Adiós al 2018, el año en que cam­bia­ron los téc­ni­cos de ocho se­lec­cio­nes

Sca­lo­ni por Sam­pao­li en el fút­bol lue­go del de­cep­cio­nan­te Mun­dial. Mo­vi­mien­tos en el hoc­key y el vó­ley mas­cu­li­nos y femeninos. Nue­va era en el te­nis. El bás­quet es la ex­cep­ción.

Clarín - Deportivo - - NEWS - Mau­ri­cio Co­do­cea mco­do­[email protected]­rin.com

En la Ar­gen­ti­na de la vo­rá­gi­ne, en la Ar­gen­ti­na cam­bian­te, en la Ar­gen­ti­na en la que uno pue­de acos­tar­se con un dó­lar y des­per­tar­se con otro cin­co pe­sos más ca­ro. En la Ar­gen­ti­na que pue­de te­ner cin­co pre­si­den­tes en una se­ma­na. En la Ar­gen­ti­na que de­be al­ber­gar la fi­nal más lin­da que se pue­da ima­gi­nar en una Co­pa Li­ber­ta­do­res y en la Ar­gen­ti­na que ter­mi­na vien­do có­mo esa fi­nal se jue­ga en Es­pa­ña. A la Ar­gen­ti­na de­por­ti­va es im­po­si­ble des­pe­gar­la de la Ar­gen­ti­na país. Y en la Ar­gen­ti­na de­por­ti­va, es­te 2018 que­da­rá sig­na­do co­mo el año de los pro­yec­tos que se ter­mi­na­ron.

Ocho de los se­lec­cio­na­dos más im­por­tan­tes del país co­men­za­rán 2019 con un en­tre­na­dor dis­tin­to al que em­pe­zó es­ta tem­po­ra­da que se va despidiendo. En dos ca­sos (el vó­lei­bol y el hóc­key so­bre cés­ped), la si­tua­ción se re­pi­te tan­to pa­ra el equi­po mas­cu­lino co­mo pa­ra el fe­me­nino. ¿Las ra­zo­nes? Va­ria­das. Al­gu­nas tran­si­cio­nes es­tu­vie­ron mar­ca­das por los re­sul­ta­dos; otras, por de­ci­sio­nes per­so­na­les; va­rias tu­vie­ron po­lé­mi­cas en el me­dio. To­das per­mi­ten aná­li­sis de los más di­ver­sos.

Co­mo si se tra­ta­ra de una ver­sión crio­lla de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, el fút­bol es la ló­gi­ca de lo iló­gi­co. A na­die le sor­pren­de que se aca­be es­te año pa­ra el cuar­to se­lec­cio­na­do más exi­to­so de la his­to­ria de los Mun­dia­les, el que tu­vo a Die­go Ma­ra­do­na y hoy tie­ne a Lio­nel Mes­si, con un no­va­to en el ban­co de su­plen­tes.

A na­die le sor­pren­de que hoy, con Lio­nel Sca­lo­ni co­mo in­te­ri­no con­fir­ma­do, re­cién se es­té en­ca­mi­nan­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca pa­ra ter­mi­nar­les de pa­gar a los an­te­ce­so­res (Sam­pao­li, Bau­za y Mar­tino). Son, al ca­bo, puer­tos que van en con­se­cuen­cia con un bar­co sin rum­bo. Qui­zás -só­lo qui­zá­sel no apre­su­rar una elec­ción an­te la “obli­ga­ción” de ga­nar la Co­pa Amé­ri­ca 2019 sea lo más sen­sa­to de es­te úl­ti­mo tiem­po.

Pe­ro el res­to de los de­por­tes, des­de los que mu­chas ve­ces se cues­tio­na la

A la Ar­gen­ti­na de­por­ti­va es im­po­si­ble des­pe­gar­la de la Ar­gen­ti­na país, envuelta en la vo­rá­gi­ne.

ma­ne­ra de vi­vir y tra­ba­jar el fút­bol, tam­po­co ha si­do una pa­na­cea de la co­mu­nión ni de los pro­yec­tos bien lle­va­dos. Bas­ta con re­pa­sar los vai­ve­nes del hóc­key so­bre cés­ped. En­tre va­ro­nes y mu­je­res, nin­gún de­por­te de con­jun­to ha si­do más exi­to­so que és­te en los úl­ti­mos 20 años de la Ar­gen­ti­na: 23 me­da­llas en los tres tor­neos más im­por­tan­tes, in­clui­dos dos oros mun­dia­les y uno olím­pi­co. Aun así, en los úl­ti­mos seis años la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Hóc­key cam­bió al en­tre­na­dor de las Leo­nas sie­te ve­ces. Los epi­so­dios de es­te año, con Car­los Re­te­gui pa­san­do por la Se­lec­ción mas­cu­li­na, que­rien­do vol­ver y ter­mi­nan­do en la fe­me­ni­na, son la me­jor mues­tra de la des­pro­li­ji­dad.

A Agus­tín Co­rra­di­ni, que ha­bía lle­ga­do a di­ri­gir a las chi­cas tam­bién de for­ma po­lé­mi­ca, lue­go de ser cor­ta­do del pro­pio cuer­po téc­ni­co por el an­te­rior en­tre­na­dor (Ga­briel Mi­na­deo) no le die­ron ni un año y me­dio pa­ra con­du­cir la Se­lec­ción del re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal.

La des­pro­li­ji­dad tam­bién pe­gó en el handball, cu­yos di­ri­gen­tes nun­ca jus­ti­fi­ca­ron el cam­bio del téc­ni­co que ha­bía lle­va­do al se­lec­cio­na­do de mu­je­res a sus pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos. Por su­pues­to, un lo­gro co­mo aquel no ha­ce a na­die me­re­ce­dor de la per­pe­tui­dad en un car­go, pe­ro no se vie­ron so­bre la su­per­fi­cie mo­ti­vos

co­mo pa­ra ade­lan­tar el cam­bio de man­do, pre­vis­to por los di­rec­ti­vos pa­ra 2019. Si los ha­bía por de­ba­jo de la me­sa, ¿por qué na­die los blan­queó?

El no de­cir, de to­dos mo­dos, es me­nos gra­ve que el de­cir una co­sa y ha­cer otra. Da­niel Or­sa­nic, capitán del equi­po de Co­pa Da­vis, po­dría ha­ber­se man­te­ni­do al mar­gen de la dispu­ta po­lí­ti­ca por la pre­si­den­cia de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Te­nis. Al mar­gen, si ha­ber apo­ya­do pú­bli­ca­men­te a la lis­ta de Jo­sé Luis Clerc era cau­sal de que, en ca­so de que ga­na­ra la de Agus­tín Ca­lle­ri -co­mo su­ce­dió-, se lo des­pi­die­ra, ¿por qué, en pú­bli­co y en pri­va­do, la nue­va con­duc­ción lo ra­ti­fi­có en su car­go pa­ra lue­go echar­lo?

El co­mu­ni­ca­do que dio la no­ti­cia ha­bló de “di­fe­ren­cias de pro­yec­to de­por­ti­vo”, pe­ro Jo­sé Aca­su­so (vo­cal de la AAT) le di­jo en su mo­men­to a Cla­rín que “la re­la­ción no era la me­jor y ha­bía un cli­ma de ten­sión”. Y Gastón Gau­dio, uno de los nom­bra­dos ca­pi­ta­nes en lu­gar de Or­sa­nic, re­co­no­ció que “la si­tua­ción re­sul­tó in­sos­te­ni­ble” y cues­tio­nó du­ra­men­te el tra­ba­jo del ex capitán en Desa­rro­llo.

De­ci­sio­nes per­so­na­les (co­mo la de Ju­lio Ve­las­co) o re­sul­ta­dos (co­mo los de Los Pu­mas) al mar­gen, se va un año mar­ca­do por los pro­yec­tos de Se­lec­ción in­te­rrum­pi­dos. Du­ran­te años han pa­sa­do co­sas de si­mi­lar ca­li­bre y el de­por­te de con­jun­to ha lo­gra­do gran­des re­sul­ta­dos. Ha­brá que te­ner cui­da­do: al­gún día qui­zás se terminen los triun­fos “a pe­sar de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.