El Go­bierno se pre­pa­ra pa­ra dos tur­nos elec­to­ra­les fue­ra de cro­no­gra­ma

Es­tra­te­gia. To­do in­di­ca que la elec­ción de 2019 se­rá muy pa­re­ci­da a la de 2015. Ha­brá dos mo­men­tos: las 18 elec­cio­nes pro­vin­cia­les y, otro, el turno de Bue­nos Ai­res y la Ca­pi­tal. San­ti­lli, en tan­to, co­men­zó a re­vi­sar su pro­yec­to.

Clarín - Económico - - FRONT PAGE - Ig­na­cio Zu­le­ta Pe­rio­dis­ta. Con­sul­tor po­lí­ti­co

Ha­brá 18 pro­vin­cias que ade­lan­ta­rían la elec­ción. La du­da es­tá en Bue­nos Ai­res.

Com­pli­ca la cla­ri­dad del pa­no­ra­ma po­lí­ti­co que es­tá ins­ta­la­do en to­dos los son­deos de opi­nión, que Ma­cri y Cam­bie­mos re­tie­nen de ma­ne­ra per­ti­naz el ter­cio, y un po­co más, de ad­he­sio­nes, que les per­mi­tió en­trar en un ba­llo­ta­ge exi­to­so en 2015. To­do in­di­ca que la de 2019 va a ser una elec­ción pa­re­ci­da, de­fi­ni­da por un mar­gen muy es­tre­cho de vo­tos. En 2015 Cam­bie­mos en­fren­tó a un pe­ro­nis­mo que te­nía el go­bierno del país, más de 17 go­ber­na­do­res y un can­di­da­to com­pe­ti­ti­vo co­mo Da­niel Scio­li. Y ga­nó el ba­llo­ta­ge por al­go más del 2%. En 2019 se re­pi­te el es­ce­na­rio, pe­ro con un pe­ro­nis­mo di­vi­di­do, sin je­fa­tu­ra, con el pro­gra­ma en dis­cu­sión y con di­fi­cul­ta­des pa­ra ga­nar en seis de los sie­te dis­tri­tos más im­por­tan­tes del país. En la me­sa más chi­ca de Oli­vos se des­cri­be es­ta opor­tu­ni­dad con una sa­bia sim­ple­za: 1) ha­brá dos tur­nos elec­to­ra­les, pe­ro no los del cro­no­gra­ma ofi­cial. Un pri­mer turno se­rán las ca­si 18 elec­cio­nes pro­vin­cia­les a lo lar­go del año. En la ma­yo­ría de ellas a Cam­bie­mos no le va a ir del to­do bien, sal­vo en al­gu­nas que go­bier­na y tie­ne chan­ce de re­te­ner­las. El se­gun­do turno se­rá la elec­ción na­cio­nal en Bue­nos Ai­res y Ca­pi­tal Fe­de­ral. 2) Se ba­san en la ex­pe­rien­cia de 1999. El pe­ro­nis­mo des­do­bló en la ma­yo­ría de las pro­vin­cias. Pe­ro en la na­cio­nal, Fer­nan­do de la Rúa ga­nó en pro­vin­cias adon­de an­tes ha­bía ga­na­do el pe­ro­nis­mo. En aquel año el PJ es­ta­ba más fuer­te que hoy y te­nía un buen can­di­da­to co­mo Eduar­do Duhal­de. 3) Los es­tra­te­gos del Go­bierno con­fían en que, co­mo en 2015, se­rá una con­fron­ta­ción en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro. Ju­gue­tean con si­mu­la­cio­nes de ba­ta­lla na­val so­bre el efec­to que tie­ne la ame­na­za de un cre­ci­mien­to de Cris­ti­na de Kirch­ner en los mer­ca­dos y en los sec­to­res me­dios. Es­tas le dan fuer­za a la es­tra­te­gia ofi­cial, que pri­vi­le­gia —se­gún los dic­tá­me­nes de sus men­to­res, en­tre ellos Du­rán Bar­ba— la de­man­da del pú­bli­co an­tes que el es­fuer­zo por la ofer­ta.

Chis­pa­zos en la cú­pu­la del po­der

Por aten­der esa de­man­da del pú­bli­co que los apo­ya, los cam­pa­ñó­lo­gos del Go­bierno bus­can ba­jar­les el tono a las dispu­tas por can­di­da­tu­ras. La con­sig­na que re­ci­ben los di­ri­gen­tes y pun­te­ros es: cui­den la mar­ca Cam­bie­mos. Por eso se ocul­tan en­tuer­tos que ha­cen a la sal de la po­lí­ti­ca, co­mo el cam­bio de opi­nio­nes en­tre Ho­ra­cio Ro­drí- guez La­rre­ta y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal en la me­sa es­tra­té­gi­ca de los lu­nes, que sue­le re­unir a la cú­pu­la del Go­bierno. La­rre­ta es­tá con­ven­ci­do de que Na­ción, Ca­pi­tal y Bue­nos Ai­res tie­nen que vo­tar el mis­mo día. Se le su­mó Mar­cos Pe­ña, an­fi­trión de esos con­ci­lios. Vidal di­sin­tió: yo ten­go has­ta mar­zo pa­ra re­sol­ver­lo. Es lo que pac­tó con Ser­gio Mas­sa pa­ra que apro­ba­sen el pre­su­pues­to. Mas­sa quie­re di­vi­dir las fe­chas, pa­ra des­en­gan­char a sus mi­li­tan­tes en al­gu­nos mu­ni­ci­pios de la as­pi­ra­do­ra cris­ti­nis­ta. Pre­sio­na por eso des­de di­ciem­bre pa­sa­do y aho­ra la ur­gen­cia lo apu­ra. El blo­que de dipu­tados na­cio­na­les se le di­vi­de, y le que­da co­mo ba­se de po­der el ar­ma­do en la pro­vin­cia, que se le pue­de per­fo­rar si no le da un escudo pa­ra pro­te­ger­lo del cris­ti­nis­mo. Pi­de, al me­nos, que las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les sean en una fe­cha au­tó­no­ma, al­go que cho­ca con los in­ten­tos de Cam­bie­mos de am­pliar su ba­se en­gan­cha­dos a la bue­na es­tre­lla de Vidal. Que Mas­sa acep­ta­se el acuer­do pa­ra re­sol­ver las fe­chas re­cién en mar­zo fue un ba­jón, pe­ro pre­fi­rió ser so­cio en la apro­ba­ción del pre­su­pues­to —que fac­tu­ra con car­gos y otros be­ne­fi­cios— a rom­per aho­ra con sus ami­gos de Cam­bie­mos.

El re­cur­so del mé­to­do

Es es­pe­ra­ble que ca­da me­sa, me­si­ta o me­sa­za, de las que es tan pró­di­go el Go­bierno, sea ha­yan con­ver­ti­do en ta­blas de are­na. El es­ta­do de­li­be­ra­ti­vo ga­na al ofi­cia­lis­mo que es­tá en­tre­ga­do, en to­das sus tri­bus, a pre­pa­rar lo que vie­ne. Las in­tri­gas en ca­da dis­tri­to en­fren­tan a ami­gos y jun­tan a enemi­gos, con lo cual el pa­no­ra­ma es con­fu­so cuan­do se le po­ne la lu­pa a ca­da dis­tri­to. El ade­lan­ta­mien­to de las fe­chas en pro­vin­cias de ad­mi­nis­tra­ción no ma­cris­ta —La Pam­pa, Neu­quén, En­tre Ríos, Cór­do­ba— des­pier­ta an­sie­dad en un ofi­cia­lis­mo en don­de no hay

un je­fe po­lí­ti­co que ten­ga au­to­ri­dad pa­ra or­de­nar des­de arri­ba las vo­lun­ta­des. El Go­bierno tie­ne otro for­ma­to, dis­tin­to al ha­bi­tual. Im­po­ne el es­ti­lo ho­ri­zon­tal de Ma­cri, que de­ja to­do en ma­nos de gu­rúes co­mo Mar­cos Pe­ña, quien trans­mi­te de­ci­sio­nes mi­ran­do los de­mo­nios in­vi­si­bles de la opi­nión pú­bli­ca, a la que ac­ce­de por la tec­no­lo­gía de sus en­cues­ta­do­res. Es­tá en el si­llón de co­man­do, pe­ro no ejer­ce au­to­ri­dad pa­ra dar ór­de­nes. Con La­rre­ta —que es­pe­ra aho­ra que Ma­rio Quin­ta­na le dé una mano en la ciu­dad, co­mo hi­zo en otras eta­pas de su bio­gra­fía

co­mún— pre­su­men que el mé­to­do de con­duc­ción que ejer­cen los dos, de­ba­jo de Ma­cri, es­tá más afia­ta­do que nun­ca, y es otra cla­ve del op­ti­mis­mo ofi­cial. En­tien­den que eso los di­fe­ren­cia de la bi­ce­fa­lia per­pe­tua del pe­ro­nis­mo, que fue una de las ra­zo­nes de su de­rro­ta en 2019. Se su­ma a ese es­ti­lo ma­cris­ta, la in­ve­te­ra­da pa­sión de los ra­di­ca­les por la de­li­be­ra­ción in­ter­mi­na­ble. A la tra­di­ción asam­bleís­ta y ho­ri­zon­tal del par­ti­do —el úni­co que en la Ar­gen­ti­na pue­de ca­li­fi­car­se de ser­lo en el sen­ti­do es­tric­to— se agre­ga que no tie­ne un ca­ci­que co­mo lo fue Raúl Al­fon­sín. Tam­po­co ayu­da a de­fi­nir rum­bos cla­ros la au­sen­cia de una opo­si­ción uni­fi­ca­da, con es­tra­te­gia, man­do y pro­gra­ma con­cen­tra­do en un vér­ti­ce. Se pro­du­ce una ex­tra­ña fí­si­ca, en don­de la dis­per­sión del ad­ver­sa­rio le ha­ce di­fí­cil al ofi­cia­lis­mo mos­trar una es­tra­te­gia que tran­qui­li­ce a sus di­ri­gen­tes y a sus se­gui­do­res. La prue­ba la da el novelón de Cór­do­ba, en don­de pu­jan ra­di­ca­les y ma­cris­tas por la can­di­da­tu­ra a go­ber­na­dor, pe­ro no sa­ben cuál es la es­tra­te­gia na­cio­nal de Cam­bie­mos pa­ra esa pro­vin­cia. El miér­co­les de es­ta se­ma­na se com­pro­me­tie­ron a una cum­bre pa­ra ne­go­ciar po­si­cio­nes, en res­pues­ta a la úni­ca con­sig­na que han re­ci­bi­do de la Ca­sa de Go­bierno: pón­gan­se de acuer­do. Ca­si una inocen­ta­da de­cir­les eso a di­ri­gen­tes ma­yo­res de edad que es­tán acos­tum­bra­dos a otras me­to­do­lo­gías.

San­ti­lli, mi­nis­tro, re­vi­sa su pro­yec­to 2019

Con­vie­ne, pa­ra de­tec­tar los pri­me­ros apron­tes de can­di­da­tu­ras, echar una mi­ra­da en los es­ce­na­rios más es­ta­bles pa­ra el ofi­cia­lis­mo. Por ejem­plo, la Ca­pi­tal Fe­de­ral, en don­de pa­ga mu­cho en las apues­tas la chan­ce de re­elec­ción de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta. En el tic­ket pa­ra 2019, se en­sa­ya ya la sa­li­da de Die­go San­ti­lli, un­gi­do co­mo mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad des­pués de los in­ci­den­tes fut­bo­le­ros que le cos­ta­ron la ca­be­za al an­ge­li­cis­ta Mar­tín Ocam­po. San­ti­lli es­tá en re­vi­sión pa­ra re­pe­tir co­mo vi­ce de La­rre­ta por­que, si lo ha­ce, anu­la la po­si­bi­li­dad de ser can­di­da­to a je­fe de Go­bierno en 2023. To­dos pen­sa­ron que es­ta am­bi­ción del nue­vo mi­nis­tro po­li­cial lo desafia­ba a sa­lir del vér­ti­ce del po­der y en­con­trar un apar­ca­mien­to por 4 años pa­ra es­pe­rar el turno si­guien­te. Aho­ra lo tie­ne, aun­que en la si­lla eléc­tri­ca que sig­ni­fi­ca la ad­mi­nis­tra­ción de la se­gu­ri­dad. Ocam­po, que es­ta­ba con­si­de­ra­do un fun­cio­na­rio efi­cien­te, vo­ló por los ai­res por un in­ci­den­te fut­bo­lís­ti­co. En el am­bien­te po­li­cial, los uni­for­ma­dos se cui­dan siem­pre del fút­bol, por­que sue­le ser la cau­sa del re­ti­ro obli­ga­to­rio de los res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad de esos es­pec­tácu­los. Ocam­po ca­yó en su ley. San­ti­lli tie­ne que re­sol­ver en los pró­xi­mos me­ses si se­gui­rá sien­do mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad en un se­gun­do man­da­to de La­rre­ta. Pe­ro que ha­ya acep­ta­do es la pri­me­ra se­ñal de que la fór­mu­la de 2015 en la ciu­dad es­tá en re­vi­sión. Has­ta aho­ra era ley que re­pe­ti­rían en 2019 las de Ma­cri-Mi­chet­ti y Vidal-Sal­va­dor. Se abre el jue­go. Es un ries­go, pe­ro en po­lí­ti­ca el cri­men pa­ga. Le to­ca ade­más desem­pe­ñar el car­go en un go­bierno que se sa­có la lo­te­ría en ma­te­ria de se­gu­ri­dad con Pa­tri­cia Bull­rich. La mi­nis­tro na­cio­nal en­ca­be­za la lis­ta de fun­cio­na­rios de ma­yor pres­ti­gio en el pú­bli­co. Im­pen­sa­do ese rol, cuan­do los sec­to­res me­dios ur­ba­nos se quejan de la se­gu­ri­dad, pe­se a que las mar­cas es­ta­dís­ti­cas no son tan ma­las. La Ar­gen­ti­na ocu­pa el se--

Die­go San­ti­lli, vi­ce­je­fe por­te­ño, re­vi­sa su es­tra­te­gia po­lí­ti­ca pa­ra 2019 des­púes de ha­ber re­ci­bi­do a la po­li­cia por­te­ña.

gun­do lu­gar, des­pués de Chi­le, con me­nos ho­mi­ci­dios. Le con­vie­ne a San­ti­lli pe­gar­se a es­ta on­da fa­vo­ra­ble que pro­du­ce es­pec­tácu­los iné­di­tos co­mo los aplau­sos que re­ci­bió Bull­rich en dos aga­sa­jos de al­ta ga­ma. Uno fue a pe­di­do del em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en la fies­ta pa­ra re­cor­dar los 40 años de la Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca de 1978. En me­dio de un dis­cur­so que na­da te­nía que ver con la se­gu­ri­dad, el em­ba­ja­dor Ja­vier San­do­min­go Nú­ñez pi­dió un aplau­so que con­mo­vió a la mi­nis­tro y a su sé­qui­to, en­ca­be­za­do por su cón­yu­ge, el poe­ta Gui­ller­mo Yan­co. La al­ga­ra­da con­ge­ló la fi­na co­reo­gra­fía que per­for­ma­ron ba­jo los do­ra­dos te­chos de la em­ba­ja­da el je­fe de los dipu­tados Emi­lio Mon­zó y el ase­so­rí­si­mo Jai­me Du­rán Bar­ba. Po­cas ho­ras más tar­de, en la fies­ta de des­pe­di­da de su car­go, el em­ba­ja­dor de Chi­na Yang Wan­ming in­te­rrum­pió su dis­cur­so pa­ra pe­dir un aplau­so a Pa­tri­cia Bull­rich. Ter­mi­nó sus pa­la­bras tan con­mo­vi­do que de­rra­mó lá­gri­mas, ex­pe­dien­te dia­léc­ti­co que ha va­li­da­do el pre­si­den­te ar­gen­tino.

Di­si­den­cia con el Mé­to­do Bull­rich

La prue­ba a la que se so­me­te San­ti­lli es­tá en con­so­nan­cia con su ex­trac­ción po­lí­ti­ca,

que es la mis­ma del mi­nis­tro pro­vin­cial Cris­tian Ri­ton­do. Los dos son pe­ro­nis­tas ge­né­ti­ca­men­te duhal­dis­tas, que pa­sa­ron a for­mar el círcu­lo chi­co del ma­cris­mo por­te­ño. Ade­más de ser ami­gos, en­tien­den el po­der que da ma­ne­jar la se­gu­ri­dad. To­do man­da­ta­rio sa­be que go­ber­nar, por so­bre to­das las co­sas, es ma­ne­jar la po­li­cía. Cla­ro que es­tos dos ma­cris­tas en­tran en ten­sión con Bull­rich. La mi­nis­tro na­cio­nal no tie­ne pro­ble­mas en re­ves­tir­se de du­re­za y ha­la­ga al elec­to­ra­do más con­ser­va­dor de Cam­bie­mos con sus ma­ni­fes­ta­cio­nes de mano du­ra. Le dan ré­di­to, pe­ro la en­fren­tan con el mé­to­do que apli­ca La­rre­ta en la ciu­dad pa­ra en­fren­tar los tu­mul­tos ca­lle­je­ros. La ciu­dad ordena las pro­tes­tas con la ma­yo­ría de las agrupaciones —sal­vo las frac­cio­nes de la iz­quier­da que pro­vo­can, más que re­cla­man— y la ad­mi­nis­tra­ción de Us­pa­lla­ta tie­ne una re­la­ción es­pe­cial con di­ri­gen­tes de las tri­bus, co­mo el tri­den­te Ca­ye­tano, que le ha he­cho de­cir a Juan Gra­bois que él cree que La­rre­ta de­be­ría ser el je­fe de Ga­bi­ne­te na­cio­nal. Le pre­gun­ta­ron si era una iro­nía, y res­pon­dió que no. Es ra­ra la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.