“La Ge­ne­ra­ción Do­ra­da no fue un mi­la­gro y lo que hi­ci­mos es to­tal­men­te re­pe­ti­ble”

El his­tó­ri­co ale­ro de la Se­lec­ción, ve­ne­ra­do por su en­tre­ga y co­ra­je, re­pa­sa los lo­gros his­tó­ri­cos, va­lo­ra el pre­sen­te y ad­mi­te que le gus­ta­ría ser un men­tor pa­ra que los jó­ve­nes man­ten­gan el le­ga­do y el pres­ti­gio del equi­po na­cio­nal.

Clarín - Deportivo - - NEWS - Her­nán Sar­to­ri hsar­to­[email protected]­rin.com

An­drés No­cio­ni pen­só que se ha­bía li­be­ra­do de la pre­gun­ta in­quie­tan­te so­bre el re­ti­ro cuan­do el 16 de ju­nio de 2017 dio las hu­rras tras per­der la fi­nal de la Li­ga de Es­pa­ña con Real Madrid. Pe­ro no. “Fue­ron cam­bian­do las pre­gun­tas: pri­me­ro que­rían sa- ber cuán­do se re­ti­ra­ba Ma­nu, des­pués qué ha­rá él en el fu­tu­ro y aho­ra pre­gun­tan so­bre Luis (Sco­la). Es­pe­re­mos que se cal­men así pue­do pa­sear tran­qui­lo”, cuen­ta Cha­pu, ya afin­ca­do en Ge­ne­ral Pi­co, don­de na­ció Pau­la, su es­po­sa y ma­dre de Lau­reano, Be­ni­cio y Mar­ga­ri­ta.

-¿Le cues­ta mu­cho el re­ti­ro a un de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to?

-Me pre­pa­ré du­ran­te va­rios años, por­que sa­bía que es­to se iba a ter­mi­nar. Era un ca­mino con un fi­nal al que iba a lle­gar un po­co an­tes o un po­co des­pués. Por eso cuan­do pa­sé a ser un ex ju­ga­dor, lo asu­mí con bas­tan­te na­tu­ra­li­dad. Ten­go el pla­cer de ha­ber­me re­ti­ra­do cuán­do y dón­de qui­se. No me re­ti­ra­ron ni las le­sio­nes ni las li­gas ni los equi­pos. Ese es un gran pri­vi­le­gio.

-Y el otro es el ca­ri­ño que te trans­mi­te el hin­cha. ¿Te es­pe­ci­fi­can qué les trans­mi­tis­te? -Lo que ha vis­to la gen­te en mí es la pa­sión, el es­fuer­zo y el sa­cri­fi­cio que pu­se siem­pre. Se dan cuen­ta de que nun­ca re­gu­la­ba ni ha­cía me­nos de lo que me po­día exi­gir. Me lo re­co­no­cen, agradecen y lo apre­cian.

-¿Qué anéc­do­tas te lle­ga­ron a con­tar de la na­da al en­con­trar­te?

-Un mon­tón de his­to­rias han pa­sa­do por mí. Ha­ce po­co uno me con­tó que es­ta­ba en Vie­na con su mu­jer y un gru­po de ami­gos y que en lu­gar de sa- lir con ellos a pa­sear se que­dó so­lo vien­do un par­ti­do mío por te­le­vi­sión. To­do el tiem­po me pa­sa que al­guien se me acer­ca pa­ra dar­me las gra­cias por lo que le hi­ci­mos vi­vir y sen­tir. Me agradecen por las emo­cio­nes que les di­mos con la Se­lec­ción. Ca­da uno te ex­pli­ca dón­de es­tu­vo cuan­do ju­gá­ba­mos.

-Se des­ta­can los éxi­tos de la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da, pe­ro us­te­des apren­die­ron a los gol­pes en via­jes o en gi­ras mal he­chas…

-La Ge­ne­ra­ción Do­ra­da no fue un mi­la­gro. La ley Bos­man nos abrió la puer­ta a los ju­ga­do­res no eu­ro­peos y mu­chos pu­di­mos com­pe­tir allá. Apren­di­mos al­gu­nas co­sas más a los gol­pes y de ma­ne­ra drás­ti­ca. Y por los re­sul­ta­dos y lo que ge­ne­ra­mos, le cam­bia­mos el pres­ti­gio a la Se­lec­ción, la pu­si­mos en un lu­gar al­go y le di­mos un sal­to de ca­li­dad muy gran­de. Y co­mo la pa­sa­mos a otro ni­vel, fui­mos los pio­ne­ros de mu­chas co­sas que aho­ra se rea­li­zan en la Se­lec­ción, co­mo via­jes y ti­pos de en­tre­na­mien­tos. Tan­to Ru­bén (Magnano) co­mo Ser­gio (Her­nán­dez) y Ju­lio (Lamas) fue­ron muy abier­tos en pre­gun­tar­nos y con­sul­tar­nos. Y no­so­tros siem­pre in­ten­ta­mos brin­dar nues­tra ayu­da po­si­ti­va al gru­po.

-¿Es re­pe­ti­ble lo que us­te­des hi­cie­ron en la Se­lec­ción?

-Es to­tal­men­te re­pe­ti­ble. Cuan­do Es­ta­dos Uni­dos vuel­va a de­man­dar ju-

“Me pre­pa­ré du­ran­te años pa­ra el re­ti­ro y por eso lo to­mé con bas­tan­te na­tu­ra­li­dad”.

ga­do­res, el ar­gen­tino da­rá otra vez el sal­to de ca­li­dad y es­ta­re­mos otra vez en­tre los me­jo­res. Aho­ra, si me pre­gun­tás si ha­brá po­si­bi­li­da­des de pe­lear por me­da­llas o ju­gar Mun­dia­les, no sé qué pa­sa­rá. No­so­tros éra­mos in­di­vi­dua­li­da­des que pu­di­mos com­bi­nar­nos en lo co­lec­ti­vo. En Ar­gen­ti­na pue­den apa­re­cer ta­len­tos y ju­ga­do­res pa­ra desa­rro­llar­se. -Se ve en la Se­lec­ción y en los 10 que jue­gan en la Li­ga de Es­pa­ña… -El mer­ca­do vuel­ve a de­man­dar ta­len­tos ar­gen­ti­nos. Luis di­jo al­go que sue­na ra­ro, pe­ro que es así: la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da ta­pó mu­chos buenos ju­ga­do­res por­que no po­dían en­trar al equi­po, ya que los lu­ga­res los ocu­pá­ba­mos no­so­tros, más im­por­tan­tes en ese mo­men­to. Aho­ra en Es­pa­ña jue­ga una de­ce­na y hay en­tre tres y cin­co que es­tán sien­do vis­tos y pue­den pe­gar el sal­to. -¿Te ves co­mo una es­pe­cie de men­tor pa­ra que no se pier­da lo que ar­ma­ron en la Se­lec­ción? -La me­jor ma­ne­ra de in­cul­car lo que hi­ci­mos es ayu­dar al cre­ci­mien­to del bás­quet­bol ar­gen­tino jun­to a los chi­cos. Los jó­ve­nes son to­tal­men­te li­bres y aún no es­tán con­di­cio­na­dos por na­da. Tra­ba­jar co­mo men­tor me gus­ta­ría, por­que se­ría una lin­da ma­ne­ra de ser un so­por­te pa­ra ha­cer­los ca­mi­nar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. No pa­ra que el ca­mino sea fá­cil, por­que nun­ca es fá­cil. Pe­ro sí pa­ra acom­pa­ñar­los. Po­de­mos ayu­dar bas­tan­te. No­so­tros apren­di­mos de otros ju­ga­do­res, di­ri­gen­tes y en­tre­na­do­res que nos die­ron una mano. Po­de­mos de­vol­ver­le al bás­quet­bol lo que nos dio. -¿Pa­gas­te ca­ro ser fron­tal? -A mí me dio mu­chí­si­mos más be­ne­fi­cios que pro­ble­mas. Pu­do ha­ber al­gu­na pe­lea por de­cir lo que pen­sa­ba o sen­tía, pe­ro siem­pre fue po­si­ti­va. Va­lo­ro y he sacado co­sas muy po­si­ti­vas por de­cir siem­pre la ver­dad. Es mu­cho más fá­cil ami­gar­se o crear un víncu­lo. Ser ho­nes­to y de­cir las co­sas es im­por­tan­te pa­ra que no se rom­pa de­fi­ni­ti­va­men­te el víncu­lo. Cuan­do al­guien es fal­so o an­da es­con­dien­do, la ro­tu­ra es de­ma­sia­do di­fí­cil de re­com­po­ner. -¿Les dis­te mie­do a los ri­va­les? -Lo apro­ve­ché, por­que me fui dan­do cuen­ta de que sa­bían que era mo­les­to o no era fá­cil ju­gar con­tra mí. A los ju­ga­do­res jó­ve­nes o de me­nor ex­pe­rien­cia se los hi­ce sen­tir. Era una ven­ta­ja. Pe­ro el ri­val que se enojó con­mi­go u opi­nó al­go mal de mí es por­que no me co­no­cía. La ma­ne­ra de ju­gar a ve­ces se confunde con lo que es al­guien co­mo per­so­na. Y yo siem­pre fui po­si­ti­vo en los gru­pos pa­ra que hu­bie­ra ar­mo­nía. Tra­ba­jé pa­ra te­ner la com­bi­na­ción jus­ta de téc­ni­ca, ca­rác­ter y per­so­na­li­dad pa­ra de­jar to­do en ca­da par­ti­do.

SIL­VA­NA BOEMO

Pu­ra ele­gan­cia. “Ser fron­tal me dio mu­chí­si­mos más be­ne­fi­cios que pro­ble­mas. He sacado co­sas muy po­si­ti­vas por de­cir la ver­dad”, le di­jo An­drés No­cio­ni a Cla­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.