Pity Mar­tí­nez: “Ya per­dí la cuen­ta de las ve­ces que vi el gol que le me­tí a Bo­ca”

A ho­ras de su­mar­se al Atlan­ta de la MLS, el vo­lan­te re­cuer­da el his­tó­ri­co triun­fo en la de­fi­ni­ción de la Li­ber­ta­do­res. Y se va fe­liz. “Yo sa­bía que iba a de­jar­les al­go a los hin­chas”, di­ce.

Clarín - Deportivo - - DEPORTIVO - Ma­xi­mi­li­ano Be­noz­zi mbe­noz­[email protected]­rin.com

Gon­za­lo Mar­tí­nez vi­ve la tran­si­ción en­tre la nos­tal­gia y su fu­tu­ro. La nos­tal­gia es­tá pin­ta­da con la ban­da ro­ja y así se­gui­rá por siem­pre. Y el fu­tu­ro es­tá co­lo­rea­do con ra­yas ver­ti­ca­les ro­jas y ne­gras. Su pró­xi­mo des­tino es Es­ta­dos Uni­dos. Ju­ga­rá en el Atlan­ta Uni­ted de la MLS (Ma­jor Lea­gue Soc- cer, la li­ga es­ta­dou­ni­den­se). Pe­ro an­tes de par­tir ha­cia su pró­xi­ma aven­tu­ra, se afe­rra al re­cuer­do. “Lo que lo­gré en Ri­ver fue más de lo que ima­gi­né cuan­do re­cién lle­gué. Si lo so­ña­ba, no iba a sa­lir tan lin­do co­mo fue. Lo voy a se­guir dis­fru­tan­do por­que es al­go que me va a que­dar pa­ra to­da la vi­da”, cuen­ta el Pity en el mano a mano con Cla­rín en Pun­ta del Es­te.

A es­ta ciu­dad el men­do­cino lle­gó pa­ra re­ci­bir el pre­mio al me­jor ju­ga­dor de Amé­ri­ca que le en­tre­gó el dia­rio El País lue­go de que fue­ra ele­gi­do en la tra­di­cio­nal en­cues­ta que se rea­li­za anual­men­te des­de ha­ce 33 años y que en es­ta tem­po­ra­da con­sa­gró al Pity co­mo el me­jor del con­ti­nen­te, lue­go de ha­ber si­do cam­peón de la Co­pa Li­ber­ta­do­res y ha­ber se­lla­do la fi­nal con­tra Bo­ca en el San­tia­go Ber­na­béu, con esa co­rri­da pa­ra em­pu­jar la pe­lo­ta con el ar­co va­cío que ya en­tró en la historia. -El 9 de enero aca­ba de cum­plir­se un mes del par­ti­do, ¿cuán­tas ve­ces vis­te ese gol a Bo­ca?

-Y... ya lo vi un mon­tón de ve­ces, ya per­dí la cuen­ta de las ve­ces que lo vi. Ade­más, la gen­te te lo ha­ce lle­gar con to­das las can­cio­nes que le pu­sie­ron pa­ra de­mos­trar­te el ca­ri­ño. -¿Cuá­les fue­ron las can­cio­nes que más te gus­ta­ron de las que pu­sie­ron? -Un mon­tón me gus­ta­ron y me hi­cie­ron reír mu­cho. Es un mo­men­to que va a que­dar en la historia.

-¿Y si tu­vie­ras que elegir una?

-La ver­dad es que mu­chas can­cio­nes me gus­tan. Pe­ro si me ten­go que que­dar con una, voy a elegir la que me hi­cie­ron (“el Piy Mar­tí­nez, que lo­co que es­tá...”). Es­toy agra­de­ci­do a los hin­chas por­que les tor­cí el bra­zo. Des­de que lle­gué yo te­nía la se­gu­ri­dad de que es­ta­ba he­cho pa­ra de­jar al­go en Ri­ver. Y lo pu­de lo­grar.

-¿Qué se te pasó por la ca­be­za cuan­do ibas de­re­cho al ar­co?

-Cuan­do la ti­ro lar­ga, fue­ron dos se­gun­dos en los que real­men­te per­dí la cons­cien­cia, en se­rio. Se me vino to­do en­ci­ma, es­ta­ba atur­di­do por lo que es­cu­cha­ba des­de afue­ra, el gri­te­río de la gen­te. Fue­ron dos se­gun­dos en los que me per­dí, se me vi­nie­ron a la ca­be­za mi hi­ja Pi­lar y to­dos los gri­tos. -¿Se te pasó por la ca­be­za ti­rar al­gún lu­jo pa­ra de­fi­nir?

-No, no, ni lo­co. Des­pués de esos dos se­gun­dos de in­cons­cien­cia, que­ría me­ter­la y sa­lir a fes­te­jar. Por­que hoy te pa­sa a vos a fa­vor y ma­ña­na es en con­tra. Siem­pre fui un ju­ga­dor res­pe­tuo­so. Y eso no hay que per­de­lo ni si­quie­ra en una fi­nal tan im­por­tan­te co­mo fue la de la Co­pa. -¿Por esa hu­mil­dad sen­tís que los ri­va­les te res­pe­tan?

-Pue­de ser. Me con­si­de­ro que soy una bue­na per­so­na, tran­qui­la, que no ofen­de a na­die. Yo jue­go al fút­bol y, cuan­do me to­ca, tra­to de ha­cer­lo de la me­jor ma­ne­ra.

-¿Creés que tu gol en el Ber­na­béu fue la síntesis de lo que es el ci­clo Ga­llar­do con­tra Bo­ca?

-No sé, fue un gol im­por­tan­te pa­ra ce­rrar el par­ti­do más im­por­tan­te que ju­ga­mos con­tra ellos. Por suer­te nos ha ido bien con­tra Bo­ca y lo co­ro­na­mos en Ma­drid. Su­pi­mos có­mo ju­gar­les y por eso nos fue tan bien.

-¿Y en lo per­so­nal por qué te fue tan bien con­tra Bo­ca?

-Me fue bien con­tra Bo­ca por­que dis­fru­té de esos par­ti­dos y tra­té de vi­vir­los mi­nu­to a mi­nu­to, co­mo si fue­ran los úl­ti­mos. Fue­ron es­pe­cia­les. -¿Pen­sás que los hin­chas de Bo­ca van a sen­tir ali­vio por tu par­ti­da? -No me in­tere­sa lo que pien­sen Bo­ca. Yo pien­so en Ri­ver y aho­ra en Atlan­ta, que me es­tá es­pe­ran­do. Yo aho­ra es­pe­ro triunfar en Es­ta­dos Uni­dos. -En la MLS vas a en­fren­tar a Los Án­ge­les Ga­laxy, el equi­po que di­ri­ge Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to. ¿Va a te­ner que se­guir pa­de­cien­do tus go­les? -Voy a en­fren­tar a Gui­ller­mo, sí. Es un gran téc­ni­co y lo ha de­mos­tra­do, ga­nó

“Aho­ra quie­ro triunfar en Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién con­se­guir un lu­gar en la Se­lec­ción”.

tí­tu­los. Yo voy a in­ten­tar se­guir ha­cien­do go­les y si se da que le con­vier­ta al equi­po de él, bien­ve­ni­do sea. -No te va a que­rer ver ni en fi­gu­ri­tas... -No sé si no me va a que­rer ver ni en fi­gu­ri­tas. Es­to es fút­bol, por ahí ma­ña­na me ga­ne él y yo no pue­da ha­cer­le un gol a na­die. Es así, es­to da vuel­tas, pe­ro es­pe­re­mos que si­gan los éxi­tos pa­ra mí.

Al ve­nir a Pun­ta del Es­te, Mar­tí­nez apro­ve­chó pa­ra pa­sar a sa­lu­dar a sus ex com­pa­ñe­ros mien­tras se en­con­tra­ban

“Ga­llar­do me en­se­ñó mu­cho. Le es­toy muy agra­de­ci­do por el res­pal­do que me dio”.

de pre­tem­po­ra­da en el com­ple­jo So­la­nas. “Vi­vo es­te mo­men­to con mu­cha fe­li­ci­dad. Que me ha­yan da­do el pre­mio al me­jor ju­ga­dor de Amé­ri­ca es un or­gu­llo pa­ra mí, pa­ra mi fa­mi­lia, mis ami­gos. Y quie­ro agra­de­cer­les a mis com­pa­ñe­ros por­que sin la ayu­da de ellos no lo hu­bie­ra lo­gra­do”, afir­ma el zur­do. -Se­guís ha­blan­do co­mo si fue­ras ju­ga­dor de Ri­ver. ¿Cues­ta acos­tum­brar­se a que ya no lo sos? -Cues­ta un po­co pe­ro ya me es­toy adap­tan­do a que no es­toy más en Ri­ver. Es ra­ro, pe­ro es así. Y hay que se­guir ade­lan­te. A mis com­pa­ñe­ros les de­seo que con­ti­núen triun­fan­do y lo­gran­do co­sas con Ri­ver. Yo los voy a se­guir siem­pre y los voy a alen­tar a la dis­tan­cia. -¿A quién le de­jás la 10? No es cual- quier ca­mi­se­ta... -No sé. Eso lo de­ci­di­rá el téc­ni­co. El que la lle­ve la va a re­pre­sen­tar bien y le acon­se­jo que la dis­fru­te. Es una ca­mi­se­ta que re­pre­sen­ta mu­cho pa­ra el club, pe­ro que no pien­se que se po­ne una mo­chi­la de ce­men­to. Es un nú­me­ro, na­da más. Y los bue­nos ju­ga­do­res tie­nen que dis­fru­tar­la. -¿Cuál fue el ju­ga­dor con el que me­jor te en­ten­dis­te aden­tro de la can­cha en tu pa­so por Ri­ver? -En ge­ne­ral, con to­dos los que ju­gué hu­bo fee­ling. Pe­ro si ten­go que elegir a uno, es Drius­si. Ade­más, con Se­ba hi­ci­mos una amis­tad fue­ra de la can­cha. Ri­ver tie­ne un gran gru­po. -¿Qué te ge­ne­ró el re­ti­ro de Mo­ra? -Ha­blé con él y ten­go una tris­te­za enor­me. Es un ami­go y lo que es­tá pa­san­do no se lo de­seo a na­die. -Pa­ra los hin­chas es in­to­ca­ble, ¿qué re­pre­sen­ta Ga­llar­do pa­ra vos? -Ga­llar­do me ayu­dó un mon­tón. No es fá­cil que un téc­ni­co co­mo él te ban­que tan­to co­mo lo hi­zo con­mi­go. Él veía que po­día ren­dir en al­gún mo­men­to y por suer­te no se equi­vo­có. Le es­toy muy agra­de­ci­do por to­do el res­pal­do. Ha si­do co­mo un pro­fe­sor pa­ra mí en es­ta eta­pa de mi ca­rre­ra y oja­lá al­gu­na vez me vuel­va a di­ri­gir. Me en­se­ñó mu­cho. -Arran­ca un nue­vo año, ¿qué ob­je­ti­vos te­nés? -Me en­can­ta­ría se­guir en la Se­lec­ción, afian­zar­me. Sé que si si­go ha­cien­do las co­sas bien el téc­ni­co (Lio­nel Sca­lo­ni) se va a fi­jar en mí. Des­pués, pa­ra ga­nar­me un lu­gar y ver si es­toy pa­ra ju­gar la Co­pa Amé­ri­ca, ten­dré que de­mos­trar en ca­da en­tre­na­mien­to y en ca­da par­ti­do que me lo merezco.

RA­FAEL MA­RIO QUIN­TE­ROS

Pre­mia­do. Gon­za­lo pasó por Pun­ta del Es­te pa­ra re­ci­bir el pre­mio co­mo el me­jor fut­bo­lis­ta de Amé­ri­ca del 2018, que le otor­gó el dia­rio El País.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.