“Me an­gus­tia pen­sar que me po­dría ha­ber pa­sa­do lo que le pa­só a Thel­ma”

Es ac­triz des­de los sie­te años. Tie­ne más de un mi­llón de se­gui­do­res en re­des so­cia­les. Co­que­tea con la mú­si­ca co­mo DJ Chan­cle­ta. His­to­ria de vi­da del “clon” de Mirt­ha en tea­tro.

Clarín - Clarin - Spot - - Otro Tema - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­[email protected]­rin.com

Es “hi­ja” del Ins­ta­gram, esa red en ho­nor a la Ko­dak Ins­ta­ma­tic que usan más de mil mi­llo­nes de per­so­nas. Sie­te años de fo­tos, dos mil tres­cien­tos dis­pa­ros, mil vi­das guar­da­das en una nu­be. La ve­mos en blan­co en ne­gro, la ve­mos con fil­tro se­pia, la ve­mos hi­per­sa­tu­ra­da. Un día es­tá en Bir­ma­nia, otro en Tai­lan­dia y al si­guien­te en la Bris­tol de Mar del Pla­ta. Una tar­de es chi­ca hips­ter y a las dos ho­ras una da­ma de 1940. Mo­ro­cha de día y ru­bia por las no­ches, cuan­do emu­la tea­tral­men­te a Mirt­ha Le­grand en Los mar­tes, or­quí­deas.

Ma­ría Can­de­la Ve­trano, 27 años, vein­te de re­co­rri­do te­le­vi­si­vo, ex ta­len­to del team Cris Mo­re­na, se ani­mó a ver su pri­me­ra apa­ri­ción en cá­ma­ra ha­ce ape­nas unos me­ses. Un VHS “san­grien­to” en el que la la­van, la pal­mean, y la pre­sen­tan al mun­do. Una ce­sá­rea fil­ma­da, al­go así co­mo su “pri­me­ra pe­lí­cu­la”, “ro­da­da” en la clí­ni­ca Es­tra­da de Re­me­dios de Es­ca­la­da. Iba a lla­mar­se An­to­ne­lla, pe­ro hu­bo cam­bio de pla­nes. En la sa­la de par­to la pre­sen­tan: “Con us­te­des, Ma­ría Can­de­la”.

Su des­crip­ción de per­fil en re­des so­cia­les se sin­te­ti­za en dos pa­la­bras: “cu­lo-in­quie­ta”. No re­cuer­da la vi­da sin ho­ra­rios la­bo­ra­les. Su in­fan­cia en Ban­fi­eld -has­ta que “emi­gró” en so­le­dad a Pa­ler­mo, a sus 19- trans­cu­rrió en tres co­le­gios, en­tre jor­na­das de gra­ba­ción te­le­vi­si­vas en Mar­tí­nez y fic­cio­nes de co­ra­zo­nes con agu­je­ri­tos.

Su lu­ci­dez in­fan­til es­tá do­cu­men­ta­da en un vi­deo de Agran­dady­tos de 1998. Ha­bla­ban de pla­yas nu­dis­tas y ella, tier­na­men­te lo­cuaz, de ape­nas un me­tro, ex­pli­ca que “na­die pue­de obli­gar a na­die”: “Es lo mis­mo que a los de Nue­va York los obli­gues a de­cir ‘Ho­la’ en lu­gar de ‘He­llo’”.

“Le pe­dí a mi ma­má que me lle­va­ra. Te­nía sie­te años. Era fan de Chi­qui­ti­tas y en el cas­ting de Agran­dady­tos ha­blé de mis mi­les de no­vios y gus­tó mi per­fil ro­mán­ti­co”, se ríe. Ter­mi­na­da su par­ti­ci­pa­ción en ese ci­clo, eli­gió es­tu­diar tap. El gru­po con el que cur­sa­ba fue lle­va­do a un des­fi­le in­fan­til y ocu­rrió lo que so­ña­ba: una ves­tua­ris­ta de Cris Mo­re­na le su­gi­rió pre­sen­tar­se a un cas­ting. Des­de en­ton­ces, Rin­cón de luz, Flo­ri­cien­ta, Chi­qui­ti­tas sin fin, Ca­si án­ge­les, Su­per­tor­pe. Un éxi­to in­fan­to-ju­ve­nil tras otro y una ge­ne­ra­ción he­chi­za­da.

Ro­ma fue el es­ce­na­rio del fle­cha­zo con An­drés Gil, su pa­re­ja des­de ha­ce tres años. Él, ac­tor, ex Pa­ti­to feo, ter­mi­nó triun­fan­do en Ita­lia. Ga­nó el Bai­lan­do de ese país (Ba­llan­do con le ste­lle), par­ti­ci­pó de la te­le­no­ve­la Don Mat­teo y de la se­rie Che Dio ci aiu­ti, pe­ro se le cru­zó en el ca­mino una com­pa­trio­ta. Can­de­la ha­bía ate­rri­za­do en la ciu­dad del Coliseo en di­ciem­bre de 2015. In­vi­ta­da a un fes­ti­val en Ná­po­les y Mi­lán, un ami­go en co­mún le pre­sen­tó a Gil. Bas­ta­ron dos días de tour com­par­ti­do por las ca­lle­ci­tas ro­ma­nas pa­ra que in­ten­ta­ran una re­la­ción a la dis­tan­cia. Has­ta que él vol­vió al país.

Co­lec­cio­na an­te­ojos, es sim­pa­ti­zan­te de Ban­fi­eld, pin­ta con acrí­li­cos, ad­mi­ra a Na­ta­lie Port­man y es her­ma­na de Pau­li­na Ve­trano, una de las pro­ta­go­nis­tas de O11E, quien tu­vo su mo­men­to po­pu­lar el año pa­sa­do, cuan­do can­tó el himno na­cio­nal en la pre­via del par­ti­do de la Se­lec­ción ar­gen­ti­na ver­sus la me­xi­ca­na. Sus otro dos cos­ta­dos: es em­pre­sa­ria “en cre­ci­mien­to”, en­ca­be­za una mar­ca de ac­ce­so­rios -Co­me to Ma­ma- a la que pre­fie­re bau­ti­zar “mu­seo de co­sas”, y mu­si­ca­li­za even­tos ba­jo el apo­do de DJ Chan­cle­ta.

-¿Qué es ser un/a in­fluen­cer?

-Me pa­re­ce que tie­ne que ver con in­fluir en los há­bi­tos de con­su­mo. En mi ca­so no es al­go que bus­qué, se dio.

-¿Al prin­ci­pio ge­ne­ra al­gu­na con­tra­dic­ción pa­ra el ac­tor que quie­re mos­trar su ar­te in­cur­sio­nar en la pu­bli­ci­dad me­dian­te posteos?

-Sin­ce­ra­men­te, al prin­ci­pio pa­ra mí era una con­tra­dic­ción gran­de pro­mo­cio­nar, ser mul­ti­mar­ca. Tra­to de te­ner un fil­tro, que lo que su­ba ten­ga que ver con­mi­go. Nun­ca pier­do mi es­ti­lo. Pe­ro es cier­to que me pre­gun­ta­ba: “Si soy ac­triz, ¿có­mo voy a ha­cer eso? Pe­ro bueno, es pu­bli­ci­dad, cam­bió la pla­ta­for­ma. En­ten­dí que es un tra­ba­jo más.

-Más de un mi­llón de per­so­nas te si­gue en Ins­ta­gram. ¿Por qué creés que a tan­tas per­so­nas les in­tere­sa hus­mear en tu vi­da?

-Es di­fí­cil sa­ber­lo. La per­cep­ción que ten­go es que tra­to de mos­trar mi tra­ba­jo, pe­ro a la vez co­sas hu­ma­nas. Tam­bién me gus­ta mu­cho via­jar. Y los via­jes in­tere­san mu­cho a la ma­yo­ría.

-¿Qué lí­mi­te po­nés a la ho­ra de pro­mo­cio­nar al­go des­de tus re­des?

-No pro­mo­ciono lo que me re­sul­ta di­fí­cil de lle­var a la na­tu­ra­li­dad del posteo. Un ja­bón en pol­vo, por ejem­plo, no tie­ne que ver con mi per­fil. Y des­pués, sé que nun­ca pro­mo­cio­na­ría na­da que ten­ga que ver con po­lí­ti­ca.

-¿For­más par­te del co­lec­ti­vo de ac­tri­ces?

-No es­toy en el co­lec­ti­vo, por­que no se dio, nun- ca fui a una asam­blea, pe­ro creo que ca­da uno en­cuen­tra su for­ma. Re­cién es­toy em­pe­zan­do a leer so­bre el te­ma, nun­ca fui de mi­li­tar en na­da y es­toy en­con­tran­do mi for­ma de mi­li­tar en es­te mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, tra­tan­do de re­edu­car a mi pa­dre y ma­dre. Soy 100% fe­mi­nis­ta.

-En tu pá­gi­na web hay una ta­pa pa­ra la re­vis­ta “Só­lo pa­ra hom­bres” que acom­pa­ña tí­tu­los co­mo “Vi­si­ta a la mu­jer más te­to­na del mun­do” o “la te­ta ex­pli­ca­da al hom­bre”. ¿Te arre­pen­tís de pres­tar­te a eso?

-Hay que di­fe­ren­ciar el he­cho de mos­trar el cuer­po por­que una quie­re. Fue elec­ción. Pe­ro sí, lo po­dría bo­rrar de mi web, no era tan cons­cien­te en su mo­men­to del ma­chis­mo. De re­pen­te te ves en co­sas que hi­cis­te y te pre­gun­tás: “¿Qué ha­cía ahí?”.

-¿Com­par­tis­te sets te­le­vi­si­vos con Thel­ma Far­din?

-La co­no­cí a mis sie­te años en unas cla­ses en Red ar­tís­ti­ca. Pe­ro no vol­ví a ver­la. No pu­de ha­blar con ella to­da­vía, pe­ro pu­se en mis re­des el sen­ti­mien­to. Ce­le­bro el co­mien­zo de es­ta ola. Es­to nos atra­ve­só a to­dos.

-Te­nien­do en cuen­ta que arran­cas­te en es­te me­dio cuan­do eras ni­ña: ¿Qué te pa­só con la de­nun­cia de Thel­ma con­tra Juan Dart­hés?

-Fue un do­lor de pan­za du­ran­te días. Mu­cha an­gus­tia. Yo pen­sa­ba: “Me po­dría ha­ber pa­sa­do a mí”. Pen­sás que eras vul­ne­ra­ble, que aun­que es­té tu ma­má al la­do pue­de pa­sar igual. Yo tu­ve suer­te de no ha­ber­me cru­za­do con al­guien así. ¿Có­mo es que una per­so­na tie­ne que con­tar una si­tua­ción así, ro­dea­da de gen­te, pa­ra no te­ner mie­do? Me pa­re­ció va­lien­te lo que hi­zo. Thel­ma es hoy un re­fe­ren­te de un mo­men­to his­tó­ri­co.

Agran­da­di­ta. Co­men­zó en ese ci­clo, fue del team Cris Mo­re­na, y hoy es­tá en Pol-ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.