Con Mes­si nun­ca es­tá to­do di­cho, siem­pre tie­ne otro asom­bro pa­ra re­ga­lar

Sin te­ner su me­jor tar­de, con­vir­tió el se­gun­do tan­to del 3-0 de Bar­ce­lo­na sobre Ei­bar y lle­gó a 400 go­les en 435 par­ti­dos de la Li­ga es­pa­ño­la con un pro­me­dio de 0,91 ca­da 90 mi­nu­tos.

Clarín - Deportivo - - DEPORTIVO - Da­niel La­ga­res dla­ga­[email protected]­rin.com

Co­mo tan­tas ve­ces, en­tró por la iz­quier­da y cru­zó el re­ma­te al otro pa­lo. Gol. Fue gol. Y fue el 400 en par­ti­dos de la Li­ga. Ca­si una ob­vie­dad, ca­si una cos­tum­bre que, a co­mo van las co­sas, no pa­re­ce te­ner fi­nal cer­cano. Tan fá­cil ha­ce to­do que el gol 500 pa­re­ce que es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na, en el pró­xi­mo par­ti­do, an­te el pró­xi­mo ar­que­ro víc­ti­ma.

En­tró por iz­quier­da y re­ma­tó cru­za­do. Gol. ¿Cuán­tas ve­ces lo hi­zo?, ¿cuán­tas lo ha­rá? No ha­bló Mes­si. Ni de su gol ni de los 400. ¿Ha­brá re­cor­da­do que una ju­ga­da pa­re­ci­da ocu­rrió en la fi­nal del Mun­dial bra­si­le­ño an­te Ale­ma­nia y esa pe­lo­ta se fue des­via­da? Sí, se fue. Afue­ra, al la­do del pa­lo, del otro la­do de la red. ¿Por qué? La res­pues­ta la ten­drá el dios que vi­ve en su botín iz­quier­da. Aque­lla vez no, es­ta vez sí. Co­mo 400 ve­ces.

El asom­bro es­tá en su jue­go y en las es­ta­dís­ti­cas. Es un abu­so. Hi­zo 400 en la Li­ga y el que lo si­gue es Cris­tiano Ro­nal­do, con 311. Hay 89 de di­fe­ren­cia y no cuen­ta que el por­tu­gués se mu­dó de Es­pa­ña a la Ju­ven­tus ita­lia­na. Mes­si con­vir­tió 17 en es­te cur­so del cam­peo­na­to es­pa­ñol. La di­fe­ren­cia ya es­ta­ba he­cha. Nin­guno de los fut­bo­lis­tas en ac­ti­vi­dad ten­drá vi­da co­mo pa­ra lle­gar a la ci­fra es­tra­tos­fé­ri­ca del ro­sa­rino, ni si­quie­ra su com­pa­ñe­ro, ami­go y so­cio den­tro del cam­po, Luis Suá­rez

Hu­bo 400 gri­tos de los hin­chas azulgranas en par­ti­dos de Li­ga. Si jue­ga Mes­si, hay gol del Ba­rça. El pro­me­dio asus­ta: 0,91 por par­ti­do.

A los 400 del tor­neo hay su­mar­les otros 176 con su equi­po en el res­to de com­pe­ti­cio­nes (Li­ga de Cam­peo­nes de Eu­ro­pa, Co­pa del Rey, Su­per­co­pa, Mun­dial de Clu­bes). To­tal: 576 go­les en 659 par­ti­dos. Y otro pro­me­dio que tam­bién da vér­ti­go: 0,87.

En es­te tor­neo lle­va 17, la mi­tad de los que con­vir­tió en el cam­peo­na­to pa­sa­do. Y los con­vir­tió en 19 par­ti­dos, la mi­tad de lo que de­be ju­gar­se. To­do in­di­ca que Bar­ce­lo­na re­pe­ti­rá el tí­tu­lo y que Mes­si vol­ve­rá a ser pi­chi­chi.

El ro­sa­rino hi­zo la mis­ma can­ti­dad de go­les que cua­tro equi­pos de la Li­ga: Va­len­cia, Le­ga­nés, Va­lla­do­lid y Hues­ca con­vir­tie­ron 17. Hi­zo más que dos equi­pos de la Bun­des­li­ga por­que Stutt­gart su­ma 12 y Nu­rem­berg 14; que dos de la Li­gue 1 por­que Ni­za y Guin­gamp hi­cie­ron 14 ;más que dos

de la repu­tada Pre­mier Lea­gue por­que Hud­ders­field lle­va 13 y Newcastle 16. Mes­si hi­zo 17, igual que Par­ma y Ca­glia­ri en la Se­rie A ita­lia­na y más que Udi­ne­se (16), Spal y Bo­log­na (15), Chie­vo (14) y Fro­si­no­ne (12).

La con­tri­bu­ción de Mes­si al Bar­ce­lo­na es una ob­vie­dad gran­de co­mo una ca­te­dral. Pe­ro no es­tá so­lo. Luis Suá­rez es su San­cho Pan­za en es­ta aven­tu­ra de go­lea­do­res. El uru­gua­yo es­tá ju­gan­do un cam­peo­na­to feno- me­nal co­mo hom­bre del sis­te­ma del equi­po sin de­jar de ser efi­caz en las re­des. Suá­rez con­vir­tió 14 en es­te cam­peo­na­to y ya es el cuar­to go­lea­dor his­tó­ri­co del Ba­rça con 121 go­les en 147 par­ti­dos. Es­tá a so­lo 10 de igua­lar al mí­ti­co La­dis­lao Ku­ba­la.

En­tre Mes­si y Suá­rez to­ta­li­zan 31 go­les. El Bar­ce­lo­na tie­ne 53, los mis­mos que PSG. Só­lo Man­ches­ter City, con 56, es más go­lea­dor su­man­do las cin­co Li­gas más im­por­tan­tes. Pe­ro esos nú­me­ros tie­nen otro en­can­to si se mi­ra ha­cia aba­jo en ca­da cam­peo­na­to. En In­gla­te­rra, lue­go del City apa­re­ce Li­ver­pool con 50 go­les, to­dos los otros es­tán por de­ba­jo (Tot­ten­ham y Ar­se­nal 46, Uni­ted 44, Chelsea 40 y así). En las otras Li­gas es pa­re­ci­do. “Es de otra ga­la­xia, no se pue­de de­cir otra co­sa”, de­cla­ró Er­nes­to Valverde, el en­tre­na­dor de Bar­ce­lo­na tras el 3-0 al Ei­bar. Una de­cla­ra­ción sen­sa­ta. Si Mes­si va­ció de con­te­ni­do to­dos los ad­je­ti­vos, me­jor los nú­me­ros.

“Hay que sa­car­se el som­bre­ro. Lo que ha­ce Leo es historia en ca­da par­ti­do”, di­jo Suá­rez, res­pe­tuo­sa­men­te ubi­ca­do en un se­gun­do plano aun­que su tem­po­ra­da sea es­pec­ta­cu­lar y ha­ya si­do más de­ci­si­vo que su so­cio en la ela­bo­ra­ción del 3-0 al Ei­bar.

Mes­si no ha­bló. Ca­si nun­ca ha­bla. No fue ben­de­ci­do con el don de la ora­to­ria aun­que, a los ca­si 32 años, ya no pue­de es­cu­dar­se en la ti­mi­dez pue­ble­ri­na de an­ta­ño. No se sa­be qué pien­sa, si cree que se­gui­rá sien­do in­fa­li­ble, has­ta cuán­do. No se sa­be si al­gún día vol­ve­rá a la Se­lec­ción, te­ma ta­bú que la le­ja­nía de Ar­gen­ti­na y su fenomenal pro­duc­ción de go­les evi­tan que sal­ga de su mu­tis­mo. No se sa­be qué cree que ocu­rriá con el Ba­rça en es­ta tem­po­ra­da y en el fu­tu­ro in­me­dia­to. Se sa­be, pe­ro él no di­ce na­da, que el ob­je­ti­vo gran­de es la Cham­pions, esa Co­pa es­qui­va mal­tre­cha el año pa­sa­do en la no­che fa­tal del Olím­pí­co, an­te la Ro­ma. Con me­dia Li­ga en el bol­si­llo y Se­vi­lla y el Ma­drid a 10 pun­tos, só­lo el Atlé­ti­co de Si­meo­ne, a 5, pa­re­ce ser una le­ja­na ame­na­za. Mes­si se ha pues­to la Cham­pions co­mo ob­je­ti­vo y en fe­bre­ro ten­drá en­fren­te al Lyon por los oc­ta­vos. Na­da que no pue­da re­sol­ver­se.

Lo de­más ya ven­drá. Cuan­do la ca­pa­ci­dad de asom­bro pa­re­ce col­ma­da, ten­drá Mes­si tan­tos asom­bros nue­vos que dan ga­nas de ir al lu­gar co­mún del “abra­zo de gol” y agra­de­cer­le por tan­to. Co­mo el fu­tu­ro es inexo­ra­ble, van 400 y con­tan­do...

REU­TERS

To­do de 10. Mes­si le­van­ta el pul­gar tras su tan­to 400 en la Li­ga con un zur­da­zo cru­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.