El ca­pi­ta­lis­mo en los Es­ta­dos Uni­dos se­gún Greens­pan

Rea­li­za “in­no­va­cio­nes ami­ga­bles” con los con­su­mi­do­res. Es, ade­más, el úni­co gran país ca­pi­ta­lis­ta sin pa­sa­do feu­dal y el ma­yor ex­po­nen­te de la des­truc­ción crea­do­ra.

Clarín - Económico - - LIBROS Y PUBLICACIONES - Jor­ge Cas­tro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Lo que ca­rac­te­ri­za al ca­pi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano es su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar la “des­truc­ción crea­do­ra”, el in­ce­san­te tras­la­do del ca­pi­tal y tra­ba­jo de las ac­ti­vi­da­des de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad —dé­bil ta­sa de re­torno so­bre ca­pi­tal in­ver­ti­do— a las de pro­duc­ti­vi­dad más ele­va­da.

“EE.UU. es el más gran­de la­bo­ra­to­rio de ‘des­truc­ción crea­do­ra’ que el mun­do ha co­no­ci­do (…) por­que se fun­da en una cul­tu­ra del cre­ci­mien­to y de la ga­nan­cia”, di­cen Alan Greens­pan y Adrian Wol­drid­ge en Ame­ri­can Capitalism/A His­tory (Pen­guin Press/New York, 2018).

“El ge­nio ame­ri­cano” con­sis­te en ha­cer per­ma­nen­te­men­te in­no­va­cio­nes ami­ga­bles con los con­su­mi­do­res y en crear com­pa­ñías que las co­mer­cia­li­cen, desa­rro­llan­do téc­ni­cas ge­ren­cia­les pa­ra con­du­cir­las exi­to­sa­men­te.

Es­tos ras­gos ori­gi­na­rios del ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se es­tán hoy pre­sen­tes: “EE.UU. tie­ne 5% de la po­bla­ción mun­dial, y 25% del PBI glo­bal (US$20.9 bi­llo­nes), y dis­po­ne de 20% del to­tal de las pa­ten­tes glo­ba­les (10% en 1980)”. Tie­ne más de 400 cen­tros de in­no­va­ción y de crea­ción de ri­que­za en su in­men­so te­rri­to­rio con­ti­nen­tal: New York (fi­nan­zas), San Fran­cis­co (high tech), Hous­ton (ener­gía), Los Án­ge­les (ci­ne­ma­to­gra­fía, mul­ti­me­dia), y mu­chas otras.

“EE.UU. es el úni­co país ca­pi­ta­lis­ta sin pa­sa­do feu­dal”, se­ña­la­ron Marx y En­gels en 1858. Só­lo cre­ce a par­tir de sí mis­mo, con un víncu­lo ab­so­lu­ta­men­te sa­la­rial, e in­cen­ti­vos com­ple­ta­men­te pri­va­dos.

El sis­te­ma al­can­zó su pleno des­plie­gue en 1867, con la cons­truc­ción de los fe­rro­ca­rri­les in­ter­con­ti­nen­ta­les, que crea­ron un gi­gan­tes­co mer­ca­do in­terno que ade­lan­ta­ba la eco­no­mía mun­dial del si­glo XX.

EE.UU. se trans­for­mó en una su­per­po­ten­cia agrí­co­la, y con­vir­tió al Me­dio Oes­te “…en un vas­to océano de gra­nos” en una so­la ge­ne­ra­ción. La tie­rra la­bra­da pa­só de 16% del to­tal en 1850 a 39% en 1910; y el va­lor de las tie­rras del Me­dio Oes­te se mul­ti­pli­có por tres. La pro­duc­ción de tri­go pa­só de 85 mi­llo­nes de bus­hel en 1839 a 500 mi­llo­nes en 1880, y 1.000 mi­llo­nes en 1915.

Los “far­mers” de Me­dio Oes­te en­ca­be­za­ron la in­no­va­ción agrí­co­la mun­dial. La pro­duc­ti­vi­dad del tri­go au­men­tó 70% en­tre 1840 y 1880, de­bi­do a la in­cor­po­ra­ción de la ma­qui­na­ria más avan­za­da. Más de 90% del tri­go plan­ta­do en 1919 era con va­rie­da­des no uti­li­za­das an­tes de 1861. La pro­duc­ti­vi­dad lác­tea cre­ció 118% en ese pe­rio­do.

Los “far­mers” fue­ron des­de el co­mien­zo hom­bres de ne­go­cios, ca­pi­ta­lis­tas ave­za­dos. Su ta­rea esen­cial era y es ser in­no­va­do­res y vi­sio­na­rios.

Los fe­rro­ca­rri­les in­ter­con­ti­nen­ta­les crea­ron las “Gran­jas de Abun­dan­cia” (Farms of Bo­nan­za), gran­des fac­to­rías agrí­co­las con la ló­gi­ca de la pro­duc­ción

in­dus­trial, con una pro­duc­ti­vi­dad 8/10 ve­ces su­pe­rior a la de los “far­mers”.

Los co­no­ci­mien­tos agrí­co­las sur­gi­dos de es­te pe­rio­do se acu­mu­la­ron en los “Co­le­gios de Agri­cul­tu­ra” fun­da­dos por Abraham Lincoln en 1862. Tam­bién se es­ta­ble­cie­ron los “mer­ca­dos de fu­tu­ro” con­cen­tra­dos en Chica­go (“Chica­go Board of Tra­de”), cen­tro lo­gís­ti­co y co­mer­cial del in­te­rior es­ta­dou­ni­den­se.

El des­plie­gue fe­rro­via­rio hun­dió los cos­tos de trans­por­te: el tras­la­do de 1 bus­hel de tri­go de Chica­go a New York cos­ta­ba US$0.20 en 1860 y US$0.5 en 2013. Los cos­tos de pro­duc­ción / trans­por­te es­ta­dou­ni­den­ses eran 30% in­fe­rio­res a los del res­to del mun­do (sal­vo los de Ar­gen­ti­na, que eran aún me­no­res).

El “ge­nio ame­ri­cano” al­can­zó su es­plen­dor en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: el PBI en tér­mi­nos reales se du­pli­có en­tre 1939 y 1944; y la ma­nu­fac­tu­ra cre­ció 12% por año. Fue la com­bi­na­ción en­tre el gas­to de gue­rra y las 33 ma­yo­res cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses (GM so­la fue 10% del to­tal). La pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo du­pli­có a la ale­ma­na y fue 5 ve­ces su­pe­rior a la ja­po­ne­sa. A par­tir de 2004, la pro­duc­ti­vi­dad

se es­tan­có: au­men­tó 0,6% anual en­tre 2010 y 2017, com­pa­ra­da con 2,5% por año en­tre 1948 y 2010; el al­za del pro­duc­to fue +1,8% anual en­tre 2000 y 2009, mien­tras que al­can­zó a + 3,2% por año en­tre 1990 y 2000.

La ca­pa­ci­dad po­ten­cial (pleno em­pleo de los fac­to­res de pro­duc­ción) ca­yó a 1,7% anual, con un au­ge del in­gre­so per cá­pi­ta de me­nos de 1%.

El “shock chino” hi­zo sen­tir su ri­gor en es­ta eta­pa: las im­por­ta­cio­nes de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar ex­pli­can 21% de la caí­da del em­pleo ma­nu­fac­tu­re­ro en­tre 1990 y 2007. Las pér­di­das se con­cen­tra­ron en los gran­des es­ta­dos in­dus­tria­les del Me­dio Oes­te (Pen­sil­va­nia, Ohio, Mi­chi­gan, Wis­con­sin).

En los úl­ti­mos dos años (go­bierno de Trump), EE.UU. ha ex­pe­ri­men­ta­do un boom de mag­ni­tud glo­bal (+5% anual se­gun­do/ter­cer tri­mes­tre 2018), que ha atraí­do in­ver­sio­nes por US$ 11 bi­llo­nes.

El ca­pi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano ex­pe­ri­men­ta aho­ra una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial (in­for­ma­ti­za­ción com­ple­ta de la ma­nu­fac­tu­ra y los ser­vi­cios), que no es allí un fe­nó­meno tec­no­ló­gi­co, sino or­ga­ni­za­ti­vo y de “ca­pi­tal hu­mano”: + de 60% de la in­ver­sión se rea­li­za en “ca­pi­tal in­tan­gi­ble”.

To­do ha vuel­to al prin­ci­pio. EE.UU. es nue­va­men­te la ex­pre­sión más avan­za­da del ca­pi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, y co­mo siem­pre, an­te to­do en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad.

Ejem­plo. Alan Greens­pan de­jó su mar­ca en la Fed y aho­ra lo ha­ce con la his­to­ria de su país. Un tex­to pla­ga­do de desafíos in­te­lec­tua­les.AFP

Tex­to. El ori­gen de la gran po­ten­cia glo­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.