“Pa­ra que ba­je la po­bre­za, de­be su­bir el em­pleo”

El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te. Una po­bre­za es­truc­tu­ral y sa­la­rios que son la va­ria­ble de ajus­te.

Clarín - Económico - - FRONT PAGE - Is­mael Ber­mú­dez iber­mu­[email protected]­rín.com

Agus­tín Sal­via, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial (UCA), opi­na so­bre un ca­mino po­si­ble pa­ra su­pe­rar la po­bre­za.

La po­bre­za al­can­zó los ni­ve­les más al­tos de la dé­ca­da. En un año se ge­ne­ra­ron 2,2 mi­llo­nes de nue­vos po­bres, al­can­zan­do el ré­cord de 13,6 mi­llo­nes de po­bres ur­ba­nos. Don­de más cre­ció la po­bre­za fue en el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, y en es­pe­cial en­tre los ni­ños, don­de al­can­za al 51,4%, en am­bos con los ín­di­ces más al­tos de la dé­ca­da. Las cau­sas: caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, dis­mi­nu­ción del po­der de com­pra de los sa­la­rios y de las ju­bi­la­cio­nes, fal­ta de cre­ci­mien­to del em­pleo. Pa­ra re­du­cir la po­bre­za, las fa­mi­lias ne­ce­si­tan mul­ti­pli­car los in­gre­sos y eso se lo­gra con más em­pleo, le di­jo al Eco­nó­mi­co Agus­tín Sal­via, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de la Deu­da So­cial de la UCA (Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na).

-¿Por qué cre­ció en el úl­ti­mo año la po­bre­za y es­tá en el ma­yor ni­vel de la dé­ca­da? -Es un año de cri­sis don­de es­ta­lla- ron las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas, en un con­tex­to en que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca tu­vo un fra­ca­so muy im­por­tan­te. Los shocks que pro­du­je­ron las su­ce­si­vas de­va­lua­cio­nes de la mo­ne­da lle­va­ron a un sal­to en los pre­cios que re­du­jo la ca­pa­ci­dad de con­su­mo de los sec­to­res ba­jos, me­dio-ba­jos, de los asa­la­ria­dos, ju­bi­la­dos, mien­tras la ac­ti­vi­dad por cuen­ta pro­pia y de las py­mes tu­vo una re­trac­ción muy fuer­te tan­to res­pec­to de la in­fla­ción co­mo en re­la­ción con la pro­duc­ción y las ven­tas. -Es­to es lo que su­ce­dió en el úl­ti­mo año. Pe­ro la ten­den­cia al au­men­to de la po­bre­za fue cons­tan­te en to­da la dé­ca­da. La po­bre­za no es co­yun­tu­ral. ¿Es así? -La po­bre­za au­men­ta en un con­tex­to don­de los pre­cios suben por en­ci­ma de los suel­dos y de las ju­bi­la­cio­nes y se achi­ca el mer­ca­do de con­su­mo y no hay in­cre­men­to del em­pleo. Es­to tam­bién pa­só en 2014 y en 2016. Tam­bién mu­chos pro­nos­ti­ca­ron que los ni­ve­les de po­bre­za se­rían más al­tos de lo que efec­ti­va­men­te son, pe­ro no se lle­gó a los va­lo­res de 2001. De to­dos mo­dos, el mo­men­to es muy crí­ti­co por­que el pro­ble­ma es es­truc­tu­ral, y com­pren­de tam­bién a la eta­pa kirch­ne­ris­ta. Tan­to la de­sigual­dad so­cial co­mo la po­bre­za son el re­sul­ta­do de mo­de­los ma­cro­eco­nó­mi­cos y de cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo des­equi­li­bra­do con efec­tos de ex­clu­sión, mar­gi­na­li­dad y de­sigual­dad a ni­vel ocu­pa­cio­nal, cul­tu­ral y de­mo­grá­fi­cos. Aun­que se ex­pan­da la eco­no­mía vin­cu­la­da al sec­tor ex­terno, con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble, no ha­brá “de­rra­mes” ha­cia los sec­to­res me­nos di­ná­mi­cos si no hay po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas y de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo lo­cal-re­gio­nal ha­cia el mer­ca­do in­terno y el sec­tor in­for­mal. -¿Qué se pue­de es­pe­rar pa­ra 2019?

-El in­te­rro­gan­te es si es­ta­mos en el pi­so de la cri­sis y co­mien­za un re­bo­te o to­da­vía no he­mos to­ca­do fon­do, den­tro del ci­clo de cri­sis de la eco­no­mía ar­gen­ti­na. En tan­to se man­ten­ga la ac­tual po­lí­ti­ca re­ce­si­va, só­lo ca­be es­pe­rar un au­men­to del des­em­pleo y de la pre­ca­rie­dad la­bo­ral. Un cam­bio de rum­bo es­truc­tu­ral no so­lo ne­ce­si­ta de fuer­tes in­ver­sio­nes e im­pul­so a las ex­por­ta­cio­nes, sino tam­bién de po­lí­ti­cas que reac­ti­ven el mer­ca­do in­terno, apo­yen a las mi­cro­em­pre­sas y me­jo­ren su pro­duc­ti­vi­dad. Los sec­to­res más di­ná­mi­cos de la eco­no­mía pue­den ga­ran­ti­zar sa­la­rios al­tos, pe­ro es dis­tin­to al res­to que no tie­ne cré­di­to. -Pe­ro ¿la caí­da del sa­la­rio real no fue ge­ne­ra­li­za­da, so­bre to­do en la in­dus­tria? -Es cier­to. Es­te año la caí­da del sa­la­rio real, y de las ju­bi­la­cio­nes, fue la más in­ten­sa de la dé­ca­da. El mo­de­lo ajus­ta con la ba­ja de los sa­la­rios reales y, por eso, aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, cuan­to más dis­mi­nu­ye el po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio en el pe­rio­do de cri­sis au­men­ta la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar un re­bo­te vir­tuo­so. Por­que las em­pre­sas tie­nen mu­cho más es­pa­cio pa­ra re­cu­pe­rar­se y fo­men­tar la rein­ver­sión. -Pe­ro po­dría acen­tuar­se la re­ce­sión si la cri­sis se re­tro­ali­men­ta ...

-Es otra po­si­bi­li­dad. Por­que las em­pre­sas, en es­pe­cial las py­mes, no tie­nen re­cur­sos y no tie­nen mer­ca­do de con­su­mo por el ma­yor de­te­rio­ro de los in­gre­sos de la po­bla­ción. El ries­go con es­ta po­lí­ti­ca es has­ta cuán­do pue­den re­sis­tir las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que con­cen­tran la mi­tad del em­pleo. Has­ta aho­ra el da­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo es el ajus­te no por em­pleo sino por caí­da del sa­la­rio y de las ju­bi­la­cio­nes. Lo es­truc­tu­ral en es­ta dé­ca­da es que el em­pleo cre­ció por de­ba­jo de la ta­sa de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción o di­rec­ta­men­te no cre­ció sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Y se man­tie­ne la es­truc­tu­ra de pre­ca­rie­dad del em­pleo, in­clu­so el for­mal, y de seg­men­ta­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo, con in­de­pen­den­cia de los mo­men­tos de cri­sis. -¿Cuán­to de­be­ría cre­cer la eco­no­mía pa­ra ba­jar es­tos ni­ve­les de po­bre­za?

-El pro­ble­ma no es cuán­to de­be­ría cre­cer la eco­no­mía sino cuán­to em­pleo de­be­ría crear la eco­no­mía. La acla­ra­ción es por­que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía no ge­ne­ra ne­ce­sa­ria­men­te más em­pleo. Los sec­to­res de pun­ta de la eco­no­mía crean muy po­co em­pleo di­rec­to y un po­co más en las em­pre­sas pro­vee­do­ras de ser­vi­cios o pro­duc­to­ras de in­su­mos. -¿En­ton­ces es­ta­mos con­de­na­dos a ni­ve­les al­tos de po­bre­za y pre­ca­rie­dad la­bo­ral? -Un mo­de­lo de cre­ci­mien­to, que de­be ser ex­por­ta­dor, pue­de ge­ne­rar di­vi­sas y al­go de em­pleo. Ne­ce­si­ta­mos más dó­la­res, pe­ro esos dó­la­res no de­ben que­dar afue­ra del país, ni pue­den que­dar con­cen­tra­dos en el sec­tor fi­nan­cie­ro. Ne­ce­si­ta­mos agran­dar el mer­ca­do in­terno, ma­yor in­ver­sión y te­ner me­jo­res sa­la­rios. -¿Es ver­dad, co­mo di­cen al­gu­nos eco­no­mis­tas, que se ne­ce­si­tan sa­la­rios ba­jos pa­ra que ha­ya in­ver­sión? -Eso es un mi­to. A las em­pre­sas que pue­den in­ver­tir o in­vier­ten en sec­to­res di­ná­mi­cos les preo­cu­pan po­co es­tos cos­tos la­bo­ra­les. Sí lo plan­tean los sec­to­res em­pre­sa­rios me­dios y pe­que­ños, pe­ro que al mis­mo tiem­po per­ju­di­ca el mer­ca­do in­terno de con­su­mo. La cla­ve es re­du­cir los cos­tos, im­po­si­ti­vos, de es­truc­tu­ra, lo­gís­ti­ca y de­más, sin afec­tar el sa­la­rio real.

JUANO TE­SO­NE

Al fren­te. Agus­tín Sal­via sos­tie­ne que la po­bre­za es un fe­nó­meno que vie­ne cre­cien­do en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.