Fa­rrelly le pi­dió dis­cul­pas a Ca­me­ron Díaz por su ex­hi­bi­cio­nis­mo

Clarín - Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas -

Aquí vie­ne un nue­vo ca­pí­tu­lo de los es­cán­da­los de gé­ne­ro que vie­nen sa­cu­dien­do a Holly­wood. Aho­ra se su­po que Pe­ter Fa­rrelly, el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la Green Book -re­cien­te­men­te ga­na­do­ra de un Glo­bo de Oro- le pi­dió dis­cul­pas a Ca­me­ron Díaz por ha­ber­le mos­tra­do su pe­ne cuan­do la tu­vo ba­jo sus ór­de­nes, 20 años atrás, en la exi­to­sa co­me­dia Lo­co por Mary.

La re­vis­ta News­week pu­bli­có una no­ta ha­blan­do de una prác­ti­ca que el rea­li­za­dor acos­tum­bra­ba te­ner con las ac­tri­ces con las que tra­ba­ja­ba. ¿Qué ha­cía? Bus­can­do una ex­cu­sa, mos­tra­ba su miem­bro vi­ril. En ese en­ton­ces, creía que era al­go gra­cio­so.

De es­to pa­sa­ron dos dé­ca­das y hoy no ca­be du­das de que el asun­to re­sul­ta­ría inad­mi­si­ble. Hay es­ta­dís­ti­cas: Fa­rrelly se ba­jó la bra­gue­ta “más de 500 ve­ces”. Aho­ra es­tá arre­pen­ti­do y se hi­zo car­go pú­bli­ca­men­te.

“Es ver­dad. Era un idio­ta”, ad­mi­tió a tra­vés de su re­pre­sen­tan­te en la re­vis­ta The Cut, se­ma­na­rio de­di­ca­do a la cul­tu­ra y el es­ti­lo de vi­da neo­yor­quino, me­dio que se en­car­gó de ex­hu­mar el “Ex­pe­dien­te Fa­rrelly”.

“Lo hi­ce dé­ca­das atrás y pen­sa­ba que es­ta­ba sien­do gra­cio­so, pe­ro lo cier­to es que aho­ra me sien­to aver­gon­za­do. Lo sien­to mu­cho”, in­sis­tió el rea­li­za­dor.

La ac­triz Ca­me­ron Díaz fue una de las víc­ti­mas.

“Cuan­do un di­rec­tor te mues­tra su pe­ne la pri­me­ra vez que lo ves, de­bés re­co­no­cer que es un genio crea­ti­vo. Es­tá­ba­mos en un res­tau­ran­te y Fa­rrelly me mos­tró su pe­ne. Con eso fue su­fi­cien­te y ob­tu­vo una res­pues­ta po­si­ti­va”. Es­to lo co­men­tó la pro­pia Ca­me­ron Díaz a The Sun­day Ti­mes, cuan­do hi­zo la pe­lí­cu­la que se es­tre­nó en 1998. ¿Qué hi­zo Ca­me­ron? ¿Se fue co­rrien­do? ¿Lo de­nun­ció? No, acep­tó el pa­pel en la co­me­dia que la lan­za­ría a la fa­ma. Evi­den­te­men­te, los tiem­pos cam­bia­ron.

Fa­rrelly te­nía es­tra­te­gias va­rias pa­ra que ellas le mi­ra­ran sus ge­ni­ta­les. Po­día ha­cer­le exa­mi­nar una mis­te­rio­sa man­cha en su ca­mi­sa o pe­día ver su fla­man­te re­loj, pe­ro cuan­do eso ocu­rría, ¡ops!, la reali­dad se vol­vía (mu­chí­si­mo) más im­pac­tan­te. Lo cu­rio­so es que lo ha­cía tan­to con hom­bres co­mo con mu­je­res.

Tom Roth­man, un eje­cu­ti­vo de la Fox, re­cuer­da con una son­ri­sa: “No fue al­go lin­do de ver. De he­cho, aún me es­toy re­cu­pe­ran­do”.

Díaz. No to­mó a mal el desa­cier­to del di­rec­tor, le pa­re­ció un genio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.