La es­cue­la, ese fac­tor ol­vi­da­do

Clarín - Deportivo - - DEPORTIVO - Mariano Ryan mr­[email protected]­rin.com

Las vo­ces de mu­chos di­ri­gen­tes de­por­ti­vos re­sul­ta­ron exul­tan­tes cuan­do Ar­gen­ti­na ter­mi­nó quin­ta en el me­da­lle­ro olím­pi­co ju­ve­nil, ha­ce ape­nas me­nos de tres me­ses. La mi­sión na­cio­nal, que su­mó 11 oros, una can­ti­dad que no po­dría al­can­zar aun jun­tan­do lo co­se­cha­do en los úl­ti­mos 17 Jue­gos Olím­pi­cos ab­so­lu­tos, des­de 1952, pro­vo­có una eu­fo­ria des­me­di­da. Sin em­bar­go, los res­pon­sa­bles más pen­san­tes (que los hay, sin du­da) sa­ben que el ca­mino ini­cia­do en di­ciem­bre de 2009 con la crea­ción del En­te Na­cio­nal de Al­to Ren­di­mien­to De­por­ti­vo (Enard) es muy di­fí­cil de tran­si­tar. Y que no al­can­za só­lo con ello.

Los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Li­ma en­tre­ga­rán otra prue­ba pa­ra ana­li­zar dón­de es­ta pa­ra­da la Ar­gen­ti­na de­por­ti­va en el plano con­ti­nen­tal. Des­pués del fa­bu­lo­so apor­te eco­nó­mi­co que el go­bierno me­ne­mis­ta dio pa­ra que las me­da­llas ilu­mi­na­ran el cie­lo mar­pla­ten­se en 1995 y del de­rra­me ló­gi­co que se apro­ve­chó pa­ra Win­ni­peg 1999, des­de San­to Do­min­go 2003 el de­por­te na­cio­nal fluc­tuó en­tre el sép­ti­mo y el oc­ta­vo lu­ga­res en Amé­ri­ca con un te­cho de 21 y un pi­so de 11 oros. Paí­ses co­mo Co­lom­bia y Mé­xi­co hoy son (bas­tan­te) más que Ar­gen­ti­na y otros co­mo Ve­ne­zue­la (con sus cri­sis eco­nó­mi­ca, política y so­cial), Ecuador (só­lo dos me­da­llas olím­pi­cas en su his­to­ria y las dos con­se­gui­das por un so­lo atle­ta) y has­ta Gua­te­ma­la (ca­si el 60 por cien­to de su po­bla­ción vi­ve en la po­bre­za) se acer­ca­ron fuer­te­men­te.

De to­dos mo­dos, más allá de los re­sul­ta­dos, el te­ma de fon­do si­gue sien­do la política de­por­ti­va ar­gen­ti­na y la au­sen­cia del de­por­te des­de la propia es­cue­la. La crea­ción del Enard fue un im­pul­so. Pe­ro no to­do es di­ne­ro y có­mo se lo uti­li­za. El Go­bierno na­cio­nal de­be hacer al­go más que ter­ce­ri­zar el de­por­te de eli­te. Hay que tra­ba­jar más aba­jo, en­ton­ces. Pe­ro ade­más no se pue­de dis­cu­tir la mu­dan­za del CeNARD a Vi­lla Sol­da­ti sino que tie­ne que ha­ber una de­ci­sión política de con­tar con dos cen­tros de al­to ren­di­mien­to en la Ciu­dad, las pro­vin­cias de­ben te­ner una me­jor in­fra­es­truc­tu­ra de­por­ti­va, hay que or­ga­ni­zar más tor­neos na­cio­na­les y es ne­ce­sa­rio apos­tar por otros de­por­tes. Ar­gen­ti­na, en de­fi­ni­ti­va, de­be cam­biar esa es­ta­dís­ti­ca que in­di­ca que só­lo el 0,88 de sus chi­cos en edad es­co­lar ha­ce de­por­te fue­ra del co­le­gio to­dos los días de la se­ma­na. Ahí es­tá la cla­ve pa­ra cre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.