La tra­ge­dia de la bo­xea­do­ra de 23 años que so­ña­ba con ser cam­peo­na mun­dial

Le de­cían “El Hu­ra­cán”, cur­sa­ba el pro­fe­so­ra­do de Edu­ca­ción Fí­si­ca y era una de las gran­des es­pe­ran­zas del de­por­te.

Clarín - Deportivo - - NEWS -

El bo­xeo na­cio­nal y Vi­lla Ma­ría aún si­guen con­mo­vi­dos por la muer­te de Yazmín Mar­zo, de 23 años, cam­peo­na pro­vin­cial y na­cio­nal ama­teur y una de las gran­des pro­me­sas de es­te de­por­te, que ade­más es­tu­dia­ba el pro­fe­so­ra­do de Edu­ca­ción Fí­si­ca.

Ha­bía na­ci­do el 23 de abril de 1995 y era la ter­ce­ra de cin­co her­ma­nos. De chi­ca se acer­có al kung fu y pos­te­rior­men­te al kick bo­xing, has­ta lo­grar el pri­mer dan y ser ins­truc­to­ra. Re­co­rría los 150 ki­ló­me­tros que se­pa­ran a su ciu­dad de la ca­pi­tal cor­do­be­sa, don­de em­pe­zó a ha­cer­se un nom­bre y un apo­do que la acom­pa­ña­ría pa­ra siem­pre: “El Hu­ra­cán”.

Pe­ro ese ven­da­val siem­pre la pe­leó des­de atrás con­tra las dro­gas, una adic­ción con­tra la que es­tu­vo en des­ven­ta­ja. Y fue por eso que a me­dia­dos de 2016, lue­go de unos años re­par­tien­do en­tre­na­mien­tos y tiem­po en­tre

Cór­do­ba y Buenos Aires, de­ci­dió vol­ver a Vi­lla Ma­ría pa­ra es­tar cer­ca de su fa­mi­lia, de sus ami­gos y cu­rar­se­con ayu­da te­ra­péu­ti­ca.

De pron­to, sin ha­ber­lo pen­sa­do an­tes, el bo­xeo se con­vir­tió en par­te de

su vi­da. En abril de es­te año par­ti­ci­pó en el Cam­peo­na­to Na­cio­nal, en Al­ta Gra­cia, don­de se con­sa­gró cam­peo­na en 69 ki­los. Y el 17 de agos­to se co­ro­nó cam­peo­na pro­vin­cial (el cin­tu­rón es­ta­ba va­can­te) en el Club Unión, tras de­rro­tar en fa­llo uná­ni­me a la cor­do­be­sa Ale­xia Gi­ge­na.

Re­ci­bió la con­vo­ca­to­ria pa­ra in­te­grar Las To­ri­tas, el se­lec­cio­na­do ar-

gen­tino fe­me­nino de bo­xeo. Y en oc­tu­bre re­ci­bió su pre­mio: fue ci­ta­da otra vez y con­fir­ma­da pa­ra el equi­po que par­ti­ci­pó del Mun­dial en Nue­va Del­hi, In­dia, en no­viem­bre.

In­can­sa­ble, al­ter­na­ba las ho­ras de gim­na­sio y guan­tes con el es­tu­dio: cur­sa­ba el Pro­fe­so­ra­do de Edu­ca­ción Fí­si­ca en el Ins­ti­tu­to La San­tí­si­ma Tri­ni­dad. Ade­más, te­nía la coor­di­na­ción de un gim­na­sio de un ho­tel y com­par­tía ta­reas en un ta­ller re­la­cio­na­do a la pre­ven­ción e in­clu­sión en el de­por­te pa­ra de­por­tis­tas que bus­can za­far de dis­tin­tas adic­cio­nes.

“La gen­te me di­ce que es­toy ha­cien­do his­to­ria. Nun­ca se ha da­do es­to de que un bo­xea­dor ama­teur vi­lla­ma­rien­se va­ya a un Mun­dial. Y mu­cho me­nos una mu­jer”, le con­ta­ba a El Dia­rio de Vi­lla Ma­ría.

So­ña­ba con ga­nar la me­da­lla de oro en el Mun­dial, pe­ro tu­vo que re­pre­sen­tar al país en una ca­te­go­ría su­pe­rior (75 ki­los) a su pe­so na­tu­ral (69). El 17 de no­viem­bre de­bu­tó a ni­vel in­ter­na­cio­nal fren­te a Myag­mar­jar­gal Munkh­bat, de Mon­go­lia, en su úni­ca pe­lea en el Mun­dial AIBA 2018. Fue de­rro­ta por pun­tos, aun­que a esa al­tu­ra ya na­die te­nía du­das de que su fu­tu­ro era in­men­so.

“¡Es­to es hermoso! Es­toy muy bien, es­toy tran­qui­la, me sien­to fuer­te, con­fia­da y con las he­rra­mien­tas pa­ra po­der lo­grar nue­vos ob­je­ti­vos”, re­ve­la­ba. Sin em­bar­go, su ver­da­de­ra pe­lea con­ti­nua­ba. Su­fría re­caí­das, días en los que te­nía la guar­dia ba­ja.

“A Yazmín la recibimos des­pués de su pe­di­do de au­xi­lio e hi­zo un cam­bio ex­tra­or­di­na­rio: em­pe­zó a bo­xear, a dar cla­ses y a es­tu­diar. Es­tá­ba­mos felices con lo que es­ta­ba vi­vien­do. Pe­ro hay per­so­nas que pa­re­ce es­tán cu­ra­das y nun­ca lo es­tán de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va”, con­tó el doc­tor Ju­lio Ta­bá­rez, la ca­be­za del ta­ller al que asis­tía Yaz. Y agre­gó: “An­te ca­da re­caí­da te­nía­mos que vol­ver a em­pe­zar. Es­to no se cu­ra con un an­ti­bió­ti­co co­mo si fue­ra una neu­mo­nía”.

La fis­cal Ju­lia­na Com­panys ca­ra­tu­ló la cau­sa de Yazmín co­mo “muer­te de etio­lo­gía du­do­sa”. Ade­más, or­de­nó la au­top­sia del cuer­po de Mar­zo. En Vi­lla Ma­ría a to­dos les due­le. To­do in­di­ca que se tra­tó de una so­bre­do­sis. Y la vi­da de Yazmín se ter­mi­nó mu­cho an­tes de lo que de­bía.

Otros tiem­pos. Mar­zo era cam­peo­na pro­vin­cial y na­cio­nal, pe­ro lu­cha­ba con una adic­ción a las dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.