes en la BBC, “pa­ra ha­ber si­do una pe­que­ña an­cia­na fran­ce­sa de ca­be­llo ca­no­so tam­bién era ate­rra­do­ra. So­lía de­cir­me: ‘Su mú- si­ca nun­ca pue­de ser más o me­nos que lo que us­ted es co­mo ser humano. A me­nos que ten­ga una ex­pe­rien­cia de vi­da y al­go que de­cir de lo que ha­ya vi­vi­do, no tie­ne na­da que apor­tar en ab­so­lu­to’. Ella era real­men­te fuer­te”. Y agre­ga­ba que a la tem­pra­na ins­truc­ción que ella le pro­por­cio­nó de­bía to­do lo que era co­mo mú­si­co.

Cuan­do Piaz­zo­lla lle­gó a su es­tu­dio te­nía 33 años y quien se­ría su maes­tra, 67. Se en­ten­die­ron en in­glés y ella le pi­dió que le mos­tra­ra al­go de lo que ha­bía he­cho en Bue­nos Ai­res. Se­gún dis­tin­tos tes­ti­mo­nios, Bou­lan­ger lo es­ti­mu­ló a se­guir con el tan­go. En El País, Carlos Galilea ha re­la­ta­do que, cuan­do Gis­mon­ti le mos­tró una obra re­cién es­cri­ta, ella le pre­gun­tó lo mis­mo que a Piaz­zo­lla en 1954: “¿Dón­de es­tá us­ted, mon­sieur Gis­mon­ti? No lo en­cuen­tro en es­ta mú­si­ca y me preo­cu­pa”. Lo que fal­ta­ba era emo­ción, y el re­fle­jo de sus raí­ces. Pa­ra Bou­lan­ger la edu­ca­ción con­sis­tía en lo­grar que las per­so­nas fue­ran ellas mis­mas, con dis­ci­pli­na pe­ro tam­bién in­tui­ción y amor. Se­gún el vio­li­nis­ta Bruno Mon­sain­geon, au­tor de Ma­de­moi­se­lle. Con­ver­sa­cio­nes con Na­dia Bou­lan­ger, ella pro­fe­sa­ba, a la obra maes­tra, la mis­ma de­vo­ción que a la di­vi­ni­dad: “Del mis­mo mo­do en que creo en Dios, creo en la be­lle­za, en la emo­ción y en la obra maes­tra”, de­cía.

Men­to­ra de Igor Stra­vinsky, ami­ga de Ma­nuel de Fa­lla y Va­léry, com­pa­ñe­ra de es­tu­dios de Mau­ri­ce Ra­vel, pri­me­ra mu­jer en di­ri­gir un con­cier­to pa­ra la Ro­yal Phi­lar­mo­nic So­ciety de Lon­dres, la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Bos­ton y la Fi­lar­mó­ni­ca de Nueva York, Na­dia Bou­lan­ger se des­pi­dió del mun­do el 22 de oc­tu­bre de 1979, con la mis­ma dis­cre­ción con que ha­bía con­tri­bui­do a em­be­lle­cer­lo.

“¿Dón­de es­tá us­ted, mon­sieur Gis­mon­ti? No lo en­cuen­tro en es­ta mú­si­ca y me preo­cu­pa”. Lo mis­mo le ha­bía pre­gun­ta­do a Piaz­zo­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.